Un espacio para compartir Arte, Historia, Viajes, Fotografía y en definitiva Cultura

Croacia, un País Impresionante. Viaje del 10 al 22 de agosto de 2010 (4ª parte)

 

Croacia, un País Impresionante.  Belleza, naturaleza, aguas cristalinas, cultura…

Viaje de compañeros de Tai Chi Xin Yi. Del 10 al 22 de agosto de 2010

 

Capítulo 4 de 5

Dubrovnik, Ston y la Isla de Korcula

 

19 de agosto, continuación…

El punto más oriental de la ciudad es La Puerta de Ploce que consta de un acceso exterior del siglo XV y de una puerta interior románica, ubicada dentro del recinto amurallado y defensivo de la villa. Está protegida por la alta torre de Ploce erigida en el siglo XIV. El puente de piedra sobre el foso defensivo procede del siglo XV.

Después de este detenido recorrido por esta hermosa ciudad, almorzamos con unos amigos en un restaurante local, junto al acuario y la catedral, a la espalda de las murallas cerca del viejo puerto. Kono “Ribar” o Taberna de Pescadores, resulto ser un sitio donde la cantidad y calidad de su comida nos dejó gratamente satisfechos. El menú estaba compuesto por un aperitivo de un delicioso paté de atún y una suculenta fuente de pescados y mariscos, acompañados de la deliciosa pivo (cerveza croata).

Tras el almuerzo, iniciamos la subida a la parte alta de Dubrovnik. Partiendo de la avenida principal, Placa (Stradun) recorrimos una de esas calles empinadas y llenas de escaleras que desemboca junto al parque de bomberos frente al teleférico. Allí hicimos el ascenso para contemplar desde una considerable altura unas magníficas vistas de la ciudad y donde nuevamente hicimos una tabla de nuestro Tai Chi, esta vez con espectadores, turistas que nos fotografiaron durante la práctica.

El descenso del teleférico nos permitió disfrutar de unas espléndidas vistas de la ciudad, antes de volver al hotel para descansar y disfrutar de un refrescante baño en la piscina.

El día había sido muy intenso, así que decidimos reposar la cena con una agradable charla con los compañeros en la terraza del hotel.

El viernes, 20 de agosto, lo dedicamos a visitar la Isla de Korcula, cuna de Marco Polo, pero hicimos un alto en el camino para contemplar las murallas de Ston(13). Es una ciudad medieval del siglo XIV, que posee las murallas de piedra más largas de Europa (5,5 km). También se la conoce como ciudad de la sal, por tener una de las salinas más antiguas del mundo.

La Isla de Korcula, a la que llegamos tras un agradable viaje en barco(14), es una de las más grandes y pobladas de Croacia. Es rica en arte y cultura, y se enorgullece de ser la ciudad natal del ilustre mercader y viajero medieval Marco Polo (1254–1324), pudiendo contemplar en la actualidad las ruinas de su casa(15)

Comenzamos la visita desde la Plaza del Rey Tomislava, a la que se llega desde el puerto donde desembarcamos. Desde ahí subimos por la conocida escalinata de la puerta sur o puerta de Tierra(16) y a través de la torre Revelin (1493-1496)(17) accedimos a la plaza Trg Antuna i Stjepan Radica(18).   Esta plaza, que da paso a la Ciudad Vieja, es inicio del eje que divide la ciudad. Fue la primera plaza pavimentada en 1569 y en ella contemplamos en pocos metros, el Ayuntamiento(19) y la Iglesia de San Miguel(20).   Caminamos por una de sus características calles(21) para llegar a la plaza de San Marcos, donde se encuentra la catedral(22) del mismo nombre, el Museo del tesoro del obispo(23), el Museo de la ciudad(24) y la Iglesia de la Nuestra Señora (Crkva Gospojina) del siglo XVI que en la actualidad es una galería de arte.

Korcula se caracteriza por estar construida en piedra, tanto en sus fortificaciones y edificios como en su pavimento, al igual que Dubrovnik. La distribución de sus calles, en forma de espina de pez  da una confortable protección frente al viento y al sol a sus habitantes. Allí pudimos visitar una antigua casa, hoy museo(24),en la que se puede comprobar la práctica costumbre que tenían en muchas ciudades como Dubrovnik o Korcula de ubicar la cocina en la última planta de la casa, para que los olores no se extendieran por la vivienda y para que en caso de incendio no se quemara todo el edificio(25)

El paseo por sus murallas y calles, el agua cristalina, la amabilidad del guía, los habitantes y el agradable almuerzo con los compañeros dejo en nosotros un agradable recuerdo de esta isla.

Tomamos el barco para regresar a tierra firme y emprender nuestro viaje de vuelta a Dubrovnik, aunque a mitad de camino hicimos una nueva parada en el Restaurante Vila Koruna(26) en las inmediaciones de Ston, en esta ocasión para degustar unas deliciosas ostras y un rico vino blanco croata.  La calidad y precio de estos productos, recién cogidos de sus propios criaderos, hacen muy recomendable permitirse este placer, eso si, con la oportuna moderación.(27)

Después de la cena, cogimos el autobús para disfrutar de la animación y de la bella iluminación nocturna de Dubrovnik, que se acrecentaba aún más con una luna casi llena reflejándose en el mar.

            

Click en los mapas para descargar el original

(13)


(14)


(15)


(16)


(19)


(17)


(20)


(18)


(21)


(22)


(23)


(24)


(25)


(26)


(27)


 
Todas las fotos aquí:
 
Enlaces a los álbumes fotográficos completos relacionados con esta entrada
 
 
  • +Dubrovnik, Ston y la Isla de Korcula

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s