Un espacio para compartir Arte, Historia, Viajes, Fotografía y en definitiva Cultura

Croacia, un País Impresionante. Viaje del 10 al 22 de agosto de 2010 (3ª parte)

 

Croacia, un País Impresionante.  Belleza, naturaleza, aguas cristalinas, cultura…

Viaje de compañeros de Tai Chi Xin Yi. Del 10 al 22 de agosto de 2010

 

Capítulo 3 de 5

Todo Dubrovnik 1

 

  Click en el mapa para descargar el original

El jueves, 19 de agosto, nos reunimos con la guía local para conocer de día la ciudad más meridional de Croacia. Con ella hicimos un detenido recorrido por los diferentes lugares que a continuación iremos describiendo.

El pasado de la ciudad está relacionado con la célebre República de Dubrovnik o República Ragusina que, entre los siglos XIV y XVII, desempeñó un papel primordial como nexo de comunicación en las rutas entre Oriente y Occidente.

Su época áurea fueron los siglos XV y XVI con un extraordinario florecimiento económico y comercial. En cambio su momento más trágico fue el 6 de abril de 1667 en el que un terrible terremoto destruyó la ciudad. Dubrovnik se transformó así en una ciudad barroca. Lo único que se conservó fue el Palacio Sponza y la fachada del Palacio de los Rectores. En 1808 la ocupación napoleónica puso fin a la República Ragusina.

Dubrovnik se caracteriza por el cinturón de murallas que protegen su casco histórico, constituyendo una ronda continua que circunda la ciudad entera. Esta compleja fortificación, una de las más bellas y fuertes del Mediterráneo, está formada por bastiones, torres y fortalezas independientes. Especialmente bien protegidas están la puerta de Ploce y la de Pile.

 

Iniciamos nuestro recorrido en esta villa entrando por La Puerta de Pile, que fue durante siglos el principal acceso de la ciudad. Su aspecto actual data de 1537 cuando se erigió la torre semicilíndrica de la puerta exterior con un arco renacentista, en cuya parte superior hay una hornacina con la estatua de San Blas, patrón de Dubrovnik. A la puerta se accede por un puente de piedra, tendido sobre un profundo foso defensivo. Frente a la entrada hay un puente levadizo de madera que cada noche se alzaba mediante cadenas. En 1460 se construyó la puerta interior en estilo gótico.(01)

En la parte occidental de la villa, junto a la Puerta de Pile, Placa se ensancha formando una pequeña plaza, en cuyo centro está ubicada la Fuente de Onofrio, enmarcada por la iglesia de San Salvador, el convento de monjas clarisas y el monasterio franciscano.

La Gran Fuente de Onofrio, ubicada al traspasar la Puerta de Pile, fue construida en el año 1438 por el arquitecto napolitano Onofrio della Cava, con quien la República de Dubrovnik firmó un contrato para construir el sistema de abastecimiento de agua de la ciudad. Mientras en la Dalmacia véneta la mayoría de las ciudades se surtían de agua construyendo aljibes para almacenar las aguas pluviales, Dubrovnik optó por conducir a la ciudad el agua de un manantial situado a 12 km. mediante la construcción de un acueducto, al más puro estilo romano.(02)

La Gran Fuente de Onofrio perdió su rica ornamentación en el terremoto del año 1667. Tan sólo se conservan los 16 mascarones de piedra, por cuyas bocas salía el agua por 16 caños. En arquitectura, se llama mascarón a la cara de piedra o de otro material que se coloca en las fuentes o en otras obras de arquitectura como bajo los balcones, en la clave de los arcos, etc.

Nuestra primera visita fue El Monasterio Franciscano, que se empezó a construir en el año 1317, pero en el terremoto de 1667 su iglesia quedó totalmente destruida, construyéndose después del terremoto la actual iglesia barroca. Del templo original sólo se conserva la portada meridional. Sabemos por un contrato de 1498 que esta portada se hizo en el taller de los hermanos Leonard y Petar Petrovic. En el tímpano aparece la piedad y sobre las jambas se encuentran las figuras de San Jerónimo y San Juan Bautista. Finalmente, corona el conjunto sobre el tímpano la figura de Dios Padre. El claustro, realizado en 1360, en románico tardío es uno de los más bellos claustros raguseos, aunque disponen de otro claustro gótico que no puede contemplar el público porque es de uso exclusivo de los monjes.(03)

El monasterio de los franciscanos también posee de una de las bibliotecas antiguas más ricas de Croacia y una de las farmacias más antiguas del mundo.

