Un espacio para compartir Arte, Historia, Viajes, Fotografía y en definitiva Cultura

TESEO, EL HÉROE ATENIENSE

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

TESEO

 

Heracles es el héroe dorio que tiene por escenario el Peloponeso, mientras que Teseo es el héroe del Ática.

Teseo es el más famoso de los reyes legendarios de Atenas y pertenece a una generación anterior a la Guerra de Troya, en la que participaron sus dos hijos con Fedra: Acamante y Demofonte.

Es más joven que Heracles, aunque algunas tradiciones asocian a los dos héroes con Jasón y los Argonautas en busca del vellocino de oro y en la Guerra contra las Amazonas.

La tradición presenta a Teseo como hijo de Egeo y Etra.

Egeo no lograba tener hijos y fue a consultar al oráculo de Delfos, donde obtuvo una respuesta oscura, que le prohibía desatar el odre de vino antes llegar a Atenas.

No entendió el significado y fue a consultar al rey Piteo, uno de los hijos de Pélope, quien si lo comprendió y se las ingenió para embriagar a Egeo. Esa noche puso a su lado a su hija Etra. Egeo se unió a ella y así fue engendrado Teseo.

Pero también se decía que era hijo de Poseidón porque, la misma noche que Egeo se unió a Etra, ella había sido violada por Posidón. Así nació Teseo, creyendo Egeo que era hijo suyo.

Egeo, temiendo a sus sobrinos, no quiso llevarse el niño a Atenas.

Al partir, ocultó su espada y sus sandalias detrás de una gran roca y le confió el secreto a Etra, recomendándole que no se lo confiase al niño que iba a nacer hasta que fuera lo suficientemente fuerte para mover la roca por si solo y coger los objetos.

A los 16 años, el joven había alcanzado tal vigor que Etra le reveló el secreto de su nacimiento y le condujo hasta la roca, donde Egeo había ocultado su espada y sus sandalias.

Teseo movió la roca, cogió los objetos y calzado con esas sandalias y empuñando la espada partió en secreto hacia Atenas en busca de su padre, Egeo.

Teseo encuentra la espada de su padre - Poussin - c1638 - Click para agrandar

Foto 1. POUSSIN. TESEO ENCUENTRA LA ESPADA DE SU PADRE, EGEO. 1638

Clasicismo. 98 cm × 134 cm. Museo Condé, Chantilly (Oise), Francia

 

En la pintura de Poussin el arco de medio punto y la bóveda de casetones son arquitecturas tomadas de Roma.

En Atenas, Egeo estaba bajo el dominio de Medea, la hechicera, porque ella le aseguró que podía curarle su esterilidad.

Cuando Teseo llegó para conocer a su padre, Medea intentó provocar su muerte, haciendo que luchara contra el toro de Creta, que algunos decían que era el animal que raptó a Europa a petición de Zeus, en lugar de transformarse el dios en toro.

En este episodio Teseo utilizó la espada de Egeo y el rey al verla le reconoció oficialmente como su hijo.

La leyenda del toro de Creta hay que relacionarla con el rey Minos, que se negó a ayudar a Heracles en la captura del toro, pero el héroe consiguió apresarle vivo y regresar a Grecia.

Le llevó a Micenas y se le ofreció a Hera, pero la diosa le rechazó y el toro fue liberado. Finalmente, Teseo le mató en la llanura de Maratón y se le sacrificó a Apolo.

Kylix Aisón Teseo (M.A.N. Madrid) - Click para alargar

Foto 2. Detalle en parte posterior del Kylix Aison Teseo.

Museo Arqueológico Nacional. Madrid.

Relacionado con fotos 7 y 8

Kylix Aisón Teseo (M.A.N. Madrid) - Click para alargar

Foto 3. TESEO Y EL TORO DE CRETA. Kylix o Copa Aison . c 430 a. C.

Museo Arqueológico Nacional, Madrid

Relacionado con fotos 7 y 8

 

En otra versión, cuando el joven llegó a Atenas, Medea en seguida supo quién era y persuadió a Egeo para que le invitara a un banquete para poder envenenarle.

Durante la comida, Teseo sacó la espada de su padre para partir la carne y Egeo reconoció oficialmente a su hijo ante todos los ciudadanos.

Medea por su traición fue repudiada y desterrada por Egeo.

Teseo, al ser reconocido oficialmente por su padre, tuvo que luchar contra sus primos, los 50 hijos de Palante, que se amotinaron e intentaron apoderarse del trono por la fuerza.

