Un espacio para compartir Arte, Historia, Viajes, Fotografía y en definitiva Cultura

Entradas etiquetadas como “mitologia griega

Edipo

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

 

EDIPO

 

Edipo y la Esfinge - Cerámica griega

MITOS TEBANOS

CADMO, FUNDADOR DE TEBAS

Cadmo es un héroe del ciclo tebano, cuya leyenda se difundió por todo el mundo mediterráneo, desde Asia Menor hasta Libia (África).

Es hijo de Agenor, rey de Tiro, y hermano de la princesa Europa. Tiro es una ciudad situada en el sur del Líbano, en la costa oriental del mar Mediterráneo, 32 km al sur de Sidón (antigua Fenicia).

Después del rapto de Europa, el rey envió a sus hijos en busca de su hermana, prohibiéndoles que volvieran sin la joven. Cadmo y su madre, Telefasa, acudieron a Tracia, donde fueron bien recibidos.

A la muerte de su madre, Cadmo acudió a consultar el Oráculo de Delfos. Su respuesta fue que abandonase la búsqueda de su hermana Europa, porque estaba destinado a crear una ciudad.

Para elegir el lugar de emplazamiento de la ciudad, tendrá que seguir a una vaca hasta el lugar donde el animal se caiga, agotadas sus fuerzas.

Cadmo se puso en camino y encontró una vaca que llevaba en cada flanco un disco blanco que recordaba la luna llena. El animal atravesó Beocia y se tumbó en el lugar en el que se construyó Tebas.

Cumplido el oráculo, Cadmo quiso ofrecer la vaca en sacrificio a Atenea y envió a sus compañeros a buscar agua a una fuente próxima.

La Fuente de Ares, custodiada por un dragón, era el lugar donde tenían que acudir para conseguir agua. El dragón mató a varios de sus compañeros y después Cadmo mató al dragón.

Entonces Atenea le aconsejó que sembrase los dientes del dragón, brotando del suelo guerreros armados de aspecto amenazador.

Cadmo lanzó piedras en medio de ellos y como no sabían quién les agredía se mataron entre sí, sobreviviendo sólo cinco.

Para expiar la muerte del dragón, Cadmo tuvo que ser esclavo de Ares durante ocho años.

Cumplido el castigo, el héroe llegó a ser rey de Tebas, gracias a la protección de Atenea y Zeus le entregó por esposa a la bella diosa Harmonía, hija de Ares y Afrodita.

La boda de Cadmo y Harmonía se celebró con grandes festejos, en los que participaron los dioses y las Musas deleitaron con sus canciones.

A Harmonía le hicieron espléndidos regalos:

  • un vestido maravilloso, tejido por las Gracias y
  • un collar de oro, realizado por Hefesto.

La pareja tuvo un hijo, Polidoro, y varias hijas: Ino, Autónoe, Ágave y Sémele.

Al final de su vida, Cadmo y Harmonía abandonaron Tebas, dejando el trono a su nieto, Penteo, hijo de Ágave.

Después se dirigieron a Iliria (Balcanes) y Cadmo reinó sobre los ilirios. Allí tuvieron otro hijo, Ilirio.

Otro de los nietos de Cadmo fue Acteón, hijo de Autónoe, quien fue convertido en ciervo por Ártemis y devorado por sus propios perros, por cometer la osadía de ver desnuda a la diosa y a sus ninfas cuando se disponían a bañarse.

Al final de sus días, Cadmo y Harmonía fueron transformados en serpientes y pasaron a formar parte de los Campos Elíseos.

 

Cadmo y Minerva - Click para agrandar

JORDAENS, JACOB (Amberes, 1593 – 1678). CADMO Y ATENEA.

1636 – 1638. Óleo sobre lienzo, 181 x 300 cm. Museo del Prado, Madrid

 

Harmonia. EvelynMorgan - Click para agrandar

Harmonía. Evelyn Morgan 1877

 

ÁGAVE Y SÉMELE, LA RIVALIDAD ENTRE HERMANAS

Ágave difundió el rumor de que su hermana, Sémele, había tenido una aventura con un mortal cuando estaba embarazada de Zeus. El dios decidió castigarla por su infidelidad, matándola con un rayo, cuando Sémele le pidió a Zeus que mostrase todo su poder.

Dioniso descendió al Inframundo en busca de su madre, Sémele. En el Hades pidió a su tío que dejase en libertad a su madre. Éste accedió a cambio de algo que estimara mucho y Dioniso le cedió el mirto, porque al iniciarse en los misterios dionisiacos se coronaban la frente con esta planta.

Más tarde Dioniso vengó a su madre, Sémele, castigando cruelmente a Ágave por su calumnia, a través de su hijo.

Dioniso volvió a Tebas cuando reinaba su primo Penteo, hijo de Ágave, y el dios ordenó que todas las mujeres de la ciudad se trasladasen al Monte Citerón, la montaña de Tebas, para celebrar sus misterios.

Penteo se oponía a este rito e intentó espiar a las bacantes detrás de un pino para observar los excesos a los que se entregaban, pero las mujeres le descubren, creyéndole una fiera en su delirio, y le despedazan.

Su madre fue la primera en agredirle, apoderándose de su cabeza. La clavó en el extremo de un tirso y volvió orgullosa a Tebas, creyendo que era la cabeza de un león.

Ágave, cuando recuperó sus sentidos, se sintió horrorizada, porque había matado a su propio hijo.

Eurípides y Esquilo trataron este mito en la literatura como el prototipo del impío, castigado por no respetar las cuestiones religiosas.

CERÁMICA GRIEGA. c. 45O a,C. PENTEO DESGARRADO POR INO Y ÁGAVE. MUSEO DEL LOUVRE. Death_Pentheus_Louvre_G445 - Click para agrandar

CERÁMICA GRIECA. C. 450 a. C. PENTEO DESPEDEZADO POR INO Y ÁGAVE

 

EDIPO Y LA ESFINGE

Después del ciclo troyano, Edipo es una de las leyendas más célebres de Grecia. No se poseen los poemas épicos que originaron esta leyenda, pero sabemos que existieron.

Es el descendiente más famoso de Cadmo. Su padre es Layo, hijo de Lábdaco, y su bisabuelo Polidoro, hijo de Cadmo.

Su historia se refleja en la literatura, el teatro y la psicología dando nombre a un famoso complejo, el de Edipo.

Los psicoanalistas son grandes estudiosos y conocedores de la mitología y los descensos al interior del alma humana que ejemplifica esta religión. Freud estuvo muy interesado en este complejo.

Edipo es otro ejemplo en el que el ser humano intenta en vano escapar a su destino.

Layo y Yocasta son los padres de Edipo. En la versión de Sófocles, el oráculo predijo que el joven mataría a su padre.

En cambio, Eurípides y Esquilo, dicen que el oráculo es anterior a la concepción, para prohibir a Layo que engendrase un hijo, que no sólo le mataría, sino que sería el causante de grandes desgracias que hundirían su casa. Pero Layo no escuchó el aviso y fue castigado.

Para evitar el designio del oráculo, Layo mandó abandonar a su hijo al nacer, después de haberle atravesado los tobillos para atarlos con una correa, tal y como indica su nombre Edipo (pie hinchado).

Edipo fue encontrado en el monte por unos pastores que sabían que su rey no tenía hijos y le ofrecieron a Edipo.

Edipo pasó toda su infancia y adolescencia en la corte de Pólibo, pero al alcanzar la edad viril se enteró que le habían recogido y partió hacia Delfos para preguntar al oráculo quiénes eran sus verdaderos padres.

El oráculo de Delfos vaticinó que mataría a su padre y se casaría con su madre.

En el camino se topó con Layo, su padre, y en una disputa le mató, con lo cual quedó cumplido el oráculo.

Al llegar a Tebas, Edipo se encontró con la Esfinge. Era un monstruo, mitad león y mitad mujer, que planteaba enigmas a los viajeros y devoraba a los que no los resolvían.

Generalmente preguntaba: ¿Cuál es el ser que anda ora con dos, con tres o con cuatro patas y que, contrariamente a la ley general, es más débil cuantas más patas tiene?

Había otro enigma: “Son dos hermanas, una de las cuales engendra a la otra y, a su vez, es engendrada por la primera”.

La respuesta al primer acertijo es el hombre y al segundo el día y la noche (día es femenino en griego).

Ningún tebano había conseguido resolver estos enigmas y la Esfinge los devoraba uno tras otro.

Edipo encontró en seguida las respuestas y el monstruo, despechado, se precipitó desde lo alto de la roca en que se posaba. Según otras versiones, Edipo la arrojó al abismo.

Al vencer a la Esfinge y librar del monstruo a los tebanos, Edipo se ganó el favor de la ciudad y le dieron en matrimonio a la viuda de Layo, elevándole al trono.

Pero las cicatrices de sus tobillos revelaron su identidad. Yocasta descubrió que su propio hijo había matado a su padre y ella ha cometido incesto con él y no pudiendo soportarlo se suicidó. Entonces Edipo se quitó la vista.

En la versión épica, la muerte de Yocasta no interrumpe el reinado de Edipo que continúa en el trono hasta que muere.

En la tragedia griega, Edipo es desterrado de Tebas por matar a Layo. Así comienza una triste vida errante, acompañado por su leal hija Antígona.

Finalmente muere en Colono, en el Ática, habiendo declarado un oráculo que donde radicara la tumba de Edipo tendría la bendición de los dioses.

 

ICONOGRAFÍA

Edipo suele representarse como un viajero ataviado con un gran sombrero, mantón, botas y bastón.

INGRES. EDIPO Y LA ESFINGE - Click para agrandar

NEOCLASICISMO. DOMINIQUE INGRES. EDIPO Y LA ESFINGE, 1808.

ÓLEO SOBRE LIENZO. 189 × 144 CM. MUSEO DEL LOUVRE, PARÍS

 

En el siglo XIX, Ingres recupera el tema de Edipo y la Esfinge, pero le plasma como un bello joven desnudo y de perfil, razonando la solución del enigma con el monstruo, que tiene los restos de sus víctimas debajo.

 

ANTÍGONA, EL DEBER Y LA FAMILIA

Antígona, hija de Yocasta y Edipo, fue la hija fiel y leal, que acompañó a Edipo ciego durante el destierro hasta su muerte en Ática.

Al morir su padre volvió a Tebas, donde le aguardaba un cruel destino. Durante la guerra de los Siete Jefes sus hermanos, Eteocles y Polinices, luchaban en bandos contrarios y se mataron el uno al otro.

El rey Creonte, tío de los jóvenes, decretó solemnes exequias para Eteocles, pero prohibió que se diese sepultura a Polinices, que había llamado a los extranjeros contra su patria.

Antígona se negó a cumplir esta orden, considerando un deber sagrado, impuesto por los dioses y las leyes no escritas, dar sepultura a los muertos y especialmente a los parientes próximos.

Infringió la orden de Creonte al verter sobre el cadáver de Polinices un puñado de polvo, gesto ritual que basta para cumplir con una obligación religiosa.

Por este acto piadoso fue condenada a muerte y encerrada viva en la tumba de su familia. Se ahorcó en su prisión y Hemón, su prometido, hijo de Creonte, se suicidó sobre su cadáver.

Antígona representa la lealtad a su padre, el amor a la familia y el cumplimiento del deber por encima de cualquier nefasta consecuencia.

Jalabert. Edipo y Antígona abandonan Tebas - Click para agrandar

JALABERT. EDIPO Y ANTÍGONA ABANDONAN TEBAS. 1842.

MUSEO DE BELLAS ARTES, ROUEN (FRANCIA)

 

BIBLIOGRAFÍA

Grimal, Pierre. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos

Fotografías tomadas de wikipedia

maitearte.wordpress.com

 

 

Descargar el pdf o leer en línea aquí

Anuncios

TESEO, EL HÉROE ATENIENSE

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

TESEO

 

Heracles es el héroe dorio que tiene por escenario el Peloponeso, mientras que Teseo es el héroe del Ática.

Teseo es el más famoso de los reyes legendarios de Atenas y pertenece a una generación anterior a la Guerra de Troya, en la que participaron sus dos hijos con Fedra: Acamante y Demofonte.

Es más joven que Heracles, aunque algunas tradiciones asocian a los dos héroes con Jasón y los Argonautas en busca del vellocino de oro y en la Guerra contra las Amazonas.

La tradición presenta a Teseo como hijo de Egeo y Etra.

Egeo no lograba tener hijos y fue a consultar al oráculo de Delfos, donde obtuvo una respuesta oscura, que le prohibía desatar el odre de vino antes llegar a Atenas.

No entendió el significado y fue a consultar al rey Piteo, uno de los hijos de Pélope, quien si lo comprendió y se las ingenió para embriagar a Egeo. Esa noche puso a su lado a su hija Etra. Egeo se unió a ella y así fue engendrado Teseo.

Pero también se decía que era hijo de Poseidón porque, la misma noche que Egeo se unió a Etra, ella había sido violada por Posidón. Así nació Teseo, creyendo Egeo que era hijo suyo.

Egeo, temiendo a sus sobrinos, no quiso llevarse el niño a Atenas.