La disposición interna de la villa histórica la define una ancha avenida longitudinal denominada Placa o Stradun, que es la calle más ancha y célebre de Dubrovnik y divide la ciudad en una zona meridional y otra septentrional.

Placa es la avenida comercial de Dubrovnik y el lugar favorito de paseo de los turistas y raguseos. En ella se pueden cambiar los euros por las “Kunas” croatas, degustar un helado o hacer las inevitables compras. Al mismo tiempo es la vía más rápida de comunicación entre las puertas oriental y occidental de la ciudad, función que desempeña desde el siglo XII. Su aspecto actual es posterior al terremoto de 1667. Los pintorescos palacios de la antigua Placa fueron sustituidos por una planificada y homogénea construcción de dos filas de casas barrocas de piedra, todas de la misma altura y con fachadas semejantes. En la planta baja, el Senado de la República de Dubrovnik decretó construir unas tiendas similares, manifestando su preocupación por la actividad comercial.(04)

La Plaza Luza es el ensanche oriental de Placa y era el espacio reservado para mercado. En su entorno hay importantes edificios: el campanario de la ciudad, el Palacio del Consejo Mayor, el Palacio Sponza, sede de la Aduana y de la Casa de la Moneda, etc.

El campanario de la ciudad fue construido con un reloj en el año 1444. Tiene 31 metros de altura y Luka hizo para el reloj la esfera en latón pintado con una aguja que indicaba las fases lunares, así como las dos figuras humanas de madera que marcaban las horas golpeando la campana. En el siglo XVI se fundió una nueva campana, se hizo otra esfera con cifras y las figuras fueron sustituidas por los famosos “verdinos” de bronce. En 1929 fue reconstruido por completo según el proyecto antiguo.(05)

La columna de Roldán se colocó en 1418 en el centro de la Plaza Luza. Es una alta y esbelta columna de piedra que durante cuatro siglos se destinó a enarbolar la bandera blanca de la libre República de Dubrovnik. La columna está ornamentada con la figura del legendario caballero medieval Roldán (Orlando). La columna es de estilo gótico y es obra del escultor Bonino de Milán.

 

En esta plaza fue erigida La Pequeña Fuente de Onofrio, en el siglo XV, por Onofrio della Cava, en la zona oriental de la ciudad, para abastecer el antiguo mercado de Luza.(06)

El edificio más destacado de la plaza es La Iglesia de San Blas, el santo patrón de Dubrovnik, que fue construida en estilo barroco en el año 1715, en el lugar que antes ocupaba la antigua iglesia románica dedicada al mismo santo y destruida por el terremoto de 1667 y por un incendio. El templo actual fue edificado por el arquitecto veneciano Marino Gropelli, tomando como modelo la iglesia veneciana de San Mauricio. La rica ornamentación de la portada, contrasta con las fachadas sencillas y austeras de los edificios de Placa. En el interior hay bellos altares de mármoles de colores.(07)

En el altar se conserva una valiosa escultura gótica de San Blas hecha de plata dorada, que data del siglo XV. Esta obra tiene un gran valor documental, ya que el santo sostiene en su mano izquierda una maqueta de la ciudad de Dubrovnik en la que se pueden distinguir los edificios destruidos en el gran terremoto.

San Blas, obispo en Armenia, fue torturado y asesinado en época de Diocleciano. En el siglo X fue elegido santo patrón de Dubrovnik y su figura fue tallada en piedra sobre todos los fuertes y puertas de la villa. El 3 de febrero, festividad de San Blas, se celebra una magnífica procesión por la ciudad con las reliquias del Santo que se conservan en el tesoro de la catedral.

La efigie de San Blas(12), el obispo barbudo, con su mitra y su báculo adorna los sellos oficiales raguseos, las monedas acuñadas en la ciudad y la bandera de la República de Dubrovnik.

Frente a la iglesia de San Blas se halla El Palacio Sponza, uno de los edificios más bellos de la ciudad, que ha conseguido conservar su aspecto original. El edificio albergaba la Aduana, la Casa de la Moneda, el Banco, la Armería del Estado, etc. Posee un pórtico abierto hacia la Plaza Luza. Su construcción mezcla los estilos gótico y renacentista, lo que en su época fue una característica de todos los palacios importantes en las costas orientales del Adriático.(08)

Actualmente en el Palacio Sponza se encuentra el Archivo de Dubrovnik, que conserva documentos originales desde el siglo XII, por lo que está considerado uno de los archivos históricos más importantes del mundo. A partir de 1278 la República ordenó registrar y conservar toda la documentación escrita de índole legal, tanto pública como privada. También conserva los registros de navegación de todos los barcos con sus mercancías y pasajeros.