Teseo para demostrar su valor y que era digno higo de Egeo, se integró voluntariamente en el grupo de jóvenes atenienses, que debían ser entregados al Minotauro.

Cuando el héroe llegó a Creta, Ariadna, hija de Minos y Pasífae, quiso salvar a Teseo que había venido desde Atenas a combatir contra el monstruo.

Según Plutarco, al regresar a Atenas, Teseo se olvidó de cambiar las velas negras, símbolo de fracaso, por las velas blancas del éxito que le había entregado su padre.

Egeo, al ver llegar las naves con las velas negras creyó muerto a su hijo y se arrojó al mar, que desde entonces tomó su nombre, Mar Egeo, entre Atenas y Esmirna.

 

ARIADNA

La princesa Ariadna, hija de Minos y Pasífae, quiso salvar a Teseo de una muerte segura a manos del Minotauro.

Enamorada del héroe, Ariadna pidió ayuda al astuto Dédalo, quien le aconsejó que le diese un ovillo de hilo que le permitiría desenrollarlo a medida que avanzase y volver luego sobre sus pasos para salir del Laberinto.

Ariadna traicionó a su familia ayudando a Teseo, pero fijó la condición de que se casara con ella y la sacara de Creta.

Teseo, tras matar al Minotauro, hundió los navíos cretenses para que no pudieran perseguirles y su nave zarpó con Ariadna y los demás atenienses que se habían salvado del monstruo.

Teseo hizo una escala para descansar en la isla de Naxos. Ariadna se tumbó y se durmió y el joven la abandonó allí.

Poco después, el dios Dioniso pasó por la isla de Naxos y se enamoró de la bellísima Ariadna, convirtiéndola en su esposa. Su regalo de boda fue hermosa diadema de oro fabricada por Hefesto.

 

TALLER ROMANO. ARIADNA DORMIDA

150 – 175. Mármol blanco, 99 x 238 cm. Museo del Prado, Madrid.

En la pintura de Velázquez, que representa una vista del jardín de la Villa Médicis en Roma, se identifica en la logia la estatua de una figura yacente apenas esbozada por el artista.

Esa escultura en 1787 pasó a Florencia, primero al Palazzo Pitti, y posteriormente al Museo Arqueológico.

Había otras dos réplicas de tamaño mayor que el natural, en Roma:

  • Una en el Vaticano y
  • La otra en la Colección de la reina Cristina de Suecia. Ésta última fue enviada en 1724 a España e ingresó en 1830 en el Museo del Prado.

La figura femenina duerme al aire libre sobre un lecho liso de roca y viste una tela fina rica en pliegues, que es sostenida con un nudo sobre el hombro derecho. Además del brazalete, calza sandalias.

Su cabeza descansa con los ojos cerrados sobre el dorso de la mano izquierda; mientras el brazo derecho está flexionado y reposa sobre la cabeza, postura frecuente en la Antigüedad.

Su cabello, con raya en medio, cae libre sobre la espalda y está ceñida por una cinta, anudada en la parte posterior de la cabeza, lo que nos lleva a pensar también en una bacante.

La figura dormida puede indicar una ménade exhausta después de la danza orgiástica del culto a Dioniso o a Ariadna, abandonada por Teseo mientras dormía.

En el siglo XVII, la escultura fue restaurada en el taller de Bernini.

ARIADNA - TALLER ROMANO - Click para agrandar

Foto 4. TALLER ROMANO. 150 – 175. Mármol blanco, 99 x 238 cm

ARIADNA DORMIDA. MUSEO DEL PRADO, MADRID

 

CICLO CRETENSE: MINOS, REY DE CRETA

Minos es un rey de Creta que vivió tres generaciones antes de la Guerra de Troya.

Fue criado por Asterio o Asterión, rey de Creta, pero es considerado hijo de Zeus y Europa.

Su hermano es Radamantis, uno de los personajes vitales vinculados al Inframundo, al igual que el propio Minos.

A la muerte de Asterión o Asterio, Minos reinó solo en Creta, pero sus hermanos se opusieron. Minos dijo que era el elegido de los dioses para ser rey y que le concederían lo que pidiese.

Ofreció un sacrificio a Posidón y rogó al dios que hiciese salir del mar un toro y que le sacrificaría en su honor.

Posidón envió el toro y así Minos obtuvo el poder como rey de Creta, pero el animal era tan magnífico que Minos quiso conservarle para mantener su raza y le envió a sus rebaños, sacrificando otro animal al dios.