Al partir, ocultó su espada y sus sandalias detrás de una gran roca y le confió el secreto a Etra, recomendándole que no se lo confiase al niño que iba a nacer hasta que fuera lo suficientemente fuerte para mover la roca por si solo y coger los objetos.

A los 16 años, el joven había alcanzado tal vigor que Etra le reveló el secreto de su nacimiento y le condujo hasta la roca, donde Egeo había ocultado su espada y sus sandalias.

Teseo movió la roca, cogió los objetos y calzado con esas sandalias y empuñando la espada partió en secreto hacia Atenas en busca de su padre, Egeo.

Teseo encuentra la espada de su padre - Poussin - c1638 - Click para agrandar

Foto 1. POUSSIN. TESEO ENCUENTRA LA ESPADA DE SU PADRE, EGEO. 1638

Clasicismo. 98 cm × 134 cm. Museo Condé, Chantilly (Oise), Francia

 

En la pintura de Poussin el arco de medio punto y la bóveda de casetones son arquitecturas tomadas de Roma.

En Atenas, Egeo estaba bajo el dominio de Medea, la hechicera, porque ella le aseguró que podía curarle su esterilidad.

Cuando Teseo llegó para conocer a su padre, Medea intentó provocar su muerte, haciendo que luchara contra el toro de Creta, que algunos decían que era el animal que raptó a Europa a petición de Zeus, en lugar de transformarse el dios en toro.

En este episodio Teseo utilizó la espada de Egeo y el rey al verla le reconoció oficialmente como su hijo.

La leyenda del toro de Creta hay que relacionarla con el rey Minos, que se negó a ayudar a Heracles en la captura del toro, pero el héroe consiguió apresarle vivo y regresar a Grecia.

Le llevó a Micenas y se le ofreció a Hera, pero la diosa le rechazó y el toro fue liberado. Finalmente, Teseo le mató en la llanura de Maratón y se le sacrificó a Apolo.

Kylix Aisón Teseo (M.A.N. Madrid) - Click para alargar

Foto 2. Detalle en parte posterior del Kylix Aison Teseo.

Museo Arqueológico Nacional. Madrid.

Relacionado con fotos 7 y 8

Kylix Aisón Teseo (M.A.N. Madrid) - Click para alargar

Foto 3. TESEO Y EL TORO DE CRETA. Kylix o Copa Aison . c 430 a. C.

Museo Arqueológico Nacional, Madrid

Relacionado con fotos 7 y 8

 

En otra versión, cuando el joven llegó a Atenas, Medea en seguida supo quién era y persuadió a Egeo para que le invitara a un banquete para poder envenenarle.

Durante la comida, Teseo sacó la espada de su padre para partir la carne y Egeo reconoció oficialmente a su hijo ante todos los ciudadanos.

Medea por su traición fue repudiada y desterrada por Egeo.

Teseo, al ser reconocido oficialmente por su padre, tuvo que luchar contra sus primos, los 50 hijos de Palante, que se amotinaron e intentaron apoderarse del trono por la fuerza.

Teseo para demostrar su valor y que era digno higo de Egeo, se integró voluntariamente en el grupo de jóvenes atenienses, que debían ser entregados al Minotauro.

Cuando el héroe llegó a Creta, Ariadna, hija de Minos y Pasífae, quiso salvar a Teseo que había venido desde Atenas a combatir contra el monstruo.

Según Plutarco, al regresar a Atenas, Teseo se olvidó de cambiar las velas negras, símbolo de fracaso, por las velas blancas del éxito que le había entregado su padre.

Egeo, al ver llegar las naves con las velas negras creyó muerto a su hijo y se arrojó al mar, que desde entonces tomó su nombre, Mar Egeo, entre Atenas y Esmirna.

 

ARIADNA

La princesa Ariadna, hija de Minos y Pasífae, quiso salvar a Teseo de una muerte segura a manos del Minotauro.

Enamorada del héroe, Ariadna pidió ayuda al astuto Dédalo, quien le aconsejó que le diese un ovillo de hilo que le permitiría desenrollarlo a medida que avanzase y volver luego sobre sus pasos para salir del Laberinto.

Ariadna traicionó a su familia ayudando a Teseo, pero fijó la condición de que se casara con ella y la sacara de Creta.

Teseo, tras matar al Minotauro, hundió los navíos cretenses para que no pudieran perseguirles y su nave zarpó con Ariadna y los demás atenienses que se habían salvado del monstruo.

Teseo hizo una escala para descansar en la isla de Naxos. Ariadna se tumbó y se durmió y el joven la abandonó allí.

Poco después, el dios Dioniso pasó por la isla de Naxos y se enamoró de la bellísima Ariadna, convirtiéndola en su esposa. Su regalo de boda fue hermosa diadema de oro fabricada por Hefesto.

 

TALLER ROMANO. ARIADNA DORMIDA

150 – 175. Mármol blanco, 99 x 238 cm. Museo del Prado, Madrid.

En la pintura de Velázquez, que representa una vista del jardín de la Villa Médicis en Roma, se identifica en la logia la estatua de una figura yacente apenas esbozada por el artista.

Esa escultura en 1787 pasó a Florencia, primero al Palazzo Pitti, y posteriormente al Museo Arqueológico.

Había otras dos réplicas de tamaño mayor que el natural, en Roma:

  • Una en el Vaticano y
  • La otra en la Colección de la reina Cristina de Suecia. Ésta última fue enviada en 1724 a España e ingresó en 1830 en el Museo del Prado.

La figura femenina duerme al aire libre sobre un lecho liso de roca y viste una tela fina rica en pliegues, que es sostenida con un nudo sobre el hombro derecho. Además del brazalete, calza sandalias.

Su cabeza descansa con los ojos cerrados sobre el dorso de la mano izquierda; mientras el brazo derecho está flexionado y reposa sobre la cabeza, postura frecuente en la Antigüedad.

Su cabello, con raya en medio, cae libre sobre la espalda y está ceñida por una cinta, anudada en la parte posterior de la cabeza, lo que nos lleva a pensar también en una bacante.

La figura dormida puede indicar una ménade exhausta después de la danza orgiástica del culto a Dioniso o a Ariadna, abandonada por Teseo mientras dormía.

En el siglo XVII, la escultura fue restaurada en el taller de Bernini.

ARIADNA - TALLER ROMANO - Click para agrandar

Foto 4. TALLER ROMANO. 150 – 175. Mármol blanco, 99 x 238 cm

ARIADNA DORMIDA. MUSEO DEL PRADO, MADRID

 

CICLO CRETENSE: MINOS, REY DE CRETA

Minos es un rey de Creta que vivió tres generaciones antes de la Guerra de Troya.

Fue criado por Asterio o Asterión, rey de Creta, pero es considerado hijo de Zeus y Europa.

Su hermano es Radamantis, uno de los personajes vitales vinculados al Inframundo, al igual que el propio Minos.

A la muerte de Asterión o Asterio, Minos reinó solo en Creta, pero sus hermanos se opusieron. Minos dijo que era el elegido de los dioses para ser rey y que le concederían lo que pidiese.

Ofreció un sacrificio a Posidón y rogó al dios que hiciese salir del mar un toro y que le sacrificaría en su honor.

Posidón envió el toro y así Minos obtuvo el poder como rey de Creta, pero el animal era tan magnífico que Minos quiso conservarle para mantener su raza y le envió a sus rebaños, sacrificando otro animal al dios.

Posidón se vengó volviendo al animal furioso, hasta el punto de convertirse en uno de los trabajos de Hércules, el toro de Creta.

El rey Minos gobernó con justicia y bondad, proporcionando excelentes leyes a Creta, que se consideraban inspiradas directamente por Zeus, su padre.

Minos se casó con Pasífae, hija del Sol (Helio) y tuvieron varios hijos, entre ellos Ariadna y Fedra.

Pasífae, esposa de Minos, era hija de Helios y hermana de Circe.

Se le atribuían a Pasífae un temperamento celoso y artes de hechicería, semejantes a su hermana Circe y a su sobrina Medea.

Para impedir que Minos se uniese a otras mujeres le envió una maldición, de este modo las mujeres amadas por Minos morían devoradas por serpientes que salían de su cuerpo.

Minos consiguió que Procris le curara de esta maldición.

 

CÉFALO Y PROCRIS – LOS CELOS

Céfalo, pertenecía a la estirpe de Decaulión, por la rama materna y la paterna.

El primer mito relacionado con Céfalo es su rapto por Eos, la Aurora, que estaba enamorada de él, le trasladó a Siria y le dio un hijo, Faetón, que es más conocido por la tradición que le designa como hijo de Helio (dios del Sol).

Céfalo regresó a Atenas y se casó con Procris, hija del rey de Atenas, Erecteo.

Pteleón quería seducir a Procris y le regaló una corona de oro. La joven cayó en la tentación y fue infiel a su marido.

Cuando Céfalo descubrió la infidelidad, Procris huyó a la corte de Minos, rey de Creta.

Minos se enamoró de Procris e intentó seducirla, pero su esposa Pasifae le había mandado una maldición y cuando se unía a otra mujer salían de su cuerpo serpientes y escorpiones que mataban a la amante.

Para liberarle de este encantamiento, Procris le dio una hierba a Minos que había recibido de la maga Circe.

En compensación, Procris le pidió a Minos dos regalos:

  1. El perro que nunca dejaba escapar la pieza que perseguía.
  2. La jabalina que jamás erraba el blanco.

Posteriormente, temiendo los celos de Pasifae, Procris regresó a Atenas, donde se reconcilió con su marido, Céfalo, y le entregó los regalos que había recibido de Minos.

En otras versiones se narra que el propio Céfalo, disfrazado, ofreció valiosos regalos a su esposa para comprobar si le era fiel. La mujer se resistió mucho tiempo, pero al final sucumbió y entonces Céfalo se dio a conocer.

Avergonzada e indignada Procris huyó al monte, donde Céfiro, acosado por los remordimientos fue a buscarla y se reconciliaron, tras reconocer ambos sus errores.

La pareja vivió muy feliz hasta que Procris sintió celos de su marido, porque se marchaba con mucha frecuencia de caza y las ninfas podían tentarle.

Celosa, decidió seguir a su marido en la cacería. Céfalo oyó moverse un matorral y lanzó la jabalina que nunca erraba el blanco. Procris cayó mortalmente herida, pero antes de expiar comprendió su gran error, Céfiro siempre le fue fiel y la brisa que invocaba en las cacerías sólo era el viento.

Acusado de homicidio, Céfalo fue condenado al destierro, y se unió a Anfitrión es una expedición. Conseguida la victoria se dio a la isla el nombre de Cefalonia, en honor de Céfalo.

Céfalo quería tener hijos y consultó a un oráculo, que le respondió que se uniera al primer ser femenino que encontrase.

Encontró una osa y siguiendo el oráculo se unió a ella. Al instante el animal se transformó en una hermosa joven que le dio un hijo, Arcisio.

Verones - Cefalo y Procris c.1580 - Click para agrandar

Foto 5. Paolo Veronés.  Muerte de Procris. c. 1580. Óleo sobre lienzo

 

DÉDALO, EL LEONARDO GRIEGO

Dédalo era un ateniense perteneciente a la familia real que tiene su origen en Cécrope.

Es el prototipo de artista universal, a la vez arquitecto, escultor e inventor, lo que denominaríamos un humanista en el Renacimiento.

Dédalo trabajaba en Atenas y su inteligente sobrino Talo era su discípulo. Un día el joven, inspirándose en la mandíbula de una serpiente, inventó la sierra y su tío celoso le precipitó desde lo alto de la Acrópolis.

El crimen fue descubierto y el artista desterrado. Dédalo huyó a la corte del rey Minos en Creta, llegando a ser su arquitecto y su escultor habitual.

 

PASÍFAE Y EL MINOTAURO

Según una leyenda Afrodita inspiró a Pasifae, hija de Helio, una irresistible pasión por un toro porque Helio (Sol) le había revelado a Hefesto sus amores con Ares.

Según otra leyenda, fue Posidón, como castigo al rey Minos, quien inspiró esa pasión.

Minos, al reclamar el trono de Creta, prometió ofrecer a Posidón el admirable toro que salió del mar, pero su codicia le hizo sustituirle por otro inferior.

Como castigo el dios volvió furioso al toro y además inspiró a Pasífae una pasión irresistible por ese animal.

Para satisfacer sus pretensiones, Pasífae habló con el ingenioso Dédalo, quien le fabricó una vaca de madera tan perfecta que consiguió engañar al animal.

Pasifae se ocultó en el interior de la vaca y de su unión nació el Minotauro, que es un monstruo que tenía cabeza de hombre y cuerpo de toro.

Minos, asustado y avergonzado de los amores contra natura de su esposa, mandó construir a Dédalo un inmenso palacio (El Laberinto), como residencia del Minotauro, formado por tal cantidad de salas y corredores que sólo Dédalo era capaz de salir de él.

A consecuencia de la muerte de Androgeo, hijo de Minos, el rey exigió a Atenas un tributo pagadero cada 9 años, de 7 jóvenes y 7 doncellas para ser entregados al Minotauro en el Laberinto.

Androgeo, hijo de Minos y Pasifae, venció en todos los juegos atléticos organizados por Egeo en Atenas. A partir de esas hazañas Egeo le mandó a luchar con el toro que asolaba el país en Maratón y el joven murió.