A continuación visitamos El Palacio de los Rectores, que fue construido por Onofrio della Cava, pero en 1463 se produjo una explosión de pólvora en la Armería del edificio y la renovación del Palacio se confió al célebre arquitecto florentino Michelozzo, que en aquel momento trabajaba en la reconstrucción de las murallas de Dubrovnik.(09)

Michelozzo hizo un diseño “demasiado renacentista” que fue rechazado por el Consejo Mayor y las obras fueron continuadas por otros maestros. Así el pórtico y sus capiteles responden al espíritu del Renacimiento. En el terremoto de 1667 se hundió la fachada meridional y este ala se renovó en estilo barroco. Por lo tanto, el palacio es un edificio singular en el que conviven armoniosamente el estilo gótico, renacentista y barroco.

Actualmente en el Palacio de los Rectores encontramos la sección histórica del Museo de Dubrovnik. Hay muebles de época, retratos, cuadros, una colección de numismática de la República de Dubrovnik y las llaves originales de las puertas de la villa. En el atrio del palacio hay una escultura en bronce de Miho Pracat, benefactor de la ciudad.

Nuestra siguiente visita fue La Catedral de Dubrovnik, consagrada a la Asunción de Nuestra Señora, y levantada para sustituir a la catedral románica destruida en el terremoto de 1667. En su construcción jugó un papel primordial Stjepan Gradic, un ilustre intelectual raguseo, que ocupaba el cargo de rector de la biblioteca vaticana y de enviado especial de la República de Dubrovnik a la Santa Sede. Gracias a sus múltiples contactos, Gradic abogó intensamente por renovar su ciudad natal destruida por el catastrófico terremoto. Su idea fue reconstruir la Catedral de Dubrovnik siguiendo las formas características del barroco romano.(10)

Andrea Buffalini de Urbino fue el arquitecto que elaboró una maqueta en madera del edificio y diseñó los planos de la nueva iglesia con tres naves y una enorme cúpula. Sobre una escalinata de siete escalones se alza la suntuosa fachada barroca, rica en entrantes y salientes y contrastes lumínicos, que generan un dinamismo típicamente barroco. Cuatro enormes columnas corintias enmarcan el portal de acceso al edificio, mientras cuatro pilastras, dos en cada extremo, y dos hornacinas completan el cuerpo inferior de la fachada. El cuerpo superior está constituido por un amplio balcón central. Finalmente corona el edificio un enorme frontón triangular.

La catedral se inició en 1671 y se terminó en el año 1713. En su interior hay valiosos altares barrocos, aunque lo más destacado es lo que se pudo salvar de su Tesoro. Entre los objetos más relevantes destacan los relicarios con la cabeza y la mano de San Blas, santo patrón raguseo. El relicario de su cabeza, en forma de corona imperial bizantina, es una pieza de orfebrería del siglo XI y está adornado con esmaltes y piedras preciosas. Allí también se guarda un icono bizantino y varias pinturas valiosas.

El gran políptico, que representa la Asunción de la Virgen y que adorna el presbiterio de la catedral, es obra del taller de Tiziano.

Nuestra última visita fue La Iglesia de San Ignacio, que se alza sobre una explanada que tiene ante sí una monumental escalinata barroca del siglo XVIII, que evoca la que conduce desde la Plaza de España hasta la iglesia de Trinitá dei Monti en Roma. La iglesia de los jesuitas y el Colegio de Dubrovnik, la famosa escuela de los jesuitas, es el conjunto urbanístico más barroco de Dubrovnik y puede que de toda Dalmacia.(11)

Esta iglesia ragusea se terminó en 1725 y tiene una fachada muy semejante a la de San Ignacio de Loyola en Roma, aunque lo que hace mundialmente famosa a la iglesia romana es la bóveda de la nave central realizada por el pintor jesuita Andrea Pozzo y que se denomina: El papel de San Ignacio en la expansión del nombre de Dios por el mundo.

En el presbiterio de la iglesia de Dubrovnik hay frescos barrocos que representan escenas de la vida de San Ignacio, fundador de la orden jesuita.

(01)

(04)

(07)

(10)

(02)

(05)

(08)

(11)

(03)

(06) 

(09)

(12)

 
Todas las fotos aquí:
 
Enlaces a los álbumes fotográficos completos relacionados con esta entrada
 
 
  • Todo Dubrovnik 1 (Dubrovnik)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s