Posidón se vengó volviendo al animal furioso, hasta el punto de convertirse en uno de los trabajos de Hércules, el toro de Creta.

El rey Minos gobernó con justicia y bondad, proporcionando excelentes leyes a Creta, que se consideraban inspiradas directamente por Zeus, su padre.

Minos se casó con Pasífae, hija del Sol (Helio) y tuvieron varios hijos, entre ellos Ariadna y Fedra.

Pasífae, esposa de Minos, era hija de Helios y hermana de Circe.

Se le atribuían a Pasífae un temperamento celoso y artes de hechicería, semejantes a su hermana Circe y a su sobrina Medea.

Para impedir que Minos se uniese a otras mujeres le envió una maldición, de este modo las mujeres amadas por Minos morían devoradas por serpientes que salían de su cuerpo.

Minos consiguió que Procris le curara de esta maldición.

 

CÉFALO Y PROCRIS – LOS CELOS

Céfalo, pertenecía a la estirpe de Decaulión, por la rama materna y la paterna.

El primer mito relacionado con Céfalo es su rapto por Eos, la Aurora, que estaba enamorada de él, le trasladó a Siria y le dio un hijo, Faetón, que es más conocido por la tradición que le designa como hijo de Helio (dios del Sol).

Céfalo regresó a Atenas y se casó con Procris, hija del rey de Atenas, Erecteo.

Pteleón quería seducir a Procris y le regaló una corona de oro. La joven cayó en la tentación y fue infiel a su marido.

Cuando Céfalo descubrió la infidelidad, Procris huyó a la corte de Minos, rey de Creta.

Minos se enamoró de Procris e intentó seducirla, pero su esposa Pasifae le había mandado una maldición y cuando se unía a otra mujer salían de su cuerpo serpientes y escorpiones que mataban a la amante.

Para liberarle de este encantamiento, Procris le dio una hierba a Minos que había recibido de la maga Circe.

En compensación, Procris le pidió a Minos dos regalos:

  1. El perro que nunca dejaba escapar la pieza que perseguía.
  2. La jabalina que jamás erraba el blanco.

Posteriormente, temiendo los celos de Pasifae, Procris regresó a Atenas, donde se reconcilió con su marido, Céfalo, y le entregó los regalos que había recibido de Minos.

En otras versiones se narra que el propio Céfalo, disfrazado, ofreció valiosos regalos a su esposa para comprobar si le era fiel. La mujer se resistió mucho tiempo, pero al final sucumbió y entonces Céfalo se dio a conocer.

Avergonzada e indignada Procris huyó al monte, donde Céfiro, acosado por los remordimientos fue a buscarla y se reconciliaron, tras reconocer ambos sus errores.

La pareja vivió muy feliz hasta que Procris sintió celos de su marido, porque se marchaba con mucha frecuencia de caza y las ninfas podían tentarle.

Celosa, decidió seguir a su marido en la cacería. Céfalo oyó moverse un matorral y lanzó la jabalina que nunca erraba el blanco. Procris cayó mortalmente herida, pero antes de expiar comprendió su gran error, Céfiro siempre le fue fiel y la brisa que invocaba en las cacerías sólo era el viento.

Acusado de homicidio, Céfalo fue condenado al destierro, y se unió a Anfitrión es una expedición. Conseguida la victoria se dio a la isla el nombre de Cefalonia, en honor de Céfalo.

Céfalo quería tener hijos y consultó a un oráculo, que le respondió que se uniera al primer ser femenino que encontrase.

Encontró una osa y siguiendo el oráculo se unió a ella. Al instante el animal se transformó en una hermosa joven que le dio un hijo, Arcisio.

Verones - Cefalo y Procris c.1580 - Click para agrandar

Foto 5. Paolo Veronés.  Muerte de Procris. c. 1580. Óleo sobre lienzo

 

DÉDALO, EL LEONARDO GRIEGO

Dédalo era un ateniense perteneciente a la familia real que tiene su origen en Cécrope.

Es el prototipo de artista universal, a la vez arquitecto, escultor e inventor, lo que denominaríamos un humanista en el Renacimiento.

Dédalo trabajaba en Atenas y su inteligente sobrino Talo era su discípulo. Un día el joven, inspirándose en la mandíbula de una serpiente, inventó la sierra y su tío celoso le precipitó desde lo alto de la Acrópolis.

El crimen fue descubierto y el artista desterrado. Dédalo huyó a la corte del rey Minos en Creta, llegando a ser su arquitecto y su escultor habitual.