Recordemos que en la civilización cretense el culto al toro jugaba un papel primordial.

 

ÍCARO Y DÉDALO

Ariadna, hija de Minos y Pasífae, quiso salvar a Teseo que había venido desde Atenas a combatir contra el monstruo.

Enamorada de Teseo, Ariadna pidió ayuda a Dédalo quien, con gran astucia, le aconsejó que le diese un ovillo de hilo que le permitiría desenrollarlo a medida que avanzase y volver luego sobre sus pasos.

Minos, al conocer el éxito de Teseo, gracias a la astucia del genio, encarceló en el Laberinto a Dédalo y a su hijo Ícaro, nacido de su relación con la esclava Náucrate.

El inventor fabricó unas alas para sí y otras para su hijo. Las pegó con cera y los dos huyeron volando. Dédalo llegó a Sicilia donde erigió numerosos edificios.

Antes de partir, Dédalo le recomendó a Ícaro que no volase demasiado alto, ni demasiado bajo.

El joven, osado y orgulloso, no atendió los consejos de su padre. Se acercó tanto al Sol que la cera se derritió y el joven se precipitó al mar, que desde entonces se llamó mar de Icaria, porque bordea una de las islas del norte del Egeo llamada Ikaria.

La caída de Ícaro - Click para alargar

Foto 6. GOWY, JACOB PEETER. LA CAÍDA DE ÍCARO. 1636 – 1638.

Óleo sobre lienzo, 195 x 180 cm. Museo del Prado, Madrid

 

ICONOGRAFÍA DE TESEO

Se le representa desnudo, aunque ocasionalmente viste túnica corta con sandalias. Empuña una maza como Hércules.

En la iconografía más frecuente de Teseo se le representa luchando contra el Minotauro o venciéndole, ensalzando la importancia del ovillo de Ariadna para salir del Laberinto.

En cambio, en el fondo del kylix Aison del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, está pintada una escena de figuras rojas con Teseo venciendo al Minotauro en presencia de la diosa Atenea, que aparece como mentora de la hazaña, quedando así desplazada la figura de Ariadna.

El kylix es un tipo de cerámica que se utilizaba como copa de vino y a medida que se va consumiendo permite ver la pintura del fondo.

En Roma, el héroe aparece en los frescos pompeyanos.

TESEO Y EL MINOTAURO. M.A.N. - Detalle

Foto 7. Detalle interior del kylix Aison representada en la foto siguiente y anteriormente en las fotos 2 y 3

TESEO Y EL MINOTAURO. MAN - Click para agrandar

 

Foto 8. CERÁMICA GRIEGA. COPA DE AISON. 420 a.C. MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL, MADRID

Interior de la copa a la que corresponden los detalles de la foto anterior y las fotos 2 y 3

 

Antonio Canova, Teseo y el Minotauro,1782 - Victoria y Alberto Museo - Click para agrandar

Fotos 9 y 10.  ANTONIO CANOVA. TESEO Y EL MINOTAURO, 1782

Museo Victoria y Alberto, Londres

 

Antonio Canova, Teseo y el Minotauro,1782 - Victoria y Alberto Museo - Click para agrandar

 

TESEO Y PROCUSTRES

Teseo, tuvo que superar varias pruebas que recuerdan a los trabajos de Heracles.

Procustres es el sobrenombre de un bandido que vivía en el camino entre Mégara y Atenas.

Poseía dos lechos, uno corto y otro largo, y obligaba a los viajeros a tenderse en ellos. A los altos en el lecho pequeño, cortándoles los pies para adaptarlos a la cama. A los de baja estatura en el largo, estirando violentamente de ellos para alargarlos.

Teseo mató a Procustres para liberar a todos los viajeros. Este hecho aparece también en el kylix Aison del MAN de España.

 

TESEO Y LAS AMAZONAS

La Amazonomaquia, representada en las metopas del Partenón, fue la guerra entre los habitantes del Ática y las Amazonas que habían invadido el país. Una versión dice que Teseo fue al reino de las Amazonas, para raptar a la bella Antíope. La joven subió a su nave y él zarpó a traición.

Las Amazonas se dirigieron a Atenas, se apoderaron del Ática y establecieron su campamento en la ciudad, obteniendo un éxito momentáneo, hasta que los atenienses les obligaron a firmar la paz.

En otra versión, se dice que las Amazonas no atacaron el Ática para rescatar a Antíope, sino porque Teseo la había repudiado para casarse con Fedra, a pesar de que la amazona le había dado un hijo a Teseo, Hipólito.

Una tercera versión, cuenta que Antíope lucho contra sus hermanas, las Amazonas por su amor hacia Teseo que siempre le fue fiel.

Cuando Antíope murió, Teseo se casó con Fedra.

 

TESEO Y FEDRA, HERMANA DE ARIADNA

Fedra era hija de los reyes de Creta, Minos y Pasífae, y hermana de Ariadna y Decaulión.

Durante su matrimonio con Teseo tuvieron dos hijos:

  • Acamante y Demofonte

Pero Fedra no pudo resistirse al embrujo del amor y se enamoró de Hipólito, el hijo de Teseo y la amazona.

Hipólito detestaba a las mujeres y rechazó los favores de su madrastra, pero ante el temor de que el joven contase a su padre sus insinuaciones, acusó a Hipólito de haber intentado violentarla.

Ante tan doloroso suceso, Teseo pidió a Poseidón que hiciese morir a su hijo y al poco tiempo sus caballos le arrastraron y mataron.

Fedra se ahorcó por remordimiento y desesperación y Eurípides trató esta tragedia en su obra “Fedra”.

 

HIPÓLITO, HIJO DE TESEO

Teseo tuvo un hijo con la amazona al que puso por nombre Hipólito.

El nombre de la amazona varía según las versiones. Una dice que fue Melanipa, otra Antíope y una tercera Hipólita.

De su madre había heredado la pasión por la caza y la veneración por Ártemis (Diana).

En cambio no valoraba a Afrodita. Por lo que la diosa del amor se vengó de su desprecio, suscitando en Fedra, segunda esposa de Teseo, una gran pasión por su joven y hermoso hijastro.

Fedra intentó conseguir el amor de Hipólito, pero éste la rechazó.

Ante este hecho, Fedra temió que el joven contase a su padre el hecho, por lo que rasgó su vestido y rompió la puerta de su habitación, afirmando que había intentado violarla.

En la Biblia tenemos el mimo hecho con José y la mujer de Putifar.

Teseo, presa de la cólera, y no queriendo matar a su hijo con sus manos, recurrió a Posidón que le había prometido 3 deseos.

Posidón accedió a sus deseos y envió un monstruo marino que salió de las olas del mar, cuando Hipólito conducía su carro por la orilla. Los caballos se asustaron y causaron la muerte del joven.

Cuando Fedra supo que había causado la muerte de su amado se ahorcó.

Otra versión cuenta que, por los ruegos de Artemisa, Asclepio resucitó al joven.

 

TESEO, REY DE ATENAS

Tras la muerte de su padre, Egeo, y después de desembarazarse de sus primos, Teseo se convirtió en rey de Atenas.

Teseo instituyó:

  1. La fiesta de las Panateneas, símbolo de la unidad del Ática
  2. La democracia

A los 50 años, Teseo quiso conquistar a la bellísima Helena y su amigo Pirítoo a Perséfone.

Los dos amigos raptaron a la joven Helena cuando estaba realizando una danza ritual en el templo de Ártemis, pero como todavía no estaba en edad de casarse la dejó al cuidado de su madre, Etra.

Seguidamente, partieron a buscar a Perséfone.

Durante su ausencia, Cástor y Pólux, hermanos de Helena, invadieron el Ática, recuperaron a Helena y se llevaron a Etra cautiva, instalando en el trono de Atenas a Menesteo, biznieto de Erecteo.

 

PIRÍTOO E HIPODAMIA, LA CENTAUROMAQUIA

Pirítoo es un héroe de raza lapita, vinculado al ciclo de Teseo.

En la Ilíada se le presenta como hijo de Zeus y Día, aunque otra versión le presenta como hijo de Día e Ixión.

Entre las principales hazañas de Pirítoo se encuentran:

  • La participación en la cacería de Calidón junto a Meleagro,
  • Su amistad con Teseo,
  • El descenso al Reino de Hades,
  • Su matrimonio con Hipodamia,
  • La batalla con los Centauros.

En la Ilíada aparece como el vencedor de los centauros, episodio que más tarde se relaciona con su matrimonio con Hipodamia.

En el banquete nupcial de Hipodamia y Pirítoo, se invita a los centauros, que tienen torso y brazos de hombre pero las cuatro patas de un caballo.

Los centauros representan la parte más pasional e irracional de los hombres. Además bebieron demasiado vino en la boda y quisieron violar a Hipodamia y raptar a las mujeres de los lapitas.

 

Canova - Teseo y el Centauro - Museo de Viena - Click para agrandar

Foto 11. CANOVA. TESEO Y EL CENTAURO. 1805 – 1819. KUNSTHISTORISCHES MUSEUM DE VIENA

 

De este modo se inició una terrible lucha entre lapitas y centauros. Teseo ayudó al pueblo de los lapitas y vencieron en la contienda.

La centauromaquia es una metáfora de la lucha entre la naturaleza animal y la naturaleza racional del hombre y queda reflejada en las metopas del Partenón.

El escultor Canova hará un magnífico conjunto escultórico que plasme la lucha entre Teseo y un centauro.

Minerva y el centauro de Sandro Botticelli plasman el contraste entre la belleza racional y la fealdad animal del ser humano.

 

PIRÍTOO Y PERSÉFONE

Teseo y Pirítoo eran dos héroes unidos por una entrañable amistad.

Ambos habían jurado casarse con una hija de Zeus. De este modo Pirítoo ayudó a Teseo a raptar a la jovencísima Helena y Teseo acompaño al Inframundo a Pirítoo para raptar a la bellísima Perséfone, esposa de Hades e hija de Zeus y Deméter.

Los dos amigos consiguieron entrar en el Inframundo, pero les resultó imposible salir, quedando allí prisioneros hasta que Heracles fue en busca del Can Cerbero.

Heracles consiguió llevarse a Teseo al mundo de los vivos, pero cuando intentó liberar a Pirítoo la tierra tembló y comprendió que se negaban a soltar al culpable de intentar raptar a Perséfone.

 

BIBLIOGRAFÍA

Grimal, Pierre. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos

museodelprado.es

Fotografías: es.wikipedia.org

maitearte.wordpress.com

RECONOCIMIENTOS DE FOTOS

  • Foto 2 – TESEO Y EL TORO DE CRETA. Detalle de la copa Aison . C 430 a. C.Museo Arqueológico Nacional, Madrid

WIKIMEDIA. Tomado por Luis García ( Zaqarbal ) el 3 de diciembre de 2008. Publicado bajo las licencias GFDL &Cc-by-sa-3.0,2.5,2.0,1.0.

  • Foto 9 – ANTONIO CANOVA. TESEO Y EL MINOTAURO, 1782. Museo Victoria y Alberto, Londres.

WIKIMEDIA. Trabajo propio, Yair Haklai. 21 August 2009

  • Foto 10 – ANTONIO CANOVA. TESEO Y EL MINOTAURO, 1782. Museo Victoria y Alberto, Londres.

WIKIMEDIA. Trabajo propio, sailko. 18 de febrero de 2011, 13:05:50

 

 

 

Descargar el pdf o leer en línea aquí

 


Perseo

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

 

PERSEO

 

DÁNAE Y PERSEO

ACRISIO

Acrisio, rey de Argos, y su esposa Eurídice tenían una hija, Dánae. El rey deseaba un hijo varón y fue a consultar al oráculo, el cual predijo de la joven tendría un hijo y que su nieto le mataría.

Para impedir que se cumpliera el oráculo, Acrisio mandó construir una cámara subterránea de bronce, en la que encerró a Dánae, para impedir que sedujeran a la hermosa joven.

Para Zeus, ante la belleza de Dánae, no había impedimentos y entró en la cámara de bronce en forma de lluvia de oro a través de una grieta en el techo.

Cuando Acrisio se enteró que su hija había sido seducida por Zeus, encerró a la bella joven y a su nieto en un cofre que arrojó al mar.

El niño se llamaba Perseo y estaba destinado a realizar grandes gestas, siendo uno de los héroes de la Mitología griega.

Después de múltiples aventuras, cuando Perseo volvió a Argos quiso conocer a su abuelo, pero Acrisio, temeroso de que se cumpliese el oráculo se marchó a Larisa en Tesalia.

El rey de Larisa celebraba unos juegos en honor de su padre y Perseo compitió en ellos. Cuando Perseo lanzó el disco se levantó un viento huracanado, el proyectil se desvió y dio a Acrisio en la cabeza matándole.

Perseo comprendió que, a pesar de todos los esfuerzos que hagamos, el destino siempre se cumple. Dio sepultura a Acrisio y volvió a Argos.

DÁNAE

Perseo es hijo de Zeus y Dánae, hija de Acrisio, rey de Argos.