 

PASÍFAE Y EL MINOTAURO

Según una leyenda Afrodita inspiró a Pasifae, hija de Helio, una irresistible pasión por un toro porque Helio (Sol) le había revelado a Hefesto sus amores con Ares.

Según otra leyenda, fue Posidón, como castigo al rey Minos, quien inspiró esa pasión.

Minos, al reclamar el trono de Creta, prometió ofrecer a Posidón el admirable toro que salió del mar, pero su codicia le hizo sustituirle por otro inferior.

Como castigo el dios volvió furioso al toro y además inspiró a Pasífae una pasión irresistible por ese animal.

Para satisfacer sus pretensiones, Pasífae habló con el ingenioso Dédalo, quien le fabricó una vaca de madera tan perfecta que consiguió engañar al animal.

Pasifae se ocultó en el interior de la vaca y de su unión nació el Minotauro, que es un monstruo que tenía cabeza de hombre y cuerpo de toro.

Minos, asustado y avergonzado de los amores contra natura de su esposa, mandó construir a Dédalo un inmenso palacio (El Laberinto), como residencia del Minotauro, formado por tal cantidad de salas y corredores que sólo Dédalo era capaz de salir de él.

A consecuencia de la muerte de Androgeo, hijo de Minos, el rey exigió a Atenas un tributo pagadero cada 9 años, de 7 jóvenes y 7 doncellas para ser entregados al Minotauro en el Laberinto.

Androgeo, hijo de Minos y Pasifae, venció en todos los juegos atléticos organizados por Egeo en Atenas. A partir de esas hazañas Egeo le mandó a luchar con el toro que asolaba el país en Maratón y el joven murió.

Recordemos que en la civilización cretense el culto al toro jugaba un papel primordial.

 

ÍCARO Y DÉDALO

Ariadna, hija de Minos y Pasífae, quiso salvar a Teseo que había venido desde Atenas a combatir contra el monstruo.

Enamorada de Teseo, Ariadna pidió ayuda a Dédalo quien, con gran astucia, le aconsejó que le diese un ovillo de hilo que le permitiría desenrollarlo a medida que avanzase y volver luego sobre sus pasos.

Minos, al conocer el éxito de Teseo, gracias a la astucia del genio, encarceló en el Laberinto a Dédalo y a su hijo Ícaro, nacido de su relación con la esclava Náucrate.

El inventor fabricó unas alas para sí y otras para su hijo. Las pegó con cera y los dos huyeron volando. Dédalo llegó a Sicilia donde erigió numerosos edificios.

Antes de partir, Dédalo le recomendó a Ícaro que no volase demasiado alto, ni demasiado bajo.

El joven, osado y orgulloso, no atendió los consejos de su padre. Se acercó tanto al Sol que la cera se derritió y el joven se precipitó al mar, que desde entonces se llamó mar de Icaria, porque bordea una de las islas del norte del Egeo llamada Ikaria.

La caída de Ícaro - Click para alargar

Foto 6. GOWY, JACOB PEETER. LA CAÍDA DE ÍCARO. 1636 – 1638.

Óleo sobre lienzo, 195 x 180 cm. Museo del Prado, Madrid

 

ICONOGRAFÍA DE TESEO

Se le representa desnudo, aunque ocasionalmente viste túnica corta con sandalias. Empuña una maza como Hércules.

En la iconografía más frecuente de Teseo se le representa luchando contra el Minotauro o venciéndole, ensalzando la importancia del ovillo de Ariadna para salir del Laberinto.

En cambio, en el fondo del kylix Aison del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, está pintada una escena de figuras rojas con Teseo venciendo al Minotauro en presencia de la diosa Atenea, que aparece como mentora de la hazaña, quedando así desplazada la figura de Ariadna.

El kylix es un tipo de cerámica que se utilizaba como copa de vino y a medida que se va consumiendo permite ver la pintura del fondo.

En Roma, el héroe aparece en los frescos pompeyanos.

TESEO Y EL MINOTAURO. M.A.N. - Detalle

Foto 7. Detalle interior del kylix Aison representada en la foto siguiente y anteriormente en las fotos 2 y 3

TESEO Y EL MINOTAURO. MAN - Click para agrandar

 

Foto 8. CERÁMICA GRIEGA. COPA DE AISON. 420 a.C. MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL, MADRID

Interior de la copa a la que corresponden los detalles de la foto anterior y las fotos 2 y 3

 

Antonio Canova, Teseo y el Minotauro,1782 - Victoria y Alberto Museo - Click para agrandar

Fotos 9 y 10.  ANTONIO CANOVA. TESEO Y EL MINOTAURO, 1782

Museo Victoria y Alberto, Londres

 

Antonio Canova, Teseo y el Minotauro,1782 - Victoria y Alberto Museo - Click para agrandar

 

TESEO Y PROCUSTRES

Teseo, tuvo que superar varias pruebas que recuerdan a los trabajos de Heracles.

Procustres es el sobrenombre de un bandido que vivía en el camino entre Mégara y Atenas.

Poseía dos lechos, uno corto y otro largo, y obligaba a los viajeros a tenderse en ellos. A los altos en el lecho pequeño, cortándoles los pies para adaptarlos a la cama. A los de baja estatura en el largo, estirando violentamente de ellos para alargarlos.

Teseo mató a Procustres para liberar a todos los viajeros. Este hecho aparece también en el kylix Aison del MAN de España.

 

TESEO Y LAS AMAZONAS

La Amazonomaquia, representada en las metopas del Partenón, fue la guerra entre los habitantes del Ática y las Amazonas que habían invadido el país. Una versión dice que Teseo fue al reino de las Amazonas, para raptar a la bella Antíope. La joven subió a su nave y él zarpó a traición.

Las Amazonas se dirigieron a Atenas, se apoderaron del Ática y establecieron su campamento en la ciudad, obteniendo un éxito momentáneo, hasta que los atenienses les obligaron a firmar la paz.

En otra versión, se dice que las Amazonas no atacaron el Ática para rescatar a Antíope, sino porque Teseo la había repudiado para casarse con Fedra, a pesar de que la amazona le había dado un hijo a Teseo, Hipólito.

Una tercera versión, cuenta que Antíope lucho contra sus hermanas, las Amazonas por su amor hacia Teseo que siempre le fue fiel.

Cuando Antíope murió, Teseo se casó con Fedra.

 

TESEO Y FEDRA, HERMANA DE ARIADNA

Fedra era hija de los reyes de Creta, Minos y Pasífae, y hermana de Ariadna y Decaulión.

Durante su matrimonio con Teseo tuvieron dos hijos:

  • Acamante y Demofonte

Pero Fedra no pudo resistirse al embrujo del amor y se enamoró de Hipólito, el hijo de Teseo y la amazona.

Hipólito detestaba a las mujeres y rechazó los favores de su madrastra, pero ante el temor de que el joven contase a su padre sus insinuaciones, acusó a Hipólito de haber intentado violentarla.

Ante tan doloroso suceso, Teseo pidió a Poseidón que hiciese morir a su hijo y al poco tiempo sus caballos le arrastraron y mataron.

Fedra se ahorcó por remordimiento y desesperación y Eurípides trató esta tragedia en su obra “Fedra”.

 

HIPÓLITO, HIJO DE TESEO

Teseo tuvo un hijo con la amazona al que puso por nombre Hipólito.

El nombre de la amazona varía según las versiones. Una dice que fue Melanipa, otra Antíope y una tercera Hipólita.

De su madre había heredado la pasión por la caza y la veneración por Ártemis (Diana).

En cambio no valoraba a Afrodita. Por lo que la diosa del amor se vengó de su desprecio, suscitando en Fedra, segunda esposa de Teseo, una gran pasión por su joven y hermoso hijastro.

Fedra intentó conseguir el amor de Hipólito, pero éste la rechazó.

Ante este hecho, Fedra temió que el joven contase a su padre el hecho, por lo que rasgó su vestido y rompió la puerta de su habitación, afirmando que había intentado violarla.

En la Biblia tenemos el mimo hecho con José y la mujer de Putifar.

Teseo, presa de la cólera, y no queriendo matar a su hijo con sus manos, recurrió a Posidón que le había prometido 3 deseos.

Posidón accedió a sus deseos y envió un monstruo marino que salió de las olas del mar, cuando Hipólito conducía su carro por la orilla. Los caballos se asustaron y causaron la muerte del joven.

Cuando Fedra supo que había causado la muerte de su amado se ahorcó.

Otra versión cuenta que, por los ruegos de Artemisa, Asclepio resucitó al joven.

 

TESEO, REY DE ATENAS

Tras la muerte de su padre, Egeo, y después de desembarazarse de sus primos, Teseo se convirtió en rey de Atenas.