El  oráculo le respondió a Acrisio que su hija Dánae tendría un hijo que sería el causante de su muerte. Éste, asustado, recluyó a su hija en una cámara subterránea de bronce. Pero Zeus, transformado en lluvia de oro, poseyó a la  bellísima joven.

 

Tiziano. Danae. (Hermitage Version)

TIZIANO. DÁNAE.1554. ÓLEO SOBRE LIENZO. 120 CM × 187 CM MUSEO DEL HERMITAGE, SAN PETERSBURGO

TIZIANO. DANAE. MUSEO DEL PRADO

TIZIANO. DÁNAE RECIBIENDO LA LLUVIA DE ORO. 1560 – 1565. MUSEO DEL PRADO, MADRID

Rembrandt- Danae

REMBRANDT. DÁNAE. 1636. ÓLEO SOBRE LIENZO. 185 × 203 MUSEO DEL HERMITAGE, SAN PETERSBURGO

 

Este mito simboliza la omnipotencia del oro y del dinero, que logran abrir las puertas más férreamente cerradas.

Después del nacimiento del niño, Acrisio dio muerte a la sirvienta, como castigo por permitir la seducción, e hizo arrojar al mar a su hija y a su nieto encerrados en un cofre de madera.

Bajo la protección de Zeus, consiguieron llegar a la isla de Sérifos, donde fueron recogidos y cuidados por Dictis, el pescador, hermano del tirano Polidectes.

Perseo creció con fuerza, valor y belleza, velando por su madre, Dánae.

El tirano Polidectes se enamoró de Dánae y, para alejar al joven Perseo, le ordenó que fuese en busca de la cabeza de Medusa.

En la versión más conocida se narra que un día Polidectes invitó a Perseo a un banquete y en el transcurso de la comida preguntó que regalo pensaban ofrecerle.

Perseo respondió que traería la cabeza de Gorgona. Al día siguiente todos los príncipes trajeron el caballo ofrecido, pero Perseo se presentó con las manos vacías y Polidectes le envío a cumplir su palabra.

Durante su ausencia, el tirano intento forzar a Dánae y, a su vuelta, Perseo le transformó en piedra por medio de la cabeza de Medusa,entregando a Dictis el trono de la isla.

Finalmente, Dánae y Perseo regresaron a su tierra, Argos.

 

MEDUSA

Había tres Gorgonas, llamadas Esteno, Euríale y Medusa.

Las tres eran hijas de dos divinidades marinas, Forcis y Ceto.

Las dos primeras eran inmortales y sólo Medusa era mortal.

Generalmente se da el nombre de Gorgona a Medusa, considerada como la Gorgona por excelencia.

Estos tres monstruos habitaban en el Occidente extremo, no lejos del país de las Hespérides.

La leyenda de Medusa sufre una evolución. En un primer momento, Medusa es un monstruo, una de las divinidades preolímpicas.

Después se consideró víctima de una metamorfosis.

Gorgona era una bella doncella, que se había atrevido a rivalizar en hermosura con la diosa Atenea, siendo su mayor orgullo su espléndida cabellera.

Atenea la castigó por su osadía y convirtió sus cabellos en serpientes.

Las Gorgonas eran monstruos con las siguientes características:

  • Colmillos de jabalí,

  • Cabeza rodeada de serpientes,

  • Manos de bronce,

  • Alas de oro, con las que podían volar,

  • Su mirada penetrante que quien la sufría se convertía en piedra.

  • Causaban horror a mortales e inmortales.

  • Sólo Poseidón no temió unirse con Medusa, que quedó embarazada.

 

PERSEO Y MEDUSA

Hermes y Atenea, hermanos de Perseo, acudieron en su ayuda y le proporcionaron los medios necesarios para cumplir su imprudente promesa.

Le entregaron todo lo necesario para salir victorioso:

  • Las sandalias aladas para volar, que le entregó Hermes,

  • Un zurrón para guardar la cabeza de Medusa,

  • El casco de Hades, que volvía invisible a quien se lo ponía.

  • Una hoz con gran filo para conseguir la cabeza de Medusa.

Perseo se elevó en el aire con las sandalias aladas que le permitían volar y con el escudo pulido como un espejo se protegió de la terrible mirada. En otras versiones se narra que es la diosa Atenea quien sujeta el escudo.

Finalmente, para mayor seguridad, le cortó la cabeza a Medusa mientras dormía, surgiendo de su cuello cercenado Pegaso, el caballo alado, y un gigante.

Perseo guardó la cabeza de Medusa en el zurrón y emprendió el regreso. Las otras dos Gorgonas le persiguieron, pero el yelmo de Hades le hizo invisible.

Atenea se sirvió de la cabeza de Medusa, colocándola en su escudo o en el centro de su égida. De este modo sus enemigos quedaban petrificados al ver a la diosa.

Perseo recogió también la sangre de Medusa porque tenía propiedades mágicas. La de la vena izquierda era un veneno mortal, pero la de la derecha era un remedio capaz de resucitar a los muertos. (Asclepio)

En el Renacimiento, Benvenuto Cellini asimila la figura de Cosme de Medicis a un Perseo salvador que exhibe triunfante su trofeo sobre un pedestal.

La cabeza de Medusa se convirtió a la vez en un tema iconográfico, resaltando su función aterradora, mitigada con el tiempo hasta convertirse en un mero elemento decorativo en los mosaicos romanos.

El siglo XIX vio en la belleza atormentada de Medusa una imagen del alma de los artistas.

CARAVAGGIO. CABEZA DE MEDUSA

1597. Óleo sobre lienzo. 60 cm × 55 cm

Galería Uffizi, Florencia.

Caravaggio no representa el momento de la muerte de Medusa, sino la cabeza recién cortada con la boca abierta como señal de terror con la sangre brotando.

Caravaggio mezcla en el cuadro dos distintos aspectos del mito:

  • La imagen de Medusa reflejada en el escudo de Perseo y

  • La cabeza del monstruo utilizada por Atenea para aterrorizar los enemigos.

 

2018-09-14-Florencia-2018-Los-Uffizi-204-REC

CARAVAGGIO. CABEZA DE MEDUSA

1597. Galería Uffizi, Florencia

 

BENVENUTO CELLINI.PERSEO

Bronce. 1545-1554. Plaza de la Señoría, Florencia

3,20 m (5,20 m con el pedestal)

Perseo con la cabeza de Medusa, también denominada el Perseo de Cellini, es una escultura realizada en bronce por Benvenuto Cellini. Es considerada una de las obras cumbre de la escultura manierista italiana y una de las estatuas más famosas de la Piazza della Signoria en Florencia.

Desde el primer momento, el artista sabía cuál iba a ser el emplazamiento de su estatua. El propio artista describió la fundición de Perseo del siguiente modo en su autobiografía:

presa de intensa fiebre y de las llamas del taller, azotando un vendaval de lluvia el molde y el horno, cuajado el bronce por súbito enfriamiento, asustados y despavoridos los presentes, reanimando el semimoribundo escultor el fuego con troncos de leña y mejorando el metal en fusión con toda su vajilla de estaño y, como dice Marco, entre la fiebre, el delirio, el incendio y el vendaval que arrecian en aquella tremenda noche de locura artística de un genio, se oye un trueno formidable, a la vez que deslumbra la escena un relámpago cegador, como génesis de una estatua… Perseo quedó hecho”.

La escultura está formada por dos cuerpos humanos: un hombre de pie sobre un cuerpo femenino sin cabeza.

El hombre se presenta desnudo, tiene el cabello rizado y corto. Lleva un casco con alas sobre la cabeza.

Su cabeza se dirige hacia al suelo, de modo que el espectador situado ante ella puede observar su rostro.

Su mano derecha sostiene una espada larga con la que se ha producido la decapitación, mientras que la mano izquierda porta triunfante en lo alto la cabeza de Medusa que derrama sangre por el cuello, y de cuya sangre surgirá Pegaso.

El cuerpo femenino, se encuentra desnudo y tumbado con una posición contorsionada. Su ropa se encuentra debajo, entre su cuerpo y una superficie plana. De su torso también mana sangre.

En la nuca de la escultura se puede observar un autorretrato de Benvenuto Cellini.

El casco forma las cejas, la nariz y la forma de la cara, mientras que el cabello de la nuca de Perseo es la barba de Cellini.

El rostro de Medusa fue construido a partir del modelo del rostro de uno de los aprendices del autor, hecho que aclara en su autobiografía de esta manera:

“Entre mis aprendices había uno muy hermoso, hijo de una meretriz. Me servía de aquel muchacho para copiarlo, porque no tenemos otros libros que nos enseñen el arte, sino la naturaleza

Al contrario que su pedestal, la escultura que se observa en la actualidad es la original, que solo fue trasladada en 1998 para realizarle una profunda limpieza y restauración.

La escultura de Perseo fue encargada por Cosme I después de su toma de posesión como duque de la ciudad y fue realizada entre 1545 y 1554.

Desde antes de la restauración de los Médicis en 1512, algunos miembros de la familia habían usado el retrato para establecer vínculos históricos con el pasado que justificaran su poder presente. Cosme I repitió su imagen como forma de propaganda para que otorgaran credibilidad a su posición como gobernante.

Las obras encargadas por los Médicis hacen referencia a los mitos Antiguos. Erwin Panofsky dice que el movimiento renacentista retomó estilos y temáticas de la antigüedad.

La escultura está realizada en bronce fundido a la cera perdida, una técnica sobre la que Cellini tuvo que realizar varios bocetos preparatorios que todavía se conservan.

El escultor creó su primer boceto en tierra y fue terminado con un grosor de alrededor de un dedo y, tras ser cocido, aplicó la cera.

Los agujeros que quedaron tras haber terminado toda la capa de cera, los redujo hasta dejarles la abertura deseada a cada orificio.

Posteriormente sobre la cera colocó barro y después tres capas de tierra para fundirla. Colocó respiraderos para dejar salir la cera y un orificio en la parte superior, por donde vertió el bronce derretido.

Después repasó la pieza con un cincel para marcar los detalles. El resultado final de Perseo supone un logro de la escultura en bronce.

Se ubicó en la Loggia della Signoria de Florencia donde continua en la actualidad.

En la Piazza della Signoria se encuentran:

  • Monumento Ecuestre de Cosme I Medici (1594), obra de Giambologna.

  • Neptuno (1563-75) de Bartolomeo Ammannati.

  • Judith y Holofernes (copia) de Donatello (1455-60). Original en el Palazzo Vecchio de Florencia.

  • David (copia) de Miguel Ángel (1504). Original de Miguel Ángel en la Academia de Florencia. 

  • Hércules y Caco de Baccio Bandinelli (1533).

  • David, Judith, Perseo y Hércules son los grandes libertadores.

Reportaje fotográfico de Perseo en la Loggia della Piazza de la Signoria de Florencia con fotos tomadas en los diferentes viajes realizados a esta ciudad entre 2013 y 2018.

 

Florencia 2018 - Piazza della Signoria - Logia - Perseo de Cellini Florencia 2018 - Plaza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini Florencia 2018 - Plaza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini

Piazza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini

Florencia 2018 - Perseo de Cellini - Loggia della Signoria

Florencia 2013 - Loggia della Signoria - Perseo de Cellini

Diferentes vistas de la escultura. (Click en la imagen para ampliar)

 



Perseo B. Cellini - Parte posterior con inscripción en la banda Perseo B. Cellin - Detalle del autorretrato del autor

1- Detalle parte posterior con banda e inscripción.

2- Autorretrato del escultor en casco y nuca.

(Click en la imagen para ampliar)

 

Perseo B. Cellini. Detalle

Detalle inscripción banda posterior:

“FACIEBAT MDLIII”

Florencia 2018 - Plaza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini - Detalle

Detalle inscripción banda anterior.

FIRMA DEL AUTOR:  “BENVENVTVS CELLINVS CIVIS”

(Click en la imagen para ampliar)

 

Piazza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini - Detalle de la sandalia

1- Detalle de la sandalia de Perseo.

2- Detalle de la mano desplomada de Medusa.

Al fondo, la fachada de la Galería de los Uffizi.

(Click en la imagen para ampliar)

Piazza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini - Detalle de la mano desplomada de Medusa

 

Piazza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini - Pedestal - Mercurio y Danae Piazza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini - Mercurio

Pedestal de Perseo. Copia instalada en la restauración terminada en el año 2000

(Click en la imagen para ampliar)

 

CELLINI. PEDESTAL DE PERSEO. MUSEO DEL BARGELLO

Perseo fue encargado al gran escultor Cellini en 1545 por Cosme I, para reafirmar el poder de la familia Medici, y ser colocado en la Piazza della Signoria junto a la Judith de Donatello y al David de Miguel Ángel, todos simbolizan la valentía y la liberación.

La base original de Perseo es un alto pedestal rectangular de dos metros, creado junto con la estatua entre 1545 y 1554.

Está realizada en mármol y decorado como en la antigua Roma con guirnaldas y bucráneos.

Posee cuatro hornacinas rematadas en una venera con cuatro esculturas en bronce que representan a sus padres y a los dos hermanos que le ayudaron en su arriesgada misión para obtener la cabeza de Medusa:

  1. Zeus (Júpiter)
  2. Dánae con su hijo Perseo de niño
  3. Hermes (Mercurio)
  4. Atenea (Minerva)

En el año 2000, tras la restauración, Perseo volvió a la Loggia dei Lanzi, en la Piazza della Signoria de Florencia, pero el pedestal fue sustituido por una copia por motivos de conservación. El original se encuentra en el Museo del Bargello, Florencia.

El bajorrelieve con el tema de la liberación de Andrómeda se encuentra de forma separada en la misma sala del Bargello.

 

Zeus (Júpiter) - Pedestal de B. Cellini en el Museo del Bargello

Zeus (Júpiter)

Dánae con su hijo Perseo de niño - Pedestal de B. Cellini en el Museo del Bargello

Dánae con su hijo Perseo de niño

Hermes (Mercurio) - Pedestal de B. Cellini en el Museo del Bargello

Hermes (Mercurio)

Atenea (Minerva) - Pedestal de B. Cellini en el Museo del Bargello

Atenea (Minerva)

Pedestal original de la escultura de Perseo de B. Cellini expuesto en el Museo del Bargello.

En la Loggia della Piazza della Signoria Perseo se ubica sobre una copia del mismo.

 

TÉCNICA DE LA CERA PERDIDA

 

Creación del molde

1. La base es un modelo de cera (material maleable y fundible).

2. Este molde se forra con un material que endurezca despacio (escayola o arcilla) y que sea refractario (que resista la acción del fuego).

3. Se aplican tantas capas como sea necesario, para crear un molde hermético, de una sola pieza.

4. Se colocan soportes de acero (clavos o alambres) que se introducen en el modelo para sujetar el núcleo, que habrá de formar la parte hueca de la escultura.

5. Se abren pequeños orificios, “bebederos”, que se pueden realizar colocando canutos de papel encerado, que atraviesan el molde.

6. Por el orificio principal, en forma de embudo, se vierte el material fundido.

7. Si la escultura es pequeña, se puede verter directamente el bronce fundido.

8. Si la figura es monumental es conveniente conseguir que sea hueca, pues la cantidad de bronce puede ser excesiva, repercutiendo tanto en peso como en coste económico.

9. En el método indirecto, se hace un molde de la pieza a reproducir. Éste consta de una parte blanda, que se hace en la actualidad con silicona, antes del siglo XX se usaba la gelatina. Tiene un contra molde rígido, que puede ser de yeso o fibra de vidrio. Por medio de baños se va añadiendo la cera, hasta lograr el grosor deseado. Éste molde puede ser reutilizado para generar más originales múltiples.

 

Proceso de fundición

1. La cera se derrite y sale por los “bebederos” o por el orificio principal.

2. Ese hueco será rellenado por el bronce fundido al ser vertido por el orificio principal.

3. El proceso puede llegar a durar varios días, dependiendo tanto del tamaño de la figura como del espesor de la misma (las piezas pequeñas pueden fundirse y desmoldarse sin necesidad de núcleo).

 

Desmoldado y acabado

1. Una vez enfriado el bronce, se procede al desmoldado, que sólo puede hacerse destruyendo el material refractario (puesto que éste es de una sola pieza y no es posible abrirlo sin romperlo).

2. El artista corta los “bebederos”, lima, pule y abrillanta la superficie.

3. Los remates posteriores son tan laboriosos como los de una obra de orfebrería: añadir pátinas y diferentes colores, bien por medio de productos químicos y aplicación de calor.

4. También se añaden complementos, por ejemplo en la cultura griega, los broncistas griegos forraban los labios de sus estatuas con cobre, para que fuesen más rojizos, incrustaban pasta vítrea blanca para dientes y ojos y pasta negra para el iris, incluso se añadían las pestañas.

5. Los grandes conjuntos escultóricos de bronce eran fundidos por separado.

6. En la escultura ecuestre del emperador Marco Aurelio, el caballo y el emperador se hicieron de forma independiente, así como las armas y otros ornamentos.

 

ANTONIO CANOVA. PERSEO TRIUNFANTE

Mármol. 1800-1801. Museos Vaticanos.

La estatua representa a Perseo triunfante después de cortar la cabeza de Medusa, la única mortal de las tres Gorgonas.

El héroe lleva un sombrero alado, las sandalias aladas de Mercurio y una hoz que le regalaron para decapitar a Medusa.

La obra fue esculpida por Antonio Canova (1757-1822) en pocos meses, entre finales de 1800 y principios de 1801.

 

Perseo de Antonio Canova -Museos Vaticanos

CANOVA. PERSEO CON LA CABEZA DE MEDUSA (1800-1801). MUSEOS VATICANOS.

 

Perseo fue cedido a la nueva República Cisalpina para el nuevo Foro Bonaparte de Milán.

Más tarde, la estatua fue adquirida por el papa Pío VII y se colocó en el pedestal del Apolo del Belvedere, que había sido transportado a Francia, en época de Napoleón.

El Apolo Belvedere, que data de mediados del siglo II d.C., se considera hoy una copia del bronce realizado entre los años 330 y 320 a.C. por Leocares, uno de los artistas que trabajaron en el Mausoleo de Halicarnaso.

En esta escultura de Apolo Belvedere se inspiró Canova, para las proporciones y expresividad de su Perseo.

 

PERSEO Y ANDRÓMEDA

En su camino de regreso, Perseo pasó por Etiopía, donde consiguió liberar a la bella Andrómeda que estaba encadenada a una roca.

Andrómeda era hija de Cefeo, rey de Etiopía, y de Casiopea. Su madre pretendía ser más bella que las Nereidas. Por lo que éstas habían pedido a Posidón que vengase su amor propio y el dios envió un monstruo marino que asolaba las tierras de Cefeo.

Casiopea, al vanagloriarse de poseer una belleza superior a las Nereidas, pecó de arrogancia y soberbia, por lo que fue convertida en constelación. El ser humano siembre debe ser moderado.

El oráculo predijo que Etiopía se vería libre si Andrómeda, hija de Casiopea, era ofrecida como víctima expiatoria. Por este motivo la doncella fue encadenada a la roca. (Los hijos sufren las consecuencias de los actos de sus padres)

En su camino de regreso, tras cortar la cabeza a Medusa, Perseo pasó por Etiopía, donde encontró encadenada a Andrómeda. Se enamoró de la joven, mató al monstruo, liberó a Andrómeda y se casó con ella. Se marcharon de Etiopía y tuvieron varios hijos.

Cuando Perseo y Andrómeda llegaron a Sérifos, la situación había cambiado. Polidectes había intentado apoderarse de Dánae por la fuerza. Perseo se vengó entrando en la sala donde el tirano estaba reunido con sus amigos y los convirtió a todos en estatuas de piedra.

Después entregó el poder sobre la isla de Séfiros a su padre adoptivo Dictis, por su bondad y humanidad.

Perseo devolvió las armas mágicas a sus dioses protectores y después entregó a Atenea la cabeza de Medusa para que la colocase en el centro de su escudo.

Con este hecho el héroe siempre estaría protegido por los dioses.

Perseo es el prototipo del héroe de buenos sentimientos.

Es el héroe noble y libertador de los oprimidos.

 

GIORDANO, LUCA. Perseo y Andrómeda

(Nápoles, 1634 – Nápoles, 1705)

Perseo y Andrómeda. Óleo sobre lienzo, 223 x 107 cm

Museo del prado, Madrid

En la parte superior del lienzo, con pincelada muy deshecha, Perseo cabalga sobre Pegaso portando en su mano derecha la cabeza de Medusa.

En la parte inferior un monstruo marino enseña sus dientes dispuesto a atacar a la bella Andrómeda que está encadenada a la roca y ante el temor derrama sus lágrimas.

Cuando Perseo oiga llorar a la joven se acercará a ella para matar al monstruo y salvarla de ser sacrificada.

 

Luca Giordano. Perseo y Andrómeda

GIORDANO, LUCA. PERSEO Y ANDRÓMEDA.

MUSEO DEL PRADO, MADRID

JORDAENS Y RUBENS. PERSEO LIBERANDO A ANDRÓMEDA

1639 – 1641. Óleo sobre lienzo, 223 x 163 cm. Museo del Prado

Perseo, hijo de Zeus y Dánae, encontró a Andrómeda que había sido ofrecida como sacrificio para aplacar la ira de un monstruo marino, enviado por el dios del mar, Poseidón.

Rubens escoge el momento posterior a la victoria del héroe, cuando Perseo libera a la hermosa joven.

A los pies de Andrómeda aparece el escudo de Perseo con la cabeza de Medusa, a la que había cortado la cabeza, usándola para petrificar a sus enemigos.

La pintura recoge el momento en el que la pareja se ve por primera vez. Esta idea se acentúa con la presencia de Cupido, dios del amor, e Himeneo, dios de las ceremonias nupciales, que porta la antorcha (llama del amor conyugal).

El centro de atención es la figura de Andrómeda, cuya desnudez se acentúa por el uso de la luz que la recorta sobre un fondo oscuro, mientras Perseo va ataviado con una armadura barroca.

Esta obra es la única que hemos conservado del último encargo que Rubens recibió por parte del rey Felipe IV, en concreto para decorar el Salón nuevo del Real Alcázar.

La correspondencia entre el Cardenal-Infante don Fernando de Austria, hermano del rey y gobernador de los Países Bajos meridionales, permite documentar el encargo.

Gracias a estas cartas sabemos que Rubens no había concluido las obras en el momento de su muerte y que el artista flamenco Jacopo Jordaens se encargó de terminarla.

 

RUBENS Y JORDAENS. Perseo liberando a Andrómeda

JORDAENS, JACOB Y RUBENS, PEDRO PABLO – PERSEO LIBERANDO A ANDRÓMEDA 1639 – 1641

MUSEO DEL PRADO, MADRID

 

HIMENEO – CORTEJO NUPCIAL

Himeneo preside el cortejo nupcial. Era un joven ateniense de gran belleza, que con frecuencia era tomado por una muchacha.

Su condición era modesta, pero amaba a una joven noble de Atenas. Como no se podía casar con ella, se limitaba a seguirla desde lejos, como única satisfacción.

Un día, en el que las doncellas nobles fueron a Eleusis para ofrecer un sacrificio a Deméter, unos piratas raptaron a todas las doncellas llevándose también al hermoso Himeneo.

Después de una larga travesía, los piratas llegaron a una costa desierta y fatigados se durmieron, momento que aprovechó Himeneo para matarlos.

Dejo a las jóvenes en lugar seguro y volvió a Atenas, ofreciendo devolver a las muchachas a condición de que le concedieran la mano de su gran amor.

La proposición fue aceptada y las jóvenes volvieron con sus familias.

En memoria de esta hazaña se invoca en las bodas a Himeneo como señal de buen augurio.

 

CUPIDO REAVIVANDO LA ANTORCHA DE HIMENEO

George Rennie (Escocia, 1801 o 1802 – Londres, 22 de marzo de 1860)

Obra realizada en mármol hacia 1831.

En la actualidad se expone en el Museo de Victoria y Alberto de Londres.

En 2005 se retiró temporalmente de la exhibición durante la reorganización de las galerías de escultura del museo.

Se volvió a mostrar en el patio de esculturas junto al patio central.

 

George-rennie-statue-cupid-rekindling-the-torch-of-hymen-2008

GEORGE RENNIE. CUPIDO E HIMENEO. MUSEO DE VICTORIA Y ALBERTO, LONDRES

 

BIBLIOGRAFÍA

Grimal, Pierre. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

museodelprado.es

Información revisada y actualizada por el Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo del Prado (abril 2015).

maitearte.wordpress.com

 


 

NOTA: Queremos rendir homenaje a quien fue tan agradable compañero de viajes y con quien pasamos amenos y divertidos momentos, especialmente en esa Piazza della Signoria, de la que tanto hablamos en este documento. Seguro que desde donde esté, José Luis Narbona, seguirá viajando y disfrutando estos momentos.

 



Jasón

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

 

JASÓN

Jasón, Viaje a Florencia 2013 - Museo del Bargello. Click para abrir a tamaño original   2015-09-26 Florencia 2015 - Jason, Pietro Francavilla, 1589 - BargelloDSC_0312 - Click para abrir a tamaño original

Jasón. Viaje a Florencia 2018 - Museo del Bargello - Click para abrir a tamaño original  Jasón. Viaje a Florencia 2018 - Museo del Bargello - Click para abrir a tamaño original

Jasón. Viaje a Florencia 2018 - Museo del Bargello - Click para abrir a tamaño original

Jason, Pietro Francavilla, 1589. Bargello – Florencia

 

Las fotos anteriores han sido tomadas en los viajes culturales a Florencia en 2013, 2015 y 2018.


JASÓN, MEDEA Y LOS ARGONAUTAS

Jasón es hijo de Esón, a quien pertenecía legítimamente el trono de Yolco y pertenece a los descendientes de Eolo, dios del Viento.

Fue educado por el centauro Quirón, quien como a todos sus discípulos le enseñó Medicina.

Su padre, Esón, fue destronado por su hermanastro Pelias y Jasón, al llegar a la edad adulta, reclamó el trono a su tío.

Jasón vestía de forma extraña: se cubría con una piel de pantera, portaba una lanza en la mano y llevaba descalzo el pie izquierdo.

Con esa indumentaria se presentó ante su tío Pelias en el ágora de Yolco. Pelias sintió temor, porque un oráculo le había aconsejado que desconfiase del hombre que llevase un solo pie calzado.

Pelias, desconfiado, preguntó a Jasón qué castigo impondría a alguien que intentase conspirar contra el rey y Jasón le respondió que le enviaría a buscar el vellocino de oro.

Su respuesta se volvió contra él y Pelias a cambio del trono le pidió la piel del Vellocino de oro, el vellón del carnero alado que había transportado a Frixo y Hele por los aires para salvarlos de ser sacrificados.

Frixo y Hele cabalgaron sobre el carnero y volaron hacia Oriente. Durante el viaje, Hele cayó al mar y se ahogó, pero su hermano llegó sano a la Cólquide.

El rey de la Cólquide le acogió favorablemente y le entrego a su hija Calcíope en matrimonio.

En agradecimiento, Frixo sacrificó el carnero a Zeus y ofreció el vellocino al rey, quien se lo consagró al dios Ares

El vellocino, consagrado a Ares, estaba guardado por un dragón. Pelias pensó que Jasón no volvería nunca de esa expedición a la Cólquide.

Jasón, enviado a la conquista del Vellocino de oro o toisón de oro, solicitó ayuda a Argo, hijo de Frixo, y por consejo de Atenea, Argo construyó una nave con su nombre para él y sus compañeros, los Argonautas.

En el Argo iban personajes muy destacados como Heracles, Orfeo, los Dióscuros, y una mujer, Atalanta, etc.

Orfeo les deleitaba con su música, consiguiendo que los galeotes remaran sin esfuerzo, y además les protegió contra el canto de las sirenas.

También formaban parte de la expedición Los Dióscuros, Cástor y Pólux.

Zeus se enamoró de Leda, esposa del rey Tindáreo. La noche que Zeus se unió a ella en forma de cisne, Leda se unió también a su marido. Los gemelos que nacieron son atribuidos del siguiente modo: Cástor, Pólux y Helena a Zeus y Clitemnestra a su esposo, Tindáreo.

Atalanta fue abandonada al nacer porque su padre sólo quería varones. Una osa la amamantó hasta que unos cazadores la encontraron, la criaron y se convirtió en una gran cazadora.

Después de muchas aventuras, los Argonautas llegaron a la Cólquide donde, gracias a Medea, consiguieron el Vellocino de oro.

Finalmente, Jasón volvió a Yolco donde subió al trono y se convirtió en el patrón de la navegación.

En la Antigüedad las representaciones de Jasón están vinculadas a los Argonautas.

En el Renacimiento las hazañas del mítico príncipe aparecen en los arcones nupciales que contenían las dotes de las novias.

 

THORVALDSEN, BERTEL (Copenhague, 1770-1844)

Thorvaldsen nació en Copenhague en 1770.

Estudió en la Real Academia de Bellas Artes de Dinamarca y le concedieron una beca para ir a Roma a estudiar escultura clásica.

Vivió en Roma hasta 1838 y allí se convirtió en uno de los líderes del Neoclasicismo, a partir de su gran obra Jasón.

Las obras de Thorvaldsen llegaron a alcanzar tal demanda que hacia 1820 trabajaban en su taller 40 personas para ayudarle a finalizar los encargos.

En Roma se convirtió en un gran escultor neoclasicismo.

En 1819 volvió a Copenhague con el fin de planificar colosales estatuas de mármol y relieves representando a Jesucristo y los doce Apóstoles, para la nueva iglesia de Nuestra Señora, ya que la catedral de Copenhague había sido destruida en 1807.

Estas se ejecutaron después de su regreso a Roma, y no se completaron hasta 1838, cuando Thorvaldsen regresó a Dinamarca.

Sólo las figuras de Cristo y san Pablo fueron esculpidas por Thorvaldsen; el resto fueron realizadas por los miembros de su taller sobre los modelos del maestro.

Murió de manera repentina en el Teatro Real de Copenhague el 24 de marzo de 1844 y legó gran parte de su fortuna para el edificio y mantenimiento de un Museo en Copenhague, al que legó toda su colección de obras de arte y los modelos de todas sus esculturas.

El Museo Thorvaldsen de Copenhague contiene su colección de escultura antigua y obras de su producción.

Thorvaldsen se encuentra enterrado en el patio de este museo, bajo un lecho de rosas, por deseo expreso suyo.

 

THORVALDSEN. JASÓN Y EL VELLOCINO DE ORO

Mármol de 242 cm de altura. Se terminó en 1828.

Museo Thorvaldsen de Copenhague

El escultor neoclásico Thorvaldsen realizó una escultura colosal de Jasón basándose en el Doríforo de Policleto, del siglo IV a.C.

El héroe, desnudo y armado, porta el vellocino de oro colgado sobre su brazo izquierdo. La obra muestra la serenidad, el equilibrio y la armonía característicos del mundo clásico.

El primer éxito de Thorvaldsen fue el modelo para una estatua de Jasón, una versión de arcilla de tamaño natural creada en 1803, que se considera la primera gran obra del artista. Fue muy alabada por Antonio Canova, el escultor más popular de Roma.

En 1803 recibió el encargo de ejecutarlo en mármol para Thomas Hope, un rico mecenas de las artes inglés. A partir de entonces, tuvo el éxito asegurado. La escultura se terminó en 1828.

Los herederos de Hope dispersaron su colección en 1917 y fue adquirida por el Museo Thorvaldsen de Copenhague en una subasta.

Thorvaldsens Jason

THORVALDSEN. JASÓN CON EL VELLOCINO DE ORO. 1803. COPENHAGUE

 

 

MEDEA, LA MAGA

Medea es hija del rey de Cólquide y nieta del Sol. A veces se considera que su madre es la diosa Hécate, patrona de las magas. Medea es además sobrina de Circe, la hechicera.

Sin Medea Jasón nunca hubiese conseguido el Vellocino de oro.

Medea era una princesa con buenos sentimientos, que se oponía a que su padre matara a todos los extranjeros que llegaran al país.

Al llegar los Argonautas hizo prometer a Jasón que sería su esposo si ella le aseguraba apoderarse del vellocino de oro y Jasón se lo prometió.

Medea adormeció al dragón con sus hechizos y consiguió que le abrieran el templo donde se guardaba el Vellocino o Toisón de oro y una vez en poder de Jasón huyó con él y con los Argonautas.

Jasón había prometido casarse con Medea y todos los crímenes posteriores de ella quedan explicados por el perjurio de Jasón.

Tras conseguir el Vellocino de oro, Jasón llegó a Yolco y se lo entregó a Pelias, concluyendo su misión.

Pero Medea se vengó de Pelias por poner en peligro a Jasón y persuadió a sus hijas diciendo que conocía una poción mágica que rejuvenecía a cualquier ser vivo hirviéndole en él.

Ante su vista descuartizó un carnero y le puso en el caldero y a los pocos instantes salió un corderillo.

Las hijas de Pelias quisieron rejuvenecer a su padre, así que le despedazaron y le echaron en el caldero de Medea, pero éste murió y no volvió a salir del caldero.

En el viaje de regreso, el barco aborda la isla de Ea, donde Medea es recibida por su tía Circe, la hechicera, purificando a Medea y a Jasón

Tras el asesinato de Pelias, Jasón y Medea fueron desterrados y llegaron a Corinto. Allí vivieron tranquilos hasta que Creonte, rey de Corinto quiso casar a su hija con el héroe.

Creonte decretó el destierro de Medea, pero ésta consiguió demorarlo un día para tramar su venganza. Impregnó veneno en el vestido y joyas de su rival y ésta al ponérselos se abrasó, al igual que su padre y el palacio.

Mientras tanto Medea daba muerte a sus propios hijos, fruto de su unión con Jasón, en el templo de Hera y luego escapó a Atenas, volando en un carro tirado por caballos alados, regalo de su abuelo, el Sol.

Jasón volvió a Yolco donde subió al trono y se convirtió en el patrón de la navegación.

 

DELACROIX, EUGÈNE. MEDEA FURIOSA

1,22 m x 84 cm. 1862. Romanticismo. Museo del Louvre, París

Eugène Delacroix pinta a Medea, un personaje trágico de la mitología griega, que decide cometer un infanticidio, matando a los dos hijos que habían tenido con Jasón, debido a la traición y abandono del héroe.

Los pintores del Romanticismo, como Delacroix, ya no pintan estatuas clásicas, pero si leen a los clásicos para inspirarse directamente.

El cuadro muestra una cueva a la que corre Medea con sus hijos desnudos y con un puñal en la mano.

La melena al viento de Medea, su desnudez sensual, modelada por la luz, y su determinación evocan a la protagonista de un cuadro anterior del artista, La libertad guiando al pueblo.

Frente a todo esto, tenemos la riqueza de las joyas bien terminadas, como el brazalete y la tiara real.

La pintura, como otros cuadros de Delacroix con mujeres como protagonistas: Grecia sobre las ruinas de Missolonghi y La libertad guiando al pueblo, tiene estructura piramidal, por lo que la madre y los dos niños forman un solo conjunto.

Las figuras están bien detalladas, mientras que el fondo se representa a base de manchas de color y pinceladas aisladas.

Eugène Ferdinand Victor Delacroix - Medea furiosa

EUGÈNE DELACROIX. MEDEA FURIOSA. 1862. MUSEO DEL LOUVRE, PARÍS

 

HERNÁNDEZ AMORES, GERMÁN. Medea, con los hijos muertos, huye de Corinto en un carro tirado por dragones.

Hacia 1887. Óleo sobre lienzo, 225 x 166 cm. Museo del Prado

Según la tragedia de Eurípides, Medea, celosa ante el segundo matrimonio de su esposo Jasón, decide matar a su rival y a sus propios hijos para vengarse de Jasón, y huye con sus cadáveres en el carro de Helios hacia el bosque sagrado de Hera, en Atenas.

Medea con sus hijos muertos es un tema de inspiración romántica, repleto de connotaciones trágicas en las que se mezclaban el amor, la traición, la soledad, la venganza y la desesperación ocasionada por la muerte de sus propios hijos.

Hernández Amores elige el instante que representa la venganza de la maga unida a un escenario con un cielo sombrío y nuboso.

Medea representa el espíritu de aniquilación y Jasón el de la deslealtad.

En 1838 Delacroix pinta a Medea asesinando a sus hijos, Hernández Amores elige la escena posterior y compone un drama entre la venganza y el arrepentimiento con final muy trágico.

Eurípides escribió una famosa tragedia “Medea” en la que la propia Medea dirá “las mujeres somos el ser más desgraciado”. Él fue el primero en afirmar que Medea había matado a sus hijos, convirtiéndose en el prototipo de la asesina.

Existe una tradición que dice que Medea en el final de su vida fue transportada a los Campos Elíseos junto a Aquiles, Helena, Ifigenia y Polixena.

En la tragedia helénica no se atribuyen actos terribles de venganza como éste a mujeres griegas, sino a extranjeras.

En la Antigüedad se representa a Medea como una princesa oriental que infunde terribles castigos.

En la Edad Moderna los artistas acudieron más a Ovidio que a Eurípides, resaltando sus calidades de maga y la dramática muerte de sus hijos.

Medea, con los hijos muertos, huye de Corinto en un carro tirado por dragones

HERNÁNDEZ AMORES, GERMÁN

Medea, con los hijos muertos, huye de Corinto en un carro tirado por dragones 1887. MUSEO DEL PRADO, MADRID


ATALANTA

Atalanta fue abandonada al nacer porque su padre sólo quería varones. Una osa la amamantó hasta que unos cazadores la encontraron, y criaron.

Cuando creció se mantuvo virgen y se dedicó a cazar en los bosques como su patrona Artemisa.

Atalanta no quería casarse por fidelidad a Artemisa y porque un oráculo le había anunciado que si lo hacía se convertiría en animal.

Para alejar a los pretendientes anunció que su esposo sería el hombre capaz de vencerla en la carrera, pero con la condición de que si ella era la vencedora mataría a su contrincante.

Atalanta corría velozmente y con su lanza atravesó a numerosos pretendientes.

Hipómenes traía unas manzanas de oro que le había dado Afrodita.

Durante la carrera, cuando el joven iba a ser alcanzado, fue arrojando uno a uno los frutos áureos. Atalanta, curiosa o enamorada, se detuvo a recogerlos y el joven resultó vencedor.

Más tarde los esposos entraron en un santuario de Zeus o de Cibeles, donde saciaron su sed de amor. Zeus indignado por el sacrilegio les convirtió en leones.

Una leyenda, que no es recogida en el libro de Pierre Grimal, dice que los leones del carro de Cibeles son Hipómenes y Atalanta.

En el arte se representa la carrera entre Hipómenes y Atalanta.

 

RENI, GUIDO (Bolonia, 1575 – Bolonia, 1642)

(Bolonia, 04/11/1575 – Bolonia, 18/08/1642)

Artista considerado en su época uno de los pintores más importantes de Italia. Su recuperación crítica se llevó a cabo en 1954, con motivo de la exposición que tuvo lugar en Bolonia.

Su pintura, influida por la Antigüedad clásica y por Rafael, es una gran muestra de la tendencia clasicista del arte barroco.

En Bolonia muy pronto, quizás antes de 1595, comenzó a frecuentar la academia de los Carracci, cuya educación propugnaba el retorno a la naturaleza.

Su partida para Roma debió de producirse en 1601 y allí permaneció unos quince años, con puntuales viajes a Bolonia.

En Roma profundizó en el conocimiento de la pintura de Rafael y la copia de esculturas clásicas y entró en contacto con la pintura de Caravaggio, cuyo influjo se deja sentir en su producción de 1603 a 1605, en obras como Crucifixión de san Pedro (Museos Vaticanos, Roma).

A partir de este momento, Guido Reni manifestó con total independencia su personalidad artística para importantes comitentes, como el cardenal Scipione Borghese, sobrino de Pablo V para el que realizó los frescos de San Andrea conducido al martirio, en el oratorio de San Andrés (San Gregorio al Celio, 1609) o la Aurora para el Casino de su nombre (1614).

Al mismo tiempo llevó a cabo importantes encargos para Bolonia, entre los que se encuentra Matanza de los inocentes (1611, Pinacoteca Nazionale di Bologna), una de sus obras fundamentales.

En esos momentos Reni alcanzó un lugar determinante en la cultura artística romana, sufriendo la influencia de Rubens y Gentileschi, al mismo tiempo que influyó poderosamente en otros, como Bernini.

En 1614 se estableció definitivamente en Bolonia, ciudad que abandonó solo para trasladarse brevemente a Roma o Nápoles.

Durante este periodo realizó obras como Hipomenes y Atalanta (Museo del Prado, Madrid), una de sus obras maestras más reconocidas.

Creó sus célebres personajes femeninos: Cleopatra, Lucrecia, Salomé, Judith, etc.), serenas representaciones que gozaron de gran popularidad y fueron copiadas en infinidad de ocasiones.

Durante sus últimos años Reni modificó su paleta, que progresivamente se fue aclarando hasta alcanzar una calidad casi monocroma, con perfiles imprecisos y pinceladas más libres.

 

RENI, GUIDO. HIPÓMENES Y ATALANTA

1618 – 1619. Óleo sobre lienzo, 206 x 297 cm. Museo del Prado

Se trata de una de las obras más célebres y controvertidas de este artista.

Ese cuadro formó parte de la colección del marqués Giovan Francesco Serra, colección que fue adquirida en 1664 por Gaspar Bracamonte y Guzmán, conde de Peñaranda y virrey de Nápoles desde 1658 a 1664, con destino a Felipe IV.

La historia narra cómo Atalanta, se había ofrecido en matrimonio a aquél que fuera capaz de vencerla en la carrera, deporte para el que había alcanzado una habilidad sobresaliente.

El castigo establecido para todos aquellos que fueran derrotados era la muerte. A pesar del riesgo, Hipómenes aceptó el desafío contando para ello con la ayuda de Venus, que le proporcionó tres manzanas de oro que el joven fue arrojando a su paso, logrando con ello retrasar a Atalanta que se detuvo a recogerlas.

Sin embargo, una vez casados, Hipómenes olvidó agradecer la ayuda de la diosa que había propiciado su victoria, la cual terminó metamorfoseando a los dos en leones.

Reni resuelve la composición colocando ambas figuras en primer plano, creando así una estructura diagonal que refleja el momento en que Hipómenes lanza una manzana que Atalanta recoge, circunstancia que al final será la causa de su derrota.

Muchas de las características esenciales del arte de Guido Reni están presentes en esta pieza.

Su clasicismo se manifiesta en su ideal de belleza, que se manifiesta en la perfección formal de los cuerpos desnudos, en su equilibrio casi simétrico y en las actitudes contenidas, a pesar de que se encuentran en medio de una carrera que decidirá el destino de ambos jóvenes.

Los cuerpos de los protagonistas están muy iluminados, mientras que el fondo, con las nubes y la tierra, adquiere un color pardo, que permite focalizar la atención en el tema central del primer plano.

 

Hipómenes y Atalanta

Hipómenes y Atalanta

 

 

BIBLIOGRAFÍA

· Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos

· museodelprado.es

· maitearte.wordpress.com

· Pintura del Siglo XIX en el Museo del Prado: Catálogo General, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2015, p. 288

· Germán Hernández Amores. Pintor del Romanticismo Nazareno, Murcia: Fundación Caja Murcia, p. 46.

· Úbeda de los Cobos, A. en E.M.N.P, 2006, tomo V, pp. 1829-1830.

· Úbeda de los Cobos, A. en: 100 Obras Maestras del Museo del Prado, Museo Nacional del Prado, 2008, p. 102.

 

 

Descargar el pdf o leer en línea aquí


Orfeo

ORFEO

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

 

Orfeo (epoca romana) - Foto G. Dall'Orto

El mito de Orfeo es uno de los más oscuros y más cargados de simbolismo de cuantos registra la mitología helénica.

En torno a su figura existe una abundante literatura esotérica.

El mito de Orfeo ha ejercido gran influencia en la iconografía paleocristiana.

La imagen que figura en algunos sarcófagos con el tema de Orfeo llevando un cordero sobre los hombros, se considera un posible antecedente iconográfico del Buen Pastor cristiano, lo que explica la presencia del héroe en las catacumbas de Domitila.

Orfeo es hijo de Eagro, pero las tradiciones discrepan sobre su madre. La más común dice que es hijo de Calíope, la más elevada en dignidad de las nueve Musas. Musa de la poesía lírica.

Orfeo es de origen tracio y con frecuencia se le representa con traje tracio.

Orfeo es el héroe sereno y romántico, el cantante, el músico y el poeta. Tocaba la lira y la cítara, conmoviendo a la Naturaleza.

Se le atribuye la invención de la cítara de 9 cuerdas, igual al número de Musas.

Sus hazañas están vinculadas a la música y al descenso a los Infiernos para recuperar a su amada esposa Eurídice.

Orfeo es el cantor por excelencia. Sabía entonar cantos tan dulces que las fieras le seguían y el carácter de los hombres más ariscos se suavizaba.

En la expedición de los Argonautas daba la cadencia a los remeros y en la tempestad era capaz de tranquilizar a los tripulantes, calmando a los elementos con sus cánticos.

Orfeo cantó tan melodiosamente cuando el Argos pasó cerca de las sirenas que los Argonautas no sintieron la necesidad de acercarse a la costa.

Orfeo en Zaragoza

MOSAICO DE ORFEO. MUSEO DE ZARAGOZA


El mito más célebre relativo a Orfeo es su descenso al Inframundo por el amor de su esposa Eurídice.

Virgilio nos dice que Eurídice era una ninfa, que intentó ser violada cuando paseaba por la orilla de un río. Al correr por la hierba le mordió una serpiente y murió.

Orfeo, inconsolable, descendió a los Infiernos en busca de su amada esposa.

Hades y Perséfone, conmovidos por su música divina, accedieron a que se la llevase con él ante tal prueba de amor, pero ponen una condición: que Orfeo vuelva a la luz del día seguido de su esposa, sin volverse a mirarla antes de haber salido de su reino.

Orfeo acepta y cuando está a punto de salir del Inframundo duda si Eurídice va tras él y se vuelve a mirarla. De este modo la pierde por segunda vez y para siempre, ya que Caronte permanece inflexible y le impide el paso al mundo infernal.

Orfeo, totalmente desconsolado, debe volver al mundo de los vivos.

Orfeo desciende a los Infiernos, al igual que Heracles, pero mientras que el viaje Heracles responde a un encargo heroico, la bajada de Orfeo es un tema personal, su amor por Eurídice.

Sin embargo Orfeo consiguió adquirir conocimientos sobre el Más Allá, convirtiéndose en un mediador, el que guiaba el comportamiento humano en los misterios órficos.

 

EURÍDICE

La hermosa Eurídice paseaba un día con sus compañeras las Náyades, ninfas del agua, longevas pero mortales, por un prado de Tracia cuando fue mordida por una serpiente.

Virgilio vincula esta leyenda con la de Aristeo y supone que la joven fue mordida cuando huía de éste que la perseguía con el deseo de violarla.

Su esposo Orfeo la lloró tanto que no dudó en descender al Reino de Hades para implorar con su música a los dioses que le permitieran llevársela con él al mundo de los vivos.

 

MEDINA Y PEÑAS, SABINO (1812-1888)

Madrid, h.1812 – Madrid, 1888

Alumno aventajado de Valeriano Salvatierra y de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Sabino fue pensionado en Roma de 1832 a 1836.

En Roma estudió con Tenerani y, con muchas penurias, realizó:

  • un bajorrelieve de Perseo y Andrómeda,
  • un “Discóbolo” y
  • su obra más famosa y que le encumbró como escultor, “La ninfa Eurídice mordida por la víbora” en yeso, que en 1837 exhibió en Roma. En 1865 la realizó en mármol. Con ella participó en la Exposición Universal de 1867 en París y fue adquirida para el Museo del Prado en 1882.

De vuelta en Madrid en 1838, fue nombrado académico de mérito por la escultura de la Real Academia de San Fernando (luego reconvertido en académico de número), y se dedicó de lleno a esta corporación a lo largo de su vida.

En 1849 fue nombrado director de modelado y composición, ya que Isabel II le nombró en 1844 escultor de cámara honorario.

Fue secretario de la sección de arquitectura, y profesor supernumerario de la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado, avanzando en su obra hacia un gran realismo en retratos y monumentos.

Entre sus retratos se encuentran:

  • el busto en yeso de “Calderón” presentado en 1840
  • el de “Agustín Argüelles” en el Congreso,
  • pequeños bronces-retratos de literatos como “Jovellanos” en el Palacio Real, que se expusieron en la Academia en 1848,
  • el de “Diego de León” en el Museo Romántico.
  • Realizó los “Escudos de las armas reales” y de “Madrid” en 1847 para la base de la estatua madrileña de Felipe III,
  • estatuas alegóricas de “La Reforma”, “El Gobierno” y “La Pureza” en el mausoleo de Argüelles, hoy en el Panteón de Hombres Ilustres en Madrid.
  • Ejecutó varias alegorías como “La Virtud” en el monumento al Dos de Mayo de Madrid,
  • “El río Lozoya” para la fuente del Canal de Isabel II,
  • “Cariátides alegóricas” en la Sala de Sesiones del Congreso de los Diputados,
  • el grupo de la fachada del antiguo Colegio de Medicina de San Carlos “Esculapio” y “Telesforo”,
  • figuras religiosas como la “Inmaculada Concepción” de la Iglesia de las Calatravas en Madrid.
  • Entre sus monumentos, el famoso de “España Victoriosa” en Bailén,
  • Bartolomé Esteban Murillo“, del que hay dos ejemplares, uno en Sevilla fundido en París en 1861 y otro de 1871 colocado en Madrid entre el Museo del Prado y el Jardín Botánico.

En 1865 fue nombrado escultor honorario del Ayuntamiento de Madrid, del que era consultor, así como miembro de la Sociedad Económica Matritense en 1874.

LA NINFA EURÍDICE MORDIDA POR LA VÍBORA

1865. Mármol, 88 x 107 cm.

Gran número de escultores del siglo XIX, tuvieron éxito tras una etapa formativa como pensionados en Roma.

La formación italiana de Medina fue definitiva a la hora de desarrollar su trabajo como escultor.

La obra que posee el Prado (1865) fue ejecutada en mármol a partir del yeso que realizó en su cuarto año de pensionado en Roma en 1836. Firmada y fechada.

La escultura, representaba a la bella ninfa Eurídice, esposa del poeta y músico divino Orfeo, quien, durante un paseo, al intentar escapar de Aristeo, que había quedado prendado de su belleza, fue mordida por una serpiente que le provocó la muerte.

Estéticamente sigue el estilo clásico en la formalidad de la figura, la serenidad, la perfecta factura y el dominio técnico y se considera una de las obras más importantes de su autor.

Su inexpresividad clásica no refleja el dolor del momento y casi parece que juega con la serpiente, más que sufrir su mordedura.

Se inspira en la obra de Bartolini, Ninfa mordida por un escorpión. La obra de Bartolini resulta menos idealizada, pues refleja el dolor en el rostro, aunque de forma muy sutil.

La ninfa Eurídice mordida por la víbora

MEDINA Y PEÑAS. EURÍDICE. 1865

MUSEO DEL PRADO, MADRID

 

RUBENS. ORFEO Y EURÍDICE

1636 – 1638. Óleo sobre lienzo, 196,5 x 247,5 cm. Museo del Prado

Este episodio es la continuación de la muerte de Eurídice.

En el libro X de las Metamorfosis de Ovidio (1-139) se dice que después de llorarla mucho, el poeta osó descender hasta el Inframundo.

Mientras suplicaba con sus hermosos cantos, ni Hades ni Perséfone, se atrevieron a decir que no a quien suplicaba por el amor de Eurídice.

Orfeo la recibió junto con la condición de no volver hacia atrás sus ojos hasta haber salido del Averno o el regalo quedaría sin efecto.

Este lienzo plasma la salida del Inframundo de estos enamorados, poco antes de llegar al final del Hades, donde Orfeo se dio la vuelta ante el temor de que su amada no le siguiera y Eurídice volvió de nuevo al Inframundo, como habían prometido Plutón y Proserpina.

El lienzo fue realizado por Rubens y su taller y muestra unos cambios con respecto al boceto inicial.

Los cambios con respecto al boceto, conservado en Zúrich, se observan en la arquitectura y la posición de las figuras.

En el caso de esta obra en particular se conserva un posible dibujo preparatorio de Plutón conservado en el Gabinetto Nazionale delle Stampe de Roma.

En la composición Rubens ha separado los dos ámbitos. Eurídice, inspirada en la iconografía de la Venus púdica, blanca y radiante, mientras los dioses del inframundo están sumidos en sombras.

Los lienzos para la Torre de la Parada fueron realizados en torno a 1636-1638 aproximadamente, siguiendo la correspondencia entre el Cardenal Infante Don Fernando, gobernador de Flandes en el momento del encargo, y su hermano el rey Felipe IV.

La decoración de la Torre de la Parada, en cuyo proyecto también participaron otros autores como Velázquez, fue el mayor encargo que Rubens recibió de Felipe IV.

RUBENS. Orfeo y Eurídice

RUBENS. ORFEO Y EURÍDICE. 1636-1638. MUSEO DEL PRADO, MADRID


A partir de 1636 se enviaron desde Amberes a Madrid más de 60 obras para esta casa de recreo situada en los montes de El Pardo.

La mayor parte de las escenas narraban temas mitológicos, descritos en las Metamorfosis de Ovidio y otras fuentes clásicas.

Rubens realizó pequeños bocetos sobre tabla, que sirvieron de base para la elaboración de los lienzos definitivos.

Los bocetos servían para obtener el visto bueno del comitente y para que el taller concluyera las zonas de paisaje.

El Museo del Prado conserva diez de los bocetos de Rubens, nueve de ellos donados en 1889 por la duquesa de Pastrana, y uno adquirido en el año 2000.

El Prado también conserva la mayoría de los lienzos realizados a partir de los diseños de Rubens para la decoración de este lugar aunque muchos de los cuadros fueron pintados por otros artistas.

MUERTE DE ORFEO

Las mujeres tracias, que le amaban y se sentían celosas del amor y fidelidad de Orfeo a su esposa, le mataron y despedazaron, arrojando su cuerpo al río, que le llevó hasta el mar.

La cabeza y la lira de Orfeo llegaron a Lesbos. Su lira fue transportada al cielo y se convirtió en constelación.

Su alma pasó a los Campos Elíseos, donde cubierta con un largo ropaje blanco, sigue cantando para los bienaventurados.

Otra tradición dice que el héroe falleció por un rayo de Zeus, irritado por las revelaciones de Orfeo sobre el otro mundo a los iniciados en sus misterios.

Los tres episodios que se representan en el arte sobre Orfeo son:

  • sus habilidades como músico, en los mosaicos romanos;
  • su descenso a los Infiernos en Orfeo y Eurídice de Rubens, Museo del Prado, y
  • su muerte a manos de las celosas mujeres tracias.

Muerte de Orfeo - Émile Lévy (1866)

ÉMILE LÉVY. LA MUERTE DE ORFEO. 1866. MUSEO D’ORSAY

BIBLIOGRAFÍA

  • Información revisada y actualizada por el Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo Nacional del Prado, 2014.
  • Azcue, L. en: El siglo XIX en el Prado, Museo Nacional del Prado, 2007, pp. 404-407 y p. 480.
  • maitearte.wordpress.com
  • Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos
  • museodelprado.es

 

 

 

Descargar el pdf o leer en línea aquí

 


Heracles o Hércules latino

HERACLES DE TEBAS, HÉRCULES LATINO

Dra. María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

Nota: Dada la extensión del documento, se recomienda leerlo on line o descargarlo a través del enlace que aparece al final

 

 

Viaje a Nápoles, Costa Amalfitana y Capri. 2015 - Museo Arqueológico de Nápoles - Hércules Farnesio - Hércules en reposo

Hebe - s.-XIX - Museo del Prado, Madrid -

Hércules Farnesio – Hércules en reposo

Viaje a Nápoles, Costa Amalfitana y Capri. 2015

Museo Arqueológico de Nápoles

Hebe – s.-XIX

Museo del Prado – Madrid

Tadolini, Adamo (Bolonia, 1788 – Roma, 1868)

CLICK EN LA IMÁGEN PARA AGRANDAR. Se abre en otra página

En la Mitología el tiempo de los héroes se denomina Época heroica y abarca desde el nacimiento de Heracles hasta el final de la Guerra de Troya.

Los héroes acometen grandes hazañas, lidian con seres fantásticos, fundan ciudades y son objetos de culto.

Heracles, a quien los romanos llamaban Hércules, es el héroe divino, el más célebre y popular de toda la Mitología clásica.

En sus orígenes, el hijo de Anfitrión y Alcmena se llamaba Alcides o Alceo, nombre de su abuelo, que evoca la idea de fuerza física.

Heracles es el nombre que le impuso el dios Apolo y la Pitia cuando pasó a ser servidor de Hera y se vio sometido a los trabajos que la diosa ordenó que se le impusieran.

Tras matar a sus propios hijos, nacidos de su esposa Mégara, la Pitia le ordenó que tomase el nombre de Heracles, que significa “la gloria de Hera”, porque los trabajos que iba a emprender glorificarían a la diosa.

Nació en Tebas, pero siempre considerará al Peloponeso y a la Argólide, como su verdadera patria.

Heracles es hijo de Zeus y de Alcmena, una mujer moral descendiente de Perseo.

Zeus, aprovechando la ausencia de su esposo Anfitrión, tomó su forma y aspecto para engañar a Alcmena y así engendró al héroe en una larga noche prolongada por orden suya.

Al día siguiente Anfitrión volvió de la expedición y engendró un segundo hijo, Ificles, hermano gemelo del héroe. Anfitrión se resignó a ser el padre putativo del niño divino.

Zeus afirmó que el niño que nacería del linaje de Perseo reinaría en Argos. Pero Hera, celosa de Alcmena, obtuvo de su hija Ilitía, diosa de los alumbramientos, que se retrasase el nacimiento de Heracles y se adelantase el de su primo Euristeo.

Para que el héroe pudiera ser inmortal, Hermes acercó al niño al seno de la diosa Hera mientras dormía.

Cuando ésta se despertó le apartó, pero ya era demasiado tarde. La leche que fluyó de su pecho dejó en el cielo la estela de la Vía Láctea.

 

RUBENS. EL NACIMIENTO DE LA VÍA LÁCTEA

Museo del Prado. 1636 – 1638. Óleo sobre lienzo, 181 x 244 cm.

La historia del nacimiento de la Vía Láctea se narra en diversas obras entre las cuales está Ovidio en el primer libro de sus Metamorfosis (168-171).

Sin embargo éste relato es bastante somero de tal forma que, en el caso del lienzo pintado por Rubens, la fuente es el Poeticon Astronomicon de Higinio.

La leche de Juno convertía a quienes la tomaban en inmortal, por lo que Júpiter colocó allí a Hércules, hijo del dios y de la mortal Alcmena.

Rubens. El nacimiento de la Vía Láctea

RUBENS. LA VÍA LÁCTEA. 1636-1638. MUSEO DEL PRADO, MADRID

Higinio narra como la fuerza del niño hizo despertarse a la diosa, quien, al lanzarle lejos, hizo que su leche se derramara hasta crear la Vía Láctea.

En el lienzo el bebé no es arrojado, sino que la leche sale disparada, lo que hace pensar en una reinterpretación de la narración por parte del artista.

Se introduce a la figura de Zeus (Júpiter) como testigo del suceso, a cuyos pies aparece el águila con los rayos en las garras.

Detrás de Hera aparece su carro de oro tirado por pavos reales, el elemento iconográfico de la esposa de Zeus (Júpiter).

La celosa Hera envió dos enormes serpientes a la cuna de los niños. Ificles empezó a llorar, pero Heracles con sólo 8 ó 10 meses las estranguló con sus poderosas manos. Así Anfitrión se dio cuenta de que Heracles era hijo de un dios.

 

HÉRCULES NIÑO. Primer tercio del siglo XVII. Pórfido, 79 x 72 cm.

 

Hércules niño

HÉRCULES NIÑO. Primer tercio del siglo XVII. Pórfido, 79 x 72 cm. Museo del Prado

En el altorrelieve aparece la figura de Hércules niño, de tamaño natural, encima de su cuna, luchando con una serpiente.

Se muestra gran habilidad técnica por la dificultad de trabajar el pórfido. El hecho de mezclar materiales de distintos colores, aumentando el valor decorativo y es típico del arte Barroco.

 

BIOGRAFÍA DE HERACLES

 

Heracles significa la gloria de Hera. Con el tiempo la diosa se reconcilió con él y se convirtió en su madre inmortal.

En la formación de Heracles intervinieron:

  • Anfitrión, que le enseñó a conducir el carro de guerra.
  • Radamantis quien, como cretense, era un hábil arquero.
  • El Dioscuro Cástor, que le enseñó el manejo de las armas.
  • Lino, que le introdujo en el arte de la música.

 

Su fuerza y su carácter colérico se manifestaron pronto.

A los 18 años realizó su primera hazaña al matar al león de Citerón, fiera devastadora para los rebaños de su padre Anfitrión y del rey Tespio, de un país cercano a Tebas.

Se instaló en el palacio real de Tespio y el monarca, que deseaba tener nietos del héroe, cada noche le envió a cada una de sus 50 hijas, así llegó a ser padre de 50 hijos, los Tespiadas.

Al cabo de esos 50 días consiguió matar al león.

El rey de Tebas, Creonte, le concedió la mano de su hija Mégara. Con ella tuvo varios hijos a los que mató con sus propias manos como consecuencia de un acceso de locura que le envió Hera, que quería que se trasladase a Argos y se pusiera al servicio de Euristeo.

Tras el parricidio intentó suicidarse, pero intervino el prudente héroe Teseo y se le llevó a Atenas. Teseo es el símbolo de la prudencia y la mesura áticas frente a la violencia doria.

El contenido del documento completo es le siguiente:

  • HERACLES DE TEBAS, HÉRCULES LATINO
  • RUBENS. EL NACIMIENTO DE LA VÍA LÁCTEA
  • HÉRCULES NIÑO. Primer tercio del siglo XVII
  • BIOGRAFÍA DE HERACLES
  • LOS DOCE TRABAJOS DE HERACLES
  • 1 – EL LEÓN DE NEMEA, NIETO DE TIFÓN
  • FRANCISCO DE ZURBARÁN (Badajoz, 1598 – Madrid, 1664)
  • HÉRCULES LUCHA CON EL LEÓN DE NEMEA
  • 2 – LA HIDRA DE LERNA, HIJA DE TIFÓN
  • 3 – EL JABALÍ DE ERIMANTO
  • 4 – LA CIERVA DE CERINIA
  • BARCELÓN Y ABELLÁN, JUAN (Lorca, 1739 – Madrid, 1801)
  • HÉRCULES ALCANZA AL CIERVO DE LOS PIES DE BRONCE
  • TALLA DULCE O GRABADO A BURIL
  • 5 – LAS AVES DEL LAGO ESTINFALO, ARCADIA
  • BARCELÓN Y ABELLÁN, JUAN (Lorca, 1739 – Madrid, 1801)
  • 6 – LOS ESTABLOS DE AUGIAS, EN EL PELOPONESO
  • ZURBARÁN. HÉRCULES DESVÍA EL CURSO DEL RÍO ALFEO
  • 7 – EL TORO DE CRETA
  • ZURBARÁN. HÉRCULES Y EL TORO DE CRETA
  • 8 – LAS 4 YEGUAS DEL REY DIOMEDES EN TRACIA
  • 9 – EL CINTURÓN DE LA REINA DE LAS AMAZONAS
  • 10 – LOS BUEYES DEL GERIONES O GERIÓN
  • 11 – EL CAN CERBERO DE TRES CABEZAS
  • HÉRCULES SE LLEVA A CERBERO
  • 12 – LAS MANZANAS DE ORO DEL JARDÍN DE LAS HESPÉRIDES, EL REGALO DE BODA DE GEA A HERA
  • ARANJUEZ, JARDÍN DEL PARTERRE
  • ATLANTE. PALACIO DUCAL DE VENECIA
  • HÉRCULES FARNESIO. MUSEO ARQUEOLÓGICO, NÁPOLES
  • HÉRCULES Y LA REINA ÓNFALE
  • HERACLES Y ÓNFALE, MUSEO DEL PRADO
  • MATRIMONIO, MUERTE Y APOTEOSIS DE HERACLES
  • HEBE
  • Tadolini, Adamo (Bolonia, 1788 – Roma, 1868)
  • ICONOGRAFÍA DE HÉRCULES
  • ANNIBALE CARRACCI. HÉRCULES EN LA ENCRUCIJADA
  • PACHECO. LA APOTEOSIS DE HÉRCULES. 1603-1604. SEVILLA
  • BIBLIOGRAFÍA

 

Sigue leyendo:

 

Descarga el documento desde aquí

 

También puedes leerlo completamente desde SCRIBD aquí, a continuación