Teseo instituyó:

  1. La fiesta de las Panateneas, símbolo de la unidad del Ática
  2. La democracia

A los 50 años, Teseo quiso conquistar a la bellísima Helena y su amigo Pirítoo a Perséfone.

Los dos amigos raptaron a la joven Helena cuando estaba realizando una danza ritual en el templo de Ártemis, pero como todavía no estaba en edad de casarse la dejó al cuidado de su madre, Etra.

Seguidamente, partieron a buscar a Perséfone.

Durante su ausencia, Cástor y Pólux, hermanos de Helena, invadieron el Ática, recuperaron a Helena y se llevaron a Etra cautiva, instalando en el trono de Atenas a Menesteo, biznieto de Erecteo.

 

PIRÍTOO E HIPODAMIA, LA CENTAUROMAQUIA

Pirítoo es un héroe de raza lapita, vinculado al ciclo de Teseo.

En la Ilíada se le presenta como hijo de Zeus y Día, aunque otra versión le presenta como hijo de Día e Ixión.

Entre las principales hazañas de Pirítoo se encuentran:

  • La participación en la cacería de Calidón junto a Meleagro,
  • Su amistad con Teseo,
  • El descenso al Reino de Hades,
  • Su matrimonio con Hipodamia,
  • La batalla con los Centauros.

En la Ilíada aparece como el vencedor de los centauros, episodio que más tarde se relaciona con su matrimonio con Hipodamia.

En el banquete nupcial de Hipodamia y Pirítoo, se invita a los centauros, que tienen torso y brazos de hombre pero las cuatro patas de un caballo.

Los centauros representan la parte más pasional e irracional de los hombres. Además bebieron demasiado vino en la boda y quisieron violar a Hipodamia y raptar a las mujeres de los lapitas.

 

Canova - Teseo y el Centauro - Museo de Viena - Click para agrandar

Foto 11. CANOVA. TESEO Y EL CENTAURO. 1805 – 1819. KUNSTHISTORISCHES MUSEUM DE VIENA

 

De este modo se inició una terrible lucha entre lapitas y centauros. Teseo ayudó al pueblo de los lapitas y vencieron en la contienda.

La centauromaquia es una metáfora de la lucha entre la naturaleza animal y la naturaleza racional del hombre y queda reflejada en las metopas del Partenón.

El escultor Canova hará un magnífico conjunto escultórico que plasme la lucha entre Teseo y un centauro.

Minerva y el centauro de Sandro Botticelli plasman el contraste entre la belleza racional y la fealdad animal del ser humano.

 

PIRÍTOO Y PERSÉFONE

Teseo y Pirítoo eran dos héroes unidos por una entrañable amistad.

Ambos habían jurado casarse con una hija de Zeus. De este modo Pirítoo ayudó a Teseo a raptar a la jovencísima Helena y Teseo acompaño al Inframundo a Pirítoo para raptar a la bellísima Perséfone, esposa de Hades e hija de Zeus y Deméter.

Los dos amigos consiguieron entrar en el Inframundo, pero les resultó imposible salir, quedando allí prisioneros hasta que Heracles fue en busca del Can Cerbero.

Heracles consiguió llevarse a Teseo al mundo de los vivos, pero cuando intentó liberar a Pirítoo la tierra tembló y comprendió que se negaban a soltar al culpable de intentar raptar a Perséfone.

 

BIBLIOGRAFÍA

Grimal, Pierre. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos

museodelprado.es

Fotografías: es.wikipedia.org

maitearte.wordpress.com

RECONOCIMIENTOS DE FOTOS

  • Foto 2 – TESEO Y EL TORO DE CRETA. Detalle de la copa Aison . C 430 a. C.Museo Arqueológico Nacional, Madrid

WIKIMEDIA. Tomado por Luis García ( Zaqarbal ) el 3 de diciembre de 2008. Publicado bajo las licencias GFDL &Cc-by-sa-3.0,2.5,2.0,1.0.

  • Foto 9 – ANTONIO CANOVA. TESEO Y EL MINOTAURO, 1782. Museo Victoria y Alberto, Londres.

WIKIMEDIA. Trabajo propio, Yair Haklai. 21 August 2009

  • Foto 10 – ANTONIO CANOVA. TESEO Y EL MINOTAURO, 1782. Museo Victoria y Alberto, Londres.

WIKIMEDIA. Trabajo propio, sailko. 18 de febrero de 2011, 13:05:50

 

 

 

Descargar el pdf o leer en línea aquí

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .