Un espacio para compartir Arte, Historia, Viajes, Fotografía y en definitiva Cultura

Entradas etiquetadas como “mitologia

Los infiernos en la antigüedad clásica

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

Los infiernos en la antigüedad clásica

NOTA: Haciendo click en las fotos puedes verlas a tamaño original
Roma 2017 - Villa Borghese - Museo - El rapto de Proserpina - Gian Lorenzo Bernini - Sala IV - Sala de los Emperadores

La cosmovisión griega de la muerte se basó en la existencia de otro mundo de vida ultraterrena en el Hades, denominado así por ser los dominios del dios Hades.

Los griegos pensaban que en el momento de la muerte el alma del difunto (psique) se separaba del cuerpo e iniciaba un viaje hacia el mundo del Más Allá.

Allí las almas se transformaban en sombras espectrales que conservaban la imagen del difunto, pero carecían de materia, iniciando el tránsito hacia su destino final.

 

FUENTES

HOMERO, EL HADES ARISTOCRÁTICO

Homero en el siglo VIII a. C. hace referencia al Hades.

En la Ilíada narró con detalle los rituales funerarios de Patroclo y Héctor, ya que la muerte en la batalla y las honras fúnebres dignas garantizaban la entrada de la psique de los difuntos en el Hades.

En cambio, una muerte indecorosa y la profanación del cadáver condenaban a las almas a errar como sombras.

En los cantos X y XI de la Odisea, Circe aconsejó a Ulises que para encontrar el camino de retorno a Ítaca debía consultar el oráculo del alma Tiresias en la morada de Hades y Perséfone.

Homero sentó las bases del Hades Aristocrático, como reflejo del orden social de la Grecia Arcaica.

Distinguió un espacio oscuro y tenebroso donde vagaban las almas de los muertos, en contraposición a los felices y fértiles Campos Elíseos, destinados a los héroes y personajes relevantes que tuvieron una muerte honrosa.

Desde Homero se inició una visita iniciática al Infierno por parte de un héroe (Heracles, Orfeo y Odiseo). Este viaje al Más Allá completaba la formación de los héroes.

HESIODO

A finales del siglo VIII a.C., Hesíodo en los Trabajos y los Días y en la Teogonía enriqueció el concepto homérico del Hades, localizando el Hades Feliz en la Isla de los Bienaventurados.

HADES DEMOCRÁTICO Y POPULAR

Con el transcurrir de los siglos y el auge de los misterios dedicados a Deméter, Orfeo y Dionisos se generó la idea de un Hades más democrático, con acceso a los espacios privilegiados del inframundo.

Píndaro en el siglo V a.C. habló de que no sólo los héroes alcanzarían la Isla de los Bienaventurados, sino también las almas de los que hubieran sido justos en la vida, según Elvira Barba ya podemos hablar de un Hades popular.

En el siglo IV a.C., Platón en el Gorgias, el Fedón y la República muestra una justicia divina encaminada a la estimación del individuo, frente a las élites sociales.

Platón describe el Hades y su correlación con el mundo terrenal. “El que ha pasado la vida justa debe ir después de muerto a la Isla de los Bienaventurados y residir allí feliz y libre de todo mal. Pero el que ha sido injusto debe ir a la cárcel de la expiación y el castigo, que llaman Tártaro”.

La idea de Hades popular siguió vigente hasta la época imperial romana.

VIRGILIO

En el siglo I a.C., el emperador Augusto encargó a Virgilio una obra que legitimara los orígenes míticos de Roma y del Imperio.

Virgilio, en el libro VI de la Eneida, narró detalladamente el viaje de Eneas y la Sibila Cumas al inframundo para hablar con Anquises, convirtiéndose en un referente directo del Infierno.

Tuvo especial relevancia en el Infierno de Dante en la Divina Comedia, escrita en torno al 1310. En esta obra el propio Dante visitó los círculos del infierno.

EL TÁRTARO

El Tártaro era la región más profunda del Inframundo.

Se concibe como una gran prisión para el suplicio eterno, rodeado por un recinto amurallado y por el Piriflegetonte, río de lava y fuego, donde las Erinias custodiaban las almas de los malvados y de los Titanes.

A finales del siglo IV a.C. tenemos la Tumba del Juicio de Lefkadia, cuya fachada reproducía la entrada al palacio del Hades. En ella se representaba el juicio de un difunto acompañado por Hermes ante los jueces Radamantis y Éaco.

A finales de la Edad Media empezaron a proliferar imágenes globales y parciales del Hades pagano, bajo la influencia moral del cristianismo, dependientes de las versiones de Virgilio, Ovidio y, sobre todo, de Dante.

Entre 1480 y 1495, Botticelli ilustró 2 ediciones de la Divina comedia de Dante por encargo de Pierfrancesco de Médici y comentadas por el humanista Landino.

En 1520 Patinir pintó en óleo “El paso de la Laguna Estigia en el que muestra a Caronte navegando en su barca con un alma y a cada lado del río el Tártaro y los Campos Elíseos.

En el siglo XIX debido al éxito de la Divina Comedia entre los artistas del Romanticismo, se retomó la iconografía del Infierno clásico, siguiendo las descripciones de Dante, plasmadas en los grabados de William Blake en 1824 y Gustave Doré en 1861.

En pintura destaca la Barca de Dante con la que Delacroix obtuvo fama en el salón de 1822 en París. Presenta a Dante a la izquierda, a Virgilio en el centro, ambos de pie, y al barquero Caronte a la derecha, mientras los condenados intentan subirse a la barca.

A finales del siglo XIX los pintores prerrafaelistas y simbolistas crearon una imagen del Hades enigmática y misteriosa, plasmada en la Isla de los muertos de Böcklin, en 1880.

PATINIR. EL PASO DE LA LAGUNA ESTIGIA

1520 – 1524. Óleo sobre tabla, 64 x 103 cm. Museo del Prado.

El autor divide verticalmente el espacio en tres zonas, una a cada lado del ancho río, en el que Caronte navega en su barca con un alma.

Caronte es un genio del mundo infernal. Su misión es pasar las almas a través de los pantanos del Aqueronte, hasta la orilla opuesta del río de los muertos.

Estos deben pagarle un óbolo. De ahí la costumbre de introducir una moneda en la boca del cadáver en el momento de enterrarlo.

Su iconografía es la de un anciano feo y barbado, vestido con harapos y con un sombrero redondo.

Es tiránico y conduce la barca fúnebre, pero son las almas quienes reman.

Tomando como fuente de inspiración a El Bosco, Patinir reúne en una única composición imágenes bíblicas junto a otras del mundo grecorromano.

El Can Cerbero parece identificar el Infierno representado a la derecha con Hades, asociándolo con la mitología griega, igual que Caronte con su barca.

Cerbero, hijo de Tifón, es el perro de Hades, uno de los monstruos que guardaban el imperio de los muertos.

Vedaba la entrada en él a los vivos y, sobre todo, impedía su salida.

Su imagen presentaba 3 cabezas de perro y una cola formada por una serpiente.

Estaba encadenado ante la puerta del Infierno y atemorizaba a las almas cuando entraban.

Patinir sitúa la escena en el momento en el que Caronte ha llegado al lugar donde se abre un canal a cada lado de la Laguna Estigia, momento de la decisión final, cuando el alma tiene que optar por uno de los dos caminos.

Debe conocer la diferencia entre el camino difícil, señalado por el ángel desde el promontorio, que lleva a la salvación, al Paraíso, y el fácil, con prados y árboles frutales a la orilla, que se estrecha al pasar la curvatura oculta por los árboles y conduce directamente a la condenación, al Infierno.

Patinir representa el alma de perfil, con el rostro y el cuerpo girado hacia el camino fácil, que lleva a la perdición, confirma que ya ha hecho su elección y que esa es la vía que va a seguir.

Patinir se inspira en el Evangelio de San Mateo y refleja en esta obra el pesimismo de esta época turbulenta, en plena Reforma protestante.

Patinir convierte esta obra en un memento mori, en un recordatorio a quien la contemple, de no hacer caso de los falsos paraísos y tentaciones engañosas.

Patinir crea esta pintura de gabinete de ambientes cercanos al humanismo.

Las construcciones fantásticas del Paraíso evocan el Jardín de las Delicias del Bosco.

El tema dominante es el paisaje en una obra autógrafa de Patinir, realizada sin colaboración, en la que Caronte muestra las características propias del pintor.

En lo que concierne a la cronología, es difícil de precisar. Sin duda pertenece al periodo más tardío del pintor, unos años antes de su muerte, que seguramente ocurrió en 1524.

PATINIR. PASO DE LA LAGUNA ESTIGIA. 1520 - 1524

PATINIR. PASO DE LA LAGUNA ESTIGIA. 1520 – 1524. MUSEO DEL PRADO

 

HADES Y PERSÉFONE

Desde el siglo V a.C. la pareja presidió escenas vinculadas a la vida del Más Allá, junto a Orfeo y Heracles que habían descendido al Inframundo.

La pareja solía aparecer sentada en el trono de su palacio o festejando un banquete o ágape funerario.

PSICOPOMPOS, LOS GUIAS DEL MÁS ALLÁ

El viaje de las almas de los difuntos al Hades era acompañado por un guía que les indicaba el camino a seguir, como mediadores entre el mundo de los vivos y de los muertos.

Entre estos psicopompos sobresalieron:

· Hipnos (Sueño)

· Tánato (Muerte)

· Hermes (Mensajero)

· Caronte (Barquero)

1. HIPNO (EL SUEÑO)

Hipno es la personificación del Sueño. Es hijo de la Noche y hermano gemelo de Tánato (La Muerte).

Virgilio le ubica en los Infiernos y Ovidio da una detallada descripción de su palacio encantado donde todo duerme.

Es representado como un ser alado, que recorre la tierra y el mar y aletarga a los demás seres.

Una leyenda dice que enamorado de Endimión, le concedió el don de dormir con los ojos abiertos para que pudiese mirar constantemente los de su amante.

2. TÁNATO (LA MUERTE)

Tánato es el genio alado masculino que representa la Muerte.

En el teatro se le ha introducido como personaje.

Eurípides escribió una obra “Tánato”.

Según Hesíodo, los primeros en interactuar con el difunto eran los gemelos Hipnos y Tánato, hijos de Nyx, diosa griega de la Noche.

Ambos tenían rasgos masculinos y portaban casco y coraza.

Hipnos (Sueño) era afable y Tánato (Muerte) implacable.

Hipnos y Tánato representan la bella muerte, idealizando una vida heroica y garantizando la inmortalidad.

En cambio la muerte horrible y terrorífica es representada con una figura femenina.

Hipnos y Tánato velan por el correcto cumplimiento de las honras fúnebres de los héroes, portando los difuntos hasta sus tumbas, donde son recogidas por Hermes.

La iconografía habitual presenta a Hipnos, imberbe y alado, y a Tánato, con barba y alado, transportando a los fallecidos en la cerámica blanca de los Lecitos.

Este tema se retoma en el siglo XIX por los artistas románticos y prerrafaelistas por su carácter escatológico.

3. HERMES, EL PSICOPOMPOS

Hermes era el guardián de las almas de los difuntos, interviniendo en la psicostasia (peso de las almas), que determina la salvación o condenación eterna.

El papel del psicopompos también consistía en guiar al fallecido al Inframundo, lo que conecta con su faceta de dios viajero.

En el siglo VI a. C., en los vasos áticos de figuras negras, Hermes sostenía la balanza que determinaba el camino a seguir por el alma del difunto.

La representación de Hermes psicopompos destacó en los lécitos blancos de carácter funerario.

El lécito se caracteriza por una forma alargada, un cuello estrecho y una embocadura ancha, que permitía a la vez limitar el flujo del aceite y facilitar su aplicación. Desde fines del siglo VI a. C. hasta el segundo cuarto del siglo V a. C.

En el lécito de Múnich, Hermes aparece sentado en unas rocas y extiende la mano a una mujer difunta a la derecha.

4. CARONTE, EL BARQUERO

Cuando Hermes conducía a las almas hasta la orilla del río Aqueronte, entraba en escena Caronte, el psicopompos más famoso.

Pausanias, a comienzos del siglo V. a.C., le describe como un barquero anciano, que previo pago de un óbolo, ayudaba a las almas de los difuntos a llegar hasta las puertas del Hades, atravesando la peligrosa red fluvial del Inframundo.

Caronte representó una andadura hacia la muerte mucho más democrática porque englobaba a todos los grupos sociales.

Virgilio en la Eneida del siglo I a.C. difundió la iconografía de Caronte: viejo recio, sucio, con ojos llameantes, larga barba blanca y sórdida capa prendida con un nudo, que maneja una negra barca con una pértiga en la que transporta muertos.

En los lécitos blancos del siglo V a.C. se le representa como un hombre barbado, con gorro, portando un remo y rodeado por los espíritus de los difuntos y en ocasiones en presencia de Hermes psicopompos.

LOS JUECES DEL INFIERNO

En la segunda mitad del siglo V. a.C., Platón afianza la idea de que en el Hades existía un tribunal de justicia, que se encargaba de juzgar las almas de los difuntos y decidir su destino final, en función de su conducta en el mundo de los vivos.

El más célebre de estos jueces y cuyo voto era decisivo fue Minos, hijo de Zeus y Europa, y hermano de Radamantis, otro de los jueces infernales.

Zeus vio a Europa cuando estaba jugando con sus compañeras en la playa fenicia de Sidón o de Tiro donde reinaba su padre.

Zeus se enamoró de la bella princesa y se metamorfoseó en un espléndido toro blanco. Europa acarició al animal y se sentó sobre él. En seguida, el toro se dirigió hacia el mar hasta llegar a Creta, mientras Europa se aferraba a sus cuernos para no caerse.

El rapto de Europa fue pintado por Tiziano, actualmente en Boston, pero Rubens le copió durante su estancia en Madrid, en la corte de Felipe IV. Está pintura se encuentra en el Museo del Prado.

Zeus tuvo con Europa tres hijos: Sarpedón, Radamantis y Minos.

Minos fue rey de Creta y un legislador sabio, asesorado directamente por su padre Zeus y civilizó a los cretenses.

En la Antigüedad su papel fue secundario, pero Dante le otorgó un papel relevante en la Divina Comedia, como encargado de asignar un lugar a las almas en los círculos del infierno.

Su prudente hermano Radamantis dictaba sentencia a los muertos procedentes de Oriente.

Finalmente, Éaco, hijo de Zeus y la ninfa Egina juzgaba las almas de los difuntos europeos.

A nivel iconográfico, sólo Minos adquirió protagonismo en la Edad Media gracias a Dante.

Miguel Ángel en 1541 pinta la barca de Caronte con Minos en la zona inferior derecha del Juicio Final de la Capilla Sixtina.

William Blake plasmó a Minos como juez supremo infernal en 1827.

LOS MONSTRUOS Y SERES DEL MÁS ALLÁ

Los fundamentales son:

· Las Moiras o Parcas

· Cerbero

· Las Erinias

1. LAS MOIRAS O PARCAS

En primer lugar destacan las Moiras o Parcas: Cloto, Láquesis y Átropo, hijas de la Noche o de Zeus y Temis.

Las Moiras tejían el destino de los humanos. Cada vida era una hebra de lino que salía de la rueca de Cloto.

Era medida por la vara de Láquesis y cercenada por las tijeras de Átropo cuando llegaba el momento de la muerte.

Su representación tuvo relevancia en el contexto funerario romano, cuando se asimilaron con las Parcas (Nona, Décima y Morta), por lo que resulta frecuente encontrarlas en los sarcófagos romanos.

En la Edad Moderna, formaron parte de las vánitas.

Rubens, en el Palacio de Luxemburgo de París, entre 1623-1625, representó a una Moiras jóvenes y bellas tejiendo el hilo de la vida de María de Médicis, bajo la vigilancia de Zeus.

Otros prototipos iconográficos las representan como 3 ancianas tejedoras, como en las pinturas negras de Goya.

2. CERBERO

El más emblemático de los seres fantásticos fue Cerbero, guardián de las puertas del Hades e hijo de los monstruos Tifón y Equidna.

Homero alude a él como un perro feroz de gran tamaño que había capturado Heracles en el Inframundo por orden de su primo Euristeo (Ilíada, canto VIII. Odisea, canto XI).

Hesíodo en la Teogonía modeló la figura terrible de este perro.

Le describió como un perro de 50 cabezas que no permitía salir del Hades y devoraba a quien intentase franquear sus puertas.

Sófocles, Eurípides y Platón le definen como un perro de 3 cabezas.

La iconografía acentúa la naturaleza monstruosa de Cerbero. Además de ser un perro tricéfalo le añaden una cola de dragón.

3. LAS ERINIAS (LA VENGANZA DE CRÍMENES FAMILIARES)

Las Erinias (Alecto, Meguera y Tisífone) nacieron del contacto de la sangre de Urano con Gea (Tierra), tras ser castrado por Crono.

Eran unas diosas preolímpicas cuya función era torturar a los condenados del Inframundo, especialmente a aquellos que cometieron crímenes familiares, ejecutando la venganza que la víctima no pudo ejercer.

Hesíodo habla de ellas en la Teogonía, pero adquieren gran relevancia en el siglo V a.C. tras el éxito de las Euménides, tragedia de Esquilo, donde vengaron la muerte de Clitemnestra, persiguiendo a su hijo y asesino Orestes para enloquecerlo.

Por influencia de Esquilo, las Erinias tuvieron forma femenina y rasgos horribles como las Gorgonas o las Harpías, con cabelleras de serpientes y portando una antorcha.

Se las representa en un vaso de figuras rojas, del 360 a.C. en el Museo de Nápoles, que muestra a Orestes desenvainando la espada, mientras que a cada lado de él se ubica una Erinia con túnica larga y una serpiente enrollada en cada brazo.

La Erinia de la derecha porta un espejo en el que se refleja un rostro de mujer con corona, que personifica a Clitemnestra, constituyendo un caso único en el que se representa el alma de un difunto en un espejo.

Este mito fue representado por los pintores románticos y simbolistas del siglo XIX por la temática tenebrosa y fantasmal, destacando: Moreau y Klimt.

LOS GRANDES CASTIGADOS

Los seres que desafiaron a Zeus fueron encarcelados en el Tártaro, sufriendo una tortura sine die.

Eran un claro mensaje moralizante para quienes osaban oponerse al poder establecido.

Homero en la Odisea menciona a 3 condenados:

1. Ticio, al que devoraban el hígado 2 buitres.

2. Tántalo, que intentaba ineficazmente alimentarse.

3. Sísifo, que estaba obligado a subir una y otra vez una roca a la cima de una montaña.

Virgilio en Roma añadió otros 2 condenados:

1. Ixión, girar eternamente atado a una rueda.

2. Las Danaides, cargan agua en recipientes sin fondo durante toda la eternidad.

TICIO

Hera, celosa del amor de Zeus y Leto, madre de los gemelos Apolo y Artemisa, desencadenó en Ticio, gigante hijo de Zeus, el deseo de violar a Leto.

Pero Ticio fue fulminado por Zeus y precipitado al Tártaro. Allí dos serpientes o dos águilas, según las versiones, devoran su hígado que vuelve a renacer con las fases de la luna.

La iconografía del martirio de Ticio nos recuerda iconográficamente al tormento que sufrió Prometeo.

Los Emblemas morales de Sebastián de Covarrubias, publicados en 1610, ejemplifican la idea del castigo eterno con la frase: “No muere para que pueda morir a menudo”.

En el Museo del Prado hay una pintura de Tiziano y otra de Ribera con el tema del padecimiento de Ticio.

La fuente literaria de las Furias son las Metamorfosis de Ovidio (IV, 447-64) y la Eneida de Virgilio (VI, 457-58), que narran el sufrimiento eterno en el Hades de:

· Ticio, cuyo hígado devoraba un buitre por haber violado a Leto;

· Tántalo, condenado a procurarse en vano alimento y bebida por servir a su hijo Pélope de festín a los dioses.

· Sísifo, fundador y rey de Corinto, obligado a cargar con una roca por delatar los amores de Zeus.

· Ixión, que había tratado de seducir a Juno, por lo que fue condenado a dar vueltas sin fin sobre una rueda.

Tiziano sólo había recibido de los Habsburgo encargos de retratos, pero María de Hungría (1505-1558) le encargó las Furias con una clara finalidad política para colgarse en agosto de 1549 en la Gran Sala del palacio de Binche.

La ubicación de los cuadros en alto, entre grandes ventanales, revela un programa iconográfico pensado para mostrar el castigo reservado a quienes se alzan contra el orden establecido.

Ticio y Sísifo de Tiziano y Tántalo de Coxcie ocupaban un lado largo de la sala, enfrentados a una serie de tapices con la victoria de las Virtudes sobre los Vicios (la Avaricia de nuevo representada por Tántalo).

En los testeros colgaban medallones de Adriano y Julio César y, sobre ellos, cuadros de Coxcie con la contienda de Apolo y Marsias y el ulterior desollamiento del sátiro.

Con las Furias, encargadas tras la batalla de Mühlberg, María quiso mostrar en clave mitológica el destino reservado a quienes se rebelan contra el poder legítimo, equiparando el desafío a los dioses con el de los príncipes alemanes al emperador.

En la representación de los temas se utilizan elementos de la iconografía cristiana en la mitología.

Las Furias permanecieron en Binche hasta la destrucción del palacio por tropas francesas en 1554.

En 1558 María de Hungría las legó a Felipe II, que las destinó al Alcázar de Madrid y permanecieron en él hasta el incendio de 1734, cuando ardieron Ixión y Tántalo.

Tras un efímero paso por el Buen Retiro, donde se citan en 1747, se colgaron en la antesala del Palacio Real Nuevo hasta su ingreso en el Museo del Prado en 1828.

TIZIANO. TICIO. MUSEO DEL PRADO

Hacia 1565. Óleo sobre lienzo, 253 x 217 cm.

En las Metamorfosis de Ovidio se narra el sufrimiento del gigante Ticio, condenado por intentar violar a Leto.

El castigo es el mismo que en Prometeo. Su hígado, que se regeneraba una y otra vez, fuera eternamente devorado por dos águilas o buitres.

La obra que posee el Museo del Prado es una réplica tardía del original pintado por Tiziano para María de Hungría para la gran sala del palacio de Binche en Bruselas en 1548 una de las Furias o Condenados que realizó el artista.

Por encargo de María de Hungría, Tiziano realizó una pintura sobre Ticio, concebida como advertencia para quienes osasen desafiar el poder imperial, en un momento de confrontación con los príncipes protestantes.

Las obras están concebidas para contemplarse en alto, con figuras desnudas de monumentales anatomías.

En el modo de representar los episodios se advierte la iconografía cristiana trasladada a la mitología.

Tiziano recurrió a fuegos, mientras el carácter negativo de los personajes se sugiere acompañándolos de serpientes, elementos ignorados por Ovidio.

Las Furias son inconcebibles sin el paso de Tiziano por Roma, ya que sólo tras 1546 se percibe en su obra la estatuaria clásica y el arte de Miguel Ángel.

La impronta de Miguel Ángel se percibe en que Tiziano mostró un águila devorando el hígado de Ticio, cuando las fuentes antiguas aluden a un buitre. Pero Tiziano llegó mediante el color a resultados muy distintos.

TIZIANO. TICIO. 1565

TIZIANO. TICIO. 1565. MUSEO DEL PRADO

TIZIANO. SÍSIFO. MUSEO DEL PRADO

1548 – 1549. Óleo sobre lienzo, 237 x 216 cm.

El gran pecado de Sísifo, hijo de Eolo y fundador de Corinto, fue contarle al dios-río Asopo que su hija Egina fue raptada por Zeus.

Zeus encolerizado envió a Tánatos, dios de la Muerte, para que le llevara al Tártaro, pero Sísifo le encadenó allí, provocando que los seres humanos dejasen de morirse, teniendo que intervenir Zeus.

Sísifo volvió al Tártaro anciano y obligado por Hermes. Zeus le impuso un castigo ejemplar. Empujar una roca hasta la cima de una montaña escarpada, y cuando estaba a punto de conseguirlo, la piedra caía por la pendiente y tenía que volver a empezar la acción.

Para visualizar el Hades, Tiziano recurrió a la idea cristiana del fuego y en el caso de Sísifo también a dos enormes monstruos cuyas fauces abiertas remiten directamente a imágenes del Juicio Final.

El carácter negativo de los personajes se sugiere acompañándolos de serpientes, elementos ignorados por Ovidio y presentes también en el grabado de Tántalo.

En Sísifo la sensación de dinamismo no se plasma en la torsión del cuerpo, sino a las vibrantes lenguas de fuego y lava, plasmadas en densas pinceladas de rojo y amarillo.

El movimiento es el cambio de lugar o de posición de un cuerpo en el espacio.

El dinamismo es la actividad, la energía y la transformación.

TIZIANO. SÍSIFO. 1548-1549

TIZIANO. SÍSIFO. 1548-1549. MUSEO DEL PRADO

TÁNTALO

Tántalo, rey de Lidia e hijo de Zeus y la oceánide Pluto, fue muy estimado por los dioses e invitado a sus banquetes en el Olimpo.

Pero estas atenciones le volvieron soberbio y se atrevió a robar el néctar y la ambrosía de las deidades que otorgaban la inmortalidad.

Tántalo mató a su hijo, Pélope, para poner a prueba a los dioses. Le coció en un caldero y le sirvió en el banquete. Pero Zeus se dio cuenta del engaño y buscó un castigo terrible para Tántalo.

COPIA DE RIBERA. TÁNTALO. SIGLO XVII.

COPIA DE RIBERA. TÁNTALO. SIGLO XVII. MUSEO DEL PRADO

 

Le sumergieron en un estanque con el agua hasta el cuello, sufriendo hambre y sed eternamente.

Cuando quería beber, el agua huía de él y cuando quería comer las frutas del árbol sobre su cabeza se alejaban.

Este mito tuvo éxito durante el Renacimiento y el Barroco. Fue representado por Tiziano, Ribera, etc.

RIBERA. IXIÓN. 1632. MUSEO DEL PRADO

1632. Óleo sobre lienzo, 220 x 301 cm.

Ixión intentó suplantar a Júpiter en el lecho de Juno, pero Zeus formó una nube con la imagen de su esposa Hera e Ixión se unió a ella sin percatarse del engaño, engendrando a Centauro.

Ixión es el progenitor de la raza de los centauros.

Zeus le castigó a girar eternamente atado a una rueda de fuego fabricada por Hefesto para expiar sus culpas.

En la Edad Media el mito de Ixión se asoció con uno de los Pecados Capitales, La Lujuria.

Ribera plasma una imagen de Ixión boca abajo, acentuando la tensión dramática mediante la luz, la monumentalidad de las figuras, las forzadas anatomías y la expresividad gestual.

Ixión es la única Furia de Tiziano de la que no queda testimonio visual y tampoco fue tratada por pintores anteriores.

El Ixión de Ribera es fruto del talento del pintor. Su tratamiento del cuerpo humano sometido a condiciones extremas y la capacidad de transmitir al espectador el horror de la escena son muy impactantes.

En primer plano, Ribera pinta el cuerpo del gigante, que parece desplomarse sobre el espectador.

En Ixión no es el condenado sino el verdugo, quien transmite con su mirada la crueldad del castigo. Ribera optó por una figura masculina cuyo rasgo distintivo son los cuernos y unas orejas afiladas.

Es una creación del pintor, porque las Furias eran tres figuras femeninas: Alecto, Megera y Tisífone, encargadas de velar por el cumplimiento de los suplicios de los condenados en el Tártaro.

Ninguna fuente clásica o renacentista alude a un personaje de tales características.

Los personajes con orejas de asno representan la ignorancia.

Estos temas mitológicos tenían carácter ejemplarizante para todos aquellos que desacataban la autoridad de los dioses o de los reyes, o que tenían intención de igualarse con ellos o de engañarlos.

Estas pretensiones, tanto en Grecia como en la Europa del siglo XVII, eran consideradas dignas de castigo eterno.

En 1634 el cuadro fue adquirido a la marquesa de Charela, posiblemente para el Palacio del Buen Retiro.

JOSÉ DE RIBERA. IXIÓN. 1632

JOSÉ DE RIBERA. IXIÓN. 1632. MUSEO DEL PRADO

LAS DANAIDES

Las Danaides eran las 50 hijas del rey norte-africano Danao. Después de un conflicto con su hermano gemelo Egipto, el rey huyó con sus hijas a Argos, en Grecia.

Los 50 hijos de Egipto las persiguieron para reclamar a sus hijas como esposas. Danao accedió, pero le dio a cada hija una daga para poder matar a sus esposos durante la noche de bodas.

Todas las hijas hicieron lo que su padre les había dicho, pero Hypermnestra estaba enamorada de su marido, Linceo, y se aseguró de que no sufriese ningún daño.

Horacio narró la terrorífica noche de bodas matando a sus maridos. Sólo una respetó su matrimonio, traicionando a su padre desleal.

Hypermnestra fue encerrada por orden de su padre hasta la celebración de un juicio, pero Afrodita intervino para liberarla.

El resto de Danaides se purificaron en un ritual ordenado por Zeus con Hermes y Atenea y volvieron a casarse con hombres de Argos.

Tras su muerte, las Danaides fueron castigadas por su horrible crimen, ya que fueron enviadas al Tártaro para cargar agua en recipientes sin fondo durante toda la eternidad.

Este tema se representó en el siglo IV a. C en cerámica y solía acompañar a la pareja de hades y Perséfone y fue retomado en 1885 por Rodin y en 1925 Singer Sargent hizo una composición que guarda el Museum of Fine Arts de Boston.

WATERHOUSE. LAS DANAIDES. 1905. ART GALLERY ABERDEEN, SCOTLAND

WATERHOUSE. LAS DANAIDES. 1905. ART GALLERY ABERDEEN, ESCOCIA

 

CONCLUSIONES

El Inframundo clásico, regido por Hades y Perséfone, fijó unos motivos iconográficos que se actualizaron en el Occidente medieval y pasaron a formar parte de la tradición cristiana del Infierno.

BIBLIOGRAFÍA

Imágenes de la tradición Clásica y Cristiana. UNED. 2018

Pierre Grimal. Mitología Griega y Romana. Paidos.

museodelprado.es

maitearte.wordpress.com

Descargar el pdf o leer en línea aquí


Edipo

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

 

EDIPO

 

Edipo y la Esfinge - Cerámica griega

MITOS TEBANOS

CADMO, FUNDADOR DE TEBAS

Cadmo es un héroe del ciclo tebano, cuya leyenda se difundió por todo el mundo mediterráneo, desde Asia Menor hasta Libia (África).

Es hijo de Agenor, rey de Tiro, y hermano de la princesa Europa. Tiro es una ciudad situada en el sur del Líbano, en la costa oriental del mar Mediterráneo, 32 km al sur de Sidón (antigua Fenicia).

Después del rapto de Europa, el rey envió a sus hijos en busca de su hermana, prohibiéndoles que volvieran sin la joven. Cadmo y su madre, Telefasa, acudieron a Tracia, donde fueron bien recibidos.

A la muerte de su madre, Cadmo acudió a consultar el Oráculo de Delfos. Su respuesta fue que abandonase la búsqueda de su hermana Europa, porque estaba destinado a crear una ciudad.

Para elegir el lugar de emplazamiento de la ciudad, tendrá que seguir a una vaca hasta el lugar donde el animal se caiga, agotadas sus fuerzas.

Cadmo se puso en camino y encontró una vaca que llevaba en cada flanco un disco blanco que recordaba la luna llena. El animal atravesó Beocia y se tumbó en el lugar en el que se construyó Tebas.

Cumplido el oráculo, Cadmo quiso ofrecer la vaca en sacrificio a Atenea y envió a sus compañeros a buscar agua a una fuente próxima.

La Fuente de Ares, custodiada por un dragón, era el lugar donde tenían que acudir para conseguir agua. El dragón mató a varios de sus compañeros y después Cadmo mató al dragón.

Entonces Atenea le aconsejó que sembrase los dientes del dragón, brotando del suelo guerreros armados de aspecto amenazador.

Cadmo lanzó piedras en medio de ellos y como no sabían quién les agredía se mataron entre sí, sobreviviendo sólo cinco.

Para expiar la muerte del dragón, Cadmo tuvo que ser esclavo de Ares durante ocho años.

Cumplido el castigo, el héroe llegó a ser rey de Tebas, gracias a la protección de Atenea y Zeus le entregó por esposa a la bella diosa Harmonía, hija de Ares y Afrodita.

La boda de Cadmo y Harmonía se celebró con grandes festejos, en los que participaron los dioses y las Musas deleitaron con sus canciones.

A Harmonía le hicieron espléndidos regalos:

  • un vestido maravilloso, tejido por las Gracias y
  • un collar de oro, realizado por Hefesto.

La pareja tuvo un hijo, Polidoro, y varias hijas: Ino, Autónoe, Ágave y Sémele.

Al final de su vida, Cadmo y Harmonía abandonaron Tebas, dejando el trono a su nieto, Penteo, hijo de Ágave.

Después se dirigieron a Iliria (Balcanes) y Cadmo reinó sobre los ilirios. Allí tuvieron otro hijo, Ilirio.

Otro de los nietos de Cadmo fue Acteón, hijo de Autónoe, quien fue convertido en ciervo por Ártemis y devorado por sus propios perros, por cometer la osadía de ver desnuda a la diosa y a sus ninfas cuando se disponían a bañarse.

Al final de sus días, Cadmo y Harmonía fueron transformados en serpientes y pasaron a formar parte de los Campos Elíseos.

 

Cadmo y Minerva - Click para agrandar

JORDAENS, JACOB (Amberes, 1593 – 1678). CADMO Y ATENEA.

1636 – 1638. Óleo sobre lienzo, 181 x 300 cm. Museo del Prado, Madrid

 

Harmonia. EvelynMorgan - Click para agrandar

Harmonía. Evelyn Morgan 1877

 

ÁGAVE Y SÉMELE, LA RIVALIDAD ENTRE HERMANAS

Ágave difundió el rumor de que su hermana, Sémele, había tenido una aventura con un mortal cuando estaba embarazada de Zeus. El dios decidió castigarla por su infidelidad, matándola con un rayo, cuando Sémele le pidió a Zeus que mostrase todo su poder.

Dioniso descendió al Inframundo en busca de su madre, Sémele. En el Hades pidió a su tío que dejase en libertad a su madre. Éste accedió a cambio de algo que estimara mucho y Dioniso le cedió el mirto, porque al iniciarse en los misterios dionisiacos se coronaban la frente con esta planta.

Más tarde Dioniso vengó a su madre, Sémele, castigando cruelmente a Ágave por su calumnia, a través de su hijo.

Dioniso volvió a Tebas cuando reinaba su primo Penteo, hijo de Ágave, y el dios ordenó que todas las mujeres de la ciudad se trasladasen al Monte Citerón, la montaña de Tebas, para celebrar sus misterios.

Penteo se oponía a este rito e intentó espiar a las bacantes detrás de un pino para observar los excesos a los que se entregaban, pero las mujeres le descubren, creyéndole una fiera en su delirio, y le despedazan.

Su madre fue la primera en agredirle, apoderándose de su cabeza. La clavó en el extremo de un tirso y volvió orgullosa a Tebas, creyendo que era la cabeza de un león.

Ágave, cuando recuperó sus sentidos, se sintió horrorizada, porque había matado a su propio hijo.

Eurípides y Esquilo trataron este mito en la literatura como el prototipo del impío, castigado por no respetar las cuestiones religiosas.

CERÁMICA GRIEGA. c. 45O a,C. PENTEO DESGARRADO POR INO Y ÁGAVE. MUSEO DEL LOUVRE. Death_Pentheus_Louvre_G445 - Click para agrandar

CERÁMICA GRIECA. C. 450 a. C. PENTEO DESPEDEZADO POR INO Y ÁGAVE

 

EDIPO Y LA ESFINGE

Después del ciclo troyano, Edipo es una de las leyendas más célebres de Grecia. No se poseen los poemas épicos que originaron esta leyenda, pero sabemos que existieron.

Es el descendiente más famoso de Cadmo. Su padre es Layo, hijo de Lábdaco, y su bisabuelo Polidoro, hijo de Cadmo.

Su historia se refleja en la literatura, el teatro y la psicología dando nombre a un famoso complejo, el de Edipo.

Los psicoanalistas son grandes estudiosos y conocedores de la mitología y los descensos al interior del alma humana que ejemplifica esta religión. Freud estuvo muy interesado en este complejo.

Edipo es otro ejemplo en el que el ser humano intenta en vano escapar a su destino.

Layo y Yocasta son los padres de Edipo. En la versión de Sófocles, el oráculo predijo que el joven mataría a su padre.

En cambio, Eurípides y Esquilo, dicen que el oráculo es anterior a la concepción, para prohibir a Layo que engendrase un hijo, que no sólo le mataría, sino que sería el causante de grandes desgracias que hundirían su casa. Pero Layo no escuchó el aviso y fue castigado.

Para evitar el designio del oráculo, Layo mandó abandonar a su hijo al nacer, después de haberle atravesado los tobillos para atarlos con una correa, tal y como indica su nombre Edipo (pie hinchado).

Edipo fue encontrado en el monte por unos pastores que sabían que su rey no tenía hijos y le ofrecieron a Edipo.

Edipo pasó toda su infancia y adolescencia en la corte de Pólibo, pero al alcanzar la edad viril se enteró que le habían recogido y partió hacia Delfos para preguntar al oráculo quiénes eran sus verdaderos padres.

El oráculo de Delfos vaticinó que mataría a su padre y se casaría con su madre.

En el camino se topó con Layo, su padre, y en una disputa le mató, con lo cual quedó cumplido el oráculo.

Al llegar a Tebas, Edipo se encontró con la Esfinge. Era un monstruo, mitad león y mitad mujer, que planteaba enigmas a los viajeros y devoraba a los que no los resolvían.

Generalmente preguntaba: ¿Cuál es el ser que anda ora con dos, con tres o con cuatro patas y que, contrariamente a la ley general, es más débil cuantas más patas tiene?

Había otro enigma: “Son dos hermanas, una de las cuales engendra a la otra y, a su vez, es engendrada por la primera”.

La respuesta al primer acertijo es el hombre y al segundo el día y la noche (día es femenino en griego).

Ningún tebano había conseguido resolver estos enigmas y la Esfinge los devoraba uno tras otro.

Edipo encontró en seguida las respuestas y el monstruo, despechado, se precipitó desde lo alto de la roca en que se posaba. Según otras versiones, Edipo la arrojó al abismo.

Al vencer a la Esfinge y librar del monstruo a los tebanos, Edipo se ganó el favor de la ciudad y le dieron en matrimonio a la viuda de Layo, elevándole al trono.

Pero las cicatrices de sus tobillos revelaron su identidad. Yocasta descubrió que su propio hijo había matado a su padre y ella ha cometido incesto con él y no pudiendo soportarlo se suicidó. Entonces Edipo se quitó la vista.

En la versión épica, la muerte de Yocasta no interrumpe el reinado de Edipo que continúa en el trono hasta que muere.

En la tragedia griega, Edipo es desterrado de Tebas por matar a Layo. Así comienza una triste vida errante, acompañado por su leal hija Antígona.

Finalmente muere en Colono, en el Ática, habiendo declarado un oráculo que donde radicara la tumba de Edipo tendría la bendición de los dioses.

 

ICONOGRAFÍA

Edipo suele representarse como un viajero ataviado con un gran sombrero, mantón, botas y bastón.

INGRES. EDIPO Y LA ESFINGE - Click para agrandar

NEOCLASICISMO. DOMINIQUE INGRES. EDIPO Y LA ESFINGE, 1808.

ÓLEO SOBRE LIENZO. 189 × 144 CM. MUSEO DEL LOUVRE, PARÍS

 

En el siglo XIX, Ingres recupera el tema de Edipo y la Esfinge, pero le plasma como un bello joven desnudo y de perfil, razonando la solución del enigma con el monstruo, que tiene los restos de sus víctimas debajo.

 

ANTÍGONA, EL DEBER Y LA FAMILIA

Antígona, hija de Yocasta y Edipo, fue la hija fiel y leal, que acompañó a Edipo ciego durante el destierro hasta su muerte en Ática.

Al morir su padre volvió a Tebas, donde le aguardaba un cruel destino. Durante la guerra de los Siete Jefes sus hermanos, Eteocles y Polinices, luchaban en bandos contrarios y se mataron el uno al otro.

El rey Creonte, tío de los jóvenes, decretó solemnes exequias para Eteocles, pero prohibió que se diese sepultura a Polinices, que había llamado a los extranjeros contra su patria.

Antígona se negó a cumplir esta orden, considerando un deber sagrado, impuesto por los dioses y las leyes no escritas, dar sepultura a los muertos y especialmente a los parientes próximos.

Infringió la orden de Creonte al verter sobre el cadáver de Polinices un puñado de polvo, gesto ritual que basta para cumplir con una obligación religiosa.

Por este acto piadoso fue condenada a muerte y encerrada viva en la tumba de su familia. Se ahorcó en su prisión y Hemón, su prometido, hijo de Creonte, se suicidó sobre su cadáver.

Antígona representa la lealtad a su padre, el amor a la familia y el cumplimiento del deber por encima de cualquier nefasta consecuencia.

Jalabert. Edipo y Antígona abandonan Tebas - Click para agrandar

JALABERT. EDIPO Y ANTÍGONA ABANDONAN TEBAS. 1842.

MUSEO DE BELLAS ARTES, ROUEN (FRANCIA)

 

BIBLIOGRAFÍA

Grimal, Pierre. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos

Fotografías tomadas de wikipedia

maitearte.wordpress.com

 

 

Descargar el pdf o leer en línea aquí


TESEO, EL HÉROE ATENIENSE

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

TESEO

 

Heracles es el héroe dorio que tiene por escenario el Peloponeso, mientras que Teseo es el héroe del Ática.

Teseo es el más famoso de los reyes legendarios de Atenas y pertenece a una generación anterior a la Guerra de Troya, en la que participaron sus dos hijos con Fedra: Acamante y Demofonte.

Es más joven que Heracles, aunque algunas tradiciones asocian a los dos héroes con Jasón y los Argonautas en busca del vellocino de oro y en la Guerra contra las Amazonas.

La tradición presenta a Teseo como hijo de Egeo y Etra.

Egeo no lograba tener hijos y fue a consultar al oráculo de Delfos, donde obtuvo una respuesta oscura, que le prohibía desatar el odre de vino antes llegar a Atenas.

No entendió el significado y fue a consultar al rey Piteo, uno de los hijos de Pélope, quien si lo comprendió y se las ingenió para embriagar a Egeo. Esa noche puso a su lado a su hija Etra. Egeo se unió a ella y así fue engendrado Teseo.

Pero también se decía que era hijo de Poseidón porque, la misma noche que Egeo se unió a Etra, ella había sido violada por Posidón. Así nació Teseo, creyendo Egeo que era hijo suyo.

Egeo, temiendo a sus sobrinos, no quiso llevarse el niño a Atenas.

Al partir, ocultó su espada y sus sandalias detrás de una gran roca y le confió el secreto a Etra, recomendándole que no se lo confiase al niño que iba a nacer hasta que fuera lo suficientemente fuerte para mover la roca por si solo y coger los objetos.

A los 16 años, el joven había alcanzado tal vigor que Etra le reveló el secreto de su nacimiento y le condujo hasta la roca, donde Egeo había ocultado su espada y sus sandalias.

Teseo movió la roca, cogió los objetos y calzado con esas sandalias y empuñando la espada partió en secreto hacia Atenas en busca de su padre, Egeo.

Teseo encuentra la espada de su padre - Poussin - c1638 - Click para agrandar

Foto 1. POUSSIN. TESEO ENCUENTRA LA ESPADA DE SU PADRE, EGEO. 1638

Clasicismo. 98 cm × 134 cm. Museo Condé, Chantilly (Oise), Francia

 

En la pintura de Poussin el arco de medio punto y la bóveda de casetones son arquitecturas tomadas de Roma.

En Atenas, Egeo estaba bajo el dominio de Medea, la hechicera, porque ella le aseguró que podía curarle su esterilidad.

Cuando Teseo llegó para conocer a su padre, Medea intentó provocar su muerte, haciendo que luchara contra el toro de Creta, que algunos decían que era el animal que raptó a Europa a petición de Zeus, en lugar de transformarse el dios en toro.

En este episodio Teseo utilizó la espada de Egeo y el rey al verla le reconoció oficialmente como su hijo.

La leyenda del toro de Creta hay que relacionarla con el rey Minos, que se negó a ayudar a Heracles en la captura del toro, pero el héroe consiguió apresarle vivo y regresar a Grecia.

Le llevó a Micenas y se le ofreció a Hera, pero la diosa le rechazó y el toro fue liberado. Finalmente, Teseo le mató en la llanura de Maratón y se le sacrificó a Apolo.

Kylix Aisón Teseo (M.A.N. Madrid) - Click para alargar

Foto 2. Detalle en parte posterior del Kylix Aison Teseo.

Museo Arqueológico Nacional. Madrid.

Relacionado con fotos 7 y 8

Kylix Aisón Teseo (M.A.N. Madrid) - Click para alargar

Foto 3. TESEO Y EL TORO DE CRETA. Kylix o Copa Aison . c 430 a. C.

Museo Arqueológico Nacional, Madrid

Relacionado con fotos 7 y 8

 

En otra versión, cuando el joven llegó a Atenas, Medea en seguida supo quién era y persuadió a Egeo para que le invitara a un banquete para poder envenenarle.

Durante la comida, Teseo sacó la espada de su padre para partir la carne y Egeo reconoció oficialmente a su hijo ante todos los ciudadanos.

Medea por su traición fue repudiada y desterrada por Egeo.

Teseo, al ser reconocido oficialmente por su padre, tuvo que luchar contra sus primos, los 50 hijos de Palante, que se amotinaron e intentaron apoderarse del trono por la fuerza.

Teseo para demostrar su valor y que era digno higo de Egeo, se integró voluntariamente en el grupo de jóvenes atenienses, que debían ser entregados al Minotauro.

Cuando el héroe llegó a Creta, Ariadna, hija de Minos y Pasífae, quiso salvar a Teseo que había venido desde Atenas a combatir contra el monstruo.

Según Plutarco, al regresar a Atenas, Teseo se olvidó de cambiar las velas negras, símbolo de fracaso, por las velas blancas del éxito que le había entregado su padre.

Egeo, al ver llegar las naves con las velas negras creyó muerto a su hijo y se arrojó al mar, que desde entonces tomó su nombre, Mar Egeo, entre Atenas y Esmirna.

 

ARIADNA

La princesa Ariadna, hija de Minos y Pasífae, quiso salvar a Teseo de una muerte segura a manos del Minotauro.

Enamorada del héroe, Ariadna pidió ayuda al astuto Dédalo, quien le aconsejó que le diese un ovillo de hilo que le permitiría desenrollarlo a medida que avanzase y volver luego sobre sus pasos para salir del Laberinto.

Ariadna traicionó a su familia ayudando a Teseo, pero fijó la condición de que se casara con ella y la sacara de Creta.

Teseo, tras matar al Minotauro, hundió los navíos cretenses para que no pudieran perseguirles y su nave zarpó con Ariadna y los demás atenienses que se habían salvado del monstruo.

Teseo hizo una escala para descansar en la isla de Naxos. Ariadna se tumbó y se durmió y el joven la abandonó allí.

Poco después, el dios Dioniso pasó por la isla de Naxos y se enamoró de la bellísima Ariadna, convirtiéndola en su esposa. Su regalo de boda fue hermosa diadema de oro fabricada por Hefesto.

 

TALLER ROMANO. ARIADNA DORMIDA

150 – 175. Mármol blanco, 99 x 238 cm. Museo del Prado, Madrid.

En la pintura de Velázquez, que representa una vista del jardín de la Villa Médicis en Roma, se identifica en la logia la estatua de una figura yacente apenas esbozada por el artista.

Esa escultura en 1787 pasó a Florencia, primero al Palazzo Pitti, y posteriormente al Museo Arqueológico.

Había otras dos réplicas de tamaño mayor que el natural, en Roma:

  • Una en el Vaticano y
  • La otra en la Colección de la reina Cristina de Suecia. Ésta última fue enviada en 1724 a España e ingresó en 1830 en el Museo del Prado.

La figura femenina duerme al aire libre sobre un lecho liso de roca y viste una tela fina rica en pliegues, que es sostenida con un nudo sobre el hombro derecho. Además del brazalete, calza sandalias.

Su cabeza descansa con los ojos cerrados sobre el dorso de la mano izquierda; mientras el brazo derecho está flexionado y reposa sobre la cabeza, postura frecuente en la Antigüedad.

Su cabello, con raya en medio, cae libre sobre la espalda y está ceñida por una cinta, anudada en la parte posterior de la cabeza, lo que nos lleva a pensar también en una bacante.

La figura dormida puede indicar una ménade exhausta después de la danza orgiástica del culto a Dioniso o a Ariadna, abandonada por Teseo mientras dormía.

En el siglo XVII, la escultura fue restaurada en el taller de Bernini.

ARIADNA - TALLER ROMANO - Click para agrandar

Foto 4. TALLER ROMANO. 150 – 175. Mármol blanco, 99 x 238 cm

ARIADNA DORMIDA. MUSEO DEL PRADO, MADRID

 

CICLO CRETENSE: MINOS, REY DE CRETA

Minos es un rey de Creta que vivió tres generaciones antes de la Guerra de Troya.

Fue criado por Asterio o Asterión, rey de Creta, pero es considerado hijo de Zeus y Europa.

Su hermano es Radamantis, uno de los personajes vitales vinculados al Inframundo, al igual que el propio Minos.

A la muerte de Asterión o Asterio, Minos reinó solo en Creta, pero sus hermanos se opusieron. Minos dijo que era el elegido de los dioses para ser rey y que le concederían lo que pidiese.

Ofreció un sacrificio a Posidón y rogó al dios que hiciese salir del mar un toro y que le sacrificaría en su honor.

Posidón envió el toro y así Minos obtuvo el poder como rey de Creta, pero el animal era tan magnífico que Minos quiso conservarle para mantener su raza y le envió a sus rebaños, sacrificando otro animal al dios.

Posidón se vengó volviendo al animal furioso, hasta el punto de convertirse en uno de los trabajos de Hércules, el toro de Creta.

El rey Minos gobernó con justicia y bondad, proporcionando excelentes leyes a Creta, que se consideraban inspiradas directamente por Zeus, su padre.

Minos se casó con Pasífae, hija del Sol (Helio) y tuvieron varios hijos, entre ellos Ariadna y Fedra.

Pasífae, esposa de Minos, era hija de Helios y hermana de Circe.

Se le atribuían a Pasífae un temperamento celoso y artes de hechicería, semejantes a su hermana Circe y a su sobrina Medea.

Para impedir que Minos se uniese a otras mujeres le envió una maldición, de este modo las mujeres amadas por Minos morían devoradas por serpientes que salían de su cuerpo.

Minos consiguió que Procris le curara de esta maldición.

 

CÉFALO Y PROCRIS – LOS CELOS

Céfalo, pertenecía a la estirpe de Decaulión, por la rama materna y la paterna.

El primer mito relacionado con Céfalo es su rapto por Eos, la Aurora, que estaba enamorada de él, le trasladó a Siria y le dio un hijo, Faetón, que es más conocido por la tradición que le designa como hijo de Helio (dios del Sol).

Céfalo regresó a Atenas y se casó con Procris, hija del rey de Atenas, Erecteo.

Pteleón quería seducir a Procris y le regaló una corona de oro. La joven cayó en la tentación y fue infiel a su marido.

Cuando Céfalo descubrió la infidelidad, Procris huyó a la corte de Minos, rey de Creta.

Minos se enamoró de Procris e intentó seducirla, pero su esposa Pasifae le había mandado una maldición y cuando se unía a otra mujer salían de su cuerpo serpientes y escorpiones que mataban a la amante.

Para liberarle de este encantamiento, Procris le dio una hierba a Minos que había recibido de la maga Circe.

En compensación, Procris le pidió a Minos dos regalos:

  1. El perro que nunca dejaba escapar la pieza que perseguía.
  2. La jabalina que jamás erraba el blanco.

Posteriormente, temiendo los celos de Pasifae, Procris regresó a Atenas, donde se reconcilió con su marido, Céfalo, y le entregó los regalos que había recibido de Minos.

En otras versiones se narra que el propio Céfalo, disfrazado, ofreció valiosos regalos a su esposa para comprobar si le era fiel. La mujer se resistió mucho tiempo, pero al final sucumbió y entonces Céfalo se dio a conocer.

Avergonzada e indignada Procris huyó al monte, donde Céfiro, acosado por los remordimientos fue a buscarla y se reconciliaron, tras reconocer ambos sus errores.

La pareja vivió muy feliz hasta que Procris sintió celos de su marido, porque se marchaba con mucha frecuencia de caza y las ninfas podían tentarle.

Celosa, decidió seguir a su marido en la cacería. Céfalo oyó moverse un matorral y lanzó la jabalina que nunca erraba el blanco. Procris cayó mortalmente herida, pero antes de expiar comprendió su gran error, Céfiro siempre le fue fiel y la brisa que invocaba en las cacerías sólo era el viento.

Acusado de homicidio, Céfalo fue condenado al destierro, y se unió a Anfitrión es una expedición. Conseguida la victoria se dio a la isla el nombre de Cefalonia, en honor de Céfalo.

Céfalo quería tener hijos y consultó a un oráculo, que le respondió que se uniera al primer ser femenino que encontrase.

Encontró una osa y siguiendo el oráculo se unió a ella. Al instante el animal se transformó en una hermosa joven que le dio un hijo, Arcisio.

Verones - Cefalo y Procris c.1580 - Click para agrandar

Foto 5. Paolo Veronés.  Muerte de Procris. c. 1580. Óleo sobre lienzo

 

DÉDALO, EL LEONARDO GRIEGO

Dédalo era un ateniense perteneciente a la familia real que tiene su origen en Cécrope.

Es el prototipo de artista universal, a la vez arquitecto, escultor e inventor, lo que denominaríamos un humanista en el Renacimiento.

Dédalo trabajaba en Atenas y su inteligente sobrino Talo era su discípulo. Un día el joven, inspirándose en la mandíbula de una serpiente, inventó la sierra y su tío celoso le precipitó desde lo alto de la Acrópolis.

El crimen fue descubierto y el artista desterrado. Dédalo huyó a la corte del rey Minos en Creta, llegando a ser su arquitecto y su escultor habitual.

 

PASÍFAE Y EL MINOTAURO

Según una leyenda Afrodita inspiró a Pasifae, hija de Helio, una irresistible pasión por un toro porque Helio (Sol) le había revelado a Hefesto sus amores con Ares.

Según otra leyenda, fue Posidón, como castigo al rey Minos, quien inspiró esa pasión.

Minos, al reclamar el trono de Creta, prometió ofrecer a Posidón el admirable toro que salió del mar, pero su codicia le hizo sustituirle por otro inferior.

Como castigo el dios volvió furioso al toro y además inspiró a Pasífae una pasión irresistible por ese animal.

Para satisfacer sus pretensiones, Pasífae habló con el ingenioso Dédalo, quien le fabricó una vaca de madera tan perfecta que consiguió engañar al animal.

Pasifae se ocultó en el interior de la vaca y de su unión nació el Minotauro, que es un monstruo que tenía cabeza de hombre y cuerpo de toro.

Minos, asustado y avergonzado de los amores contra natura de su esposa, mandó construir a Dédalo un inmenso palacio (El Laberinto), como residencia del Minotauro, formado por tal cantidad de salas y corredores que sólo Dédalo era capaz de salir de él.

A consecuencia de la muerte de Androgeo, hijo de Minos, el rey exigió a Atenas un tributo pagadero cada 9 años, de 7 jóvenes y 7 doncellas para ser entregados al Minotauro en el Laberinto.

Androgeo, hijo de Minos y Pasifae, venció en todos los juegos atléticos organizados por Egeo en Atenas. A partir de esas hazañas Egeo le mandó a luchar con el toro que asolaba el país en Maratón y el joven murió.

Recordemos que en la civilización cretense el culto al toro jugaba un papel primordial.

 

ÍCARO Y DÉDALO

Ariadna, hija de Minos y Pasífae, quiso salvar a Teseo que había venido desde Atenas a combatir contra el monstruo.

Enamorada de Teseo, Ariadna pidió ayuda a Dédalo quien, con gran astucia, le aconsejó que le diese un ovillo de hilo que le permitiría desenrollarlo a medida que avanzase y volver luego sobre sus pasos.

Minos, al conocer el éxito de Teseo, gracias a la astucia del genio, encarceló en el Laberinto a Dédalo y a su hijo Ícaro, nacido de su relación con la esclava Náucrate.

El inventor fabricó unas alas para sí y otras para su hijo. Las pegó con cera y los dos huyeron volando. Dédalo llegó a Sicilia donde erigió numerosos edificios.

Antes de partir, Dédalo le recomendó a Ícaro que no volase demasiado alto, ni demasiado bajo.

El joven, osado y orgulloso, no atendió los consejos de su padre. Se acercó tanto al Sol que la cera se derritió y el joven se precipitó al mar, que desde entonces se llamó mar de Icaria, porque bordea una de las islas del norte del Egeo llamada Ikaria.

La caída de Ícaro - Click para alargar

Foto 6. GOWY, JACOB PEETER. LA CAÍDA DE ÍCARO. 1636 – 1638.

Óleo sobre lienzo, 195 x 180 cm. Museo del Prado, Madrid

 

ICONOGRAFÍA DE TESEO

Se le representa desnudo, aunque ocasionalmente viste túnica corta con sandalias. Empuña una maza como Hércules.

En la iconografía más frecuente de Teseo se le representa luchando contra el Minotauro o venciéndole, ensalzando la importancia del ovillo de Ariadna para salir del Laberinto.

En cambio, en el fondo del kylix Aison del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, está pintada una escena de figuras rojas con Teseo venciendo al Minotauro en presencia de la diosa Atenea, que aparece como mentora de la hazaña, quedando así desplazada la figura de Ariadna.

El kylix es un tipo de cerámica que se utilizaba como copa de vino y a medida que se va consumiendo permite ver la pintura del fondo.

En Roma, el héroe aparece en los frescos pompeyanos.

TESEO Y EL MINOTAURO. M.A.N. - Detalle

Foto 7. Detalle interior del kylix Aison representada en la foto siguiente y anteriormente en las fotos 2 y 3

TESEO Y EL MINOTAURO. MAN - Click para agrandar

 

Foto 8. CERÁMICA GRIEGA. COPA DE AISON. 420 a.C. MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL, MADRID

Interior de la copa a la que corresponden los detalles de la foto anterior y las fotos 2 y 3

 

Antonio Canova, Teseo y el Minotauro,1782 - Victoria y Alberto Museo - Click para agrandar

Fotos 9 y 10.  ANTONIO CANOVA. TESEO Y EL MINOTAURO, 1782

Museo Victoria y Alberto, Londres

 

Antonio Canova, Teseo y el Minotauro,1782 - Victoria y Alberto Museo - Click para agrandar

 

TESEO Y PROCUSTRES

Teseo, tuvo que superar varias pruebas que recuerdan a los trabajos de Heracles.

Procustres es el sobrenombre de un bandido que vivía en el camino entre Mégara y Atenas.

Poseía dos lechos, uno corto y otro largo, y obligaba a los viajeros a tenderse en ellos. A los altos en el lecho pequeño, cortándoles los pies para adaptarlos a la cama. A los de baja estatura en el largo, estirando violentamente de ellos para alargarlos.

Teseo mató a Procustres para liberar a todos los viajeros. Este hecho aparece también en el kylix Aison del MAN de España.

 

TESEO Y LAS AMAZONAS

La Amazonomaquia, representada en las metopas del Partenón, fue la guerra entre los habitantes del Ática y las Amazonas que habían invadido el país. Una versión dice que Teseo fue al reino de las Amazonas, para raptar a la bella Antíope. La joven subió a su nave y él zarpó a traición.

Las Amazonas se dirigieron a Atenas, se apoderaron del Ática y establecieron su campamento en la ciudad, obteniendo un éxito momentáneo, hasta que los atenienses les obligaron a firmar la paz.

En otra versión, se dice que las Amazonas no atacaron el Ática para rescatar a Antíope, sino porque Teseo la había repudiado para casarse con Fedra, a pesar de que la amazona le había dado un hijo a Teseo, Hipólito.

Una tercera versión, cuenta que Antíope lucho contra sus hermanas, las Amazonas por su amor hacia Teseo que siempre le fue fiel.

Cuando Antíope murió, Teseo se casó con Fedra.

 

TESEO Y FEDRA, HERMANA DE ARIADNA

Fedra era hija de los reyes de Creta, Minos y Pasífae, y hermana de Ariadna y Decaulión.

Durante su matrimonio con Teseo tuvieron dos hijos:

  • Acamante y Demofonte

Pero Fedra no pudo resistirse al embrujo del amor y se enamoró de Hipólito, el hijo de Teseo y la amazona.

Hipólito detestaba a las mujeres y rechazó los favores de su madrastra, pero ante el temor de que el joven contase a su padre sus insinuaciones, acusó a Hipólito de haber intentado violentarla.

Ante tan doloroso suceso, Teseo pidió a Poseidón que hiciese morir a su hijo y al poco tiempo sus caballos le arrastraron y mataron.

Fedra se ahorcó por remordimiento y desesperación y Eurípides trató esta tragedia en su obra “Fedra”.

 

HIPÓLITO, HIJO DE TESEO

Teseo tuvo un hijo con la amazona al que puso por nombre Hipólito.

El nombre de la amazona varía según las versiones. Una dice que fue Melanipa, otra Antíope y una tercera Hipólita.

De su madre había heredado la pasión por la caza y la veneración por Ártemis (Diana).

En cambio no valoraba a Afrodita. Por lo que la diosa del amor se vengó de su desprecio, suscitando en Fedra, segunda esposa de Teseo, una gran pasión por su joven y hermoso hijastro.

Fedra intentó conseguir el amor de Hipólito, pero éste la rechazó.

Ante este hecho, Fedra temió que el joven contase a su padre el hecho, por lo que rasgó su vestido y rompió la puerta de su habitación, afirmando que había intentado violarla.

En la Biblia tenemos el mimo hecho con José y la mujer de Putifar.

Teseo, presa de la cólera, y no queriendo matar a su hijo con sus manos, recurrió a Posidón que le había prometido 3 deseos.

Posidón accedió a sus deseos y envió un monstruo marino que salió de las olas del mar, cuando Hipólito conducía su carro por la orilla. Los caballos se asustaron y causaron la muerte del joven.

Cuando Fedra supo que había causado la muerte de su amado se ahorcó.

Otra versión cuenta que, por los ruegos de Artemisa, Asclepio resucitó al joven.

 

TESEO, REY DE ATENAS

Tras la muerte de su padre, Egeo, y después de desembarazarse de sus primos, Teseo se convirtió en rey de Atenas.

Teseo instituyó:

  1. La fiesta de las Panateneas, símbolo de la unidad del Ática
  2. La democracia

A los 50 años, Teseo quiso conquistar a la bellísima Helena y su amigo Pirítoo a Perséfone.

Los dos amigos raptaron a la joven Helena cuando estaba realizando una danza ritual en el templo de Ártemis, pero como todavía no estaba en edad de casarse la dejó al cuidado de su madre, Etra.

Seguidamente, partieron a buscar a Perséfone.

Durante su ausencia, Cástor y Pólux, hermanos de Helena, invadieron el Ática, recuperaron a Helena y se llevaron a Etra cautiva, instalando en el trono de Atenas a Menesteo, biznieto de Erecteo.

 

PIRÍTOO E HIPODAMIA, LA CENTAUROMAQUIA

Pirítoo es un héroe de raza lapita, vinculado al ciclo de Teseo.

En la Ilíada se le presenta como hijo de Zeus y Día, aunque otra versión le presenta como hijo de Día e Ixión.

Entre las principales hazañas de Pirítoo se encuentran:

  • La participación en la cacería de Calidón junto a Meleagro,
  • Su amistad con Teseo,
  • El descenso al Reino de Hades,
  • Su matrimonio con Hipodamia,
  • La batalla con los Centauros.

En la Ilíada aparece como el vencedor de los centauros, episodio que más tarde se relaciona con su matrimonio con Hipodamia.

En el banquete nupcial de Hipodamia y Pirítoo, se invita a los centauros, que tienen torso y brazos de hombre pero las cuatro patas de un caballo.

Los centauros representan la parte más pasional e irracional de los hombres. Además bebieron demasiado vino en la boda y quisieron violar a Hipodamia y raptar a las mujeres de los lapitas.

 

Canova - Teseo y el Centauro - Museo de Viena - Click para agrandar

Foto 11. CANOVA. TESEO Y EL CENTAURO. 1805 – 1819. KUNSTHISTORISCHES MUSEUM DE VIENA

 

De este modo se inició una terrible lucha entre lapitas y centauros. Teseo ayudó al pueblo de los lapitas y vencieron en la contienda.

La centauromaquia es una metáfora de la lucha entre la naturaleza animal y la naturaleza racional del hombre y queda reflejada en las metopas del Partenón.

El escultor Canova hará un magnífico conjunto escultórico que plasme la lucha entre Teseo y un centauro.

Minerva y el centauro de Sandro Botticelli plasman el contraste entre la belleza racional y la fealdad animal del ser humano.

 

PIRÍTOO Y PERSÉFONE

Teseo y Pirítoo eran dos héroes unidos por una entrañable amistad.

Ambos habían jurado casarse con una hija de Zeus. De este modo Pirítoo ayudó a Teseo a raptar a la jovencísima Helena y Teseo acompaño al Inframundo a Pirítoo para raptar a la bellísima Perséfone, esposa de Hades e hija de Zeus y Deméter.

Los dos amigos consiguieron entrar en el Inframundo, pero les resultó imposible salir, quedando allí prisioneros hasta que Heracles fue en busca del Can Cerbero.

Heracles consiguió llevarse a Teseo al mundo de los vivos, pero cuando intentó liberar a Pirítoo la tierra tembló y comprendió que se negaban a soltar al culpable de intentar raptar a Perséfone.

 

BIBLIOGRAFÍA

Grimal, Pierre. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos

museodelprado.es

Fotografías: es.wikipedia.org

maitearte.wordpress.com

RECONOCIMIENTOS DE FOTOS

  • Foto 2 – TESEO Y EL TORO DE CRETA. Detalle de la copa Aison . C 430 a. C.Museo Arqueológico Nacional, Madrid

WIKIMEDIA. Tomado por Luis García ( Zaqarbal ) el 3 de diciembre de 2008. Publicado bajo las licencias GFDL &Cc-by-sa-3.0,2.5,2.0,1.0.

  • Foto 9 – ANTONIO CANOVA. TESEO Y EL MINOTAURO, 1782. Museo Victoria y Alberto, Londres.

WIKIMEDIA. Trabajo propio, Yair Haklai. 21 August 2009

  • Foto 10 – ANTONIO CANOVA. TESEO Y EL MINOTAURO, 1782. Museo Victoria y Alberto, Londres.

WIKIMEDIA. Trabajo propio, sailko. 18 de febrero de 2011, 13:05:50

 

 

 

Descargar el pdf o leer en línea aquí

 


Perseo

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

 

PERSEO

 

DÁNAE Y PERSEO

ACRISIO

Acrisio, rey de Argos, y su esposa Eurídice tenían una hija, Dánae. El rey deseaba un hijo varón y fue a consultar al oráculo, el cual predijo de la joven tendría un hijo y que su nieto le mataría.

Para impedir que se cumpliera el oráculo, Acrisio mandó construir una cámara subterránea de bronce, en la que encerró a Dánae, para impedir que sedujeran a la hermosa joven.

Para Zeus, ante la belleza de Dánae, no había impedimentos y entró en la cámara de bronce en forma de lluvia de oro a través de una grieta en el techo.

Cuando Acrisio se enteró que su hija había sido seducida por Zeus, encerró a la bella joven y a su nieto en un cofre que arrojó al mar.

El niño se llamaba Perseo y estaba destinado a realizar grandes gestas, siendo uno de los héroes de la Mitología griega.

Después de múltiples aventuras, cuando Perseo volvió a Argos quiso conocer a su abuelo, pero Acrisio, temeroso de que se cumpliese el oráculo se marchó a Larisa en Tesalia.

El rey de Larisa celebraba unos juegos en honor de su padre y Perseo compitió en ellos. Cuando Perseo lanzó el disco se levantó un viento huracanado, el proyectil se desvió y dio a Acrisio en la cabeza matándole.

Perseo comprendió que, a pesar de todos los esfuerzos que hagamos, el destino siempre se cumple. Dio sepultura a Acrisio y volvió a Argos.

DÁNAE

Perseo es hijo de Zeus y Dánae, hija de Acrisio, rey de Argos.

El  oráculo le respondió a Acrisio que su hija Dánae tendría un hijo que sería el causante de su muerte. Éste, asustado, recluyó a su hija en una cámara subterránea de bronce. Pero Zeus, transformado en lluvia de oro, poseyó a la  bellísima joven.

 

Tiziano. Danae. (Hermitage Version)

TIZIANO. DÁNAE.1554. ÓLEO SOBRE LIENZO. 120 CM × 187 CM MUSEO DEL HERMITAGE, SAN PETERSBURGO

TIZIANO. DANAE. MUSEO DEL PRADO

TIZIANO. DÁNAE RECIBIENDO LA LLUVIA DE ORO. 1560 – 1565. MUSEO DEL PRADO, MADRID

Rembrandt- Danae

REMBRANDT. DÁNAE. 1636. ÓLEO SOBRE LIENZO. 185 × 203 MUSEO DEL HERMITAGE, SAN PETERSBURGO

 

Este mito simboliza la omnipotencia del oro y del dinero, que logran abrir las puertas más férreamente cerradas.

Después del nacimiento del niño, Acrisio dio muerte a la sirvienta, como castigo por permitir la seducción, e hizo arrojar al mar a su hija y a su nieto encerrados en un cofre de madera.

Bajo la protección de Zeus, consiguieron llegar a la isla de Sérifos, donde fueron recogidos y cuidados por Dictis, el pescador, hermano del tirano Polidectes.

Perseo creció con fuerza, valor y belleza, velando por su madre, Dánae.

El tirano Polidectes se enamoró de Dánae y, para alejar al joven Perseo, le ordenó que fuese en busca de la cabeza de Medusa.

En la versión más conocida se narra que un día Polidectes invitó a Perseo a un banquete y en el transcurso de la comida preguntó que regalo pensaban ofrecerle.

Perseo respondió que traería la cabeza de Gorgona. Al día siguiente todos los príncipes trajeron el caballo ofrecido, pero Perseo se presentó con las manos vacías y Polidectes le envío a cumplir su palabra.

Durante su ausencia, el tirano intento forzar a Dánae y, a su vuelta, Perseo le transformó en piedra por medio de la cabeza de Medusa,entregando a Dictis el trono de la isla.

Finalmente, Dánae y Perseo regresaron a su tierra, Argos.

 

MEDUSA

Había tres Gorgonas, llamadas Esteno, Euríale y Medusa.

Las tres eran hijas de dos divinidades marinas, Forcis y Ceto.

Las dos primeras eran inmortales y sólo Medusa era mortal.

Generalmente se da el nombre de Gorgona a Medusa, considerada como la Gorgona por excelencia.

Estos tres monstruos habitaban en el Occidente extremo, no lejos del país de las Hespérides.

La leyenda de Medusa sufre una evolución. En un primer momento, Medusa es un monstruo, una de las divinidades preolímpicas.

Después se consideró víctima de una metamorfosis.

Gorgona era una bella doncella, que se había atrevido a rivalizar en hermosura con la diosa Atenea, siendo su mayor orgullo su espléndida cabellera.

Atenea la castigó por su osadía y convirtió sus cabellos en serpientes.

Las Gorgonas eran monstruos con las siguientes características:

  • Colmillos de jabalí,

  • Cabeza rodeada de serpientes,

  • Manos de bronce,

  • Alas de oro, con las que podían volar,

  • Su mirada penetrante que quien la sufría se convertía en piedra.

  • Causaban horror a mortales e inmortales.

  • Sólo Poseidón no temió unirse con Medusa, que quedó embarazada.

 

PERSEO Y MEDUSA

Hermes y Atenea, hermanos de Perseo, acudieron en su ayuda y le proporcionaron los medios necesarios para cumplir su imprudente promesa.

Le entregaron todo lo necesario para salir victorioso:

  • Las sandalias aladas para volar, que le entregó Hermes,

  • Un zurrón para guardar la cabeza de Medusa,

  • El casco de Hades, que volvía invisible a quien se lo ponía.

  • Una hoz con gran filo para conseguir la cabeza de Medusa.

Perseo se elevó en el aire con las sandalias aladas que le permitían volar y con el escudo pulido como un espejo se protegió de la terrible mirada. En otras versiones se narra que es la diosa Atenea quien sujeta el escudo.

Finalmente, para mayor seguridad, le cortó la cabeza a Medusa mientras dormía, surgiendo de su cuello cercenado Pegaso, el caballo alado, y un gigante.

Perseo guardó la cabeza de Medusa en el zurrón y emprendió el regreso. Las otras dos Gorgonas le persiguieron, pero el yelmo de Hades le hizo invisible.

Atenea se sirvió de la cabeza de Medusa, colocándola en su escudo o en el centro de su égida. De este modo sus enemigos quedaban petrificados al ver a la diosa.

Perseo recogió también la sangre de Medusa porque tenía propiedades mágicas. La de la vena izquierda era un veneno mortal, pero la de la derecha era un remedio capaz de resucitar a los muertos. (Asclepio)

En el Renacimiento, Benvenuto Cellini asimila la figura de Cosme de Medicis a un Perseo salvador que exhibe triunfante su trofeo sobre un pedestal.

La cabeza de Medusa se convirtió a la vez en un tema iconográfico, resaltando su función aterradora, mitigada con el tiempo hasta convertirse en un mero elemento decorativo en los mosaicos romanos.

El siglo XIX vio en la belleza atormentada de Medusa una imagen del alma de los artistas.

CARAVAGGIO. CABEZA DE MEDUSA

1597. Óleo sobre lienzo. 60 cm × 55 cm

Galería Uffizi, Florencia.

Caravaggio no representa el momento de la muerte de Medusa, sino la cabeza recién cortada con la boca abierta como señal de terror con la sangre brotando.

Caravaggio mezcla en el cuadro dos distintos aspectos del mito:

  • La imagen de Medusa reflejada en el escudo de Perseo y

  • La cabeza del monstruo utilizada por Atenea para aterrorizar los enemigos.

 

2018-09-14-Florencia-2018-Los-Uffizi-204-REC

CARAVAGGIO. CABEZA DE MEDUSA

1597. Galería Uffizi, Florencia

 

BENVENUTO CELLINI.PERSEO

Bronce. 1545-1554. Plaza de la Señoría, Florencia

3,20 m (5,20 m con el pedestal)

Perseo con la cabeza de Medusa, también denominada el Perseo de Cellini, es una escultura realizada en bronce por Benvenuto Cellini. Es considerada una de las obras cumbre de la escultura manierista italiana y una de las estatuas más famosas de la Piazza della Signoria en Florencia.

Desde el primer momento, el artista sabía cuál iba a ser el emplazamiento de su estatua. El propio artista describió la fundición de Perseo del siguiente modo en su autobiografía:

presa de intensa fiebre y de las llamas del taller, azotando un vendaval de lluvia el molde y el horno, cuajado el bronce por súbito enfriamiento, asustados y despavoridos los presentes, reanimando el semimoribundo escultor el fuego con troncos de leña y mejorando el metal en fusión con toda su vajilla de estaño y, como dice Marco, entre la fiebre, el delirio, el incendio y el vendaval que arrecian en aquella tremenda noche de locura artística de un genio, se oye un trueno formidable, a la vez que deslumbra la escena un relámpago cegador, como génesis de una estatua… Perseo quedó hecho”.

La escultura está formada por dos cuerpos humanos: un hombre de pie sobre un cuerpo femenino sin cabeza.

El hombre se presenta desnudo, tiene el cabello rizado y corto. Lleva un casco con alas sobre la cabeza.

Su cabeza se dirige hacia al suelo, de modo que el espectador situado ante ella puede observar su rostro.

Su mano derecha sostiene una espada larga con la que se ha producido la decapitación, mientras que la mano izquierda porta triunfante en lo alto la cabeza de Medusa que derrama sangre por el cuello, y de cuya sangre surgirá Pegaso.

El cuerpo femenino, se encuentra desnudo y tumbado con una posición contorsionada. Su ropa se encuentra debajo, entre su cuerpo y una superficie plana. De su torso también mana sangre.

En la nuca de la escultura se puede observar un autorretrato de Benvenuto Cellini.

El casco forma las cejas, la nariz y la forma de la cara, mientras que el cabello de la nuca de Perseo es la barba de Cellini.

El rostro de Medusa fue construido a partir del modelo del rostro de uno de los aprendices del autor, hecho que aclara en su autobiografía de esta manera:

“Entre mis aprendices había uno muy hermoso, hijo de una meretriz. Me servía de aquel muchacho para copiarlo, porque no tenemos otros libros que nos enseñen el arte, sino la naturaleza

Al contrario que su pedestal, la escultura que se observa en la actualidad es la original, que solo fue trasladada en 1998 para realizarle una profunda limpieza y restauración.

La escultura de Perseo fue encargada por Cosme I después de su toma de posesión como duque de la ciudad y fue realizada entre 1545 y 1554.

Desde antes de la restauración de los Médicis en 1512, algunos miembros de la familia habían usado el retrato para establecer vínculos históricos con el pasado que justificaran su poder presente. Cosme I repitió su imagen como forma de propaganda para que otorgaran credibilidad a su posición como gobernante.

Las obras encargadas por los Médicis hacen referencia a los mitos Antiguos. Erwin Panofsky dice que el movimiento renacentista retomó estilos y temáticas de la antigüedad.

La escultura está realizada en bronce fundido a la cera perdida, una técnica sobre la que Cellini tuvo que realizar varios bocetos preparatorios que todavía se conservan.

El escultor creó su primer boceto en tierra y fue terminado con un grosor de alrededor de un dedo y, tras ser cocido, aplicó la cera.

Los agujeros que quedaron tras haber terminado toda la capa de cera, los redujo hasta dejarles la abertura deseada a cada orificio.

Posteriormente sobre la cera colocó barro y después tres capas de tierra para fundirla. Colocó respiraderos para dejar salir la cera y un orificio en la parte superior, por donde vertió el bronce derretido.

Después repasó la pieza con un cincel para marcar los detalles. El resultado final de Perseo supone un logro de la escultura en bronce.

Se ubicó en la Loggia della Signoria de Florencia donde continua en la actualidad.

En la Piazza della Signoria se encuentran:

  • Monumento Ecuestre de Cosme I Medici (1594), obra de Giambologna.

  • Neptuno (1563-75) de Bartolomeo Ammannati.

  • Judith y Holofernes (copia) de Donatello (1455-60). Original en el Palazzo Vecchio de Florencia.

  • David (copia) de Miguel Ángel (1504). Original de Miguel Ángel en la Academia de Florencia. 

  • Hércules y Caco de Baccio Bandinelli (1533).

  • David, Judith, Perseo y Hércules son los grandes libertadores.

Reportaje fotográfico de Perseo en la Loggia della Piazza de la Signoria de Florencia con fotos tomadas en los diferentes viajes realizados a esta ciudad entre 2013 y 2018.

 

Florencia 2018 - Piazza della Signoria - Logia - Perseo de Cellini Florencia 2018 - Plaza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini Florencia 2018 - Plaza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini

Piazza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini

Florencia 2018 - Perseo de Cellini - Loggia della Signoria

Florencia 2013 - Loggia della Signoria - Perseo de Cellini

Diferentes vistas de la escultura. (Click en la imagen para ampliar)

 



Perseo B. Cellini - Parte posterior con inscripción en la banda Perseo B. Cellin - Detalle del autorretrato del autor

1- Detalle parte posterior con banda e inscripción.

2- Autorretrato del escultor en casco y nuca.

(Click en la imagen para ampliar)

 

Perseo B. Cellini. Detalle

Detalle inscripción banda posterior:

“FACIEBAT MDLIII”

Florencia 2018 - Plaza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini - Detalle

Detalle inscripción banda anterior.

FIRMA DEL AUTOR:  “BENVENVTVS CELLINVS CIVIS”

(Click en la imagen para ampliar)

 

Piazza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini - Detalle de la sandalia

1- Detalle de la sandalia de Perseo.

2- Detalle de la mano desplomada de Medusa.

Al fondo, la fachada de la Galería de los Uffizi.

(Click en la imagen para ampliar)

Piazza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini - Detalle de la mano desplomada de Medusa

 

Piazza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini - Pedestal - Mercurio y Danae Piazza de la Signoria - Logia - Perseo de Cellini - Mercurio

Pedestal de Perseo. Copia instalada en la restauración terminada en el año 2000

(Click en la imagen para ampliar)

 

CELLINI. PEDESTAL DE PERSEO. MUSEO DEL BARGELLO

Perseo fue encargado al gran escultor Cellini en 1545 por Cosme I, para reafirmar el poder de la familia Medici, y ser colocado en la Piazza della Signoria junto a la Judith de Donatello y al David de Miguel Ángel, todos simbolizan la valentía y la liberación.

La base original de Perseo es un alto pedestal rectangular de dos metros, creado junto con la estatua entre 1545 y 1554.

Está realizada en mármol y decorado como en la antigua Roma con guirnaldas y bucráneos.

Posee cuatro hornacinas rematadas en una venera con cuatro esculturas en bronce que representan a sus padres y a los dos hermanos que le ayudaron en su arriesgada misión para obtener la cabeza de Medusa:

  1. Zeus (Júpiter)
  2. Dánae con su hijo Perseo de niño
  3. Hermes (Mercurio)
  4. Atenea (Minerva)

En el año 2000, tras la restauración, Perseo volvió a la Loggia dei Lanzi, en la Piazza della Signoria de Florencia, pero el pedestal fue sustituido por una copia por motivos de conservación. El original se encuentra en el Museo del Bargello, Florencia.

El bajorrelieve con el tema de la liberación de Andrómeda se encuentra de forma separada en la misma sala del Bargello.

 

Zeus (Júpiter) - Pedestal de B. Cellini en el Museo del Bargello

Zeus (Júpiter)

Dánae con su hijo Perseo de niño - Pedestal de B. Cellini en el Museo del Bargello

Dánae con su hijo Perseo de niño

Hermes (Mercurio) - Pedestal de B. Cellini en el Museo del Bargello

Hermes (Mercurio)

Atenea (Minerva) - Pedestal de B. Cellini en el Museo del Bargello

Atenea (Minerva)

Pedestal original de la escultura de Perseo de B. Cellini expuesto en el Museo del Bargello.

En la Loggia della Piazza della Signoria Perseo se ubica sobre una copia del mismo.

 

TÉCNICA DE LA CERA PERDIDA

 

Creación del molde

1. La base es un modelo de cera (material maleable y fundible).

2. Este molde se forra con un material que endurezca despacio (escayola o arcilla) y que sea refractario (que resista la acción del fuego).

3. Se aplican tantas capas como sea necesario, para crear un molde hermético, de una sola pieza.

4. Se colocan soportes de acero (clavos o alambres) que se introducen en el modelo para sujetar el núcleo, que habrá de formar la parte hueca de la escultura.

5. Se abren pequeños orificios, “bebederos”, que se pueden realizar colocando canutos de papel encerado, que atraviesan el molde.

6. Por el orificio principal, en forma de embudo, se vierte el material fundido.

7. Si la escultura es pequeña, se puede verter directamente el bronce fundido.

8. Si la figura es monumental es conveniente conseguir que sea hueca, pues la cantidad de bronce puede ser excesiva, repercutiendo tanto en peso como en coste económico.

9. En el método indirecto, se hace un molde de la pieza a reproducir. Éste consta de una parte blanda, que se hace en la actualidad con silicona, antes del siglo XX se usaba la gelatina. Tiene un contra molde rígido, que puede ser de yeso o fibra de vidrio. Por medio de baños se va añadiendo la cera, hasta lograr el grosor deseado. Éste molde puede ser reutilizado para generar más originales múltiples.

 

Proceso de fundición

1. La cera se derrite y sale por los “bebederos” o por el orificio principal.

2. Ese hueco será rellenado por el bronce fundido al ser vertido por el orificio principal.

3. El proceso puede llegar a durar varios días, dependiendo tanto del tamaño de la figura como del espesor de la misma (las piezas pequeñas pueden fundirse y desmoldarse sin necesidad de núcleo).

 

Desmoldado y acabado

1. Una vez enfriado el bronce, se procede al desmoldado, que sólo puede hacerse destruyendo el material refractario (puesto que éste es de una sola pieza y no es posible abrirlo sin romperlo).

2. El artista corta los “bebederos”, lima, pule y abrillanta la superficie.

3. Los remates posteriores son tan laboriosos como los de una obra de orfebrería: añadir pátinas y diferentes colores, bien por medio de productos químicos y aplicación de calor.

4. También se añaden complementos, por ejemplo en la cultura griega, los broncistas griegos forraban los labios de sus estatuas con cobre, para que fuesen más rojizos, incrustaban pasta vítrea blanca para dientes y ojos y pasta negra para el iris, incluso se añadían las pestañas.

5. Los grandes conjuntos escultóricos de bronce eran fundidos por separado.

6. En la escultura ecuestre del emperador Marco Aurelio, el caballo y el emperador se hicieron de forma independiente, así como las armas y otros ornamentos.

 

ANTONIO CANOVA. PERSEO TRIUNFANTE

Mármol. 1800-1801. Museos Vaticanos.

La estatua representa a Perseo triunfante después de cortar la cabeza de Medusa, la única mortal de las tres Gorgonas.

El héroe lleva un sombrero alado, las sandalias aladas de Mercurio y una hoz que le regalaron para decapitar a Medusa.

La obra fue esculpida por Antonio Canova (1757-1822) en pocos meses, entre finales de 1800 y principios de 1801.

 

Perseo de Antonio Canova -Museos Vaticanos

CANOVA. PERSEO CON LA CABEZA DE MEDUSA (1800-1801). MUSEOS VATICANOS.

 

Perseo fue cedido a la nueva República Cisalpina para el nuevo Foro Bonaparte de Milán.

Más tarde, la estatua fue adquirida por el papa Pío VII y se colocó en el pedestal del Apolo del Belvedere, que había sido transportado a Francia, en época de Napoleón.

El Apolo Belvedere, que data de mediados del siglo II d.C., se considera hoy una copia del bronce realizado entre los años 330 y 320 a.C. por Leocares, uno de los artistas que trabajaron en el Mausoleo de Halicarnaso.

En esta escultura de Apolo Belvedere se inspiró Canova, para las proporciones y expresividad de su Perseo.

 

PERSEO Y ANDRÓMEDA

En su camino de regreso, Perseo pasó por Etiopía, donde consiguió liberar a la bella Andrómeda que estaba encadenada a una roca.

Andrómeda era hija de Cefeo, rey de Etiopía, y de Casiopea. Su madre pretendía ser más bella que las Nereidas. Por lo que éstas habían pedido a Posidón que vengase su amor propio y el dios envió un monstruo marino que asolaba las tierras de Cefeo.

Casiopea, al vanagloriarse de poseer una belleza superior a las Nereidas, pecó de arrogancia y soberbia, por lo que fue convertida en constelación. El ser humano siembre debe ser moderado.

El oráculo predijo que Etiopía se vería libre si Andrómeda, hija de Casiopea, era ofrecida como víctima expiatoria. Por este motivo la doncella fue encadenada a la roca. (Los hijos sufren las consecuencias de los actos de sus padres)

En su camino de regreso, tras cortar la cabeza a Medusa, Perseo pasó por Etiopía, donde encontró encadenada a Andrómeda. Se enamoró de la joven, mató al monstruo, liberó a Andrómeda y se casó con ella. Se marcharon de Etiopía y tuvieron varios hijos.

Cuando Perseo y Andrómeda llegaron a Sérifos, la situación había cambiado. Polidectes había intentado apoderarse de Dánae por la fuerza. Perseo se vengó entrando en la sala donde el tirano estaba reunido con sus amigos y los convirtió a todos en estatuas de piedra.

Después entregó el poder sobre la isla de Séfiros a su padre adoptivo Dictis, por su bondad y humanidad.

Perseo devolvió las armas mágicas a sus dioses protectores y después entregó a Atenea la cabeza de Medusa para que la colocase en el centro de su escudo.

Con este hecho el héroe siempre estaría protegido por los dioses.

Perseo es el prototipo del héroe de buenos sentimientos.

Es el héroe noble y libertador de los oprimidos.

 

GIORDANO, LUCA. Perseo y Andrómeda

(Nápoles, 1634 – Nápoles, 1705)

Perseo y Andrómeda. Óleo sobre lienzo, 223 x 107 cm

Museo del prado, Madrid

En la parte superior del lienzo, con pincelada muy deshecha, Perseo cabalga sobre Pegaso portando en su mano derecha la cabeza de Medusa.

En la parte inferior un monstruo marino enseña sus dientes dispuesto a atacar a la bella Andrómeda que está encadenada a la roca y ante el temor derrama sus lágrimas.

Cuando Perseo oiga llorar a la joven se acercará a ella para matar al monstruo y salvarla de ser sacrificada.

 

Luca Giordano. Perseo y Andrómeda

GIORDANO, LUCA. PERSEO Y ANDRÓMEDA.

MUSEO DEL PRADO, MADRID

JORDAENS Y RUBENS. PERSEO LIBERANDO A ANDRÓMEDA

1639 – 1641. Óleo sobre lienzo, 223 x 163 cm. Museo del Prado

Perseo, hijo de Zeus y Dánae, encontró a Andrómeda que había sido ofrecida como sacrificio para aplacar la ira de un monstruo marino, enviado por el dios del mar, Poseidón.

Rubens escoge el momento posterior a la victoria del héroe, cuando Perseo libera a la hermosa joven.

A los pies de Andrómeda aparece el escudo de Perseo con la cabeza de Medusa, a la que había cortado la cabeza, usándola para petrificar a sus enemigos.

La pintura recoge el momento en el que la pareja se ve por primera vez. Esta idea se acentúa con la presencia de Cupido, dios del amor, e Himeneo, dios de las ceremonias nupciales, que porta la antorcha (llama del amor conyugal).

El centro de atención es la figura de Andrómeda, cuya desnudez se acentúa por el uso de la luz que la recorta sobre un fondo oscuro, mientras Perseo va ataviado con una armadura barroca.

Esta obra es la única que hemos conservado del último encargo que Rubens recibió por parte del rey Felipe IV, en concreto para decorar el Salón nuevo del Real Alcázar.

La correspondencia entre el Cardenal-Infante don Fernando de Austria, hermano del rey y gobernador de los Países Bajos meridionales, permite documentar el encargo.

Gracias a estas cartas sabemos que Rubens no había concluido las obras en el momento de su muerte y que el artista flamenco Jacopo Jordaens se encargó de terminarla.

 

RUBENS Y JORDAENS. Perseo liberando a Andrómeda

JORDAENS, JACOB Y RUBENS, PEDRO PABLO – PERSEO LIBERANDO A ANDRÓMEDA 1639 – 1641

MUSEO DEL PRADO, MADRID

 

HIMENEO – CORTEJO NUPCIAL

Himeneo preside el cortejo nupcial. Era un joven ateniense de gran belleza, que con frecuencia era tomado por una muchacha.

Su condición era modesta, pero amaba a una joven noble de Atenas. Como no se podía casar con ella, se limitaba a seguirla desde lejos, como única satisfacción.

Un día, en el que las doncellas nobles fueron a Eleusis para ofrecer un sacrificio a Deméter, unos piratas raptaron a todas las doncellas llevándose también al hermoso Himeneo.

Después de una larga travesía, los piratas llegaron a una costa desierta y fatigados se durmieron, momento que aprovechó Himeneo para matarlos.

Dejo a las jóvenes en lugar seguro y volvió a Atenas, ofreciendo devolver a las muchachas a condición de que le concedieran la mano de su gran amor.

La proposición fue aceptada y las jóvenes volvieron con sus familias.

En memoria de esta hazaña se invoca en las bodas a Himeneo como señal de buen augurio.

 

CUPIDO REAVIVANDO LA ANTORCHA DE HIMENEO

George Rennie (Escocia, 1801 o 1802 – Londres, 22 de marzo de 1860)

Obra realizada en mármol hacia 1831.

En la actualidad se expone en el Museo de Victoria y Alberto de Londres.

En 2005 se retiró temporalmente de la exhibición durante la reorganización de las galerías de escultura del museo.

Se volvió a mostrar en el patio de esculturas junto al patio central.

 

George-rennie-statue-cupid-rekindling-the-torch-of-hymen-2008

GEORGE RENNIE. CUPIDO E HIMENEO. MUSEO DE VICTORIA Y ALBERTO, LONDRES

 

BIBLIOGRAFÍA

Grimal, Pierre. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

museodelprado.es

Información revisada y actualizada por el Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo del Prado (abril 2015).

maitearte.wordpress.com

 


 

NOTA: Queremos rendir homenaje a quien fue tan agradable compañero de viajes y con quien pasamos amenos y divertidos momentos, especialmente en esa Piazza della Signoria, de la que tanto hablamos en este documento. Seguro que desde donde esté, José Luis Narbona, seguirá viajando y disfrutando estos momentos.

 



Jasón

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

 

JASÓN

Jasón, Viaje a Florencia 2013 - Museo del Bargello. Click para abrir a tamaño original   2015-09-26 Florencia 2015 - Jason, Pietro Francavilla, 1589 - BargelloDSC_0312 - Click para abrir a tamaño original

Jasón. Viaje a Florencia 2018 - Museo del Bargello - Click para abrir a tamaño original  Jasón. Viaje a Florencia 2018 - Museo del Bargello - Click para abrir a tamaño original

Jasón. Viaje a Florencia 2018 - Museo del Bargello - Click para abrir a tamaño original

Jason, Pietro Francavilla, 1589. Bargello – Florencia

 

Las fotos anteriores han sido tomadas en los viajes culturales a Florencia en 2013, 2015 y 2018.


JASÓN, MEDEA Y LOS ARGONAUTAS

Jasón es hijo de Esón, a quien pertenecía legítimamente el trono de Yolco y pertenece a los descendientes de Eolo, dios del Viento.

Fue educado por el centauro Quirón, quien como a todos sus discípulos le enseñó Medicina.

Su padre, Esón, fue destronado por su hermanastro Pelias y Jasón, al llegar a la edad adulta, reclamó el trono a su tío.

Jasón vestía de forma extraña: se cubría con una piel de pantera, portaba una lanza en la mano y llevaba descalzo el pie izquierdo.

Con esa indumentaria se presentó ante su tío Pelias en el ágora de Yolco. Pelias sintió temor, porque un oráculo le había aconsejado que desconfiase del hombre que llevase un solo pie calzado.

Pelias, desconfiado, preguntó a Jasón qué castigo impondría a alguien que intentase conspirar contra el rey y Jasón le respondió que le enviaría a buscar el vellocino de oro.

Su respuesta se volvió contra él y Pelias a cambio del trono le pidió la piel del Vellocino de oro, el vellón del carnero alado que había transportado a Frixo y Hele por los aires para salvarlos de ser sacrificados.

Frixo y Hele cabalgaron sobre el carnero y volaron hacia Oriente. Durante el viaje, Hele cayó al mar y se ahogó, pero su hermano llegó sano a la Cólquide.

El rey de la Cólquide le acogió favorablemente y le entrego a su hija Calcíope en matrimonio.

En agradecimiento, Frixo sacrificó el carnero a Zeus y ofreció el vellocino al rey, quien se lo consagró al dios Ares

El vellocino, consagrado a Ares, estaba guardado por un dragón. Pelias pensó que Jasón no volvería nunca de esa expedición a la Cólquide.

Jasón, enviado a la conquista del Vellocino de oro o toisón de oro, solicitó ayuda a Argo, hijo de Frixo, y por consejo de Atenea, Argo construyó una nave con su nombre para él y sus compañeros, los Argonautas.

En el Argo iban personajes muy destacados como Heracles, Orfeo, los Dióscuros, y una mujer, Atalanta, etc.

Orfeo les deleitaba con su música, consiguiendo que los galeotes remaran sin esfuerzo, y además les protegió contra el canto de las sirenas.

También formaban parte de la expedición Los Dióscuros, Cástor y Pólux.

Zeus se enamoró de Leda, esposa del rey Tindáreo. La noche que Zeus se unió a ella en forma de cisne, Leda se unió también a su marido. Los gemelos que nacieron son atribuidos del siguiente modo: Cástor, Pólux y Helena a Zeus y Clitemnestra a su esposo, Tindáreo.

Atalanta fue abandonada al nacer porque su padre sólo quería varones. Una osa la amamantó hasta que unos cazadores la encontraron, la criaron y se convirtió en una gran cazadora.

Después de muchas aventuras, los Argonautas llegaron a la Cólquide donde, gracias a Medea, consiguieron el Vellocino de oro.

Finalmente, Jasón volvió a Yolco donde subió al trono y se convirtió en el patrón de la navegación.

En la Antigüedad las representaciones de Jasón están vinculadas a los Argonautas.

En el Renacimiento las hazañas del mítico príncipe aparecen en los arcones nupciales que contenían las dotes de las novias.

 

THORVALDSEN, BERTEL (Copenhague, 1770-1844)

Thorvaldsen nació en Copenhague en 1770.

Estudió en la Real Academia de Bellas Artes de Dinamarca y le concedieron una beca para ir a Roma a estudiar escultura clásica.

Vivió en Roma hasta 1838 y allí se convirtió en uno de los líderes del Neoclasicismo, a partir de su gran obra Jasón.

Las obras de Thorvaldsen llegaron a alcanzar tal demanda que hacia 1820 trabajaban en su taller 40 personas para ayudarle a finalizar los encargos.

En Roma se convirtió en un gran escultor neoclasicismo.

En 1819 volvió a Copenhague con el fin de planificar colosales estatuas de mármol y relieves representando a Jesucristo y los doce Apóstoles, para la nueva iglesia de Nuestra Señora, ya que la catedral de Copenhague había sido destruida en 1807.

Estas se ejecutaron después de su regreso a Roma, y no se completaron hasta 1838, cuando Thorvaldsen regresó a Dinamarca.

Sólo las figuras de Cristo y san Pablo fueron esculpidas por Thorvaldsen; el resto fueron realizadas por los miembros de su taller sobre los modelos del maestro.

Murió de manera repentina en el Teatro Real de Copenhague el 24 de marzo de 1844 y legó gran parte de su fortuna para el edificio y mantenimiento de un Museo en Copenhague, al que legó toda su colección de obras de arte y los modelos de todas sus esculturas.

El Museo Thorvaldsen de Copenhague contiene su colección de escultura antigua y obras de su producción.

Thorvaldsen se encuentra enterrado en el patio de este museo, bajo un lecho de rosas, por deseo expreso suyo.

 

THORVALDSEN. JASÓN Y EL VELLOCINO DE ORO

Mármol de 242 cm de altura. Se terminó en 1828.

Museo Thorvaldsen de Copenhague

El escultor neoclásico Thorvaldsen realizó una escultura colosal de Jasón basándose en el Doríforo de Policleto, del siglo IV a.C.

El héroe, desnudo y armado, porta el vellocino de oro colgado sobre su brazo izquierdo. La obra muestra la serenidad, el equilibrio y la armonía característicos del mundo clásico.

El primer éxito de Thorvaldsen fue el modelo para una estatua de Jasón, una versión de arcilla de tamaño natural creada en 1803, que se considera la primera gran obra del artista. Fue muy alabada por Antonio Canova, el escultor más popular de Roma.

En 1803 recibió el encargo de ejecutarlo en mármol para Thomas Hope, un rico mecenas de las artes inglés. A partir de entonces, tuvo el éxito asegurado. La escultura se terminó en 1828.

Los herederos de Hope dispersaron su colección en 1917 y fue adquirida por el Museo Thorvaldsen de Copenhague en una subasta.

Thorvaldsens Jason

THORVALDSEN. JASÓN CON EL VELLOCINO DE ORO. 1803. COPENHAGUE

 

 

MEDEA, LA MAGA

Medea es hija del rey de Cólquide y nieta del Sol. A veces se considera que su madre es la diosa Hécate, patrona de las magas. Medea es además sobrina de Circe, la hechicera.

Sin Medea Jasón nunca hubiese conseguido el Vellocino de oro.

Medea era una princesa con buenos sentimientos, que se oponía a que su padre matara a todos los extranjeros que llegaran al país.

Al llegar los Argonautas hizo prometer a Jasón que sería su esposo si ella le aseguraba apoderarse del vellocino de oro y Jasón se lo prometió.

Medea adormeció al dragón con sus hechizos y consiguió que le abrieran el templo donde se guardaba el Vellocino o Toisón de oro y una vez en poder de Jasón huyó con él y con los Argonautas.

Jasón había prometido casarse con Medea y todos los crímenes posteriores de ella quedan explicados por el perjurio de Jasón.

Tras conseguir el Vellocino de oro, Jasón llegó a Yolco y se lo entregó a Pelias, concluyendo su misión.

Pero Medea se vengó de Pelias por poner en peligro a Jasón y persuadió a sus hijas diciendo que conocía una poción mágica que rejuvenecía a cualquier ser vivo hirviéndole en él.

Ante su vista descuartizó un carnero y le puso en el caldero y a los pocos instantes salió un corderillo.

Las hijas de Pelias quisieron rejuvenecer a su padre, así que le despedazaron y le echaron en el caldero de Medea, pero éste murió y no volvió a salir del caldero.

En el viaje de regreso, el barco aborda la isla de Ea, donde Medea es recibida por su tía Circe, la hechicera, purificando a Medea y a Jasón

Tras el asesinato de Pelias, Jasón y Medea fueron desterrados y llegaron a Corinto. Allí vivieron tranquilos hasta que Creonte, rey de Corinto quiso casar a su hija con el héroe.

Creonte decretó el destierro de Medea, pero ésta consiguió demorarlo un día para tramar su venganza. Impregnó veneno en el vestido y joyas de su rival y ésta al ponérselos se abrasó, al igual que su padre y el palacio.

Mientras tanto Medea daba muerte a sus propios hijos, fruto de su unión con Jasón, en el templo de Hera y luego escapó a Atenas, volando en un carro tirado por caballos alados, regalo de su abuelo, el Sol.

Jasón volvió a Yolco donde subió al trono y se convirtió en el patrón de la navegación.

 

DELACROIX, EUGÈNE. MEDEA FURIOSA

1,22 m x 84 cm. 1862. Romanticismo. Museo del Louvre, París

Eugène Delacroix pinta a Medea, un personaje trágico de la mitología griega, que decide cometer un infanticidio, matando a los dos hijos que habían tenido con Jasón, debido a la traición y abandono del héroe.

Los pintores del Romanticismo, como Delacroix, ya no pintan estatuas clásicas, pero si leen a los clásicos para inspirarse directamente.

El cuadro muestra una cueva a la que corre Medea con sus hijos desnudos y con un puñal en la mano.

La melena al viento de Medea, su desnudez sensual, modelada por la luz, y su determinación evocan a la protagonista de un cuadro anterior del artista, La libertad guiando al pueblo.

Frente a todo esto, tenemos la riqueza de las joyas bien terminadas, como el brazalete y la tiara real.

La pintura, como otros cuadros de Delacroix con mujeres como protagonistas: Grecia sobre las ruinas de Missolonghi y La libertad guiando al pueblo, tiene estructura piramidal, por lo que la madre y los dos niños forman un solo conjunto.

Las figuras están bien detalladas, mientras que el fondo se representa a base de manchas de color y pinceladas aisladas.

Eugène Ferdinand Victor Delacroix - Medea furiosa

EUGÈNE DELACROIX. MEDEA FURIOSA. 1862. MUSEO DEL LOUVRE, PARÍS

 

HERNÁNDEZ AMORES, GERMÁN. Medea, con los hijos muertos, huye de Corinto en un carro tirado por dragones.

Hacia 1887. Óleo sobre lienzo, 225 x 166 cm. Museo del Prado

Según la tragedia de Eurípides, Medea, celosa ante el segundo matrimonio de su esposo Jasón, decide matar a su rival y a sus propios hijos para vengarse de Jasón, y huye con sus cadáveres en el carro de Helios hacia el bosque sagrado de Hera, en Atenas.

Medea con sus hijos muertos es un tema de inspiración romántica, repleto de connotaciones trágicas en las que se mezclaban el amor, la traición, la soledad, la venganza y la desesperación ocasionada por la muerte de sus propios hijos.

Hernández Amores elige el instante que representa la venganza de la maga unida a un escenario con un cielo sombrío y nuboso.

Medea representa el espíritu de aniquilación y Jasón el de la deslealtad.

En 1838 Delacroix pinta a Medea asesinando a sus hijos, Hernández Amores elige la escena posterior y compone un drama entre la venganza y el arrepentimiento con final muy trágico.

Eurípides escribió una famosa tragedia “Medea” en la que la propia Medea dirá “las mujeres somos el ser más desgraciado”. Él fue el primero en afirmar que Medea había matado a sus hijos, convirtiéndose en el prototipo de la asesina.

Existe una tradición que dice que Medea en el final de su vida fue transportada a los Campos Elíseos junto a Aquiles, Helena, Ifigenia y Polixena.

En la tragedia helénica no se atribuyen actos terribles de venganza como éste a mujeres griegas, sino a extranjeras.

En la Antigüedad se representa a Medea como una princesa oriental que infunde terribles castigos.

En la Edad Moderna los artistas acudieron más a Ovidio que a Eurípides, resaltando sus calidades de maga y la dramática muerte de sus hijos.

Medea, con los hijos muertos, huye de Corinto en un carro tirado por dragones

HERNÁNDEZ AMORES, GERMÁN

Medea, con los hijos muertos, huye de Corinto en un carro tirado por dragones 1887. MUSEO DEL PRADO, MADRID


ATALANTA

Atalanta fue abandonada al nacer porque su padre sólo quería varones. Una osa la amamantó hasta que unos cazadores la encontraron, y criaron.

Cuando creció se mantuvo virgen y se dedicó a cazar en los bosques como su patrona Artemisa.

Atalanta no quería casarse por fidelidad a Artemisa y porque un oráculo le había anunciado que si lo hacía se convertiría en animal.

Para alejar a los pretendientes anunció que su esposo sería el hombre capaz de vencerla en la carrera, pero con la condición de que si ella era la vencedora mataría a su contrincante.

Atalanta corría velozmente y con su lanza atravesó a numerosos pretendientes.

Hipómenes traía unas manzanas de oro que le había dado Afrodita.

Durante la carrera, cuando el joven iba a ser alcanzado, fue arrojando uno a uno los frutos áureos. Atalanta, curiosa o enamorada, se detuvo a recogerlos y el joven resultó vencedor.

Más tarde los esposos entraron en un santuario de Zeus o de Cibeles, donde saciaron su sed de amor. Zeus indignado por el sacrilegio les convirtió en leones.

Una leyenda, que no es recogida en el libro de Pierre Grimal, dice que los leones del carro de Cibeles son Hipómenes y Atalanta.

En el arte se representa la carrera entre Hipómenes y Atalanta.

 

RENI, GUIDO (Bolonia, 1575 – Bolonia, 1642)

(Bolonia, 04/11/1575 – Bolonia, 18/08/1642)

Artista considerado en su época uno de los pintores más importantes de Italia. Su recuperación crítica se llevó a cabo en 1954, con motivo de la exposición que tuvo lugar en Bolonia.

Su pintura, influida por la Antigüedad clásica y por Rafael, es una gran muestra de la tendencia clasicista del arte barroco.

En Bolonia muy pronto, quizás antes de 1595, comenzó a frecuentar la academia de los Carracci, cuya educación propugnaba el retorno a la naturaleza.

Su partida para Roma debió de producirse en 1601 y allí permaneció unos quince años, con puntuales viajes a Bolonia.

En Roma profundizó en el conocimiento de la pintura de Rafael y la copia de esculturas clásicas y entró en contacto con la pintura de Caravaggio, cuyo influjo se deja sentir en su producción de 1603 a 1605, en obras como Crucifixión de san Pedro (Museos Vaticanos, Roma).

A partir de este momento, Guido Reni manifestó con total independencia su personalidad artística para importantes comitentes, como el cardenal Scipione Borghese, sobrino de Pablo V para el que realizó los frescos de San Andrea conducido al martirio, en el oratorio de San Andrés (San Gregorio al Celio, 1609) o la Aurora para el Casino de su nombre (1614).

Al mismo tiempo llevó a cabo importantes encargos para Bolonia, entre los que se encuentra Matanza de los inocentes (1611, Pinacoteca Nazionale di Bologna), una de sus obras fundamentales.

En esos momentos Reni alcanzó un lugar determinante en la cultura artística romana, sufriendo la influencia de Rubens y Gentileschi, al mismo tiempo que influyó poderosamente en otros, como Bernini.

En 1614 se estableció definitivamente en Bolonia, ciudad que abandonó solo para trasladarse brevemente a Roma o Nápoles.

Durante este periodo realizó obras como Hipomenes y Atalanta (Museo del Prado, Madrid), una de sus obras maestras más reconocidas.

Creó sus célebres personajes femeninos: Cleopatra, Lucrecia, Salomé, Judith, etc.), serenas representaciones que gozaron de gran popularidad y fueron copiadas en infinidad de ocasiones.

Durante sus últimos años Reni modificó su paleta, que progresivamente se fue aclarando hasta alcanzar una calidad casi monocroma, con perfiles imprecisos y pinceladas más libres.

 

RENI, GUIDO. HIPÓMENES Y ATALANTA

1618 – 1619. Óleo sobre lienzo, 206 x 297 cm. Museo del Prado

Se trata de una de las obras más célebres y controvertidas de este artista.

Ese cuadro formó parte de la colección del marqués Giovan Francesco Serra, colección que fue adquirida en 1664 por Gaspar Bracamonte y Guzmán, conde de Peñaranda y virrey de Nápoles desde 1658 a 1664, con destino a Felipe IV.

La historia narra cómo Atalanta, se había ofrecido en matrimonio a aquél que fuera capaz de vencerla en la carrera, deporte para el que había alcanzado una habilidad sobresaliente.

El castigo establecido para todos aquellos que fueran derrotados era la muerte. A pesar del riesgo, Hipómenes aceptó el desafío contando para ello con la ayuda de Venus, que le proporcionó tres manzanas de oro que el joven fue arrojando a su paso, logrando con ello retrasar a Atalanta que se detuvo a recogerlas.

Sin embargo, una vez casados, Hipómenes olvidó agradecer la ayuda de la diosa que había propiciado su victoria, la cual terminó metamorfoseando a los dos en leones.

Reni resuelve la composición colocando ambas figuras en primer plano, creando así una estructura diagonal que refleja el momento en que Hipómenes lanza una manzana que Atalanta recoge, circunstancia que al final será la causa de su derrota.

Muchas de las características esenciales del arte de Guido Reni están presentes en esta pieza.

Su clasicismo se manifiesta en su ideal de belleza, que se manifiesta en la perfección formal de los cuerpos desnudos, en su equilibrio casi simétrico y en las actitudes contenidas, a pesar de que se encuentran en medio de una carrera que decidirá el destino de ambos jóvenes.

Los cuerpos de los protagonistas están muy iluminados, mientras que el fondo, con las nubes y la tierra, adquiere un color pardo, que permite focalizar la atención en el tema central del primer plano.

 

Hipómenes y Atalanta

Hipómenes y Atalanta

 

 

BIBLIOGRAFÍA

· Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos

· museodelprado.es

· maitearte.wordpress.com

· Pintura del Siglo XIX en el Museo del Prado: Catálogo General, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2015, p. 288

· Germán Hernández Amores. Pintor del Romanticismo Nazareno, Murcia: Fundación Caja Murcia, p. 46.

· Úbeda de los Cobos, A. en E.M.N.P, 2006, tomo V, pp. 1829-1830.

· Úbeda de los Cobos, A. en: 100 Obras Maestras del Museo del Prado, Museo Nacional del Prado, 2008, p. 102.

 

 

Descargar el pdf o leer en línea aquí


Orfeo

ORFEO

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

 

Orfeo (epoca romana) - Foto G. Dall'Orto

El mito de Orfeo es uno de los más oscuros y más cargados de simbolismo de cuantos registra la mitología helénica.

En torno a su figura existe una abundante literatura esotérica.

El mito de Orfeo ha ejercido gran influencia en la iconografía paleocristiana.

La imagen que figura en algunos sarcófagos con el tema de Orfeo llevando un cordero sobre los hombros, se considera un posible antecedente iconográfico del Buen Pastor cristiano, lo que explica la presencia del héroe en las catacumbas de Domitila.

Orfeo es hijo de Eagro, pero las tradiciones discrepan sobre su madre. La más común dice que es hijo de Calíope, la más elevada en dignidad de las nueve Musas. Musa de la poesía lírica.

Orfeo es de origen tracio y con frecuencia se le representa con traje tracio.

Orfeo es el héroe sereno y romántico, el cantante, el músico y el poeta. Tocaba la lira y la cítara, conmoviendo a la Naturaleza.

Se le atribuye la invención de la cítara de 9 cuerdas, igual al número de Musas.

Sus hazañas están vinculadas a la música y al descenso a los Infiernos para recuperar a su amada esposa Eurídice.

Orfeo es el cantor por excelencia. Sabía entonar cantos tan dulces que las fieras le seguían y el carácter de los hombres más ariscos se suavizaba.

En la expedición de los Argonautas daba la cadencia a los remeros y en la tempestad era capaz de tranquilizar a los tripulantes, calmando a los elementos con sus cánticos.

Orfeo cantó tan melodiosamente cuando el Argos pasó cerca de las sirenas que los Argonautas no sintieron la necesidad de acercarse a la costa.

Orfeo en Zaragoza

MOSAICO DE ORFEO. MUSEO DE ZARAGOZA


El mito más célebre relativo a Orfeo es su descenso al Inframundo por el amor de su esposa Eurídice.

Virgilio nos dice que Eurídice era una ninfa, que intentó ser violada cuando paseaba por la orilla de un río. Al correr por la hierba le mordió una serpiente y murió.

Orfeo, inconsolable, descendió a los Infiernos en busca de su amada esposa.

Hades y Perséfone, conmovidos por su música divina, accedieron a que se la llevase con él ante tal prueba de amor, pero ponen una condición: que Orfeo vuelva a la luz del día seguido de su esposa, sin volverse a mirarla antes de haber salido de su reino.

Orfeo acepta y cuando está a punto de salir del Inframundo duda si Eurídice va tras él y se vuelve a mirarla. De este modo la pierde por segunda vez y para siempre, ya que Caronte permanece inflexible y le impide el paso al mundo infernal.

Orfeo, totalmente desconsolado, debe volver al mundo de los vivos.

Orfeo desciende a los Infiernos, al igual que Heracles, pero mientras que el viaje Heracles responde a un encargo heroico, la bajada de Orfeo es un tema personal, su amor por Eurídice.

Sin embargo Orfeo consiguió adquirir conocimientos sobre el Más Allá, convirtiéndose en un mediador, el que guiaba el comportamiento humano en los misterios órficos.

 

EURÍDICE

La hermosa Eurídice paseaba un día con sus compañeras las Náyades, ninfas del agua, longevas pero mortales, por un prado de Tracia cuando fue mordida por una serpiente.

Virgilio vincula esta leyenda con la de Aristeo y supone que la joven fue mordida cuando huía de éste que la perseguía con el deseo de violarla.

Su esposo Orfeo la lloró tanto que no dudó en descender al Reino de Hades para implorar con su música a los dioses que le permitieran llevársela con él al mundo de los vivos.

 

MEDINA Y PEÑAS, SABINO (1812-1888)

Madrid, h.1812 – Madrid, 1888

Alumno aventajado de Valeriano Salvatierra y de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Sabino fue pensionado en Roma de 1832 a 1836.

En Roma estudió con Tenerani y, con muchas penurias, realizó:

  • un bajorrelieve de Perseo y Andrómeda,
  • un “Discóbolo” y
  • su obra más famosa y que le encumbró como escultor, “La ninfa Eurídice mordida por la víbora” en yeso, que en 1837 exhibió en Roma. En 1865 la realizó en mármol. Con ella participó en la Exposición Universal de 1867 en París y fue adquirida para el Museo del Prado en 1882.

De vuelta en Madrid en 1838, fue nombrado académico de mérito por la escultura de la Real Academia de San Fernando (luego reconvertido en académico de número), y se dedicó de lleno a esta corporación a lo largo de su vida.

En 1849 fue nombrado director de modelado y composición, ya que Isabel II le nombró en 1844 escultor de cámara honorario.

Fue secretario de la sección de arquitectura, y profesor supernumerario de la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado, avanzando en su obra hacia un gran realismo en retratos y monumentos.

Entre sus retratos se encuentran:

  • el busto en yeso de “Calderón” presentado en 1840
  • el de “Agustín Argüelles” en el Congreso,
  • pequeños bronces-retratos de literatos como “Jovellanos” en el Palacio Real, que se expusieron en la Academia en 1848,
  • el de “Diego de León” en el Museo Romántico.
  • Realizó los “Escudos de las armas reales” y de “Madrid” en 1847 para la base de la estatua madrileña de Felipe III,
  • estatuas alegóricas de “La Reforma”, “El Gobierno” y “La Pureza” en el mausoleo de Argüelles, hoy en el Panteón de Hombres Ilustres en Madrid.
  • Ejecutó varias alegorías como “La Virtud” en el monumento al Dos de Mayo de Madrid,
  • “El río Lozoya” para la fuente del Canal de Isabel II,
  • “Cariátides alegóricas” en la Sala de Sesiones del Congreso de los Diputados,
  • el grupo de la fachada del antiguo Colegio de Medicina de San Carlos “Esculapio” y “Telesforo”,
  • figuras religiosas como la “Inmaculada Concepción” de la Iglesia de las Calatravas en Madrid.
  • Entre sus monumentos, el famoso de “España Victoriosa” en Bailén,
  • Bartolomé Esteban Murillo“, del que hay dos ejemplares, uno en Sevilla fundido en París en 1861 y otro de 1871 colocado en Madrid entre el Museo del Prado y el Jardín Botánico.

En 1865 fue nombrado escultor honorario del Ayuntamiento de Madrid, del que era consultor, así como miembro de la Sociedad Económica Matritense en 1874.

LA NINFA EURÍDICE MORDIDA POR LA VÍBORA

1865. Mármol, 88 x 107 cm.

Gran número de escultores del siglo XIX, tuvieron éxito tras una etapa formativa como pensionados en Roma.

La formación italiana de Medina fue definitiva a la hora de desarrollar su trabajo como escultor.

La obra que posee el Prado (1865) fue ejecutada en mármol a partir del yeso que realizó en su cuarto año de pensionado en Roma en 1836. Firmada y fechada.

La escultura, representaba a la bella ninfa Eurídice, esposa del poeta y músico divino Orfeo, quien, durante un paseo, al intentar escapar de Aristeo, que había quedado prendado de su belleza, fue mordida por una serpiente que le provocó la muerte.

Estéticamente sigue el estilo clásico en la formalidad de la figura, la serenidad, la perfecta factura y el dominio técnico y se considera una de las obras más importantes de su autor.

Su inexpresividad clásica no refleja el dolor del momento y casi parece que juega con la serpiente, más que sufrir su mordedura.

Se inspira en la obra de Bartolini, Ninfa mordida por un escorpión. La obra de Bartolini resulta menos idealizada, pues refleja el dolor en el rostro, aunque de forma muy sutil.

La ninfa Eurídice mordida por la víbora

MEDINA Y PEÑAS. EURÍDICE. 1865

MUSEO DEL PRADO, MADRID

 

RUBENS. ORFEO Y EURÍDICE

1636 – 1638. Óleo sobre lienzo, 196,5 x 247,5 cm. Museo del Prado

Este episodio es la continuación de la muerte de Eurídice.

En el libro X de las Metamorfosis de Ovidio (1-139) se dice que después de llorarla mucho, el poeta osó descender hasta el Inframundo.

Mientras suplicaba con sus hermosos cantos, ni Hades ni Perséfone, se atrevieron a decir que no a quien suplicaba por el amor de Eurídice.

Orfeo la recibió junto con la condición de no volver hacia atrás sus ojos hasta haber salido del Averno o el regalo quedaría sin efecto.

Este lienzo plasma la salida del Inframundo de estos enamorados, poco antes de llegar al final del Hades, donde Orfeo se dio la vuelta ante el temor de que su amada no le siguiera y Eurídice volvió de nuevo al Inframundo, como habían prometido Plutón y Proserpina.

El lienzo fue realizado por Rubens y su taller y muestra unos cambios con respecto al boceto inicial.

Los cambios con respecto al boceto, conservado en Zúrich, se observan en la arquitectura y la posición de las figuras.

En el caso de esta obra en particular se conserva un posible dibujo preparatorio de Plutón conservado en el Gabinetto Nazionale delle Stampe de Roma.

En la composición Rubens ha separado los dos ámbitos. Eurídice, inspirada en la iconografía de la Venus púdica, blanca y radiante, mientras los dioses del inframundo están sumidos en sombras.

Los lienzos para la Torre de la Parada fueron realizados en torno a 1636-1638 aproximadamente, siguiendo la correspondencia entre el Cardenal Infante Don Fernando, gobernador de Flandes en el momento del encargo, y su hermano el rey Felipe IV.

La decoración de la Torre de la Parada, en cuyo proyecto también participaron otros autores como Velázquez, fue el mayor encargo que Rubens recibió de Felipe IV.

RUBENS. Orfeo y Eurídice

RUBENS. ORFEO Y EURÍDICE. 1636-1638. MUSEO DEL PRADO, MADRID


A partir de 1636 se enviaron desde Amberes a Madrid más de 60 obras para esta casa de recreo situada en los montes de El Pardo.

La mayor parte de las escenas narraban temas mitológicos, descritos en las Metamorfosis de Ovidio y otras fuentes clásicas.

Rubens realizó pequeños bocetos sobre tabla, que sirvieron de base para la elaboración de los lienzos definitivos.

Los bocetos servían para obtener el visto bueno del comitente y para que el taller concluyera las zonas de paisaje.

El Museo del Prado conserva diez de los bocetos de Rubens, nueve de ellos donados en 1889 por la duquesa de Pastrana, y uno adquirido en el año 2000.

El Prado también conserva la mayoría de los lienzos realizados a partir de los diseños de Rubens para la decoración de este lugar aunque muchos de los cuadros fueron pintados por otros artistas.

MUERTE DE ORFEO

Las mujeres tracias, que le amaban y se sentían celosas del amor y fidelidad de Orfeo a su esposa, le mataron y despedazaron, arrojando su cuerpo al río, que le llevó hasta el mar.

La cabeza y la lira de Orfeo llegaron a Lesbos. Su lira fue transportada al cielo y se convirtió en constelación.

Su alma pasó a los Campos Elíseos, donde cubierta con un largo ropaje blanco, sigue cantando para los bienaventurados.

Otra tradición dice que el héroe falleció por un rayo de Zeus, irritado por las revelaciones de Orfeo sobre el otro mundo a los iniciados en sus misterios.

Los tres episodios que se representan en el arte sobre Orfeo son:

  • sus habilidades como músico, en los mosaicos romanos;
  • su descenso a los Infiernos en Orfeo y Eurídice de Rubens, Museo del Prado, y
  • su muerte a manos de las celosas mujeres tracias.

Muerte de Orfeo - Émile Lévy (1866)

ÉMILE LÉVY. LA MUERTE DE ORFEO. 1866. MUSEO D’ORSAY

BIBLIOGRAFÍA

  • Información revisada y actualizada por el Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo Nacional del Prado, 2014.
  • Azcue, L. en: El siglo XIX en el Prado, Museo Nacional del Prado, 2007, pp. 404-407 y p. 480.
  • maitearte.wordpress.com
  • Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos
  • museodelprado.es

 

 

 

Descargar el pdf o leer en línea aquí

 


Heracles o Hércules latino

HERACLES DE TEBAS, HÉRCULES LATINO

Dra. María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

Nota: Dada la extensión del documento, se recomienda leerlo on line o descargarlo a través del enlace que aparece al final

 

 

Viaje a Nápoles, Costa Amalfitana y Capri. 2015 - Museo Arqueológico de Nápoles - Hércules Farnesio - Hércules en reposo

Hebe - s.-XIX - Museo del Prado, Madrid -

Hércules Farnesio – Hércules en reposo

Viaje a Nápoles, Costa Amalfitana y Capri. 2015

Museo Arqueológico de Nápoles

Hebe – s.-XIX

Museo del Prado – Madrid

Tadolini, Adamo (Bolonia, 1788 – Roma, 1868)

CLICK EN LA IMÁGEN PARA AGRANDAR. Se abre en otra página

En la Mitología el tiempo de los héroes se denomina Época heroica y abarca desde el nacimiento de Heracles hasta el final de la Guerra de Troya.

Los héroes acometen grandes hazañas, lidian con seres fantásticos, fundan ciudades y son objetos de culto.

Heracles, a quien los romanos llamaban Hércules, es el héroe divino, el más célebre y popular de toda la Mitología clásica.

En sus orígenes, el hijo de Anfitrión y Alcmena se llamaba Alcides o Alceo, nombre de su abuelo, que evoca la idea de fuerza física.

Heracles es el nombre que le impuso el dios Apolo y la Pitia cuando pasó a ser servidor de Hera y se vio sometido a los trabajos que la diosa ordenó que se le impusieran.

Tras matar a sus propios hijos, nacidos de su esposa Mégara, la Pitia le ordenó que tomase el nombre de Heracles, que significa “la gloria de Hera”, porque los trabajos que iba a emprender glorificarían a la diosa.

Nació en Tebas, pero siempre considerará al Peloponeso y a la Argólide, como su verdadera patria.

Heracles es hijo de Zeus y de Alcmena, una mujer moral descendiente de Perseo.

Zeus, aprovechando la ausencia de su esposo Anfitrión, tomó su forma y aspecto para engañar a Alcmena y así engendró al héroe en una larga noche prolongada por orden suya.

Al día siguiente Anfitrión volvió de la expedición y engendró un segundo hijo, Ificles, hermano gemelo del héroe. Anfitrión se resignó a ser el padre putativo del niño divino.

Zeus afirmó que el niño que nacería del linaje de Perseo reinaría en Argos. Pero Hera, celosa de Alcmena, obtuvo de su hija Ilitía, diosa de los alumbramientos, que se retrasase el nacimiento de Heracles y se adelantase el de su primo Euristeo.

Para que el héroe pudiera ser inmortal, Hermes acercó al niño al seno de la diosa Hera mientras dormía.

Cuando ésta se despertó le apartó, pero ya era demasiado tarde. La leche que fluyó de su pecho dejó en el cielo la estela de la Vía Láctea.

 

RUBENS. EL NACIMIENTO DE LA VÍA LÁCTEA

Museo del Prado. 1636 – 1638. Óleo sobre lienzo, 181 x 244 cm.

La historia del nacimiento de la Vía Láctea se narra en diversas obras entre las cuales está Ovidio en el primer libro de sus Metamorfosis (168-171).

Sin embargo éste relato es bastante somero de tal forma que, en el caso del lienzo pintado por Rubens, la fuente es el Poeticon Astronomicon de Higinio.

La leche de Juno convertía a quienes la tomaban en inmortal, por lo que Júpiter colocó allí a Hércules, hijo del dios y de la mortal Alcmena.

Rubens. El nacimiento de la Vía Láctea

RUBENS. LA VÍA LÁCTEA. 1636-1638. MUSEO DEL PRADO, MADRID

Higinio narra como la fuerza del niño hizo despertarse a la diosa, quien, al lanzarle lejos, hizo que su leche se derramara hasta crear la Vía Láctea.

En el lienzo el bebé no es arrojado, sino que la leche sale disparada, lo que hace pensar en una reinterpretación de la narración por parte del artista.

Se introduce a la figura de Zeus (Júpiter) como testigo del suceso, a cuyos pies aparece el águila con los rayos en las garras.

Detrás de Hera aparece su carro de oro tirado por pavos reales, el elemento iconográfico de la esposa de Zeus (Júpiter).

La celosa Hera envió dos enormes serpientes a la cuna de los niños. Ificles empezó a llorar, pero Heracles con sólo 8 ó 10 meses las estranguló con sus poderosas manos. Así Anfitrión se dio cuenta de que Heracles era hijo de un dios.

 

HÉRCULES NIÑO. Primer tercio del siglo XVII. Pórfido, 79 x 72 cm.

 

Hércules niño

HÉRCULES NIÑO. Primer tercio del siglo XVII. Pórfido, 79 x 72 cm. Museo del Prado

En el altorrelieve aparece la figura de Hércules niño, de tamaño natural, encima de su cuna, luchando con una serpiente.

Se muestra gran habilidad técnica por la dificultad de trabajar el pórfido. El hecho de mezclar materiales de distintos colores, aumentando el valor decorativo y es típico del arte Barroco.

 

BIOGRAFÍA DE HERACLES

 

Heracles significa la gloria de Hera. Con el tiempo la diosa se reconcilió con él y se convirtió en su madre inmortal.

En la formación de Heracles intervinieron:

  • Anfitrión, que le enseñó a conducir el carro de guerra.
  • Radamantis quien, como cretense, era un hábil arquero.
  • El Dioscuro Cástor, que le enseñó el manejo de las armas.
  • Lino, que le introdujo en el arte de la música.

 

Su fuerza y su carácter colérico se manifestaron pronto.

A los 18 años realizó su primera hazaña al matar al león de Citerón, fiera devastadora para los rebaños de su padre Anfitrión y del rey Tespio, de un país cercano a Tebas.

Se instaló en el palacio real de Tespio y el monarca, que deseaba tener nietos del héroe, cada noche le envió a cada una de sus 50 hijas, así llegó a ser padre de 50 hijos, los Tespiadas.

Al cabo de esos 50 días consiguió matar al león.

El rey de Tebas, Creonte, le concedió la mano de su hija Mégara. Con ella tuvo varios hijos a los que mató con sus propias manos como consecuencia de un acceso de locura que le envió Hera, que quería que se trasladase a Argos y se pusiera al servicio de Euristeo.

Tras el parricidio intentó suicidarse, pero intervino el prudente héroe Teseo y se le llevó a Atenas. Teseo es el símbolo de la prudencia y la mesura áticas frente a la violencia doria.

El contenido del documento completo es le siguiente:

  • HERACLES DE TEBAS, HÉRCULES LATINO
  • RUBENS. EL NACIMIENTO DE LA VÍA LÁCTEA
  • HÉRCULES NIÑO. Primer tercio del siglo XVII
  • BIOGRAFÍA DE HERACLES
  • LOS DOCE TRABAJOS DE HERACLES
  • 1 – EL LEÓN DE NEMEA, NIETO DE TIFÓN
  • FRANCISCO DE ZURBARÁN (Badajoz, 1598 – Madrid, 1664)
  • HÉRCULES LUCHA CON EL LEÓN DE NEMEA
  • 2 – LA HIDRA DE LERNA, HIJA DE TIFÓN
  • 3 – EL JABALÍ DE ERIMANTO
  • 4 – LA CIERVA DE CERINIA
  • BARCELÓN Y ABELLÁN, JUAN (Lorca, 1739 – Madrid, 1801)
  • HÉRCULES ALCANZA AL CIERVO DE LOS PIES DE BRONCE
  • TALLA DULCE O GRABADO A BURIL
  • 5 – LAS AVES DEL LAGO ESTINFALO, ARCADIA
  • BARCELÓN Y ABELLÁN, JUAN (Lorca, 1739 – Madrid, 1801)
  • 6 – LOS ESTABLOS DE AUGIAS, EN EL PELOPONESO
  • ZURBARÁN. HÉRCULES DESVÍA EL CURSO DEL RÍO ALFEO
  • 7 – EL TORO DE CRETA
  • ZURBARÁN. HÉRCULES Y EL TORO DE CRETA
  • 8 – LAS 4 YEGUAS DEL REY DIOMEDES EN TRACIA
  • 9 – EL CINTURÓN DE LA REINA DE LAS AMAZONAS
  • 10 – LOS BUEYES DEL GERIONES O GERIÓN
  • 11 – EL CAN CERBERO DE TRES CABEZAS
  • HÉRCULES SE LLEVA A CERBERO
  • 12 – LAS MANZANAS DE ORO DEL JARDÍN DE LAS HESPÉRIDES, EL REGALO DE BODA DE GEA A HERA
  • ARANJUEZ, JARDÍN DEL PARTERRE
  • ATLANTE. PALACIO DUCAL DE VENECIA
  • HÉRCULES FARNESIO. MUSEO ARQUEOLÓGICO, NÁPOLES
  • HÉRCULES Y LA REINA ÓNFALE
  • HERACLES Y ÓNFALE, MUSEO DEL PRADO
  • MATRIMONIO, MUERTE Y APOTEOSIS DE HERACLES
  • HEBE
  • Tadolini, Adamo (Bolonia, 1788 – Roma, 1868)
  • ICONOGRAFÍA DE HÉRCULES
  • ANNIBALE CARRACCI. HÉRCULES EN LA ENCRUCIJADA
  • PACHECO. LA APOTEOSIS DE HÉRCULES. 1603-1604. SEVILLA
  • BIBLIOGRAFÍA

 

Sigue leyendo:

 

Descarga el documento desde aquí

 

También puedes leerlo completamente desde SCRIBD aquí, a continuación

 


La pintura del Renacimiento Italiano

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

La Pintura en el Renacimiento Italiano

Este documento fotográfico, sobre la pintura del Renacimiento Italiano, ha sido elaborado para los alumnos de la UNED como complemento a las clases que imparto en el Grado de Historia del Arte y está dedicado a las personas que nos acompañan en los viajes culturales en los que hemos obtenido la casi totalidad de las fotografías que en él se muestran, así como a los visitantes y suscriptores de este blog.

En esta entrada describiré brevemente tres de las obras más importantes del documento, cuyas fotos pueden ser ampliadas haciendo click en ellas.

Dirección y selección: María Teresa García Pardo.

Página web – blog: https://maitearte.wordpress.com

Fotografías: Eduardo Benito. Realizadas en los viajes a Italia entre los años 2012 y 2018. Maquetación y corrección de fotografías.

Agradecimientos: Fotos obtenidas de Wikipedia. Las fotos referentes a pinturas, que no se encuentran en los museos visitados en los viajes culturales, han sido obtenidas de Wikipedia y son de dominio público.

Roma 2017 - Museo Vaticano - La Escuela de Atenas - Rafael - c. 1509-12

Composición del marco original existente en la estancia vaticana donde se encuentra la obra y la foto de la escuela de Atenas de Wikipedia para reproducir la imagen tal y como está en la realidad.

Estancias Vaticanas – La Escuela de Atenas – Rafael – c. 1509-12

Todo dimana Renacimiento: el arco de medio punto, la bóveda de casetones y la perspectiva. Podemos ver las esculturas de Apolo (luz) a la izquierda y Atenea (sabiduría) a la derecha.

El eje compositivo está ocupado por Platón y Aristóteles. Platón porta el Timeo y levanta el dedo hacia el cielo, ya que la sabiduría proviene de ahí.

A su lado Aristóteles sostiene la Ética, y su brazo indica a la Tierra como única fuente de conocimiento.

En el lado izquierdo aparece Sócrates, junto a unos jóvenes entre los que aparece Alejandro. Averroes lleva un turbante blanco.

Heráclito apoya el codo en el suelo. Diógenes aparece tendido sobre la escalinata.

A la derecha, Euclides utiliza el compás y Tolomeo sostiene el globo terráqueo.

Platón tiene los rasgos de Leonardo.

Heráclito los de Miguel Ángel.

Euclides los de Bramante.

Rafael se autorretrata como un joven con gorra negra en el extremo derecho.

La obra artística es entendida como un discurso mental, no sólo manual.

 

En este laborioso documento encontramos a los principales pintores del Renacimiento Italiano:

  • Masaccio (1401-1428),
  • Paolo Uccello (1397-1475)
  • Fra Angélico (1387-1455)
  • Andrea del Castagno (1423-1457)
  • Piero della Francesca (c. 1420-1492)
  • Benozzo Gozzoli (1420-1498)
  • Fra Filippo Lippi (c.1406-1469)
  • Andrea del Verrocchio (1455-1488)
  • Sandro Botticelli (1446-1510)
  • Domenico Ghirlandaio (1449-1494)
  • Pietro Perugino (1445-1523)
  • Andrea Mantegna (c.1431-1506), cuñado de los Bellini
  • Antonello da Messina (c.1430-1479)
  • Donato Bramante (1444-1514)
  • Leonardo da Vinci (1452-1519)
  • Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564)
  • Rafael Sanzio (1483-1520)
  • Parmigianino (1503 – 1540)
  • Giulio Romano (c.1499-1546)
  • Andrea del Sarto (Florencia, 1486-1530)
  • Bronzino (1503-1572)
  • Giorgio Vasari (1511-1574)
  • Correggio (1489-1534)

Florencia 2018 - Los Uffizi - Tondo Doni - Miguel Ángel - 1506  

Los Uffizi – Tondo Doni – Miguel Ángel – 1506

Esta pintura circular, de 120 cm., es temple sobre tabla y en primer plano aparece la Sagrada Familia.

Es una composición serpentinata, donde se exalta el volumen escultórico de las figuras y el impactante contraposto de María.

En el centro, a la derecha, aparece San Juan niño con la iconografía de la Cruz, que simboliza el sacramento del Bautismo, ya que sólo a través de él se puede salvar el alma.

Los desnudos del fondo representan el mundo pagano que esperan sumergirse en el Jordán para ser bautizados.

 

Apartado dedicado a La Última Cena:

  • Última cena- Fra Angelico – c. 1450
  • Cenáculo – Andrea del Castagno – c . 1447
  • Cenáculo de Castagno, perspectivas de tamaño
  • Cenacolo di Ognissanti – Ghirlandaio – 1480 – Florencia
  • Cenáculo – Ghirlandaio – 1486 – Museo de San Marcos
  • Cena de Leonardo – Santa Maria delle Grazie
  • La última cena – Giorgio Vasari – c. 1546 – Santa Croce

Milan 2017 - Cena de Leonardo - Santa Maria delle Grazie - Leonardo da Vinci - 1494-98

Cena de Leonardo – Santa Maria delle Grazie – Leonardo da Vinci – 1494-98

La Última Cena es la única pintura mural de Leonardo. Mide 460 cm. x 880 cm. y está realizada con témpera y óleo sobre yeso.

En ella Leonardo plasmó el momento en el que Cristo anunció que uno de sus apóstoles le iba a traicionar, captando diferentes emociones humanas: estupor, ira, miedo, incredulidad, etc.

En la habitación Leonardo situó una larga mesa, en cuyo centro compositivo aparece Cristo con seis apóstoles a cada lado formando grupos de tres en tres.

Judas aparece con la tez oscura, Juan es un joven imberbe y Pedro lleva un cuchillo para defender a Cristo.

Jesús es el centro de todas las líneas de perspectiva. Sus brazos abiertos y su mirada tranquila equilibran la composición.

Leonardo utilizó personas reales como modelos para sus personajes.

Con esta iconografía la cena de Leonardo se convirtió en la pintura de referencia del Renacimiento.

 


Divinidades Mitológicas de la Tierra

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

DIVINIDADES MITOLÓGICAS DE LA TIERRA

 

PAN (FAUNO). DIOS DE LOS PASTORES Y LOS REBAÑOS

 

PAN (FAUNO). DIOS DE LOS PASTORES Y LOS REBAÑOS

Pan (en griego “todo”) es el dios de los pastores y los rebaños, originario de Arcadia, cuyo culto se propagó por toda Grecia y el mundo helénico.

Pan ha sido considerado hijo de varias parejas, entre ellas:

Urano y Gea

Crono y Rea

Zeus y Calisto

Si es hijo de Zeus y Calisto sería hermano gemelo de Árcade, el héroe de Arcadia.

Era la divinidad más importante del cortejo de Dioniso. Habitaba con las ninfas a las que espiaba y perseguía.

Se le representa mitad hombre y mitad animal, por lo que es muy activo en la actividad sexual, persiguiendo a ninfas y efebos.

Pan amó a la ninfa Eco y a la diosa de la Luna, Selene.

Su torso es de hombre velludo y su parte inferior de macho cabrío con pezuñas.

Posee 2 cuernos en la frente y un rostro muy astuto y arrugado con barba.

Su torso es de hombre velludo y su parte inferior de macho cabrío con pezuñas.

Posee 2 cuernos en la frente y un rostro muy astuto y arrugado con barba.

Su agilidad es prodigiosa. Es rápido en la carrera y trepa por las rocas

Su atributo es la siringa, flauta formada por una serie de cinco a siete pequeños tubos de desigual tamaño unidos en paralelo y ordenados de mayor a menor.

Pan es una divinidad griega que se terminó identificando con el dios romano Fauno por la similitud de sus atributos.

CASA DE FAUNO. POMPEYACASA DE FAUNO. POMPEYA

ARCADIA

Arcadia era una región de la antigua Grecia que, con el tiempo, se ha convertido en el nombre de un país bucólico, creado y descrito por diversos poetas y artistas, sobre todo, del Renacimiento y el Romanticismo.

En este lugar imaginado reina la felicidad y la paz en un ambiente idílico, habitado por pastores que viven en la Naturaleza.

El tema es parte de mitos de la Grecia antigua y era mencionado en los cuentos populares y en los discursos de algunos sabios como ejemplo de vida.

Entre los artistas que plasman la Arcadia en sus obras tenemos a: Virgilio, Garcilaso, Miguel de Cervantes, Lope de Vega y Nicolás Poussin.

 

NICOLÁS POUSSIN (París, 1594 – Roma, 1665)

1637-1638. Óleo sobre lienzo. 87 x 120 cm

Poussin nació en París, pero vivió y se inspiró en Roma, donde estudió el arte antiguo y las esculturas romanas.

El conocimiento de las esculturas clásicas es evidente en su obra “Et in Arcadia Ego”.

La dama y los pastores, que portan sus cayados, llevan una indumentaria de época clásica. Todos son jóvenes, fuertes y hermosos, símbolo del ideal de belleza de Grecia.

En la inscripción de la sepultura está escrito el título del cuadro: et in Arcadia ego. “Yo estoy en la Arcadia”.

En un bucólico lugar pastoril la muerte está presente en la tumba, pero con armonía, sin sentido de pérdida y dolor.

Los personajes, sus gestos y sus miradas, son un reflejo de la exquisita belleza de las pinturas de Poussin.

POUSSIN. ET IN ARCADIA EGO. MUSEO DEL LOUVRE, PARÍS
POUSSIN. ET IN ARCADIA EGO. MUSEO DEL LOUVRE, PARÍS

PAN Y DAFNIS

Dafnis es un semidiós siciliano hijo de Hermes y de una ninfa. Fue educado por las ninfas que le enseñaron el arte del pastoreo.

Nació en un bosque de laureles, de ahí su nombre.

Pan le instruyó en el arte de la Música.

Mientras pacían sus bueyes, Dafnis tocaba la siringa y cantaba canciones bucólicas, género inventado por él.

Dafnis poseía una extraordinaria belleza y fue amado por numerosas ninfas y mujeres. Pero murió en plena juventud.

Dafnis prometió fidelidad eterna a la ninfa que amaba, Nomia, la Pastora.

Pero la hija del rey de Sicilia se las ingenió para embriagarle y unirse a él. Nomia, presa de cólera, le privó de la vista. Dafnis ciego cantaba canciones tristes y en su dolor se arrojó desde lo alto de una peña.

Otra versión dice que su padre Hermes se le llevó con él.

Una fuente estaba vinculada a su recuerdo y todos los años se ofrecían sacrificios en su honor.

PAN Y DAFNIS. PALACIO ALTEMPS, ROMA

PAN Y DAFNIS. PALACIO ALTEMPS, ROMA

SILENO Y EL REY MIDAS

Sileno es un nombre genérico que se da a los sátiros llegados a la vejez.

Es también el nombre de un personaje que pasaba por haber educado a Dioniso.

Se le consideraba hijo de Pan o de Hermes y de una ninfa.

Sileno era feo. Tenía la nariz muy chata y una enorme barriga.

Se le solía representar cabalgando un asno sobre el cual se sostenía a duras penas por estar borracho.

Sileno poseía gran sabiduría, pero sólo la revelaba a los humanos por la fuerza, como sucedió con el rey Midas.

Ovidio en sus Metamorfosis cuenta que Sileno, extraviado, porque se había dormido lejos del cortejo de Dioniso, fue encadenado por unos campesinos y conducido a la corte de Midas, rey de Frigia.

El rey, que había sido iniciado en los misterios, le reconoció y le recibió con grandes honores. Después le acompañó al séquito de Dionisos.

Sileno en agradecimiento le ofreció realizar el deseo que formulase. En seguida Midas pidió que todo lo que tocase se convirtiese en oro.

Pero el pan y el vino se convertían en oro, así que Midas suplicó que le retirasen este pernicioso don. (Avaricia)

Dioniso le dijo que se lavara en la fuente de Pactolo. Así Midas quedó libre del don y las aguas de la fuente se llenaron de pepitas de oro.

RIBERA, JOSÉ DE. SILENO EBRÍO. MUSEO DE CAPODIMONTE, NÁPOLES

RIBERA, JOSÉ DE. SILENO EBRÍO. MUSEO DE CAPODIMONTE, NÁPOLES

 

PRÍAPO, LA VIRILIDAD

Príapo, hijo de Afrodita y Dioniso, tenía como misión guardar las viñas y los jardines.

Los romanos colocaban estatuas de Príapo en sus jardines para garantizar sus cosechas.

Tenía la virtud de desviar “el mal de ojo” y anular el maleficio de los envidiosos que trataban de perjudicar las cosechas.

Príapo era el dios de la Fecundidad y fue incluido en el cortejo de Dioniso.

Al igual que Sileno, es representado con frecuencia en compañía de un asno.

Según otras versiones es hijo de Zeus y Afrodita. El dios se enamoró de la bella Afrodita y se unió a ella. La celosa Hera, temerosa de que el niño tuviera la belleza de su madre y el poder de su padre, tocó el vientre de Afrodita, de modo que el niño nació deforme.

PRÍAPO. FRESCOS ROMANOS. CASA DE LOS VETTII, POMPEYA

PRÍAPO. FRESCOS ROMANOS. CASA DE LOS VETTII, POMPEYA

Príapo nació con un miembro viril enorme y desmesurado. Afrodita temió las burlas y le abandonó en el monte.

Le descubrieron unos pastores que le criaron y le rindieron culto a la virilidad, convirtiéndole en un dios rústico.

En los frescos de Pompeya encontramos una pintura de Príapo, subiéndose la túnica para exhibir su enorme miembro, símbolo de la fecundidad, que se dispone a pesar en una balanza.

Pablo Ruíz Picasso le dedicó una escultura a este singular personaje de la Mitología.

 

LOS SÁTIROS, SÍMBOLO DE LA LUJURIA

Los sátiros, llamados también silenos, son genios de la Naturaleza incorporados al séquito de Dioniso y Pan.

Los sátiros suelen representarse con:

· Torso de hombre,

· Orejas puntiagudas,

· La parte inferior de macho cabrío,

· Una larga cola semejante a la de los caballos,

· Un miembro viril perpetuamente erecto y de proporciones sobrehumanas, indicio de su gran apetito sexual.

Con el tiempo los miembros inferiores se convierten en humanos y sólo queda la cola posterior como testimonio de su antigua forma.

Con el tiempo los sátiros se asimilaron al lado salvaje de la naturaleza y a la lujuria, sirviendo de pretexto a los pintores para representar escenas eróticas con desnudos femeninos.

Eran imaginados bailando en el campo, bebiendo con Dioniso y persiguiendo a las ninfas y a las ménades.

El sátiro más famoso es Marsias que osó desafiar al dios Apolo y eso le costó la terrible tortura de ser desollado vivo.

SÁTIRO. CERÁMICA ROJA SOBRE FONDO NEGRO

SÁTIRO. CERÁMICA ROJA SOBRE FONDO NEGRO

ANTÍOPE

Antíope, de extraordinaria belleza, fue amada por Zeus, que se unió a ella en forma de sátiro. Tuvo del dios 2 gemelos.

Antes de nacer sus hijos huyó de su casa por temor a la ira de su padre, pero éste desesperado por la desaparición de su hija se suicidó, encargándole a su hermano Lico que le vengase.

Lico se llevó a su sobrina a Tebas y su esposa y él la encadenaron y maltrataron, teniendo una triste existencia.

En el camino dio a luz a sus dos hijos y Lico ordenó que los abandonasen en el campo, aunque Anfión y Zeto fueron recogidos y criados por unos pastores.

PIERRE, JEAN-BAPTISTE. 1745 - 1749. JÚPITER Y ANTÍOPE.

PIERRE, JEAN-BAPTISTE. 1745 – 1749. JÚPITER Y ANTÍOPE.

MUSEO DEL PRADO, MADRID

LAS MÉNADES

Las ménades “mujeres posesas” son las bacantes divinas que acompañan a Dioniso.

Llevan coronas de hiedra y a veces tocan la doble flauta (aulós) entregándose a danzas apasionadas.

Ejercen dominio sobre las fieras. Pueden cabalgar panteras o tener lobeznos en brazos.

Se las representa desnudas o vestidas con velos ligeros y personifican los espíritus orgiásticos de la naturaleza.

MÉNADE BAILANDO. COPIA ROMANA. MUSEO DEL PRADO, MADRID

MÉNADE BAILANDO. COPIA ROMANA. MUSEO DEL PRADO, MADRID

BIBLIOGRAFÍA

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

http://www.museodelprado.es

maitearte.wordpress.com

 


Click aquí para descargar el documento


Escultura del Renacimiento Italiano. Documento fotográfico

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

Escultura del Renacimiento Italiano

Documento fotográfico

Este documento fotográfico, sobre la escultura del Renacimiento Italiano, ha sido elaborado para los alumnos de la UNED, como complemento a las clases que imparto en el Grado de Historia del Arte y especialmente dedicado a todas esas personas con las que compartimos estos viajes.

Dirección y selección: María Teresa García Pardo.

Página web – blog: https://maitearte.wordpress.com/

Fotografía: Eduardo Benito. Realizadas en los viajes a Italia entre los años 2012 y 2018.

Agradecimientos: Fotos obtenidas de Wikipedia.

Escultura original de la duda de Santo Tomás en Orsanmichele, Florencia.

FRENTE – De Ganimede1984 – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=21731585

POSTERIOR – De Sailko – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=21623391

Sacrificio de Isaac

De I, Sailko, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20395086

 

Copia de David desde la Loggia della Signoria

Florencia 2018 – Copia de David desde la Loggia della Signoria

Contenido

Familia della Robbia

  • Museo del Bargello – cerámica vidriada – Florencia
  • Cerámica vidriada – Hospital de los inocentes
  • Luca della Robbia – Cantoría

Donatello

  • David
  • Detalle de la cabeza de Goliat
  • Cantoría
  • La Anunciación
  • San Jorge
  • Magdalena penitente
  • Judith y Holofernes
  • Condottiero Gattamelata
  • San Marcos
  • Sacrificio de Isaac

Verrocchio

  • David
  • La duda de Tomás, copia exterior
  • La duda de Tomás– Original en interior
  • Condottiero Colleoni
  • Dama con ramo de flores

Miguel Ángel

  • Baco
  • David
  • La Piedad
  • Virgen con el niño
  • Tumba de Lorenzo de Medici
  • Detalle de Lorenzo de Medici
  • Tumba de Giuliano de Medici
  • Detalle de Giuliano de Medici
  • Tumba de Giuliano de Medici. El Día y La Noche
  • Moisés
  • La Piedad de Florencia
  • La Piedad Rondanini

Benvenuto Cellini

  • Perseo
  • Cristo Crucificado

Baccio Bandinelli

  • Hércules y Caco

Giambologna

  • Hércules con el Centauro
  • El rapto de las Sabinas
  • Océano
  • Mercurio Volante

Descarga el pdf aquí


Divinidades Mitológicas del Agua

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

DIVINIDADES MITOLÓGICAS DEL AGUA

El triunfo de Galatea

EL TRIUNFO DE GALATEA

DIVINIDADES MITOLÓGICAS DEL MAR

NEREO, EL VIEJO DIOS DEL MAR

Nereo es hijo de Gea (la Tierra) y Ponto (la Ola marina).

Es una divinidad de las fuerzas elementales del Mundo y existía antes de los dioses Olímpicos.

NEREO. MUSEO DE CARMONA. SEVILLA            NEREO. MUSEO DE CARMONA. SEVILLA

Su esposa fue Dóride, hija de Océano, con la que engendró a las Nereidas.

Nereo, el Viejo del Mar, como casi todos los dioses marinos tiene el don de metamorfosearse en toda clase de animales y seres.

Es un dios bienhechor y benévolo para los marineros.

Se le representa con barba cana, cabalgando un tritón y armado con un tridente.

 

LAS NEREIDAS, LAS OLAS DEL MAR

Las Nereidas son divinidades marinas,hijas de Nereo y Dóride, y nietas de Océano, y por lo tanto son inmortales.

Como todas las divinidades marinas tienen el don de transformarse.

Las Nereidas personifican las olas del mar. Generalmente son 50, pero a veces su número se eleva a 100.

Las Nereidas vivían en el fondo del mar, en el palacio de su padre, sentadas en tronos de oro.

Eran bellísimas y pasaban el tiempo cantando y tejiendo.

Los poetas se las imaginaban meciéndose en las olas, con los cabellos al viento, nadando entre tritones y delfines.

Las Nereidas más destacadas son:

Tetis, madre de Aquiles,                                              

Anfitrite, esposa de Posidón, y

Galatea, el gran amor de Polifemo.

GALATEA

Galatea juega un papel primordial en las leyendas populares de Sicilia. Es la doncella blanca que habita en el mar en calma.

Galatea es amada por el Cíclope siciliano Polifemo, pero ella no le corresponde porque está enamorada del bello Acis, hijo del dios Pan y de una ninfa.

Un día, mientras Galatea descansaba sobre el pecho de Acis, en la orilla del mar, Polifemo los vio, sintió celos y arrojó una enorme roca con la que aplastó a Acis mientras intentaba huir.

Galatea convirtió a su amado en un río de limpias aguas.

RAFAEL. TRIUNFO DE GALATEA. VILLAFARNESINA. ROMA  

Agostino Chigi, un comerciante rico de Siena, le encargó a Raffaello pintar una logia de su palacio Chigi, en el Trastevere.

Raffaello (Urbino, 1483 – Roma, 1520) se deleitaba con las mujeres y los placeres carnales y falleció a los 37 años.

Cuando su amigo Agostino Chigi le encargó que pintara la primera logia en su palacio, Raffaello no prestaba atención a su trabajo, debido a la pasión por su amante.

Agostino cayó en tal desesperación, que consintió que esta dama viniera a vivir con Raffaello en la parte de la casa donde trabajaba y de esta manera se completó el trabajo.

Margarita Luti (1493-1522), hija un panadero de Siena, conocida como la Fornarina, aparece en muchas composiciones de Rafael, especialmente entre 1510 y 1520.

Pintó muchas figuras al fresco con su propia mano:

  • La nereida Galatea triunfal en un carro tirado por dos delfines y rodeado por Tritones y muchos dioses del mar.
  • En el techo hizo el Concilio de los Dioses de la antigüedad, ejecutados con gracia y destreza.
  • De la misma manera hizo el matrimonio de Psique acompañado de las Gracias distribuyendo flores sobre la mesa.

(Vasari “Le Vite de più eccellenti pittori, scultori e architetti”).

LOGIA DE GALATEA

La Loggia toma su nombre del fresco de la nereida Galatea de Raffaello Sanzio, quien lo pintó con delicados rasgos faciales y un bellísimo cuerpo, transportado sobre el agua en un carro formado por una concha tirada por delfines y alrededor de un Fiesta de tritones, cupidos y nereidas.

La logia fue pintada al fresco por diferentes artistas:

El primero fue Baldassar y Peruzzi, quienes en 1511 pintaron el horóscopo de Agostino Chigi en la bóveda.

En el invierno de 1511-1512, Sebastiano del Piombo, uno de los mejores talentos pictóricos venecianos, pintó las escenas mitológicas de los nueve lunetos con varias escenas tomadas de las Metamorfosis de Ovidio.

Peruzzi decoró el décimo con una cabeza gigantesca de un joven, que la leyenda quería que fuera la obra del gran Miguel Ángel Buonarroti.

La leyenda dice que Miguel Ángel, curioso de examinar cómo procedían los frescos de Rafael, ya que este último no permitía que nadie viera su trabajo, se disfrazó de vendedor distrayendo a los guardianes con mercadería.

Una vez que entró en el palacio, pudo admirar el trabajo de su rival. Incapaz de resistir la tentación, tomó un trozo de carbón y pintó una cabeza hermosa y gigantesca, sin ningún color, antes de marcharse.

POLIFEMO Y EL TRIUNFO DE GALATEA

POLIFEMO Y EL TRIUNFO DE GALATEA VILLAFARNESINA. TRASTÉVERE, ROMA


Sebastiano del Piombo pintó una gran figura de Polifemo en una pared, el eterno enamorado de Galatea, originalmente desnudo y después se le vistió de azul.

ANFITRITE Y NEPTUNO

Escultura de Anfitrite (1866) realizada por François Théodore Devaulx (1808–1870).

Ubicada en la fachada norte del patio cuadrado del Palacio del Louvre, en París.

ANFITRITE (1866). PATIO CUADRADO DEL PALACIO DEL LOUVRE, PARÍS.

ANFITRITE (1866). PATIO CUADRADO DEL PALACIO DEL LOUVRE, PARÍS.


Se la representa rodeada de divinidades marinas.

Anfitrite es la reina del Mar, “La que rodea el mundo”.

Esta nereida es hija de Nereo y Dóride y dirige el coro de sus hermanas.

Cuando danzaba un día con ellas, cerca de la isla de Naxos, Poseidón la vio y la raptó porque la amaba desde hacía mucho tiempo.

Los delfines la condujeron en medio de un solemne cortejo hasta Poseidón, quien la hizo su esposa, desempeñando junto al dios el mismo papel que Hera junto a Zeus.

Los matrimonios de los Dioses Olímpicos fueron:

  • Zeus – Hera
  • Poseidón – Anfitrite
  • Hades – Perséfone

 

LA NEREIDA TETIS Y SU HIJO AQUILES

La nereida Tetis, hija de Nereo y su esposa Dóride, es la más célebre de todas las nereidas y como todas las divinidades marinas es inmortal.

Tetis fue criada por Hera, de igual forma que la esposa de Zeus había sido criada por la titánide Tetis, hija de Gea y Urano.

Tetis recogió y cuidó a Hefesto, que cayó en el Océano, al ser arrojado desde el Olimpo por su padre Zeus por intervenir en favor de su madre Hera.

Zeus y Posidón quisieron conquistar a la bella nereida Tetis, pero el oráculo de Temis reveló que el hijo que naciera de ella sería más poderoso que su padre.

Los dos grandes dioses no insistieron y se la cedieron a un mortal, para quien el cumplimiento de esta profecía no significaba ningún inconveniente.

El centauro Quirón se apresuró a aconsejar a su protegido Peleo, rey de Ptía (Tesalia), que aprovechase esta ocasión para casarse con una divinidad.

La boda de Tetis y Peleo se celebró en el monte Pelión y a ella asistieron los dioses. Las Musas cantaron y todos ofrecieron un regalo a los recién casados.

Poseidón les regaló 2 caballos inmortales, que más tarde aparecerán unidos al carro de su hijo Aquiles.

La diosa Éride, personificación de la Discordia, lanzó sobre la mesa una manzana de oro que debía ser otorgada a la diosa más hermosa.

Hera, Atenea y Afrodita se disputaron esa manzana de oro y nadie quiso pronunciarse por una de las tres divinidades.

Zeus encargó a Hermes que guiase a las tres diosas al monte Ida, para que Paris resolviese el tema.

Hermes persuadió a Paris para que actuase de árbitro, por ser esa la voluntad de Zeus.

Las tres diosas defendieron ante él su propia causa y cada una le prometió su protección y determinados dones si fallaba en su favor:

  • Hera se comprometió a darle poder y el imperio de Asia.
  • Atenea le ofreció sabiduría y la victoria en todos los combates.
  • Afrodita le brindó el amor de la más hermosa entre todas las mujeres, la bellísima Helena, reina de Esparta.

Paris se decantó por Afrodita y ella le concedió el amor de la mujer más bella del mundo, Helena, esposa de Menelao, rey de Esparta.

Paris raptó a Helena y se la llevó a Troya, dando origen a la famosa Guerra de Troya.

Los pintores han representado a Paris como un pastor en un escenario bucólico y silvestre.

JORDAENS, JACOB. LAS BODAS DE TETIS Y PELEO

1636 – 1638. Óleo sobre lienzo, 181 x 288 cm.

Jordaens colaboró con Rubens y fue muy influido por éste, aunque mantuvo su propia personalidad.

Van Dyck acentuó el lado aristocrático de Rubens. En cambio Jordaens se inclinó por el popular y cotidiano, aunque también trabajó el tema mitológico.

Las bodas de Tetis y Peleo se narran en las Fábulas de Higinio. Cuando se casaron Tetis y Peleo, Júpiter había invitado a todos los dioses al banquete excepto a la Discordia.

Ésta se presentó más tarde, pero no fue admitida en el banquete. Así que lanzó una manzana y dijo que la cogiera la más hermosa.

Juno, Venus y Minerva comenzaron a reivindicar para sí el título de belleza y surgió entre ellas una gran discordia.

Júpiter ordenó a Mercurio que las llevara al Monte Ida (Turquía),  junto a Paris, y que él actuara como juez.

Esta historia es importante porque es el inicio del famoso episodio El Juicio de Paris, del cual el Museo del Prado conserva dos obras de Rubens, una encargada por Felipe IV y realizada coetáneamente a la serie de la Torre de la Parada.

Al elegir Paris a Venus, quien le había prometido entregarle a Helena, desencadenó la Guerra de Troya.

S. Alpers, autora del único estudio completo del encargo de Rubens para la Torre de la Parada hasta la fecha, dice que el episodio de la boda entre Tetis y Peleo no tiene tradición en las ediciones ilustradas de las Metamorfosis de Ovidio por lo que se insertaría más bien en la tradición de representar el “Festín de los dioses” que tanto gusta a los artistas.

Jordaens realizó obras de complicada ejecución y con bastantes personajes como: La caída de los gigantes, Apolo vencedor de Pan y ésta.

Es uno de los episodios con mayor número de personajes que forman parte de la Torre de la Parada, donde el movimiento, el dramatismo y la gran variedad de posturas son primordiales.

Éride es un personaje alado con rostro expresionista.

Tetis y Peleo aparecen a la derecha, apartados a la disputa.

Minerva, con sus atributos bélicos, se abalanza sobre la mesa.

Detrás de ella está Diana con la media Luna sobre la cabeza.

Venus está acompañada de su hijo Cupido.

Juno está sentada junto a su marido, Júpiter, que tiene la manzana en la mano para dársela a Mercurio, pero ella extiende la mano esperando recibirla.

El cuadro aparece firmado en la silla de Peleo con la siguiente inscripción: “I. IR. fecit Ao 16”.

Los lienzos para la Torre de la Parada fueron realizados entre 1636-1638, siguiendo la correspondencia entre el Cardenal Infante Don Fernando, gobernador de Flandes en el momento del encargo, y su hermano el rey Felipe IV.

JORDAENS, JACOB. LASBODAS DE TETIS Y PELEO. MUSEO DEL PRADO

JORDAENS, JACOB. LAS BODAS DE TETIS Y PELEO. MUSEO DEL PRADO

Del matrimonio de Tetis y Peleo nacieron varios hijos, pero Tetis los mataba al acercarles al fuego para intentar convertirlos en inmortales.

Sólo su hijo pequeño, el famoso Aquiles se salvó, cuando su padre se le arrancó de las manos cuando ella le ponía al fuego para convertirle en inmortal. Estos hechos provocaron la ruptura del matrimonio entre Tetis y Peleo.

Tetis baño a Aquiles en las aguas del río Éstige, el río infernal, para hacerle invulnerable.

Sin embargo, el talón por el que sostenía al niño no fue tocado por el agua milagrosa y era su única zona vulnerable.

Cuando Aquiles tenía 9 años, el adivino Calcante anunció que Troya no podría ser tomada sin él.

Tetis, que sabía que Aquiles estaba destinado a morir ante la ciudad, le llevó junto a Licomedes, rey de Esciros, y le ocultó entre sus hijas durante 9 años llamándose Pirra “la rubia”.

Pero Aquiles no pudo escapar a su destino y fue descubierto por Ulises, que se presentó en la corte disfrazado de mercader.

Las princesas eligieron telas y joyas, pero Aquiles escogió las armas que estaban disimuladas entre ellas, no pudiendo así escapar a su destino. Su madre procuró protegerle por todos los medios, pero todo fue en vano.

Tetis le entregó a Aquiles la armadura divina que Hefesto le ofreció a Peleo como regalo de bodas. Añadió a ella los 2 caballos inmortales, que Posidón les obsequió en la boda y que después reaparecerán en el carro de Aquiles. 

La Ilíada manifiesta la cólera de Aquiles en el décimo y último año de la Guerra de Troya.

Su gran amigo Patroclo sucumbe a manos de Héctor y Aquiles le venga matando a Héctor, pero se niega a entregar el cadáver a su padre, el rey de Troya, y arrastra el cuerpo de Héctor alrededor de Troya.

Los dioses, indignados por la falta de respeto de Aquiles hacia los muertos, hacen que Zeus le pida a Tetis que su hijo entregue el cadáver de Héctor a su padre, el rey Príamo de Troya.

Finalmente, hay varias versiones sobre la muerte de Aquiles. Una se le atribuye a Paris, que mata al héroe en el templo de Apolo. Otra cuenta que Aquiles seguía luchando a las puertas de Troya y el dios Apolo le ordenó retirarse, pero como no obedeció el propio Apolo le dirigió una flecha al único punto vulnerable del cuerpo del héroe, el talón.

LAS SIRENAS

Las sirenas son genios marinos, mitad ave y mitad mujer, que se mencionan por primera vez en la Odisea.

Según Apolodoro, una tocaba la lira, otra cantaba y la tercera tocaba la flauta.

La leyenda más antigua dice que las sirenas habitaban en una isla del Mediterráneo y con su música atraían a los navegantes que pasaban por sus parajes.

Los barcos se acercaban hasta la costa rocosa de la isla y zozobraban y las sirenas devoraban a los imprudentes marinos.

Los Argonautas pasaron cerca de las sirenas, pero Orfeo cantó tan melodiosamente, mientras el Argo estuvo al alcance de su música, que los héroes no sintieron la necesidad de acercarse.

Ulises (Odiseo) al regresar de Troya, prudente y curioso a la vez, quería oír a las sirenas. Para ello ordenó a sus compañeros que le atasen fuertemente al mástil y dio orden de que nadie le desatase por insistentes que fuesen sus ruegos.

También mandó a sus marineros que se  tapasen los oídos con cera pero él no se los tapó para disfrutar de esa dulce música. Estaba siguiendo los consejos de la maga Circe, que le había advertido del gran peligro que suponían las sirenas.

Cuando empezó a oír a las sirenas, Ulises sintió un invencible deseo de ir hacia ellas, pero sus compañeros se lo impidieron.

Se dice que las sirenas, despechadas por su fracaso, se precipitaron al mar y perecieron ahogadas.

Tradicionalmente, la isla de las Sirenas se sitúa frente a Sorrento, en la bellísima Costa Amalfitana.

Posteriormente fueron consideradas divinidades del Más Allá, que cantaban para los bienaventurados en las Islas Afortunadas.

Pasaron a representar la armonía celestial y como tal aparecen a menudo en los sarcófagos.

Su mítica belleza y cola de pez son derivaciones posteriores.


SIRENA. MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL DE ATENAS

SIRENA. MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL DE ATENAS

MOSAICO. MUSEO DEL BARDO, TÚNEZ

MOSAICO. MUSEO DEL BARDO, TÚNEZ

DIVINIDADES DE AGUA DULCE

LOS RÍOS

Según Hesíodo, los Ríos son hijos de Océano y Tetis.

Eran poderes benéficos, creadores y purificadores.

Los ríos son imprescindibles, ya que si no hay agua no puede haber vida. Por eso todas las ciudades se asientan en las proximidades de un río.

Herodoto decía que el Nilo es el gran don de Egipto.

Sin este impresionante río la vida en Egipto sería imposible, ya que ambas orillas son un vergel en medio del desierto.

El Nilo era considerado un rey que había fertilizado Egipto. Se le representa como un hombre recostado y rodeado de símbolos de fertilidad como niños y la cornucopia. 

La cornucopia o el cuerno de la abundancia es el símbolo de la prosperidad y fertilidad. Amaltea fue la nodriza que crió a Zeus con la leche de una cabra. Un día Zeus jugando quebró un cuerno del animal y se le regaló a Amaltea, prometiéndole que el cuerno se llenaría milagrosamente de todos los frutos que ella deseara.

 

Capitolio - Fuente de los rios Tiber y Nilo. En el centro la diosa Minerva - Eduardo©2014
EDIFICIO DEL AYUNTAMIENTO DE ROMA EN EL CAPITOLIO

 

El Capitolio - Rio Nilo - Eduardo©2012

ESCULTURA DEL RÍO NILO. CAPITOLIO. ROMA

 

Identificamos esta escultura con el río Nilo por la esfinge sobre la que apoya su brazo izquierdo y por la cornucopia.  

           

El Capitolio - Rio Tiber - Eduardo©2012

          ESCULTURA DEL RÍO TÍBER. CAPITOLIO. ROMA

En esta escultura identificamos el río Tíber por los gemelos Rómulo y Remo y por la cornucopia.

LAS NINFAS

Eran las doncellas que poblaban los campos, los bosques y los lagos. Son muy longevas pero mortales.

Con su gracia personifican los espíritus de la Naturaleza.

Se consideran hijas de Zeus y personifican la fecundidad y la belleza.

Habitaban en grutas donde pasan la vida hilando y cantando y formaban parte del séquito de Ártemis.

Las ninfas desempeñan un importante papel en las leyendas. Son las “hadas” que aparecen en las narraciones.

La vida amorosa de las ninfas es muy variada:

·      Son esposas del héroe de una ciudad o de un país.

·      Aman a los dioses: Zeus, Apolo, Hermes, Dionisos.

·      Son amantes de los espíritus masculinos de la Naturaleza: Pan, los Sátiros, Príapo, etc.

·      Dafne, Eco, Calisto, tienen amores especiales.

ECO Y NARCISO

Eco es el nombre de una ninfa de los bosques que se consumió por su amor hacia Narciso.

En las Metamorfosis de Ovidio se narra que al nacer el niño el adivino Tiresias dijo que viviría muchos años si no se contemplaba a sí mismo.

Narciso era un hermoso joven que despreciaba el amor. Era objeto de la pasión de numerosas doncellas y ninfas, pero siempre permanecía insensible.

La ninfa Eco se enamoró de él y desesperada ante su negativa se retiró a un lugar solitario, donde adelgazó tanto, que de su persona sólo quedó una voz lastimera.

Esta es la leyenda del eco que repite las últimas sílabas de las palabras que se pronuncian.

Las jóvenes despechadas pidieron venganza a los dioses.

Némesis, que personifica la venganza divina, lo escuchó y un día muy caluroso, después de una cacería, Narciso se inclinó sobre una fuente para calmar su sed.

Allí ve la imagen de su bello rostro y se enamora de él en el acto. Insensible al resto del mundo, se deja morir inclinado sobre su propia imagen.

En el lugar de su muerte brotó una flor, a la que se dio su nombre: el narciso.

FELIPE IV (1605-1665), EL REY PLANETA

(8 de abril de 1605, Valladolid – 17 de septiembre de 1665, Madrid).

Hijo de Felipe III y Margarita de Austria, se casó en dos ocasiones:

1.  Con Isabel de Borbón en 1615

2.  Con Mariana de Austria en 1648

Sólo tres de sus hijos sobrevivieron: María Teresa, Margarita y Carlos II.

Tuvo además un hijo fuera de sus matrimonios, don Juan José de Austria, en 1629, con la actriz María Calderón, conocida como “La Calderona”.

1-ISABEL DE BORBÓN

(22 de noviembre de 1602, Palacio de Fontainebleau, Francia – 6 de octubre de 1644, Madrid).

Hija del rey Enrique IV de Francia y de su segunda esposa, María de Médicis, y hermana de Luis XIII de Francia.

Hijos: Príncipe Baltasar Carlos e Infanta María Teresa.

Baltasar Carlos de Austria

(17 de octubre de 1629, Madrid – 9 de marzo de 1646, Zaragoza). Murió con 16 años.

María Teresa de Austria – Luis XIV

(10 de septiembre de 1638, San Lorenzo de El Escorial – 30 de julio de 1683, Palacio de Versalles, Francia).

Se casó con Luis XIV de Francia, llamado “el Rey Sol”.

(Saint-Germain en Laye, Francia, 5 de septiembre de 1638-Versalles, Francia, 1 de septiembre de 1715).

Hijo: Luis de Francia, el Gran Delfín (Fontainebleau, 1 de noviembre de 1661 – Castillo de Meudon, 14 de abril de 1711).

En su nacimiento fue predicho que sería hijo de un rey, padre de un rey, pero nunca rey y así fue porque murió en 1711 y su padre, Luis XIV, siguió reinando hasta 1715.

Renunció a su derecho al trono español en la Guerra de Sucesión Española en favor de su segundo hijo, Felipe, duque de Anjou.

El hijo mayor de Luis, el Gran Delfín, y María Ana Cristina de Baviera, fue Luis de Francia (Versalles, 16 de agosto de 1682-Marly-le-Roi, 18 de febrero de 1712), Duque de Borgoña.

Ocupaba el segundo puesto en la línea sucesoria de su abuelo paterno, Luis XIV. Luis ascendió al primer puesto en dicha línea tras la muerte de su padre en 1711.

El y su esposa, enfermaron de sarampión y murieron en seis días. Su hijo mayor también murió por la misma enfermedad.

Su hijo menor sobrevivió para llegar a ser Luis XV de Francia en 1715.

2- MARIANA DE AUSTRIA

(24 de diciembre de 1634, Wiener Neustadt, Austria – 16 de mayo de 1696, Madrid).

Hija del emperador Fernando III de Habsburgo y de la infanta María  Ana de España (hija del rey Felipe III y Margarita de Austria).

Hermanos: Leopoldo I de Habsburgo y Fernando IV de Hungría.

Desde la infancia estuvo comprometida con su primo Baltasar Carlos. Al morir el príncipe Baltasar Carlos, Mariana de Austria se convirtió en 1649 en la segunda esposa de su tío, Felipe IV, 29 años mayor que ella.

Desde 1665 fue regente como madre de Carlos II.

Hijos: Carlos II de España, Margarita de Austria y Felipe Próspero.

Felipe Próspero (1657-1661)

Su nacimiento como heredero propulsó la política matrimonial para sus hermanas.

María Teresa fue prometida a su primo Luis XIV de Francia y Margarita a su tío Leopoldo I de Austria.

Murió con tan sólo 4 años. Su hermano Carlos II nació ya como heredero de la Corona.

Margarita de Austria – Emperador Leopoldo I

(12 de julio de 1651, Real Alcázar de Madrid – 12 de marzo de 1673, Palacio de Viena, Austria).

Infanta de España y Emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico por su boda con su tío, el emperador Leopoldo I

Hija: María Antonia de Austria (18 de enero de 1669, Viena, Austria – 24 de diciembre de 1692, Viena, Austria).

M. Antonia se casó con Maximiliano II de Baviera y fue madre de José Fernando de Baviera (28 de octubre de 1692, Viena, Austria – 6 de febrero de 1699, Bruselas, Bélgica).

José Fernando de Baviera, Príncipe Elector de Baviera, fue el heredero de todos los reinos de la Monarquía Hispánica desde 1696, por el testamento del rey Carlos II de España, hasta su muerte en 1699, a los 6 años.

CARLOS II, “EL HECHIZADO”, (1661-1700)

(6 de noviembre de 1661, Real Alcázar de Madrid – 1 de noviembre de 1700, Madrid).

En 1661, Carlos II nace a los 5 días de morir su hermano Felipe Próspero. Por lo tanto, nace como heredero de la Corona.

Mariana de Austria, tras enviudar en 1665, fue Regente hasta que su hijo empezó a reinar en 1675.

Carlos II se convierte en rey a los 14 años 1677. Mariana de Austria se retira a Toledo.

Carlos II de España, llamado “el Hechizado”,  hijo de Felipe IV y Mariana de Austria fue el último rey de la Casa de Austria.

Se casó en dos ocasiones: con María Luisa de Orleans y con Mariana de Neoburgo.

1. María Luisa de Orleans

(27 de marzo de 1662, Palacio Real, París, Francia – 12 de febrero de 1689, Real Alcázar de Madrid).

Hija del duque Felipe de Orleáns y Enriqueta de Inglaterra, era a su vez sobrina de Luis XIV. Se la conoce como la reina estéril.

2. Mariana de Neoburgo

(28 de octubre de 1667, Düsseldorf, Alemania – 16 de julio de 1740, Guadalajara).

Hija de Felipe Guillermo de Neoburgo y de la fértil Isabel Amalia de Hesse (tuvo 23 hijos).

Era cuñada del emperador Leopoldo I y tenía una madre muy fértil. Por estas dos razones se escogió a una princesa emparentada con la poderosa rama austriaca de los Habsburgo.

Carlos II falleció sin descendencia el 1 de noviembre de 1700, a los 38 años, aunque parecía mayor de esa edad.

Con él concluye la Casa de Austria en España al morir sin descendencia.

En 1700 le sucede Felipe V de Borbón, nieto de su hermana María Teresa y de Luis XIV. Tras la muerte del heredero pactado en 1699, José Fernando de Baviera, nieto de su hermana Margarita.

Carlos II hizo testamento el 3 de octubre de 1700 en favor de Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia y de su hermana, la infanta María Teresa de Austria (1638-1683), la hija mayor de Felipe IV.

Mariana de Neoburgo, en cambio, apoyaba a su sobrino, el archiduque Carlos de Austria, hijo del emperador Leopoldo I.

El archiduque austríaco fue respaldado por Inglaterra y Holanda, las tradicionales enemigas de España durante el siglo XVI, que además rivalizaban con la hegemonía de Luis XIV.

La elección de Felipe de Anjou se debió a que España tenía como prioridad principal la conservación de la unidad de los territorios del Imperio español y Luis XIV de Francia era en ese momento el monarca con mayor poder de Europa y, por ello, prácticamente el único capaz de poder llevar a cabo dicha tarea.

BORBONES DESDE 1700

FELIPE V (1683 – 1746)

(19 de diciembre de 1683, Palacio de Versalles, Francia – 9 de julio de 1746, Monasterio de San Lorenzo de El Escorial).

Felipe V fue rey de España desde el 16 de noviembre de 1700 hasta su muerte en 1746.

En 1724 abdicará en su hijo Luis I, pero la muerte prematura de éste le llevó a un segundo reinado, caracterizado por el acercamiento a Austria, Inglaterra y Francia.

La llegada del primer Borbón supone reformas importantes para el país.

Siguiendo el modelo absolutista francés, impone una centralización administrativa y política, suprimiendo la autonomía de Aragón y Cataluña y los fueros de aragoneses y valencianos.

Excepto en Navarra y Región Vasca, las leyes castellanas se imponen en todo el territorio.

Los últimos años de su reinado sufrió una fuerte depresión. Le sucedió en el trono su hijo Fernando VI.

Isabel de Farnesio y Felipe V están enterrados en el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso.

EL TESORO DEL DELFÍN, MUSEO DEL PRADO

El Tesoro del Delfín es un conjunto de vasos preciosos que, procedentes de la riquísima colección de Luis, gran Delfín de Francia, vinieron a España como herencia de su hijo Felipe V, primer rey de la rama borbónica española.

El Gran Delfín, Luis de Francia (1661-1711), hijo de Luis XIV y María Teresa de Austria, comenzó su colección tempranamente influenciado por su padre.

La adquisición de obras se producía a través de regalos y compras en subastas y almonedas.

Al morir el Delfín, Felipe V (1683-1746) recibe en herencia un conjunto de vasos con sus respectivos estuches, que fueron enviados a España.

En 1716 estaban en el Alcázar de Madrid, guardados en sus cajas, desde donde se trasladaron, en fecha posterior, a La Granja de San Ildefonso, lugar donde se citan a la muerte de Felipe V, conservados en la llamada Casa de las Alhajas.

En 1778 se depositaron, por real orden de Carlos III, en el Real Gabinete de Historia Natural y continuaron en la institución hasta el saqueo de las tropas francesas en 1813.

La devolución de las piezas se produjo dos años más tarde y con algunas pérdidas.

En 1839 la colección llegó al Real Museo, donde sufrió un robo en 1918.

En la Guerra Civil española fueron enviadas a Suiza regresando en 1939, con la pérdida de un vaso, desde entonces se encuentran expuestas en el edificio Villanueva.

JARRA CON NARCISO Y ECO, MUSEO DEL PRADO

Hacia 1555. 41,5 x 16,6 cm. Tesoro del Delfín

Cristal de roca / cuarzo hialino, Esmalte, Oro, Plata, Rubí.

Es una obra de la “Escuela de Fountainebleau”.

En 1601, en el inventario de Enrique IV se confirma su presencia entre los bienes reales, en París.

El cuerpo y la boca son de cristal de roca y el pie y el asa de metal.

En el asa se aprecian dos figuras, un joven que se asoma sobra la boca del jarro (Narciso) y una ninfa (Eco).

Al llenar el jarro, Narciso contempla su imagen en el agua y el mito cobra vida. El mito de Narciso tiene lectura moralizante sobre el ego, la vanidad y el orgullo.

El mito de Narciso, descrito por Ovidio en su libro III de las Metamorfosis, alude a los peligros de la egolatría, lo que constituye una advertencia para príncipes y poderosos.

Narciso, prendado de su propia belleza, es desdeñoso con aquellos que le aman, como la Ninfa Eco, condenada a repetir el final de los sonidos, al ser rechazada.

El joven se enamora de sí mismo al verse reflejado en las aguas de un manantial y es convertido por Némesis, diosa de la venganza, en una flor bella pero sin aroma.

La figura femenina del asa representa a la ninfa Eco, con los brazos cruzados que denotan impotencia y la boca abierta, a modo de grito al descubrir que ha perdido la voz.

 

clip_image008[5]
JARRA CON NARCISO Y ECO, TESORO DEL DELFÍN, MUSEO DEL PRADO

CALISTO – LA OSA MAYOR

Calisto era una ninfa de los bosques que había consagrado su virginidad y se dedicaba a cazar en el monte son el grupo de compañeras que acompañaban a Ártemis.          

Zeus se enamoró de ella, pero como Calisto rehuía a los hombres se unió a la joven bajo la figura de Artemisa.  

Según otras versiones adoptó la figura de Apolo, hermano de Ártemis.

De esta unión nació Árcade y en ocasiones se le atribuye otro hijo, el dios Pan, hermano gemelo de Árcade.

Un día Ártemis y sus compañeras decidieron bañarse en una fuente, pero Calisto no quería desnudarse para que no se viera su embarazo.  

Ártemis insistió en que se quitara la ropa e indignada por su falta la convirtió en osa y después la mató de un flechazo. 

Zeus la convirtió en la constelación de la Osa Mayor.

DIANA Y CALISTO. PALACIO DEL MARQUÉS DE SANTA CRUZ, VISO DEL MARQUÉS - Eduardo©2010

DIANA Y CALISTO.  PALACIO DEL MARQUÉS DE SANTA CRUZ, VISO DEL MARQUÉS

clip_image012[4]

          NACIMIENTO DE ARCADE. PALACIO DEL MARQUÉS DE SANTA CRUZ, VISO DEL MARQUÉS, CIUDAD REAL

DAFNE – LAUREL

Apolo era un dios muy hermoso que tuvo numerosos amores con Ninfas y con mortales.

Eros, enojado con Apolo porque se había mofado de él por el uso del arco, le inspiró un apasionado amor hacia la ninfa Dafne.

Dafne no correspondió a sus deseos y huyó a las montañas, pero Apolo la perseguía.

Cuando estaba a punto de ser alcanzada por él, suplicó una plegaria a su padre que fue escuchada transformándose en laurel (árbol sagrado de Apolo).

BERNINI, APOLO Y DAFNE

(1622-25) mármol de Carrara 243 cm. Galería Borghese.

Apolo fue el dios que personificó la juventud y la belleza masculina. El dios de la luz, identificándose con el Sol.

Eros, enojado con Apolo porque se había mofado de él por el uso del arco, le inspiró un apasionado amor hacia la ninfa Dafne.

Dafne no correspondió a sus deseos y huyó a las montañas. Pero Apolo la perseguía y cuando estaba a punto de ser alcanzada por él, suplicó una plegaria que fue escuchada transformándose en laurel (en griego árbol sagrado de Apolo).

El conjunto escultórico de Gian Lorenzo Bernini de la Galería Borghese, muestra este momento, como si fuese una instantánea fotográfica.

El árbol de Apolo era el laurel, cuyas hojas masticaba su sacerdotisa en sus trances proféticos.

Apolo se manifestaba a través de ella en el Oráculo de Delfos, lugar que tuvo gran trascendencia en el mundo helénico.

Gian Lorenzo Bernini creó para el cardenal Scipione Borghese una obra maestra sin precedentes que representa la metamorfosis en laurel de Dafne, perseguida por Apolo, dios de la luz.

La obra de mármol, iniciada por Bernini a los 24 años, entre 1622 y 1625, estaba situada en la misma habitación de la Villa que ahora, pero originalmente estaba sobre una base baja y estrecha, apoyada contra la pared hacia la escalera.

Apolo corre y la ninfa inicia su metamorfosis: la corteza envuelve gran parte del cuerpo, pero la mano de Apolo, según los versos de Ovidio, debajo de la madera oye el latido del corazón. Así que la escena se cierra, Dafne se ha convertido en un laurel para escapar del dios.

La presencia de esta fábula mitológica en la casa del cardenal tiene una justificación moral compuesta en latín por el cardenal Barberini (futuro Papa Urbano VIII) y grabada en la base, que dice quién ama las fugaces diversiones al final encontrará hojas y bayas en su mano.

En 1785 Marcantonio IV Borghese colocó la obra en el centro de la sala, Vincenzo Pacetti diseñó la base actual con las piezas originales y añadiendo el águila Borghese, esculpido por Lorenzo Cardelli.

El conjunto escultórico de Bernini, que se encuentra en la Galería Borghese de Roma, muestra este momento.

Villa Borghese - Museo - Apolo y Dafne - Bernini - Sala III - Eduardo©2017

BERNINI. APOLO Y DAFNE. GALERÍA BORGHESE, ROMA.

LAS NÁYADES-NINFAS DE MANANTIALES Y FUENTES

Las Náyades son las ninfas del elemento líquido. Son hermosas y longevas, pero mortales.

Las Náyades encarnan el curso del manantial o del agua que habitan.

Homero las llama hijas de Zeus, pero en otras partes se las relaciona con Océano.

Todas las fuentes célebres tienen su náyade, que cuenta con un nombre y una leyenda propia.

Con frecuencia las náyades pasaban por tener virtudes curativas. Por este motivo los enfermos bebían agua de las fuentes que les estaban consagradas.

En cambio el baño se consideraba sacrílego y el que afrontara este riesgo se exponía a su cólera, que se manifestaba con alguna enfermedad misteriosa.

En Roma, Nerón, al bañarse en la fuente de Marcia fue atacado por unas fiebres y una especie de parálisis que le duró varios días.

Otro riesgo que corría el que ofendía a las Náyades era la locura. Quien las veía, podía quedar poseído por ellas y atacado de enajenación mental.

Las Náyades abundan en las tradiciones del Peloponeso.

FUENTE DE LAS NÁYADES, S. XIX, ROMA

La plaza de la República tiene un diseño semicircular y está ubicada junto a la Estación Termini de Roma.

De esta Piazza parte la Via Nazionale, que comunica el área de la estación central con la de Piazza Venezia.       En las inmediaciones se encuentra el Teatro de la Ópera.

La Fuente de las Náyades, S. XIX, es la fuente moderna más bella de Roma, realizada con el objetivo de ofrecer una perspectiva monumental de la vía Nazionale.

La fuente de esta plaza era parte del acueducto de Aqua Marcia. Su construcción se inició por orden de Pío IX en 1870 y fue finalizada en 1888.

Originalmente estaba decorada con cuatro leones de yeso, que fueron sustituidos en 1901 por las esculturas de las náyades realizadas por Mario Rutelli.

FUENTES DE LAS NÁYADES, ROMA - Eduardo©2017

FUENTES DE LAS NÁYADES, ROMA


Las náyades representadas son:

  • La Ninfa de los Lagos, sosteniendo un cisne
  • La Ninfa de Los Ríos, sobre un monstruo de río
  • la Ninfa de las Fuentes, sobre un caballo
  • la Ninfa de las Aguas Subterráneas, sobre un dragón.
  • En el centro se encuentra el grupo Glauco, símbolo del triunfo de la Humanidad sobre la Naturaleza.

GLAUCO

Unas versiones le consideran hijo de Poseidón y una náyade.

Otras dicen que Glauco es un dios del Mar, que en su origen fue pescador de Beocia, pero casualmente comió una hierba que le convirtió en inmortal.

Como divinidad marina, la parte inferior de su cuerpo se transformó en una poderosa cola de pez y sus mejillas se poblaron de una barba de reflejos verdes como la pátina de bronce.

Recibió el don de profetizar y Virgilio le presenta como el padre de la Sibila de Cumas.

Glauco se apareció a Menelao cuando regresaba de Troya y se le considera constructor del Argo, apoyando a los Argonautas.

Su amor más célebre fue Escila, aunque en vano, lo que motivó la transformación de la joven en monstruo por medio de los encantamientos de Circe, pero predominó el amor que sentía hacia la joven y la transformó en diosa.

Según Ovidio Glauco amaba a Escila y por ella rehusó  el amor de Circe. La maga quiso vengarse de su rival y mezclo hierbas mágicas en el agua de la fuente donde Escila se bañaba.

Inmediatamente Escila quedó transformada. La parte superior de su cuerpo no cambió, pero de la ingle le nacieron 6 espantosos perros.

Otra leyenda dice que Posidón estaba enamorado de la joven y que Anfitrite, celosa, había pedido a Circe su metamorfosis.

Una tercera versión dice que Escila se enamoró de Glauco y rechazó a Posidón, quien la castigó de este modo.

A Heracles se le atribuye la muerte de Escila en un enfrentamiento.

BASÍLICA DE SANTA MARÍA DE LOS ÁNGELES Y LOS MÁRTIRES

Alrededor se encuentra la Basílica de Santa María de los Ángeles y los Mártires, ocupando el espacio del Tepidarium de las Termas de Diocleciano.

La dedicación a los mártires hace referencia a que las termas de Diocleciano fueron construidas con el trabajo de los cristianos esclavizados.

El edificio fue diseñado en 1562 por Miguel Ángel que restauró el Tepidarium, creando una nave longitudinal.

El ingreso a la iglesia se hace a través de un vestíbulo circular, también de origen romano.

Durante el siglo XVIII, Luigi Vanvitelli (1750) decoró el sobrio interior de Miguel Ángel según el estilo de la época.

Vanvitelli se encargó de transportar a Santa María de los Ángeles los grandes retablos de altar de la basílica de San Pedro en el Vaticano, donde habían sido reemplazados por copias hechas en mosaico con el fin de conservarlos mejor por la amenaza de humedad.

En esta iglesia se encuentra enterrado Pío IV. Actualmente se utiliza para funerales de estado o del ejército italiano.

BIBLIOGRAFÍA:

Grimal, Pierre. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

museodelprado.es

villafarnesina.it

audioguiaromacom

maitearte.wordpress.com

Descarga el pdf aquí


Hermes – Mercurio

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

HERMES (MERCURIO)

DIOS DEL COMERCIO Y PSICOPOMPOS

Hermes-del-Belvedere-Museos-Vaticanos

Hermes es hijo de Zeus y Maya, la más joven de las Pléyades.

Las Pléyades son 7 hermanas, hijas del gigante Atlante, que fueron divinizadas y se convirtieron en 7 estrellas de la constelación homónima.

Hermes nació el cuarto día del mes, fue envuelto con bandas y depositado en una cuna.

El mismo día de su nacimiento dio muestras de una precocidad extraordinaria. Se desató y se escapó a Tesalia, donde Apolo guardaba los rebaños de Admeto.

Hermes le robó parte del rebaño a su hermano Apolo y le llevó hasta Pilos:

·       12 vacas

·       100 terneras y

·       1 toro

En Pilos, nombre de una bahía, de una ciudad costera al sudoeste del Peloponeso, en el sur de Grecia, sacrificó 2 de los animales y los dividió en 12 partes, una para cada uno de los 12 dioses. Después ocultó el resto del rebaño y huyó a una gruta.

A la entrada de la gruta había una tortuga a la que vació y colocó unas cuerdas fabricadas con los intestinos de los bueyes que había sacrificado. Así quedó construida la primera lira.

Apolo buscó el rebaño por todas partes hasta que descubrió el escondite y la lira de bellos sonidos, y seducido por ella cambió su ganado por la lira.

Hermes, mientras guardaba los rebaños, inventó la flauta (siringa).

Apolo quiso comprársela y le ofreció el cayado de oro que utilizaba para guardar el rebaño.

Hermes le pidió además lecciones de arte adivinatoria.

Apolo aceptó el trato y así la vara de oro (el caduceo) figura entre los atributos de Hermes.

Zeus, satisfecho con la habilidad de su hijo, le consagró a su servicio personal y al de los dioses infernales, Hades y Perséfone.

Hermes salvó a Zeus en su lucha contra el monstruo Tifón, logrando recuperar los tendones que le había cortado a Zeus y que había escondido en una piel de oso custodiada por un dragón. Con la ayuda de Pan se volvieron a unir los tendones al cuerpo de Zeus.

A Ulises le da a conocer el molly, planta mágica que le protegerá contra los hechizos de Circe y le ahorrará la humillante transformación sufrida por sus compañeros.

Su aventura más conocida es la muerte de Argo, designado por Hera como guardián de Ío, transformada en una ternera blanca.

Recibió el encargo de acompañar a las 3 diosas, Hera, Atenea y Afrodita, al monte Ida de Frigia ante Paris en su disputa por la belleza, desempeñando un papel decisivo en la decisión que provocaría la Guerra de Troya.

Hermes es el dios del Comercio y guiaba a los viajeros en los caminos.

Velaba por los pastores y con frecuencia era representado llevando en hombros un cordero, conocido como Hermes Cristóforo.

Es el Psicopompos, encargado de acompañar a los Infiernos a las almas de los difuntos.

Se le representa calzado con sandalias aladas, un sombrero de ala ancha (el pétaso) y empuñando el caduceo, símbolo de sus funciones como heraldo (mensajero) de los dioses.

ÍO

Zeus se enamoró de la bella doncella Ío, una princesa de la estirpe real de Argos, y pronto Hera sospechó de esta aventura.

Para distraer los celos de su esposa, Zeus transformó a Ío en una hermosa ternera blanca y juró que jamás la había amado.

Hera exigió la ternera como presente y la confió a la custodia de Argo de los Cien Ojos, pariente de la joven.

La ternera anduvo errante por las cercanías de Micenas y por donde pasaba la tierra hacia brotar plantas nuevas para ella.

Zeus le encargó a Hermes que la liberase y decidió tocar su flauta mágica adormeciendo los 50 ojos que Argo tenía abiertos, mientras los 50 restantes estaban sumidos en un sueño natural.

Después con una espada o sable mató a Argo.

A la muerte de Argo, Hera le envió un tábano que la enfureció y atravesó el mar por los estrechos que separan la ribera de Europa de Asia, dando origen al nombre del Bósforo (Paso de la Vaca).

Anduvo errante hasta que dio a luz a Épafo, el hijo de Zeus, que dio origen a las Danaides.

Posteriormente Ío recuperó su figura, encontró a su hijo y volvió a Egipto para ocupar su trono, donde recibió honores divinos siendo venerada bajo la denominación de Isis.

VELÁZQUEZ.  MERCURIO Y ARGOS. MUSEO DELPRADO

Hacia 1659. Óleo sobre lienzo sin forrar, 127 x 250 cm.

Mercurio, con su sombrero alado y un instrumento musical, se acerca sigilosamente hacia un pastor al que ha adormecido con la belleza de su música.

Zeus se unió a la bella doncella Ío y pronto Hera sospechó de su aventura, por lo que Zeus la transformó en una hermosa ternera blanca y juró a Hera que jamás la había amado.

Hera exigió que se la ofreciese como presente y la confió a la custodia de Argo, dotado de 100 ojos distribuidos por todo el cuerpo.

 

Zeus encargó a Hermes que liberase a Ío, y con su bella música consiguió adormecer los 50 ojos que Argo tenía vigilando.

Este episodio procede de las Metamorfosis de Ovidio y fue el tema de una de las cuatro escenas mitológicas que pintó Velázquez para decorar el Salón de los Espejos del Alcázar de Madrid, que era el espacio más importante y representativo.

En el Salón de Espejos se exhibían retratos de los monarcas españoles de la Casa de Austria e historias mitológicas y bíblicas.

Los otros tres cuadros representaban a Apolo desollando a Marsias, Venus y Adonis y Psiquis y Cupido. Todos desaparecieron como consecuencia del incendio del Alcázar en 1734.

El Salón de los Espejos se enriqueció con pinturas para ser un suntuoso escenario para negociar las bodas entre Luis XIV y María Teresa, la hija mayor de Felipe IV.

En los últimos años de su carrera, Velázquez lleva a sus últimas consecuencias la plasmación de la perspectiva aérea.

El artista se pudo inspirar en distintas versiones de la escultura romana que representa el Galo moribundo, Museos Capitolinos.

Al igual que Las Hilanderas, esta obra sufrió un añadido, que consistió en una banda de unos 25 cm que recorre todo el extremo superior, y otra más estrecha (unos 10 cm) en el inferior.

VELÁZQUEZ. MERCURIO Y ARGOS. 1659. MUSEO DELPRADO

VELÁZQUEZ. MERCURIO Y ARGOS. 1659. MUSEO DELPRADO

Al igual que otros episodios de la vida amorosa de Zeus, este tema formaba parte de las Metamorfosis de Ovidio, el principal repertorio en el que se basaron las más de 60 escenas mitológicas que adornaban la Torre de la Parada.

Texto extractado de Fábulas de Velázquez. Mitología e Historia Sagrada en el Siglo de Oro. J. Portus Pérez. Madrid, Museo Nacional del Prado, 2007, pp. 335-336.

RUBENS Y TALLER. MERCURIO Y ARGOS. MUSEO DEL PRADO

1636 – 1638. Óleo sobre lienzo, 180 x 298 cm.

Se representa el momento en el que Mercurio levanta la espada y la dirige hacia el cuello de Argos, el pastor de cien ojos encargado de vigilar a Ío, convertida en ternera blanca.

A partir de 1636 se enviaron desde Amberes a Madrid más de 60 obras para esta casa de recreo situada en los montes del Pardo.

La decoración de la Torre de la Parada, en cuyo proyecto también participaron otros autores como Velázquez, fue el mayor encargo que Rubens recibió de Felipe IV.

RUBENS. MERCURIO Y ARGOS. 1636-1638. MUSEO DEL PRADO

RUBENS. MERCURIO Y ARGOS. 1636-1638. MUSEO DEL PRADO

Las escenas narraban las pasiones de los dioses, según fueron descritas en las Metamorfosis de Ovidio y otras fuentes clásicas.

Para llevar a cabo un proyecto tan amplio, Rubens realizó pequeños bocetos sobre tabla, donde capta las actitudes de los personajes.

Estos bocetos son la base para elaborar los lienzos definitivos.

El Museo del Prado conserva 10 bocetos de Rubens, nueve de ellos donados en 1889 por la duquesa de Pastrana y uno adquirido en el año 2000.

El Prado también conserva la mayor parte de los cuadros ejecutados a partir de los bocetos, entre ellos los realizados por el propio Rubens o por su taller y muchos pintados por otros artistas.

Texto extractado de Vergara, A.; y Pérez Preciado J.J.: Rubens, Guías de la Colección. Museo Nacional del Prado, 2010, p. 52.

HERMAFRODITO

Hermafrodito tiene un nombre que recuerda a los de sus padres, Hermes y Afrodita.

Fue criado por las ninfas en los bosques de Ida, en Frigia.

Era muy hermoso y a los 15 años decidió recorrer mundo y viajó por Asia Menor.

Un día llegó a un bonito lago y Salmacis, la ninfa de ese lago, se enamoró de él, pero Hermafrodito la rechazó.

La ninfa se escondió mientras el joven se desnudó y se zambulló en las aguas cristalinas del lago. Cuando le vio en sus dominios se dirigió hacia él y le estrechó entre sus brazos con gran fuerza.

La ninfa dirigió una plegaria a los dioses, pidiéndoles que jamás pudiesen separarse sus dos cuerpos. Los dioses la escucharon y los unieron en un nuevo ser dotado de doble naturaleza.

De este modo, se denomina hermafroditas a todos los seres que tienen doble naturaleza, masculina y femenina.

Hermafrodito obtuvo del cielo que quien se bañase en las aguas del lago Salmacis perdiese la virilidad.

Con frecuencia, Hermafrodito aparece representado entre los compañeros de Dioniso.

HERMAFRODITO. BRONCE. 1652. MUSEO DEL PRADO

 HERMAFRODITO. BRONCE. 1652. MUSEO DEL PRADO

HERMAFRODITO. MUSEO DEL PRADO

1652. Bronce, 61 x 160 cm.

Hermafrodito aparece desnudo y tumbado sobre un lecho en el que hay un almohadón y un paño que cubre parcialmente sus piernas.

Es copia del modelo clásico del Hermafrodita, en mármol, que procede de la colección Borghese de Roma, actualmente en el Museo del Louvre.

El original fue descubierto cerca de las termas de Diocleciano hacia 1608. Presentado al cardenal Scipione Borghese se convirtió enseguida en una de las estatuas más admiradas de su colección.

El tema deriva de un mito helenístico de origen oriental que habla de un ser mitad hombre, mitad mujer, hijo de Hermes y Afrodita.

Era un hermoso joven que se bañó en un lago donde vivía la ninfa Salmacis, que se enamoró de él y le abrazó con tal pasión que sus cuerpos quedaron convertidos en uno.

Catálogo de la escultura de época moderna Siglos XVI-XVIII, Madrid: Museo Nacional del Prado, 1998, pág. 250)

PRAXÍTELES. SIGLO IV A.C. HERMES CON EL NIÑO DIONISO

Mármol. 213 cm y 370 cm base. Museo Arqueológico de Olimpia.

El escultor griego del siglo IV a.C. nació en Atenas en el 400 a. C. y sus obras se caracterizan por la curva praxiteliana.

Fue el primero en esculpir un desnudo femenino a tamaño natural, la Afrodita de Gnido.

Dioniso es hijo del dios Zeus y de la mortal Sémele, hija del rey de Tebas.

Zeus se enamoró de Sémele y se disfrazó de humano, pero ella lo rechazó. Cuando Zeus le dijo quién le aceptó y concibió un hijo.

Al sexto mes de embarazo, la celosa Hera, esposa de Zeus, disfrazada de anciana le dijo que ese hombre no era Zeus, y Sémele obligó a Zeus a que se presentara en su máximo esplendor.

Zeus, lleno de ira, se transformó en rayo y Sémele cayó fulminada, pero Hermes consiguió salvar al niño que aún no había nacido sacándolo del vientre de su madre y cosiéndolo al muslo de Zeus, donde permaneció durante tres meses hasta el final del embarazo.


Es por esta razón por la que se conoce a Dioniso como el dios nacido dos veces.

 

clip_image008

PRAXÍTELES. SIGLO IV A.C. HERMES CON EL NIÑO DIONISO.

MUSEO ARQUEOLÓGICO DE OLIMPIA.

Zeus encargó a Hermes que llevara al niño a las ninfas de la montaña para mantenerle oculto y protegerle de los celos de Hera.

La obra representa a Hermes llevando a Dionisio, desde el Olimpo hasta la mansión de las ninfas encargadas de su custodia, en el momento en que Hermes ofrece al niño un racimo de uvas (perdido hoy) con su mano derecha.

El racimo de uvas alude a la vinculación de Dioniso con el vino.

Esta escultura representa a Hermes con Dioniso niño en brazos y podría ser la única obra original de Praxíteles que perdura.

El conjunto escultórico está tallado en un bloque de mármol de 213 centímetros y la obra completa con la base mide 370 centímetros.

Se encontró el año 1877 entre las ruinas del templo dedicado a Hera en Olimpia y se encuentra actualmente en el Museo Arqueológico de Olimpia.

La obra muestra un elemento característico de Praxíteles, la curva praxiteliana, una forma sinuosa que le otorga una posición relajada, pero dinámica.

El rostro y el torso de Hermes están perfectamente pulidos, sin embargo, en la espalda tiene marcas del cincel y el resto de la escultura sólo está pulida parcialmente.

HERMES, EL PSICOPOMPOS

Hermes era el guardián de las almas de los difuntos, interviniendo en la psicostasia (peso de las almas), que determina la salvación o condenación eterna.

El papel del Psicopompos también consistía en guiar al fallecido al Inframundo, lo que conecta con su faceta de dios viajero.

En el siglo VI a. C., en los vasos áticos de figuras negras, Hermes sostenía la balanza que determinaba el camino a seguir por el alma del difunto.

La representación de Hermes psicopompos destacó en los lécitos blancos de carácter funerario.

El lécito se caracteriza por una forma alargada, un cuello estrecho y una embocadura ancha, que permitía a la vez limitar el flujo del aceite y facilitar su aplicación. Desde fines del siglo VI a. C. hasta el segundo cuarto del siglo V a. C.

En el lécito de Múnich, Hermes aparece sentado en unas rocas y extiende la mano a una mujer difunta a la derecha.

BIBLIOGRAFÍA

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

http://www.museodelprado.es

guiadegrecia.com

Imágenes de la tradición Clásica y Cristiana. UNED. 2018

maitearte.wordpress.com

Descarga el pdf aquí


DIONISO (BACO). DIOS DEL VINO

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

DIONISO (BACO). DIOS DEL VINO

Dioniso es hijo de Zeus y Sémele, hija de Cadmo y Harmonía, pertenece por lo tanto a la segunda generación de dioses Olímpicos.

Sémele pidió a Zeus que se mostrase en todo su poder, pero no fue capaz de resistir la visión de los relámpagos y cayó fulminada.

Zeus le extrajo al hijo que llevaba en su seno y que estaba en el sexto mes de gestación y le cosió a su muslo hasta que llegó la hora de su nacimiento. Dioniso es el dios nacido dos veces.

El niño fue confiado a su hermano Hermes, quien encargó de su crianza al rey Atamante y su esposa. Les encargó que le vistiesen con ropas femeninas para burlar los celos de Hera, que buscaba la perdición del niño, fruto de los amores adúlteros de su esposo.

Para protegerle Zeus mandó llevar al niño fuera de Grecia, al país llamado Nisa, que unos sitúan en Asia y otros en África y se lo entregó a las ninfas para que le cuidasen.

Con objeto de evitar que Hera le reconociese le transformó en cabrito. Este hecho explica el epíteto de cabrito que lleva Dioniso.

Las ninfas que criaron a Dioniso posteriormente se convirtieron en las estrellas de la constelación de la Híades.

De adulto Dioniso descubrió la vid y su utilidad. Pero Hera le enloqueció y anduvo errante por Egipto y Siria.

En las costas de Asia llegó a Frigia, donde le recibió la diosa Cibeles, que le purificó y le inició en los ritos de su culto.

Dioniso llegó a la India, sometiéndola con las armas y su poder místico. En esta época tiene origen el cortejo triunfal del que se hace acompañar.

En el cortejo triunfal Dioniso va en un carro tirado por panteras y adornado con hiedra. Le acompañan los sátiros, silenos y bacantes y Príapo en ocasiones.

De vuelta a Grecia fue a Tebas, donde reinaba Penteo, sucesor de Cadmo, e introdujo las Bacanales. Pero el rey se opuso a estos ritos peligrosos.

Las Bacanales eran las fiestas de Dioniso, en las que todo el pueblo y, en especial las mujeres, eran presa de delirios místicos y recorrían el campo profiriendo gritos rituales.

Después fue a Argos, donde sus fiestas enloquecieron a las hijas del rey Preto y a las mujeres del país.

Después el dios fue a la isla de Naxos, para lo que contrató los servicios de unos piratas. Pero los piratas pusieron rumbo a Asia, con la idea de venderle como esclavo.

Cuando Dioniso se dio cuenta transformó los remos en serpientes, llenó el barco de hiedra e hizo que sonaran flautas invisibles.

Los piratas enloquecidos se precipitaron al mar, convirtiéndose en delfines, lo que explica que los delfines sean amigos de los hombres y los ayuden en los naufragios, ya que son piratas.

A partir de este hecho el poder de Dioniso fue reconocido por todo el mundo, terminó su misión y se implantó su culto.

Pero antes descendió al Inframundo en busca de su madre Sémele, para devolverla a la vida.

Dioniso pidió a Hades que liberase a su madre y el dios del Inframundo accedió a cambio de que Dioniso le diese a cambio algo que estimara mucho.

Entre sus plantas predilectas Dioniso cedió el mirto y éste es el origen de la costumbre que tenían los iniciados en los misterios dionisiacos de coronarse la frente con mirto.

Dioniso es el dios de la viña, del vino y del delirio místico.

Se le festejaba con procesiones tumultuosas en las que se evocaban con máscaras los genios de la Tierra y la fecundidad.

Estos cortejos dieron origen a las representaciones teatrales de la comedia y la tragedia.

En la época romana, los Misterios de Dioniso, por su carácter orgiástico se hicieron muy populares.

El Senado Romano prohibió la celebración de las Bacanales en el 186 a.C., pero se siguieron las tradiciones dionisiacas.

El atributo de Dioniso es el tirso, bastón de vides enrolladas y rematado con una piña.

Su iconografía evolucionó desde un hombre con afilada barba y larga túnica en la cerámica del siglo VI a.C., hasta la de un joven desnudo e imberbe, enturbiado por la bebida en contraposición al prudente Apolo.

Los cultos orgiásticos establecen una estrecha relación entre el dios y sus seguidores. Así Nietzsche plasmó la oposición entre lo apolíneo (distante) y lo dionisiaco (cercano). Dioniso/Apolo.

Las ménades “mujeres posesas” son las bacantes divinas que siguen a Dioniso. Se las representa desnudas o con velos ligeros. Llevan coronas de hiedra y a veces tocan la doble flauta, entregándose a danzas apasionadas.

Las ménades personifican los espíritus orgiásticos de la naturaleza.

MIGUEL ÁNGEL. BACO. 1496-1497. M. BARGELLO, FLORENCIA

Mármol. 1496-1497. Museo del Bargello, Florencia.

Las colecciones del cardenal Giuliano della Rovere, futuro papa Julio II, y de Jacobo Galli, otro de los primeros clientes del artista, le brindaban la posibilidad de estudiar y examinar la escultura clásica.

Este extraordinario escultor estudió la Antigüedad y se inspiró en ella, pero no la copió.

Miguel Ángel estuvo en Roma entre 1496 y 1501 y en este periodo esculpió 2 obras maestras:

· El Baco, escultura de mármol de 203 cm, que realizó entre 1496-97, y se encuentra en el Museo del Bargello, Florencia.

· La Piedad, escultura de mármol de 176 cm, que realizó entre 1498-99, y se encuentra en la Basílica Vaticana.

Miguel Ángel (1475- 1564) realizó el Baco entre 1496 y 1497, a los 22 años, obteniendo el máximo reconocimiento como escultor.

La figura del joven sátiro, comiéndose las uvas del dios y sonriendo con malicia, sirve para sostener esta escultura sinuosa, al igual que hacia Praxíteles en el siglo IV a.C. en Grecia. Este recurso, que se utiliza desde la Antigüedad, ayuda a crear múltiples puntos de vista.

Miguel Ángel esculpió una base rocosa que imprime gran naturalidad al suelo, donde Baco se representó coronado por vides y el pequeño sátiro sonriente degustando un racimo de uvas.

Miguel Angel. Baco. (1496-1497). Museo del Bargello, Florencia

Miguel Angel. Baco. (1496-1497). Museo del Bargello, Florencia

MIGUEL ÁNGEL. BACO. (1496-1497). MUSEO DEL BARGELLO, FLORENCIA

Los sátiros suelen representarse con torso de hombre y los miembros inferiores de macho cabrío, una larga cola semejante a la de los caballos y un miembro viril perpetuamente erecto. Con el paso del tiempo los miembros inferiores se convierten en humanos y sólo queda la cola, que también se pierde con el tiempo.

Baco representa la belleza y la delicadeza en un suave contraposto.

Miguel Ángel utilizó aquí por primera vez el trépano, técnica muy utilizada en Roma que permite crear efectos de volumen y claroscuro.

El dios del vino aparece con una copa de ese licor en un formato de cerámica clásica, recordando los hallazgos arqueológicos del momento.

El Baco de Miguel Ángel es el paradigma del hedonismo clásico.

El hedonismo es la doctrina filosófica que busca el placer y la supresión del dolor como objetivo de la vida.

Miguel Ángel estudió la Antigüedad y encontró inspiración en ella. Su Baco podría ser una escultura helenística, a la altura de una de las obras más famosas de la Antigüedad, el Apolo Belvedere.

Apolo Belvedere es una famosa estatua de mármol sobre el dios griego Apolo, que se conserva en los Museos Vaticanos. Está considerada una copia romana de un original griego que se perdió.

Redescubierta en el Renacimiento, fue expuesta en el Cortile del Belvedere del Vaticano a partir de 1511 y de ahí recibió su nombre.

Durante mucho tiempo fue considerada la representación ideal de la perfección física masculina y una de las más importantes esculturas de la Antigüedad clásica.

Fue reproducida en grabados de gran circulación y constituyó uno de los principales símbolos de la civilización occidental.

DIONISO (BACO) Y ARIADNA

Minos, hijo de Zeus y Europa, era el rey de Creta y se casó con Pasifae, hija del Sol (Helio). Entre sus hijas destacan Ariadna y Fedra.

Cuando Teseo llegó a Creta para combatir al Minotauro, la bellísima Ariadna se enamoró de él y por este motivo le ayudó a salir del Laberinto, la prisión del Minotauro.

Ariadna le entregó un ovillo a Teseo, cuyo hilo fue devanando y le sirvió para encontrar el camino de regreso y poder salir del Laberinto.

Ariadna, que había traicionado a su familia por amor, huyó con Teseo para escapar de la ira de Minos, pero no consiguió llegar a Atenas.

Pero en un descanso en la isla de Naxos, Teseo abandonó a Ariadna mientras dormía.

Por fortuna para Ariadna, pronto llegaron Dioniso y su cortejo a Naxos. El dios, montado en un carro tirado por panteras, quedó fascinado por la belleza de Ariadna y se casó con ella, conduciéndola al Olimpo.

El regalo de bodas de Dioniso a la hermosa Ariadna fue una diadema de oro realizada por Hefesto.

TALLER ROMANO. ARIADNA DORMIDA. MUSEO DEL PRADO

150 – 175. Mármol blanco, 99 x 238 cm.

En la pintura de Velázquez, que representa una vista del jardín de la Villa Médicis en Roma, se identifica en una logia la estatua de una figura yacente apenas esbozada por el artista.

Esa figura recostada en 1787 pasó a Florencia, primero al Palazzo Pitti, y posteriormente al Museo Arqueológico.

Se conocían otras dos réplicas de tamaño mayor que el natural, en Roma: una en el Vaticano y la otra en la Colección de la reina Cristina de Suecia. Ésta última fue enviada en 1724 a España e ingresó en 1830 en el Museo del Prado.

Por el brazalete en forma de serpiente, enroscado en el brazo izquierdo, la estatua fue identificada erróneamente con Cleopatra.

La figura femenina duerme al aire libre sobre un lecho liso de roca y viste una tela fina rica en pliegues, que es sostenida con un nudo sobre el hombro derecho. Además del brazalete, calza sandalias.

Su cabeza descansa con los ojos cerrados sobre el dorso de la mano izquierda; mientras el brazo derecho está flexionado y reposa sobre la cabeza, postura frecuente en la Antigüedad.

Taller Romano. Ariadna dormida. Museo del Prado

TALLER ROMANO. ARIADNA DORMIDA. MUSEO DEL PRADO

Su cabello, con raya en medio, cae libre sobre la espalda y está ceñida por una cinta, anudada en la parte posterior de la cabeza, lo que nos lleva a pensar también en una bacante.

La figura dormida puede indicar una ménade exhausta después de la danza orgiástica del culto a Dioniso o a Ariadna, abandonada por Teseo mientras dormía.

En el siglo XVII, la escultura fue restaurada en el taller de Bernini.

VELÁZQUEZ. JARDÍN DE LA VILLA MÉDICIS CON LA ESTATUA DE ARIADNA DORMIDA. MUSEO DEL PRADO

Hacia 1630. Óleo sobre lienzo, 44 x 38 cm.

Es una obra maestra del paisaje en la que Velázquez plasmó un paisaje al aire libre sin ningún pretexto narrativo. No existe un tema.

Esta vista romana y su compañera combinan la arquitectura, vegetación, escultura y personajes de manera natural.

La luz y el aire son los protagonistas de estos cuadros.

También parecen plasmar un momento concreto y unas circunstancias atmosféricas determinadas, lo que ha llevado a la teoría de que nos encontramos ante una representación de la “tarde” y el “mediodía“, anticipando lo que haría Monet dos siglos más tarde con sus famosas series de la catedral de Rouen.

Velázquez utiliza una serliana, estructura arquitectónica que combina un arco de medio punto, flanqueado a ambos lados por vanos adintelados.

Son pinturas que representan de manera fidedigna rincones de la Villa Médicis, uno de los palacios más importantes de Roma.

En la obra hay una escultura en mármol de Ariadna dormida.

Dos son los factores que singularizan estas obras:

· La ausencia de tema.

· La plasmación directa de la naturaleza.

En el siglo XVII el paisaje se convirtió en un género pictórico de importancia, sin embargo, debía estar acompañado de una “historia” mitológica, sagrada, etc., o debía plasmar una vista urbana o monumental.

Velázquez, en cambio, transmite una visión directa de la naturaleza.

Claudio de Lorena salía al campo a tomar apuntes directos del paisaje en sus cuadernos y Velázquez también pintó del natural en Roma, por este motivo resultan tan singulares estas dos obras.

Velázquez refleja la experiencia de un momento en la naturaleza.

Es muy poco lo que se conoce sobre estas obras, actualmente se tiende a pensar que se trata de cuadros acabados en sí mismos.

Desde un punto de vista técnico, las obras están pintadas sobre una preparación marrón, similar a la que utilizó en su primer viaje a Italia, y que no volvió a usar desde su vuelta a Madrid en 1631.

Además, en su primer viaje a Italia Velázquez vivió durante dos meses en la Villa Médicis.

La hipótesis del segundo viaje se basa en lo avanzado de su estilo y en que en esa época la gruta de acceso a la serliana estaba en obras.

Son dos magníficas obras maestras de la historia del paisaje occidental, precursoras de la pintura del siglo XIX.

Velázquez. Jardín de la Villa Medicis con la estatua de

VELÁZQUEZ. JARDÍN DE LA VILLA MEDICIS CON LA ESTATUA DE

ARIADNA DORMIDA. MUSEO DEL PRADO

TIZIANO. LA BACANAL DE LOS ANDRIOS. MUSEO DEL PRADO

1523 – 1526. Óleo sobre lienzo, 175 x 193 cm.

Tras entregar Baco y Ariadna en 1523, Tiziano pintó La bacanal de los Andrios, también inspirada en el filósofo griego Filostrato.

La escena transcurre en la isla de Andros, tan favorecida por Baco que el vino manaba de un arroyo.

Dioses, hombres y niños se unen en la celebración del vino, cuyo consumo, según Filostrato, hacía a los hombres ricos, dominantes, dadivosos, guapos y altos.

Refuerza esa idea la partitura en primer plano: Quien bebe y no repite no sabe lo que es beber.

Tiziano alude a Las tres edades del hombre e incluye personajes no citados por Filostrato, pero apropiados a un contexto báquico, como la ninfa dormida en el ángulo inferior derecho o el niño haciendo pis.

El anciano, que yace al fondo, es una probable personificación del dios del río tal como lo describe Filostrato, el río, presa de gran agitación, yace sobre un lecho de racimos.

La ninfa del ángulo inferior derecho es uno de los desnudos femeninos más bellos y sensuales de la Historia del Arte y no es Ariadna, cuyo abandono tuvo lugar en Naxos y no en Andros.

El personaje masculino desnudo que escancia vino a la izquierda hace referencia a la estatuaria clásica.

El realismo de las figuras revela su estudio de modelos del natural.

El 14 de abril de 1522 el agente de Alfonso d`Este en Venecia le comunicaba que Tiziano no quería abandonar la ciudad y acudir a Ferrara por tener allí meretrices y hombres que le servían de modelos para los desnudos. Aunque las fechas coinciden con su Baco y Ariadna, es lógico pensar que mantendría dicha práctica.

Tiziano plasma el diferente efecto de beber vino en las personas:

· El anciano duerme

· El niño hace pi pí

· Las parejas bailan

· La mujer manifiesta abiertamente su sensualidad

Tiziano. La Bacanal De Los Andrios. 1523 - 1526. Museo Del Prado

TIZIANO. LA BACANAL DE LOS ANDRIOS. 1523 – 1526. MUSEO DEL PRADO

POUSSIN. BACANAL. MUSEO DEL PRADO

1625 – 1626. Óleo sobre lienzo, 122 x 169 cm.

El poeta romano Ovidio narra el encuentro entre Baco y Ariadna en la isla de Naxos, donde ésta había sido abandonada por Teseo tras haberle ayudado a salir del laberinto del Minotauro (Metamorfosis, VIII).

En la pintura el dios del vino ayuda a Ariadna a subir a su carro tirado por panteras.

Les acompaña su cortejo habitual, sátiros y ménades precedidos por Sileno sobre un asno, entre la vegetación y con el mar al fondo.

Poussin. Bacanal. 1625 - 1626. Museo Del Prado

POUSSIN. BACANAL. 1625 – 1626. MUSEO DEL PRADO

Resalta la influencia de Tiziano, como en otras obras de Poussin y el interés por el detallismo y los elementos secundarios.

Este cuadro se cita en la colección del rey Felipe V en el Palacio de La Granja de San Ildefonso, lugar del que se trasladó en 1829 al Museo del Prado.

ANNIBALE CARRACCI. TRIUNFO DE BACO Y ARIADNA. 1595-1605. PALACIO FARNESE, ROMA

El Palacio Farnesio es uno de los edificios del Renacimiento más bellos de Roma, ubicado en Piazza Farnese, 67.

Antonio Sangallo inició su construcción en el año 1514, después Miguel Ángel y, finalmente, Giacomo della Porta, fueron los encargados de su edificación.

El Palacio perteneció a una de las familias más importantes del Renacimiento y actualmente es la sede de la Embajada de Francia en Italia.

La escena se desarrolla en la parte central de la bóveda de la Galería del Palacio Farnesio, Roma. Ejecutada entre 1595 y 1605.

La obra maestra de Annibale Carracci es la decoración del gran salón del Palacio Farnesio de Roma.

Los frescos que adornan esta estrecha galería, sólo mide 27 metros, privilegian el arte de trampantojo y de la arquitectura.

La arquitectura se prolongaba en los frescos con recursos ilusionistas, parecían cuadros con sus marcos de estuco.

Baco está sentado en un carro dorado, mirando al espectador, con el tirso en su mano derecha y un racimo de uvas en su izquierda.

El carro debería ir tirado por panteras, pero aquí aparecen tigres, aludiendo a la difusión del culto del dios Baco por Asia.

Ariadna sentada en un carro tirado por cabras, animales unidos a Baco, está recibiendo la corona de oro realizada por Vulcano para su matrimonio con el dios.

La bóveda es un canto al amor terrenal y al amor divino.

Annibale Carracci. Triunfo De Baco Y Ariadna.

ANNIBALE CARRACCI. TRIUNFO DE BACO Y ARIADNA.

1595 y 1605. PALACIO FARNESE, ROMA

El cortejo va precedido de sátiros y de Sileno subido a un asno.

Las bacantes portan una pandereta y un cesto, en alusión a las fiestas dionisiacas o bacanales.

En la parte superior unos amorcillos portan un jarrón y un cuenco.

En la bóveda, el fresco central ilustra los amores de Baco y Ariadna, pero en las figuras mitológicas, los pintores representaron la glorificación de Ranuccio Farnesio y de Margarita Aldobrandini, sobrina del papa Clemente VIII.

Esta decoración fue encargada con motivo de su matrimonio, el 7 de mayo de 1599, cuando la joven esposa tenía sólo 11 años.

Por primera vez, la galería Carracci se ha beneficiado de una gran restauración de 18 meses, que ha finalizado en 2015.

El palacio Farnesio es la sede de la embajada de Francia en Italia y se trata del éxito de una colaboración franco-italiana.

La galería está considerada como la obra maestra de Aníbal Carracci, quien realizó lo esencial de la decoración.

La restauración ha recibido el mecenazgo exclusivo de la World Monuments Fund (WMF), organización internacional dedicada a la conservación de monumentos históricos.

Los estucos han reencontrado su esplendor original.

Se pueden realizar visitas guiadas a esta bella galería.

Es una gran oportunidad, según la embajadora de Francia en Italia, Catherine Colonna, de constatar “el compromiso renovado de Francia en transmitir este patrimonio común de la humanidad que hemos recibido en herencia”.

BIBLIOGRAFÍA

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

museodelprado.es

turismoroma.it

es.aleteia.org

William E, Wallace. Miguel Ángel. Obra completa. Electa.

maitearte.wordpress.com

Descarga el pdf aquí

Descargar PDF Dioniso

 


Afrodita (Venus). Diosa del Amor y la Belleza.

AFRODITA (VENUS)

DIOSA DEL AMOR Y DE LA BELLEZA

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

Trono-Ludovisi

TRONO LUDOVISI. PALACIO ALTEMPS, ROMA. Viaje 2014

Afrodita es la diosa del Amor. Se identifica en Roma con Venus.

Sobre su nacimiento hay dos tradiciones, una que la considera hija de Zeus y otra hija de Urano.

Cuando el Titán Crono cortó los genitales de su padre Urano, cayeron al mar y engendraron con las olas a la diosa Afrodita, surgida de la espuma del mar que rodeaba los genitales de Urano.

Afrodita, nació adulta como Atenea, pero siempre se la representó desnuda.

Montada sobre una concha marina recorrió el Mediterráneo hasta que eligió su residencia en Pafos, Chipre, su principal lugar de culto.

El relato de Hesíodo inspiró el relieve del Trono Ludovisi (Palacio Altemps, Roma. Museo Nazionale Romano), en el que Afrodita surge de las aguas asistida por las Horas, que cubren su desnudez.

Las tres Horas griegas serán las cuatro Estaciones romanas.

PALAZZO ALTEMPS, ROMA

El Palacio Altemps fue erigido en el siglo XV por la familia Riario y reformado un siglo después bajo las órdenes del cardenal Marco Sittico Altemps.

El Palazzo Altemps fue inaugurado en 1997 como parte del Museo Nacional Romano.

Alberga una importante colección de esculturas clásicas que pertenecieron a diferentes familias de la nobleza romana entre los siglos XVI y XVII.

Las obras se encuentran expuestas en habitaciones decoradas con frescos en sus paredes y techos.

Las figuras pertenecientes a la Colección Altemps se encuentran expuestas en el precioso patio y junto a la escalera monumental.

Aunque la colección del cardenal Altemps incluye más de cien obras, gran parte de ellas se encuentran expuestas en otros museos como el Museo del Louvre.

La colección Ludovisi se extiende por la mayor parte del museo. Comprende más de 100 obras entre las que destacan el Suicidio del Gálata, Ares Ludovisi y el Trono Ludovisi.

El Trono Ludovisi presenta un relieve frontal, en el cual las Horas ayudan a vestirse a Afrodita y recoge en su lateral el primer desnudo femenino de la Historia del Arte griego.

Trono-Ludovisi-2

TRONO LUDOVISI. PALACIO ALTEMPS, ROMA. Viaje 2014

En Grecia la belleza reside en el cuerpo masculino desnudo y la elegancia en el cuerpo femenino vestido.

Afrodita es la diosa del Amor y desde el Juicio de Paris también es la diosa de la Belleza.

Hallándose los dioses reunidos en ocasión de la boda de Tetis y Peleo, Éride, que es la personificación de la Discordia, echó sobre la mesa una manzana de oro para la más bella de las diosas.

Atenea, Hera y Afrodita se consideraban la más hermosa e intentaron coger la manzana.

Se suscitó la disputa entre ellas y como nadie quería pronunciarse, Zeus delegó la elección en Paris.

Zeus encargó a Hermes que condujera a Hera, Atenea y Afrodita al monte Ida, para que Paris fallase el pleito.

Hera le ofreció poder y el imperio de Asia.

Atenea le ofreció sabiduría y victorias en todos los combates.

Afrodita le ofreció el amor de la mujer más bella, Helena de Esparta.

Paris se decantó por Afrodita y esta decisión tuvo como consecuencia la Guerra de Troya.

RUBENS. EL JUICIO DE PARIS. MUSEO DEL PRADO

Hacia 1638. Óleo sobre lienzo, 199 x 381 cm.

El relato mitológico del Juicio de Paris tiene su origen en la boda de Tetis y Peleo, donde la diosa Discordia reto a la diosa más bella a recoger una manzana de oro que había lanzado entre los presentes.

Hera, Atenea y Afrodita comenzaron una disputa y Zeus decidió que Hermes acompañase a las diosas ante Paris, quien se convertiría en el juez de la contienda.

Es tema es narrado por el poeta Ovidio en su obra Heroidas (XVI, 65-88), donde Paris escogió a Afrodita como vencedora y la diosa le concedió el amor de la mujer más bella del mundo, Helena, hija de Zeus y reina de Esparta, desencadenándose así la Guerra de Troya.

El Juicio de Paris fue utilizado por Rubens en varias ocasiones, recreando el ideal de belleza femenino y el tema moral de las consecuencias del amor y la pasión.

Esta versión está basada en un diseño para un aguamanil diseñado por el artista. En el dibujo, la escena es más alargada y con más figuras.

La pintura se centró en las tres diosas desnudas con cuerpos exuberantes.

A la izquierda, cubriendo su desnudez, aparece la diosa Virgen Atenea, que tiene a sus pies su escudo, su casco y su lanza.

En el centro aparece la diosa Afrodita, acompañada de su hijo Eros, que recibe una corona de flores al ser elegida como diosa de la Belleza.

A la derecha, pintada de espaldas, se encuentra Hera, la esposa de Zeus, acompañada del pavo real con los ojos de Argos en su plumaje.

La obra fue un encargo personal del rey Felipe IV a Rubens entre 1638-1639, cuando el artista trabajaba en diversos encargos para el monarca.

RUBENS. EL JUICIO DE PARIS. MUSEO DEL PRADO

RUBENS. EL JUICIO DE PARIS. MUSEO DEL PRADO

El hermano del rey, el Cardenal-Infante don Fernando de Austria, gobernador de los Países Bajos meridionales, consideraba ésta pintura como una de las mejores obras de Rubens, aunque se mostraba reticente ante la excesiva sensualidad de las tres mujeres.

La pintura se envió a Madrid en 1639 y decoró el Palacio del Buen Retiro, lugar para el que fue encargada, según el inventario de 1666.

El Museo del Prado posee otra versión realizada por Rubens en 1608, en su etapa de juventud.

ICONOGRAFÍA

La iconografía más habitual de la diosa la representa desnuda, reclinada o de pie sobre una concha, surgiendo de la espuma del mar amparada por tritones o náyades.

Tritón es un dios marino, hijo de Poseidón, al que se le representa con torso humano y cola de pez. El atributo especial de Tritón era una concha de caracol que tocaba como una trompeta para calmar o agitar las olas del mar.

Las náyades son las ninfas de agua dulce: fuentes, pozos, manantiales y arroyos. Son muy longevas, pero mortales.

Las ninfas son deidades femeninas de la naturaleza. Suelen ser representadas en las obras de arte como hermosas doncellas, desnudas o semidesnudas, que cantan y bailan. Se caracterizan por ser mortales.

BOTTICELLI. EL NACIMIENTO DE VENUS. UFFIZI, FLORENCIA

En el Renacimiento Botticelli recuperó la temática mitológica, como un pretexto para la plasmación del desnudo femenino.

BOTTICELLI. EL NACIMIENTO DE VENUS. GALERÍA DE LOS UFFIZI, FLORENCIA

BOTTICELLI. EL NACIMIENTO DE VENUS. GALERÍA DE LOS UFFIZI, FLORENCIA

El pintor presenta a una diosa púdica que arriba a las costas de Chipre impulsada por el soplo del dios del viento calmado y favorable Céfiro y de su esposa Cloris.

Céfiro es el Viento del oeste. Viento suave y agradable de primavera.

Cloris (Flora en Roma) reinaba sobre las flores y los jardines.

En tierra aguarda una Hora para cubrirla con un manto de flores.

Las 3 Horas griegas, divinidades de las estaciones, pasan a ser las 4 Estaciones romanas.

GIORGIONE. VENUS DORMIDA. GALERÍA DE DRESDE, ALEMANIA.

Óleo sobre lienzo. 1510. 108,5 cm de altura por 175 cm de longitud.

La pintura presenta una Venus desnuda con un fondo de paisaje.

La textura de las telas y el armonioso paisaje dotan a este cuadro de placidez y sensualidad.

GIORGIONE. VENUS DORMIDA. DRESDE ALEMANIA

GIORGIONE. VENUS DORMIDA. DRESDE ALEMANIA

La obra quedó inconclusa debido al fallecimiento del Giorgione y el cielo fue posteriormente acabado por Tiziano.

La elección del artista de un desnudo femenino al aire libre, señala una revolución en la historia del arte y es considerada por muchos como el punto de inicio para el arte moderno.

La mujer aparece en un sueño recatado. Esta obra maestra del desnudo ha influido en muchos pintores posteriores como Tiziano en la Venus de Urbino, Ingres y Manet.

TIZIANO. VENUS DE URBINO. GALERÍA UFFIZI, FLORENCIA

Óleo sobre lienzo. 119 cm x 165 cm, realizada en 1538 por Tiziano.

Es la primera vez que Tiziano pinta una figura de Venus en un interior, situada sobre un diván rojo cubierto con una sábana blanca.

Tiziano dirige el foco de luz sobre el cuerpo de Venus.

La claridad de la carnación y las telas blancas sirven de contraste con la pared oscura y con la tela del diván.

TIZIANO. VENUS DE URBINO. GALERÍA UFFIZI. FLORENCIA

TIZIANO. VENUS DE URBINO. GALERÍA UFFIZI. FLORENCIA

Venus dirige la mirada directa al espectador con cierta provocación. Además su cabello rubio cae sobre los hombros, creando una figura cargada de sensualidad.

En su mano derecha porta unas flores mientras que con la izquierda cubre su desnudez.

Pinta una mujer real, olvidando la belleza ideal de Botticelli.

Al fondo, una ventana permite ver el cielo y un árbol.

Dos jóvenes buscan ropas en un arcón, siendo esta escena un perfecto complemento al desnudo.

Tiziano plasma la perspectiva a través de las baldosas, la columna del fondo, el árbol y el menor tamaño de las 2 figuras femeninas.

La Venus de Urbino sirvió de inspiración a la Olimpia de Manet.

TIZIANO. VENUS RECREÁNDOSE EN LA MÚSICA. MUSEO PRADO

Hacia 1550. Óleo sobre lienzo, 138 x 222,4 cm.

Las 5 pinturas de esta temática conservadas son variaciones sobre una misma idea.

Ambientadas en una villa, muestran a Venus recostada ante un gran ventanal escuchando música.

TIZIANO. VENUS CON EL AMOR Y LA MÚSICA. MUSEO DEL PRADO

TIZIANO. VENUS RECREÁNDOSE EN LA MÚSICA. MUSEO DEL PRADO

A sus pies un organista (Prado y Gemäldegalerie de Berlín) o un tañedor de laúd (Metropolitan Museum de Nueva York y Fitzwilliam Museum de Cambridge) tocan sus instrumentos mientras contemplan la desnudez de la diosa, suavizada en las tres versiones no conservadas en el Prado por una gasa transparente, y rehuyendo sus miradas por la presencia de un perrito o de Cupido.

Estas pinturas constituyen la última etapa en el desarrollo de un subgénero: el de la Venus tumbada, iniciado en la Venus dormida de Giorgione/Tiziano y continuado en La Venus de Urbino.

Las pinturas de Venus y la música han sido objeto de interpretaciones dispares, si para algunos historiadores son obras eróticas carentes de un significado más profundo, para Panofsky posee un alto valor simbólico, entendiendo la vista y el oído como instrumentos de conocimiento de la belleza.

Venus recreándose en la música tiene un contexto matrimonial.

La mujer exhibe una alianza en la mano derecha y es la única a la que no acompaña Cupido.

El jardín es una metáfora del matrimonio bien avenido, el perro aludiría a la fidelidad y el pavo real a la fecundidad.

La adquirió Felipe IV y estaba inventariada en el Alcázar de Madrid entre 1666 y 1734.

Durante el siglo XVIII colgó en el Palacio Real Nuevo, e ingresó en el Museo del Prado en 1827.

TIZIANO. VENUS, EL AMOR Y LA MÚSICA, MUSEO DEL PRADO.

Hacia 1555. Óleo sobre lienzo, 150,2 x 218,2 cm.

El artista retomaba el tema de la reunión de músicos y mujeres desnudas en un espacio abierto, abordado ya al inicio de su carrera en el Concierto campestre (París, Musée du Louvre).

Para Venus recreándose en el Amor y la Música Tiziano se basó en la versión anterior.

El cambio más importante fue la sustitución del perro por Cupido, lo que obligó a modificar la parte superior del cuerpo de la diosa y la posición de su cabeza y mano izquierda.

En el músico se cambia el rostro por el de un hombre joven.

TIZIANO. VENUS CON EL AMOR Y LA MÚSICA. MUSEO DEL PRADO

TIZIANO. VENUS CON EL AMOR Y LA MÚSICA. MUSEO DEL PRADO

El paisaje, los pliegues del cortinaje y la manta de terciopelo sobre la que yace Venus son muy similares.

El cuadro de Venus recreándose en el Amor y la Música aparece citado por primera vez en 1626, en el Alcázar de Madrid.

Procede de la colección real, ingresó en el Museo en 1838.

EROS (CUPIDO), DIOS DEL AMOR

En las teogonías más antiguas, Eros es considerado un dios nacido a la par que la Tierra y surgido del Caos.

Eros es la una fuerza fundamental del mundo porque asegura la continuidad de las especies.

La tradición más utilizada en el arte le presenta como hijo de Ares y Afrodita. Con frecuencia Eros o Cupido acompaña a su madre.

Bajo los influjos de los poetas ha ido adquiriendo su iconografía habitual. Se le representa como un niño, con o sin alas, que lleva la inquietud a los corazones que hiere con sus flechas.

Bajo su apariencia inocente hay un dios poderoso, que puede producir un dolor cruel.

AFRODITA Y ARES (VENUS Y MARTE)

Afrodita se casó con Hefesto, el dios cojo, pero amaba a Ares, dios de la Guerra.

Homero cuenta como de madrugada fueron sorprendidos los amantes Afrodita y Ares por el dios Sol, quien acudió a contar la aventura a Hefesto.

Hefesto (Vulcano) preparó una trampa que consistía en una red mágica que él sólo podía accionar.

Una noche, en la que los amantes se encontraban en el lecho de Afrodita, Hefesto lanzó la red sobre ellos y llamó a todos los dioses del Olimpo, causando el espectáculo gran regocijo.

Por ruego de Poseidón, Hefesto retiró la red. Afrodita escapó avergonzada a Chipre y Ares se fue a Tracia.

De los amores de Ares y Afrodita nacieron Eros y Anteros, Deimo y Fobo (el Terror y el Temor) y Harmonía, esposa de Cadmo en Tebas.

ANTONIO CANOVA (CÍRCULO). VENUS Y MARTE. MUSEO PRADO

1820 – 1830. Mármol, 233 x 125 cm.

El Marqués de Salamanca ofreció en venta al Museo del Prado una obra de Antonio Canova, Venus y Marte, autoría con la que se adquirió y que ha sido mantenida durante décadas, pero que Pavanello en 1976, al catalogar toda la obra de Canova la consideró como copia.

Esta espectacular escultura de mármol de Carrara, representa a la diosa del Amor y la Belleza acompañada de su gran amor, Marte, el dios de la Guerra.

Venus, diosa del amor, intenta retener a Marte con su sensual mirada, atrayéndole para que no vaya a la guerra.

La fortaleza de Marte se equilibra con la belleza de Venus.

El Museo del Prado compró el 16 de junio de 1881 el grupo de Venus y Marte y un conjunto de cuadros por un alto precio, 40.000 pesetas de la época. A finales de junio esta obra había ingresado en el Museo del Prado.

Este grupo es magnífico y son muy pocos los detalles que se aprecian diferentes en relación con la primera versión marmórea de Canova en Londres, ambas de tamaño natural.

CÍRCULO DE CANOVA. VENUS Y MARTE. MUSEO DEL PRADO

CÍRCULO DE CANOVA. VENUS Y MARTE. MUSEO DEL PRADO

La factura de la obra del Prado es menos pulida en su acabado general y varían matices como el tratamiento de los pliegues de la tela que porta Venus.

El modelado de los cuerpos es similar, así como la vinculación de la pareja a través de su intensa mirada.

VENUS Y ADONIS

El mito de Adonis es una leyenda siria a la que alude Hesíodo.

Tías, rey de Siria, tenía una hija, Mirra, a quien la cólera de Afrodita impulsó a desear un incesto con su padre.

Ayudada por su nodriza logró engañar a su padre y unirse a él durante 12 noches. La última noche su padre se dio cuenta del engaño y la persiguió con un cuchillo para matarla.

Ante el peligro Mirra invocó la protección de los dioses, quienes la escucharon y la transformaron en el árbol de la mirra.

9 meses después la corteza del árbol se levantó y de allí salió un niño al que se llamó Adonis.

Afrodita, ante la belleza del niño, se le confió en secreto a Perséfone para que le cuidara, quien se prendó del niño y se negó a devolvérselo a Afrodita.

La disputa entre las dos diosas fue zanjada por Zeus, decidiendo que Adonis pasara un tercio del año con Afrodita, otro con Perséfone y el otro con quien el deseara, que siempre era con su amada Afrodita.

Más tarde, la cólera de Artemisa o los celos de Ares lanzaron contra Adonis un jabalí, que le hirió mortalmente en una cacería.

TIZIANO. VENUS Y ADONIS. MUSEO DEL PRADO

1554. Óleo sobre lienzo, 186 x 207 cm.

Las primeras poesías que recibió el príncipe Felipe fueron Dánae (1553, The Wellington Collection) y Venus y Adonis (1554), versiones de otras anteriores, que se convirtieron a su vez en modelos para múltiples réplicas.

Tiziano retomó el asunto veinte años después en varias composiciones, una de las cuales fue el punto de partida de la conservada en el Prado.

En esta obra, realizada en 1554, Tiziano presenta a la diosa de espaldas para demostrar, mediante la contemplación conjunta de Dánae (The Wellington Collection) y Venus y Adonis, que la pintura podía representar distintos puntos de vista, equiparándose así con la escultura.

Venus y Adonis es una obra de gran calidad, sensualidad y belleza.

La reflectografía infrarroja muestra que para Venus y Adonis Tiziano partió de la versión en Moscú (colección particular, 1542-1546).

Las figuras y las partes principales fueron trasladadas mediante un calco y dicho calco coincide con precisión con el cuadro de Moscú.

TIZIANO. VENUS Y ADONIS. MUSEO DEL PRADO

TIZIANO. VENUS Y ADONIS. MUSEO DEL PRADO

Tiziano, como era habitual al realizar réplicas, incluyó pequeños cambios en la versión de Felipe II.

Las réplicas con pequeñas variantes eran muy habituales en la época, así como la copia de obras de grandes artistas anteriores.

Los cambios más notables se aprecian sólo en superficie, en la zona del abrazo, en el perfil de Venus y el cuerpo de Adonis.

Venus y Adonis pareció a sus contemporáneos la poesía más erótica, ya que las nalgas de Venus eran la parte de la anatomía femenina que más suscitaba la imaginación masculina.

Se denominan poesías al conjunto de obras mitológicas de Tiziano que pintó para Felipe II entre 1553 y 1562, integrado por Dánae (The Wellington Collection, Apsley House), Venus y Adonis (Madrid, Museo del Prado), Perseo y Andrómeda (Londres, The Wallace Collection), Diana y Acteón y Diana y Calisto (Edimburgo, National Galleries of Scotland-Londres, National Gallery) y El rapto de Europa (Boston, Isabella Stewart Gardner Museum).

El primer documento que alude a las poesías es una carta fechada en Venecia el 23 de marzo de 1553 en la que Tiziano anuncia el envío de un retrato del entonces príncipe y que trabajaba en un proyecto conocido por ambos.

Probablemente fue el príncipe Felipe quien encargó a Tiziano en Augsburgo un conjunto de pinturas mitológicas, dándole después libertad para elegir los temas y su plasmación pictórica.

Las poesías fueron concebidas para exhibirse conjuntamente, como afirmaba Tiziano el 10-9-1554, pero no se realizaron para un espacio concreto, ya que hasta agosto de 1559 Felipe no poseyó una residencia estable.

Tiziano se preocupaba por las condiciones lumínicas de los espacios que debían acoger sus obras y la falta de referencias podría explicar la uniformidad lumínica que exhiben las poesías, donde las figuras apenas proyectan sombras, en contraste con obras contemporáneas como San Nicolás de Bari, la Transfiguración o la Anunciación, destinadas a iglesias venecianas.

Las poesías colgaron juntas en el Alcázar de Madrid. Así se citan en el siglo XVII.

Dánae y Venus y Adonis no compartían espacio, deshaciéndose así el propósito especular con que las concibió Tiziano.

VERONÉS. VENUS Y ADONIS. MUSEO DEL PRADO

Hacia 1580. Óleo sobre lienzo, 162 x 191 cm.

Como su pareja, Céfalo y Procris (Museo de Estrasburgo), ilustra un pasaje de Las Metamorfosis del poeta romano Ovidio que cuenta un amor truncado por la muerte repentina de Adonis.

VERONÉS. VENUS Y ADONIS. MUSEO DEL PRADO

VERONÉS. VENUS Y ADONIS. MUSEO DEL PRADO

Veronés muestra a Venus y Adonis en un momento de reposo y fue pintado tras una estancia en Roma.

Veronés se sirve para la figura de Cupido de una escultura helenística, El niño de la oca, mientras Adonis recuerda el Endimión de un sarcófago romano conservado en San Juan de Letrán.

Fue comprada por Velázquez durante su segundo viaje a Italia entre 1649 y 1651.

CARRACCI, ANNIBALE. VENUS, ADONIS Y CUPIDO. MUSEO PRADO

Hacia 1590. Óleo sobre lienzo, 212 x 268 cm.

Venus, diosa del Amor y la Belleza, es accidentalmente herida por su hijo Cupido con una flecha, desencadenándose así su pasión por Adonis, una historia de amor que acabara con la trágica muerte del hermoso joven.

La escena está basada en el libro X de las Metamorfosis de Ovidio.

El paisaje y la luz enlazan con el color veneciano de Tiziano, mientras que el clasicismo de las figuras fue desarrollado por Carracci a partir de la escultura greco-romana y las obras de Correggio, Rafael y Miguel Ángel.

CARRACCI, ANNIBALE. VENUS Y ADONIS. MUSEO DEL PRADO

CARRACCI, ANNIBALE. VENUS Y ADONIS. MUSEO DEL PRADO

Se conservan varios dibujos preparatorios para esta obra en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, en la Galería degli Uffizi en Florencia y en el British Museum en Londres, y una copia antigua en el Museum de Viena.

Es una obra maestra del menor y más reputado miembro de la familia Carracci.

Fue adquirida por Felipe IV en 1664 a los herederos del aristócrata genovés Giovanni Francesco Serra (1609-1656).

BIBLIOGRAFÍA

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

https://www.museodelprado.es

https://maitearte.wordpress.com

 

 

Descarga o lee el pdf en línea aquí

Descargar o ver en linea


Apolo, Dios de la Luz

APOLO, DIOS DE LA LUZ

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

Apolo es hijo de Zeus y Leto y hermano gemelo de Ártemis, perteneciendo a la Segunda generación de dioses Olímpicos.

En latín el dios es llamado Febo, sin el aditamento de Apolo.

Cuando Leto estaba encinta de los divinos gemelos, la celosa Hera prohibió que en cualquier lugar de la tierra le fuese ofrecido un asilo para poder dar a luz.

Leto anduvo errante, sin poder detenerse jamás, hasta que finalmente Ortigia, que hasta entonces había sido una isla flotante y estéril y que no temía la cólera de Hera, consintió en acogerla y cambió su denominación por Delos, la Brillante, porque en ella nació Apolo, el dios de la Luz.

Otra leyenda dice que Bóreas, por orden de Zeus, condujo a la joven a Posidón, quien levantando las olas del mar creó una bóveda líquida encima de la isla para que Leto pudiese dar a luz.

Los dolores de parto le duraron a Leto 9 días y 9 noches.

Todas las diosas acudieron a ayudar a Leto, salvo Hera y su hija Ilitía, la diosa de los alumbramientos que se había quedado en el Olimpo y su ausencia impedía el parto.

Finalmente, las demás diosas enviaron a Iris como mensajera, prometiendo a Ilitía un collar de oro y ámbar. Este regalo la decidió a acudir en ayuda de Leto para que nacieran los divinos gemelos.

En el momento del nacimiento de Apolo, unos cisnes sagrados volaron sobre la isla, dando 7 vueltas a su alrededor, pues era el séptimo día del mes.

Inmediatamente, Zeus envió regalos a su hijo: una mitra de oro, una lira y un carro tirado por cisnes.

Después le ordenó que fuese a Delfos en verano, en medio de fiestas y cantos, festejando su llegada la Naturaleza. Las cigarras y los ruiseñores cantaban en su honor y las fuentes fueron más cristalinas.

En Delfos mató con sus flechas al dragón Pitón, que protegía el oráculo de Temis, que provocaba graves desmanes.

Al igual que su hermana Ártemis, con su arco y sus flechas, podía enviar una muerte rápida y dulce.

Después se apoderó del Oráculo y consagró un trípode en el santuario. El trípode es un símbolo de Apolo y sentada sobre él, la Pitia, pronuncia sus oráculos.

Era un dios muy hermoso, alto y con largos bucles negros de reflejos azulados, como los pétalos del pensamiento.

Apolo era un dios bellísimo que tuvo numerosos amores con Ninfas y mortales.

 

APOLO Y DAFNE

Apolo amó a la ninfa Dafne, hija del dios-río Peneo.

El rencor de Eros le había inspirado esta pasión, irritado por las mofas de Apolo, que se burlaba de él por utilizar el arco, que era el instrumento por excelencia de Apolo.

La ninfa Dafne no correspondió a sus deseos y huyó a las montañas. Apolo la persiguió y cuando estaba a punto de alcanzarla dirigió una plegaria que le permitiese escapar.

Su padre la transformó en laurel, árbol consagrado a Apolo.


BERNINI, APOLO Y DAFNE.

(1622-25) mármol de Carrara 243 cm. Galería Borghese.

Fue el dios que personificó la juventud y la belleza masculina. El de la luz, identificándose con el Sol.

Eros, enojado con Apolo porque se había mofado de él por el uso del arco, le inspiró un apasionado amor hacia la ninfa Dafne.

Dafne no correspondió a sus deseos y huyó a las montañas. Pero Apolo la perseguía y cuando estaba a punto de ser alcanzada por él, suplicó una plegaria que fue escuchada transformándose en laurel (en griego árbol sagrado de Apolo).

El conjunto escultórico de Gian Lorenzo Bernini de la Galería Borghese, muestra este momento, como si fuese una instantánea fotográfica.

El árbol de Apolo era el laurel, cuyas hojas masticaba su sacerdotisa en sus trances proféticos. Apolo se manifestaba a través de ella en el Oráculo de Delfos, lugar que tuvo gran trascendencia en el mundo helénico.

Gian Lorenzo Bernini creó para el cardenal Scipione Borghese una obra maestra sin precedentes que representa la metamorfosis en laurel de Dafne, perseguida por Apolo, dios de la luz.

La obra de mármol, iniciada por Bernini a los 24 años, entre 1622 y 1625, estaba situada en la misma habitación de la Villa que ahora, pero originalmente estaba sobre una base baja y estrecha, apoyada contra la pared hacia la escalera.

Apolo corre y la ninfa inicia su metamorfosis: la corteza envuelve gran parte del cuerpo, pero la mano de Apolo, según los versos de Ovidio, debajo de la madera oye el latido del corazón. Así que la escena se cierra, Dafne se ha convertido en un laurel para escapar del dios.

La presencia de esta fábula mitológica en la casa del cardenal tiene una justificación moral compuesta en latín por el cardenal Barberini (futuro Papa Urbano VIII) y grabada en la base, que dice quién ama las fugaces diversiones al final encontrará hojas y bayas en su mano.

En 1785 Marcantonio IV Borghese colocó la obra en el centro de la sala, Vincenzo Pacetti diseñó la base actual con las piezas originales y añadiendo el águila Borghese, esculpido por Lorenzo Cardelli.

Apolo era un dios muy hermoso que tuvo numerosos amores con Ninfas y con mortales.

Eros, enojado con Apolo porque se había mofado de él por el uso del arco, le inspiró un apasionado amor hacia la ninfa Dafne.

 

Apolo y Dafne – Bernini – Sala III – Villa Borghese – Viaje a Roma 2017

Roma 2017 - Villa Borghese - Museo - Apolo y Dafne - Bernini - Sala III Apolo y Dafne

Roma 2017 - Villa Borghese - Museo - Apolo y Dafne - Bernini - Sala III Apolo y Dafne

Roma 2017 - Villa Borghese - Museo - Apolo y Dafne - Bernini - Sala III Apolo y Dafne

Roma 2017 - Villa Borghese - Museo - Apolo y Dafne - Bernini - Sala III Apolo y Dafne

Roma 2017 - Villa Borghese - Museo - Apolo y Dafne - Bernini - Sala III Apolo y Dafne

Roma 2017 - Villa Borghese - Museo - Apolo y Dafne - Bernini - Sala III Apolo y Dafne

Roma 2017 - Villa Borghese - Museo - Apolo y Dafne - Bernini - Sala III Apolo y Dafne

Roma 2017 - Villa Borghese - Museo - Apolo y Dafne - Bernini - Sala III Apolo y Dafne

Roma 2017 - Villa Borghese - Museo - Apolo y Dafne - Bernini - Sala III Apolo y Dafne

Dafne no correspondió a sus deseos y huyó a las montañas. Pero como Apolo la perseguía, cuando estaba a punto de ser alcanzada por él, suplicó una plegaria que fue escuchada transformándose en laurel (en griego árbol sagrado de Apolo). El conjunto escultórico de Bernini, que se encuentra en la Galería Borghese de Roma, muestra este momento.

El árbol de Apolo era el laurel, cuyas hojas masticaba su sacerdotisa en sus trances proféticos. Apolo se manifestaba a través de ella en el Oráculo de Delfos, lugar que tuvo gran trascendencia en el mundo helénico.

APOLO Y MARSIAS

Es un dios benévolo, pero también puede ser terrible como cuando el sátiro Marsias le desafió con la flauta y Apolo le venció y mandó desollarle después de colgarle de un pino.

Atenea inventó la doble flauta (aulós), pero al ver en un arroyo como se deformaban sus mejillas cuando tocaba el instrumento, le arrojó lejos de sí y lo recogió Marsias, que se convirtió en un gran flautista, recordemos el conjunto escultórico del siglo V a.C. Atenea y Marsias, de Mirón, que recoge este suceso.

Sileno es un nombre genérico que se da a los sátiros llegados a la vejez. Los sátiros son genios de la naturaleza que forman parte del cortejo de Dionisos, bebiendo, bailando y persiguiendo a las ménades y a las ninfas.

Los sátiros suelen representarse con torso de hombre y los miembros inferiores de macho cabrío, una larga cola semejante a la de los caballos y un miembro viril perpetuamente erecto. Con el tiempo los miembros inferiores también se convierten en humanos y sólo queda la cola como testimonio de su forma.

Marsias creía que la música de su flauta era la más bella del mundo y desafió al dios Apolo a producir con su lira otra comparable. Apolo aceptó el reto con la condición de que el vencedor tuviera libertad para tratar al vencido a su antojo.

Apolo desafió a Marsias a tocar el instrumento en posición invertida, como lo hacia él con la lira. Marsias fue vencido y mandó colgarle de un pino y desollarle. Después Apolo se arrepintió y rompió la lira. Según otras versiones transformó a Marsias en un río.

Es un tema muy tratado en el arte. José de Ribera, el españoleto, le trabajó magistralmente.

Apolo y Marsias

1760 – 1770. Pasta tierna, 32 x 21 cm.

En 1759, Carlos III de Borbón heredó la corona de España por la muerte de su hermano Fernando VI.

Al trasladarse a Madrid los monarcas trajeron consigo la fábrica de porcelana de Capodimonte, fundada en 1743, y quedó instalada en los jardines del Buen Retiro.

11-APOLO-Y-MARSIAS

APOLO Y MARSIAS. MUSEO DEL PRADO

 

Desde 1760 a 1770 se llevaron a cabo obras extraordinarias en las salas de los palacios de Aranjuez en estilo chinesco y Madrid. Además de una serie magnífica de jarrones y figuras.

A esta primera etapa pertenece el grupo mitológico Apolo y Marsias. Realizado en pasta tierna con esmalte blanco cremoso.

Marsias, atado con cuerdas a un árbol del cual pende la flauta, grita de dolor, mientras Apolo, sentado en una roca sobre el manto, con la lira a sus pies, empieza a arrancarle la piel con un cuchillo.

Faltan los dedos de la mano izquierda de Marsias y parte de la barba. Corresponde a la primera época de fabricación (1760-1770).

APOLO Y ASCLEPIO

Asclepio, el Esculapio romano, a quien el centauro Quirón le enseñó el arte de la Medicina, es también hijo de Apolo.

Píndaro nos cuenta que Apolo había amado a Corónide, hija del rey tesalio Flegias, a la que hizo concebir un hijo. Pero durante el embarazo, ella cedió al amor con un mortal y Apolo mató a la mujer infiel. En el momento en que la madre de Asclepio, era colocada sobre la pira funeraria, Apolo arrancó de su seno al niño, vivo aún. Según esta tradición así fue el nacimiento de Asclepio.

Asclepio fue confiado por su padre al sabio centauro Quirón, quien le enseño Medicina. Muy pronto adquirió gran habilidad en este arte, hasta el extremo de descubrir la manera de resucitar a los muertos.

Había recibido de Atenea la sangre vertida de las venas de la Gorgona. Las del lado izquierdo vertían un veneno violento, pero la del lado derecho era salutífera y Asclepio sabía utilizarla para devolver la vida a los muertos. El número de personas que resucitó era considerable y Zeus, temiendo que Asclepio desbaratase el orden del mundo, le fulminó con un rayo y fue convertido en constelación.

El arte de la Medicina era practicado por los Asclepíadas o descendientes de Asclepio. El más célebre fue Hipócrates, cuya familia descendía del dios.

Los atributos más comunes de Asclepio son unas serpientes enrolladas en un bastón.

 

APOLO – HIACINTO

Apolo también amó a un joven de gran belleza, Hiacinto.

Un día en el que los dos estaban lanzando el disco, el celoso viento le desvió y mató a Hiacinto en el acto.

Según algunos autores el responsable de la tragedia fue Céfiro, rival de Apolo en sus amores por Hiacinto, quien habría desviado el disco para vengarse de ambos.

Otras veces este acto se atribuye a Bóreas, también enamorado del hermoso Hiacinto.

Bóreas, es el dios del frío viento invernal, y se representaba como un hombre barbado con túnica y alas.

Apolo, consternado, inmortalizó el nombre de su amigo transformando la sangre que había brotado de su herida en una nueva flor, el Jacinto.

÷ËÙÓ‚‡ˇ ÂÔÓ‰ÛÍˆËˇ ̇ıÓ‰ËÚÒˇ ‚ ËÌÚÂÌÂÚ-ÏÛÁ Gallerix.ru

APOLO – HIACINTO. PALACIO DE VERSALLES

APOLO SAURÓCTONO

Praxíteles, en el siglo IV a.C., hizo una escultura de Apolo sauróctono en bronce, como un pastor efebo que se dispone a coger una lagartija que trepa por un árbol.

El original se perdió y la conocemos gracias a copias hechas en época romana, muy habitual con las esculturas de la Grecia clásica.

Varias de estas copias forman parte de colecciones de arte antiguo en el museo del Louvre, París, o en los Museos Vaticanos, Roma.

APOLO SAURÓCTONO. TALLER ROMANO

Praxíteles marca la curva praxiteliana en la escultura, al igual que en el Hermes con el niño Dionisos.

La curva de Apolo y el tronco sirven de soporte a escultura.

 

ATRIBUTOS

Apolo personifica la juventud y la belleza masculina. Es el dios de la fuerza física y de la Luz, identificándose con el Sol.

Es el patrón de la poesía y de la música, tocando la lira en su corte del Monte Parnaso, rodeado de las 9 Musas.

15-Fuente de Apolo, Madrid

FUENTE DE APOLO, MADRID

Apolo habitaba en el Parnaso o en Delfos y fue equiparado al Sol como Apolo Helios, guiando su carro solar.

El dios ocupa un lugar destacado en la propaganda política de Luis XIV, el Rey Sol, en Versalles.

Sus atributos son el arco y las flechas, siendo capaz de enviar desde muy lejos, al igual que su hermana Ártemis, una muerte rápida y dulce.

Fue benefactor de la música y la poesía, artes que elevan el espíritu de dioses y humanos, y su atributo es la lira.

En el Renacimiento Rafael le sitúa en el Parnaso rodeado de las Musas como emblema de la armonía.

Apolo encarna el orden en contraposición a Dionisos.

Es frecuente representar al dios de la Luz con la cabeza envuelta en un halo luminoso.

APOLO DEL BELVEDERE, MUSEOS VATICANOS

La estatua formaba parte de la colección que el cardenal Giuliano della Rovere tenía en su palacio en Santi Apostoli.

Fue elegido papa con el nombre de Julio II (1503-1513) y la escultura fue trasladada al Vaticano.

La obra data de mediados del siglo II d.C. y se considera hoy una copia del bronce realizado entre los años 330 y 320 a.C. por Leocares, uno de los artistas que trabajaron en el Mausoleo de Halicarnaso.

El dios Apolo aparece como si acabara de utilizar su arco vibrante que debía de empuñar con la mano izquierda para disparar con la derecha.

Muy admirada desde su colocación en el Patio de las Estatuas, debe su fama a Johann Joachim Winckelmann, quien la consideraba una sublime expresión del arte griego.

01-Apolo - Belvedere - Pio-Clementino

Apolo – Belvedere – Pio-Clementino

BIBLIOGRAFÍA

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

http://www.museodelprado.es

museivaticani.va

http://www.esmadrid.com

maitearte.wordpress.com

 

Descargar el pdf o leer en línea click aquí

 

 


Atenea (Minerva en Roma) Diosa de la razón

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

ATENEA (MINERVA EN ROMA)

DIOSA DE LA RAZÓN

 

Según Hesíodo, Atenea es la única hija de Zeus y Metis.

Urano y Gea revelaron a Zeus que Metis tendría una hija y que a continuación tendría un hijo destinado a derrocar el Imperio de Zeus, como él había hecho con su padre, Urano.

Zeus para evitar este destino se tragó a Metis cuando estaba embarazada.

En el momento previsto para el parto Zeus sintió un terrible dolor de cabeza y convenció a su hijo Hefesto para que le  diera un hachazo en el cráneo.

De la cabeza de Zeus nació Atenea como una mujer adulta, vestida y armada con un escudo, una lanza y un casco.

 Puteal de la Moncloa (M.A.N. Madrid) 01

PUTEAL DE LA MONCLOA. MUSEO ARQUEOLÓGICO, MADRID

Atenea nace completamente armada:

·        Lleva un casco con grifos, animales fabulosos con la parte superior del cuerpo de águila y la inferior de león, símbolo de su poder.

·        La égida o coraza de piel de cabra protegiendo su pecho.

·        La lanza y el escudo.

Es una de las diosas más importantes del panteón griego.

El nacimiento de Atenea de la cabeza de Zeus se ha interpretado como un intento de adjudicar la sabiduría a lo patriarcal, considerándola una prerrogativa masculina.

Este acontecimiento se narra en el frontón oriental del Partenón y en Madrid podemos verlo en el relieve del pozo de la Moncloa, en el Museo Arqueológico.

 

image

PUTEAL DE LA MONCLOA. MUSEO ARQUEOLÓGICO, MADRID

 

Fronton del Partenon

RECONSTRUCCIÓN DEL FRONTÓN DEL PARTENÓN

Júpiter, Juno y Minerva forman la Triada Capitolina, los 3 dioses principales de Roma.

Atenea ayudó a su padre Zeus en la lucha contra los Gigantes y en la Guerra de Troya estuvo junto a los griegos, ofendida porque el troyano Paris eligió a Afrodita como la diosa más bella.

Palas es un epíteto de la diosa Atenea, conocida frecuentemente como Palas Atenea.

Atenea o Palas Atenea es una diosa belicosa, pero encarna la guerra justa en protección y defensa de la ciudad,  a diferencia de Ares que simboliza la guerra primitiva y salvaje.

Nacida de la cabeza de Zeus, Atenea es su hija predilecta y la diosa de la Sabiduría y de la Razón.

Su espíritu bélico y su ingenio la llevaron a inventar la cuadriga y el carro de guerra y el caballo de Troya.

Fue la inspiradora del caballo de madera con el que los griegos lograron la victoria final al poder introducirse en Troya y destruir la ciudad.

Presidió la construcción de la nave Argo, la mayor que se había construido hasta entonces y que tripularon los Argonautas.

En el Ática se le atribuía la invención del olivo.

ATENEA Y POSEIDÓN

Poseidón le disputó la soberanía sobre la polis de Atenas.

En el frontón occidental del Partenón se plasma como rivalizó con Poseidón para que se la eligiese como diosa de la ciudad.

Fronton del Partenon

RECONSTRUCCIÓN DEL FRONTÓN DEL PARTENÓN

El dios dando con su tridente en el suelo hizo surgir una fuente o lago salado en la Acrópolis, mientras que Atenea creó un olivo.

Los dioses del Olimpo, elegidos como árbitros, dieron preferencia al olivo y confirieron a Atenea la soberanía sobre el Ática.

El olivo es el regalo que hizo la diosa a la ciudad de Atenas para ser reconocida como patrona de la ciudad.

ATENEA Y HEFESTO

Atenea permaneció siempre virgen, sin embargo casi tuvo un hijo de manera muy peculiar

Fue a visitar la fragua de Hefesto para que le proporcionase armas y el dios, al que su esposa Afrodita había abandonado, se enamoró de la hermosa Atenea en cuanto la vio y en seguida comenzó a perseguirla.

Atenea huyó, pero Hefesto, a pesar de ser cojo, logró alcanzarla y abrazarla, aunque ella se resistió.

Sin embargo el deseo de Hefesto era tan imperioso que hizo que se mojara la pierna de la diosa, quien asqueada se secó con un trozo de lana y tiró esa inmundicia al suelo.

De esa tierra fecundada nació Erictonio, a quien Atenea consideró como un hijo y le educó, confiando su cuidado a las hijas del rey de Atenas.

ATENEA Y ARACNE

Aracne tenía gran reputación en el arte de tejer y bordar. Sus tapicerías eran tan bellas que las ninfas acudían a admirarlas.

Su habilidad le valió la fama de ser discípula de Atenea, la diosa de las hilanderas y bordadoras.

Pero la soberbia Aracne no quería deber su talento a nadie y desafió a la diosa, la cual aceptó el reto.

Atenea representó en un tapiz a los doce dioses del Olimpo en toda su majestad y, para advertir a su rival, añadió en las cuatro esquinas episodios que mostraban la derrota de los mortales que osaban desafiar a los dioses.

Aracne plasmó los amores de los olímpicos que no redundan en su honor: Zeus y Europa, Zeus y Dánae, etc.

Su labor fue perfecta, pero Atenea, sintiéndose airada la rompe y da un golpe con la lanzadera a su rival. Aracne, ultrajada y desesperada, se ahorca, pero Atenea no deja que muera y la transforma en araña, que seguirá hilando y tejiendo en el extremo del hilo eternamente.

Diego Velázquez plasmó esta rivalidad en su maravillosa pintura “La Fábula de Aracne o las Hilanderas”, Madrid, Museo del Prado.

LAS HILANDERAS O LA FÁBULA DE ARACNE. VELÁZQUEZ. M. PRADO

1655 – 1660. Óleo sobre lienzo, 220 x 289 cm.

El cuadro es fruto de dos actuaciones realizadas en épocas diferentes.

Velázquez pintó la superficie ocupada por las figuras y el tapiz del fondo, y durante el siglo XVIII se añadieron una ancha banda superior (con el arco y el óculo) y bandas más pequeñas en los extremos derecho, izquierdo e inferior, que no se aprecian en el actual montaje de la obra.

Esas alteraciones hacen que la escena que transcurre ante el tapiz se perciba más alejada.

Como consecuencia, durante mucho tiempo los espectadores han visto la representación de una escena cotidiana en un taller de tejidos, con un primer plano en el que Velázquez representó tareas relacionadas con el hilado y un fondo con unas damas de pie ante un tapiz.

Entre 1930 y 1940 se descubrió el inventario de bienes de don Pedro de Arce, un funcionario del Alcázar.  En él que se cita una Fábula de Aracne realizada por Velázquez, cuyas medidas coinciden con las antiguas de este cuadro.

Los elementos principales de esa historia mitológica se encuentran en el fondo, donde la diosa Palas Atenea, armada con casco, discute con Aracne, compitiendo sobre sus respectivas habilidades en el arte de tejer.

Tras ellas se encuentra un tapiz que reproduce El rapto de Europa que pintó Tiziano para Felipe II (Boston, Isabella Stewart Gardner Museum) y que a su vez Rubens copió durante su viaje a Madrid en 1628-1629.

Esta historia amorosa de Zeus, que Aracne había osado tejer, enfureció a Atenea y la convirtió en araña, condenándola eternamente a tejer.

Las Hilanderas. Museo del Prado

 VELÁZQUEZ. LAS HILANDERAS. MUSEO DEL PRADO

Velázquez, en vez de ubicar la escena principal en primer plano, la ha confinado al fondo, al igual que hizo en Cristo en casa de Marta y María, (1618-1620) National Gallery de Londres.

Algunos críticos lo han interpretado como un aviso contra la soberbia.

Si es una osadía retar a un mortal, es una temeridad retar a una diosa.

Uno de los elementos principales del cuadro es un tapiz y al representar una obra de Tiziano ha propiciado las lecturas en clave histórico-artística.

La obra representa el paso de la materia (hilar) a la forma (el tapiz) a través del poder del arte y estaríamos ante una defensa de la nobleza de la pintura.

Plinio afirmaba que uno de los mayores logros a los que podía aspirar la pintura es la imitación del movimiento, perfectamente lograda en la rueca.

Durante el Siglo de Oro, Pérez de Moya interpretaba la historia de Aracne como demostración de que el arte siempre es susceptible de avanzar.

Con esta historia mitológica en un tapiz de un original de Tiziano, copiado por Rubens, Velázquez construyó una narración sobre el progreso artístico.

La técnica del cuadro invita a situarlo en la última década de la carrera de Velázquez, en la cercanía de obras como Las meninas o Mercurio y Argos, con las que tiene muchos puntos de contacto.

Es una de las obras más complejas, sofisticadas  y ambiguas del pintor desde el punto de vista formal y de contenido, que estimulan la participación activa del espectador.

(Texto extractado de Portús, J. en: Fábulas de Velázquez. Mitología e Historia Sagrada en el Siglo de Oro, Museo Nacional del Prado, 2007, pp. 337-338).

ATENEA Y ULISES

Atenea ayudó a Ulises a volver a Ítaca. En la Odisea su acción es constante.

Fue la inspiradora del caballo de madera con el que los griegos lograron la victoria final al poder introducirse en Troya y destruir la ciudad.

La ciudad fue destruida por el fuego y sus habitantes hechos esclavos.

ATENEA Y PERSEO

Había tres Gorgonas, dos inmortales y una mortal. Generalmente se da el nombre de Gorgona a Medusa, la Gorgona mortal, considerándola la Gorgona por excelencia.

La cabeza de Medusa estaba rodeada de serpientes, tenía grandes colmillos como un jabalí, manos de bronce y alas de oro que le permitían volar.

Su mirada era tan penetrante que quien la sufría quedaba convertido en piedra.

Constituía horror y espanto para mortales e inmortales.

Sólo Poseidón tuvo valor de unirse a ella y dejarla embarazada.

Perseo, tras numerosas aventuras, encontró la guarida de los monstruos y consiguió cortar la cabeza de Medusa, elevándose en el aire gracias a las sandalias aladas que le proporcionó Hermes.

Para no mirarla, utilizó como espejo su pulimentado escudo y la mató mientras dormía para mayor seguridad.

Del cuello cercenado de Medusa salió Pegaso, el caballo alado, engendrado por Poseidón.

Atenea se sirvió de la cabeza de Medusa colocándola en su escudo o según otras versiones en el centro de su égida.

De este modo sus enemigos quedaban convertidos en piedra con sólo mirar a la diosa.

ATENEA Y TESEO, EL GRAN HÉROE DE ATENAS

El tema de Teseo y el Minotauro está pintado en el medallón interior de la copa Aison del Museo Arqueológico Nacional (Madrid).

COPA AISON. MUSEO ARQUEOLÓGICO

COPA AISON. MUSEO ARQUEOLÓGICO, MADRID

Teseo, educado en la palestra y en las virtudes de la democracia y modelo del joven ateniense, saca del Laberinto al Minotauro vencido en presencia de la diosa Atenea.

Esta imagen exalta al héroe de Atenas en el lugar con mayor fuerza narrativa del kilix, como la mayor hazaña llevada a cabo por el héroe.

El kilix es una copa típica de la cerámica griega clásica, semejante a un cáliz para beber vino. Es circular, ancho y poco profundo con dos asas opuestas y levantado sobre un “pie vertical de poca altura”.

Como las pinturas estaban cubiertas de vino, fueron diseñadas con escenas creadas con el propósito de sorprender al ir quedando al descubierto a medida que se va consumiendo el vino.

ICONOGRAFÍA

Se representa a la diosa vestida con el característico peplo, túnica ateniense sin mangas, que en la fiesta de las Panateneas las doncellas de la ciudad le ofrecían a la diosa, y armada con casco, lanza, égida o coraza y escudo.

Atenea tenía los ojos muy brillantes como los búhos y las lechuzas, aves con gran capacidad de visión nocturna.

La diosa a veces aparece acompañada de una lechuza o un búho por ser aves capaces de ver lo que los demás no consiguen.

Atenea es la diosa de la Sabiduría y la Razón.

Atenea, junto a Hestia y Artemis, es la diosa Virgen.

A partir del Renacimiento se la representa como alegoría de las artes y las ciencias y como encarnación de la virtud.

Fidias, en el siglo V a.C. estableció la iconografía de Atenea con tres esculturas, que actualmente sólo conocemos por copias romanas:

1. ATENEA PROMACHOS ARMADA Y PROTECTORA (BÉLICA)

La Atenea Promachos era una Atenea armada en calidad de protectora, cuyos destellos indicaban a los navegantes la proximidad de la costa del Ática.

Era una escultura en bronce de 15 metros que estaba ubicada en el extremo de la Acrópolis de Atenas y servía de referencia a los barcos.

2. ATENEA LEMNIA PENSATIVA Y PACÍFICA (BELLA)

Era una escultura en bronce de 2 metros que representaba a la diosa pensativa y pacífica, sin casco ni lanza.

Una cinta ciñe el cabello de la diosa dándole una serena y gran belleza. Está considerada la mejor representación de la diosa Atenea.

Plinio hablaba de la belleza de la Atenea Lemnia y de su perfil perfecto.

La Atenea Lemnia es el summum en el ideal de la belleza clásica.

A diferencia de la Promachos, la Lemnia representa a Atenea en actitud pacífica, vestida con peplo abierto por un costado y ceñido, con la égida sobre el pecho y la cabeza inclinada.

3. ATENEA PARTENOS (VIRGEN)

Era una colosal y majestuosa estatua de 12 metros en técnica crisoelefantina, labrada en oro y marfil, que portaba la Niké (victoria) en la mano de tamaño mayor al natural y que realizó para la Naos del Partenón.

La Partenos lleva el peplo como la Lemnia y como la Atenea de Mirón, abierto por un costado con caída de pliegues en zigzag y ceñido.

Sobre el pecho lleva la égida, se toca con casco ático, apoya la mano izquierda en el escudo que la flanquea y sostiene en la derecha una Niké (la Victoria).

ATENEA PARTENOS. TALLER ROMANO. MUSEO DEL PRADO

130 – 150. Mármol, 98 x 36 cm.

Es una magnífica copia en miniatura del siglo II d.C de la grandiosa imagen que construyó Fidias para el Partenón en el año 438 a.C., pero ha perdido todos los atributos que la adornaban.

La descripción del original dice que la imagen está hecha de oro y marfil.

En medio del casco hay una esfinge y a ambos lados del yelmo, grifos esculpidos en relieve. Sostiene una Niké y empuña una lanza.

 

ATENEA PARTENOS. ROMA. MUSEO DEL PRADO

ATENEA PARTENOS. MUSEO DEL PRADO

La estatua de Atenea está erguida con peplo hasta los pies y en su pecho tiene insertada la cabeza de Medusa en marfil.

Hay un escudo junto a sus pies. En la base de la estatua está esculpido el nacimiento de Pandora.

Durante muchos siglos, la imagen del Partenón fue la más famosa e imitada de la diosa, suscitando todo tipo de alabanzas.

Platón la ponía como ejemplo del principio estético de la adecuación, observando que su autor no hizo de oro los ojos de Atenea ni el resto del rostro, ni tampoco los pies ni las manos, sino que los hizo de marfil.

El original de Fidias por  su enorme tamaño, 26 codos (unos 11 metros), según la descripción de Plinio (Nat. Hist., 36, 18-19), era abrumador, mientras que la profusión decorativa de sus atributos, y del escudo en particular, deseaba asombrar ante todo por su riqueza.

(Texto extractado de Elvira Barba, M.A.: Escultura clásica. Guía, Museo del Prado, 1999, p. 70).

ATENEA PRÓMACOS. TALLER ROMANO. MUSEO DEL PRADO

Hacia el 135. Mármol blanco, 179,5 x 72 cm.

La estatua de la diosa Atenea, de tamaño mayor que el natural, pertenece a las obras más imponentes del Museo del Prado.

No es la copia exacta de una obra maestra griega, sino una obra romana singular, de la que no existen réplicas y que utiliza diversos motivos y formas estilísticas del arte griego clásico.

El movimiento hacia la izquierda es contrarrestado por el brazo derecho alzado, por la lanza perdida entre los pies, así como por el pie derecho adelantado.

La diosa debió sostener un escudo de mármol, cuyo peso quizá provocó la quiebra de partes del ropaje en el lado izquierdo. En la vista principal, el escudo sostenido de forma oblicua cubría únicamente el margen izquierdo de la figura.

Viste una túnica con mangas, rico en pliegues, documentado en vasos griegos de la época, que no se representa en la escultura antes de la época del Partenón, a partir del 430 a. C.

El aspecto voluminoso de las formas detalladas en la estatua de Madrid también es un rasgo típico de la escultura en mármol de esta época.

(Texto extractado de Schröder, S. F.: Catálogo de la escultura clásica, Museo Nacional del Prado, 2004, pp. 330-334).

 

ATENEA PROMACOS. MUSEO DEL PRADO

ATENEA PROMACOS. MUSEO DEL PRADO

EL PARTENÓN, TEMPLO DE LA VIRGEN.

Este edificio se construyó para conmemorar la victoria sobre los persas en Maratón en el año 490 a.C., los atenienses decidieron construir un templo a Atenea sobre la colina sagrada de la Acrópolis, que dominaba la ciudad.

Diez años después, un nuevo ejército persa irrumpió en Grecia, tras franquear el paso de las Termópilas y arrasó la ciudad de Atenas.

Durante más de tres décadas, la Acrópolis permaneció en ruinas hasta que Pericles, aprovechando la buena situación económica de Atenas, propuso su reconstrucción.

La pieza clave del ambicioso proyecto era un nuevo templo a Atenea, la diosa de la ciudad, que iba a tener diversas funciones:

1. Custodiar el tesoro ateniense.

2. Conmemorar la gesta de Maratón y las guerras contra los persas.

3. Ser la morada de una enorme estatua criselefantina que realizó Fidias, amigo de Pericles y supervisor general de todo el proyecto.

El templo y escultura de Atenea estaban construidos el uno para la otra.

Fidias se centró en la decoración escultórica del conjunto, mientras de la construcción se encargaban dos arquitectos, Ictino y Calícrates.

Las obras precisaron de: canteros, albañiles, carpinteros, doradores, pintores, escultores, herreros, modeladores de cera, transportistas y operadores de poleas.

El templo se realizó por entero con el mármol del monte Pentélico, a unos 16 kilómetros al noreste de Atenas.

Era un duro y brillante mármol blanco, que con el paso del tiempo adquiría una fina pátina dorada por las inclusiones de hierro.

Los canteros separaban bloques de la misma altura por canales tallados con cincel. Luego se hacían agujeros alargados paralelos a la veta del mármol y se introducían en ellos cuñas de madera y cuando éstas se mojaban, se hinchaban y desprendían el bloque de mármol del resto de la roca.

El bloque se trabajaba en la misma cantera hasta casi darle la forma definitiva; sólo se dejaba por pulir una capa de pocos centímetros.

La pieza resultante debía ser lo más ligera posible para facilitar el transporte y descendían ladera abajo en trineos que discurrían por una pista visible hoy.

Al pie de la montaña se cargaban los bloques en unos carros tirados por bueyes y se llevaban a la ciudad en un viaje que podía durar hasta dos días.

En la obra, los bloques se alzaban por medio de poleas y grúas.

Las piezas del Partenón no eran de grandes dimensiones para su manejo.

Los sillares se ponían uno sobre otro sin argamasa y se enlazaban por medio de abrazaderas de hierro que se recubrían de plomo para evitar la oxidación.

Dentro del templo se crearon dos estancias separadas por un muro interior.

En la más amplia, la NAOS (a la que se accedía por el pórtico delantero y principal), se ubicaba la monumental estatua criselefantina realizada por Fidias.

La otra estancia, a la que se accedía por el pórtico trasero, era más pequeña. En ella se guardaba el tesoro de la ciudad.

Un friso interior rodeaba totalmente el templo con 160 metros de longitud y un metro de altura, en el que se representaba la procesión de las Panateneas, una procesión de doncellas que todos los años ascendía a la Acrópolis para ofrecer un nuevo peplo a la diosa Atenea.

Los templos griegos se elevaban sobre tres escalones. Sobre el superior, estilóbato, se levantaron las columnas.

El nuevo templo contaría con columnas dóricas estriadas, 8 en el frente en las dos fachadas o lados cortos y 17 en los lados largos.

Cada columna estaba formada por diez o doce tambores.

Sobre las columnas se colocó el arquitrabe de bloques de mármol dispuestos en forma horizontal y el friso con triglifos y metopas.

Los triglifos eran acanaladuras verticales, que se colocaban sobre las columnas o en el centro de los intercolumnios.

Las metopas se situaban entre los triglifos y eran el lugar idóneo para recibir la decoración en los templos dóricos.

En un frontón se representa la victoria de Atenea sobre Poseidón en el dominio de Atenas y en el otro el nacimiento de Atenea.

Había 92 metopas, que rodeaban todo el templo.  Son piezas cuadras de 1,35 m de lado realizadas en mármol con figuras esculpidas en altorrelieve.

Son temas figurativos, naturalistas pero idealizados, que representan en cada uno de los lados del templo una de las cuatro grandes luchas mitológicas:

1.Gigantomaquia.

2.Amazonomaquia.

3.Guerra de Troya.

4.Centauromaquia.

Por los restos encontrados sabemos que estuvieron policromadas.

El Partenón es un templo dórico, octástilo, períptero y anfipróstilo.

Fue creado para demostrar la grandeza y el poder de Atenas, se convirtió por su perfección y belleza, en el símbolo de la ciudad y de la civilización griega.

 

PARTENÓN. SIGLO V a. C. ATENAS

PARTENÓN. SIGLO V a. C. ATENAS

 

LOS SECRETOS DEL PARTENÓN

El monte Pentélico se encuentra a 17 km., al noreste de Atenas, y al sureste de Maratón, en Grecia.

Tiene una altitud de 1.109 m y desde la antigüedad es famoso por el mármol pentélico, que fue usado como cantera para la construcción del Partenón y de los otros edificios en la Acrópolis de Atenas, así como para innumerables esculturas antiguas.

Ese mármol destaca por ser de una blancura uniforme, con un ligero matiz que le confiere un brillo dorado a la luz del sol.

Esta antigua cantera está protegida por el gobierno griego y se usa exclusivamente para la restauración de la Acrópolis.

El camino usado desde la antigüedad para el transporte de los bloques de mármol es una bajada continua que sigue la caída natural del terreno.

Construyeron una enorme rampa de piedra con muy poca pendiente, de sólo unos 10 grados, para subir el mármol en un carro.

Por medio de una polea, bajaba por el otro lado de la rampa otro carro cargado con escombro de la obra, que actuaba de contrapeso.

El Partenón es un templo resplandeciente que albergaba una estatua crisoelefantina de 12 metros de Atenea con una Niké de tamaño humano en la mano. El rostro y los brazos de Atenea eran de marfil y el peplo de oro.

El peplo o peplos es la vestimenta exterior, amplia y suelta, sin mangas, que bajaba de los hombros formando caídas en punta por delante, usada por las mujeres en la Grecia antigua.

Debajo del Partenón hay una base con bloques de piedra caliza que  indica que antes hubo otro edificio allí. En el museo de la acrópolis hay restos escultóricos de este templo anterior al Partenón.

Los antiguos canteros crearon 13.000 bloques de mármol rectangulares formando paredes de 12 metros de altura y 600 tambores para 58 columnas de más de 3 metros de altura.

Los 11 tambores se apilaban en cada columna con sus claves o salientes que servían para ser sujetados al elevarse en las grúas.

Los tambores se tallaban cuando estaban apilados formando el fuste, para que las aristas fueran todas iguales.

Grecia tiene una gran actividad sísmica que en la antigüedad  supieron controlar con varios métodos.

Los cimientos del Partenón tiemblan menos, que el resto de la ciudad, porque está construido sobre rígida piedra caliza.

En el Partenón no hay mortero, hay ranuras amplias en la parte superior de los bloques y abrazaderas de hierro.  I–I

Dejaban espacio entre las abrazaderas y las ranuras que se llenaba de plomo fundido que evitaba el aire y la oxidación y además es flexible, permitiendo que el mármol se mueva, mientras las abrazaderas evitan que se derrumbe.

Hay cuñas de madera y pernos en medio de los tambores que permiten que las columnas se tambaleen, pero que no se derrumben. Recuerda a 2 morteros de madera unidos por una pieza vertical de madera.

En la actualidad se está restaurando el mármol del Partenón. Se unen las piezas con titanio que no se oxida y se cubre con cemento, que se desmorona con el movimiento igual que el plomo antiguo.

El Partenón fue convertido en iglesia, destruyendo los relieves mitológicos y en el siglo XVI se convirtió en una mezquita. La pared de la mezquita ha protegido los restos de policromía.

El mármol es duro y brillante y la pintura se cree que se adhirió con plantillas en las que se utilizaban pigmentos, que se sellaban con cera de abeja.

Las balas de cañón, el incendio del techo, el saqueo y una explosión de pólvora destrozó el interior del edificio.

A principios del siglo XX los ingenieros restauraron con plomo de mala calidad que ha provocado roturas en el mármol. Actualmente se está utilizando titanio que no se oxidada.

BIBLIOGRAFÍA

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

http://www.museodelprado.es

http://www.man.es

nationalgeographic.com.es/historia

La Acrópolis de Atenas. Documental de Argonon Group, 2016

maitearte.wordpress.com

 

Descarga el pdf aquí

Descargar PDF Atenea


Ares – Marte romano – Dios de la Guerra

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

ARES (MARTE ROMANO). DIOS DE LA GUERRA

Ares Ludovisi - Palacio Altemps - Roma - Viaje 2014

 

ARES (MARTE ROMANO). DIOS DE LA GUERRA

Ares es hijo de Zeus y Hera y pertenece a la segunda generación de dioses olímpicos.

Es el dios de la guerra por excelencia en su aspecto más cruel y devastador, sembrando la muerte, a diferencia de Atenea.

Es el espíritu de la batalla que se recrea en la sangre y la matanza.

Su talla es sobrehumana y profiere gritos terribles.

Generalmente combate a pie, aunque también aparece en un carro tirado por cuatro corceles.

Se le representa con coraza, escudo, casco, lanza y espada.

Ares habitaba en Tracia, situada al norte de Grecia y próxima a Macedonia, país semisalvaje de clima rudo, rica en caballos y poblaciones guerreras.

En Tracia también moran las Amazonas, que son hijas de Ares.

Los griegos, desde época homérica, se complacían en mostrar la fuerza bruta de Ares contenida o burlada por la inteligencia de Heracles o la prudencia de Atenea.

Su espíritu agresivo hace que no sea un dios querido y que se le represente poco en el arte helénico, aunque tenemos algunos ejemplos como la copia romana del Ares Ludovisi de Lisipo, siglo IV a. C., teórico del arte griego que establece el canon de 8 cabezas y que le representa sentado en su carro de combate y sujetando su espada con aire pensativo.

Su carácter bélico encajó mejor en Roma, donde se le rindió mayor culto y se le consideró el padre de los fundadores de la ciudad Rómulo y Remo.

Según Homero era alto, fuerte, ágil y el más veloz de los dioses.

La iconografía le representa como un joven imberbe y desnudo.

Los animales consagrados a Ares son el perro y el buitre.

La leyenda atribuye a Ares muchas aventuras amorosas, siendo las más famosas las que mantuvo clandestinamente con Afrodita, aunque también tuvo muchos hijos con mujeres, la mayoría de ellos violentos y crueles.

Una de las leyendas sitúa a Eros como hijo de Ares y Afrodita.

VELÁZQUEZ. MARTE. MUSEO DEL PRADO

Hacia 1638. Óleo sobre lienzo, 179 x 95 cm.

El dios Marte de Velázquez está documentado por primera vez en la Torre de la Parada, una residencia real de caza de Felipe IV, su afición favorita.

Se decoró principalmente con temas mitológicos ovidianos encargados en 1636 a Rubens y a su taller.

VELÁZQUEZ. MARTE. MUSEO DEL PRADO

 

Velázquez también estuvo representado en la Torre con Esopo, Menipo y varios retratos de enanos.

Velázquez retrató a Marte en tamaño natural, a partir de un modelo vivo, quizá un soldado veterano, en una postura que recuerda al famoso Ares Ludovisi.

El color cálido de las carnaciones da vida a la figura, que aparece bañada en una iluminación atmosférica realista, con el rostro ensombrecido por el casco.

Los toques de bermellón y blanco crean un bello juego de pliegues y sombras.

Como es habitual en Velázquez, hay un tratamiento cercano del mito, en el que sólo la armadura y otros atributos bélicos le relacionan con el dios romano.

Marte lleva puesto el yelmo, pero la espada y la armadura yacen a sus pies.

El uso de referencias a armaduras y objetos guerreros esparcidos o amontonados por el suelo tenía una larga tradición figurativa y literaria en la que hay que inscribir esta imagen.

Generalmente se alude a la derrota de las armas con el Amor que todo lo vence, un tema que tuvo su expresión en la literatura y que probablemente subyace en esta pintura.

(Texto extractado de Portús, J. en: El arte del poder. La Real Armería y el retrato de corte, Museo Nacional del Prado, 2010, p. 108).

ARES LUDOVISI. PALAZZO ALTEMPS, MUSEO NACIONAL ROMANO

Esta copia romana, del original griego de Lisipo, se conserva en el Palazzo Altemps, Museo Nacional Romano, en Roma (aunque también hay otra copia en el Museo de Nápoles)

Es una obra de mármol, restaurado en mármol de Carrara por Bernini.

Lisipo, como escultor griego buscaba un ideal de belleza basado en la proporción.

Sus esculturas deben ser admiradas desde diferentes perspectivas, desvelándose nuevos aspectos en cada posición.

En la estatua de Ares Ludovisi el dios de la guerra se presenta desnudo, sentado y con su espada en la mano izquierda.

Se está conteniendo en su marcha, aguantando una pierna con las manos, impaciente, inquieto, como dios belicoso.

Ares descansa después de haber sido tocado por su hijo Eros, el dios del Amor, que juega entre sus piernas.

 

Ares Ludovisi - Palacio Altemps - Roma

 

Restauración

El aspecto que nos ha llegado de la escultura es fruto de la restauración de 1627 obra de Gian Lorenzo Bernini.

Intentó recuperar la idea original de Lisipo, realizada en mármol pentélico, incorporando algunas partes perdidas en mármol de Carrara, el más similar, como la nariz del dios, la parte superior del escudo y parcialmente los pies y la cabeza de Eros.

Infunde su estilo personal en la empuñadura de la espada, rematada con un duende burlón y en el recorte frontal de parte del pedestal original para dejar el pie volado, sin apoyar en el suelo, un detalle que consigue acentuar la sensación de reposo, al tiempo que el pequeño bloque eliminado sirvió al escultor para labrar otras partes mutiladas.

El Ares Ludovisi recibe este nombre por haber formado parte de la grandiosa colección arqueológica reunida por el cardenal Ludovico Ludovisi, sobrino de Alessandro Ludovisi, pontífice bajo el nombre de Gregorio XV.

Forma parte del Museo Nacional Romano ocupando actualmente una de las salas del Palacio Altemps de Roma.

Otra copia de la escultura se conserva en el Museo Arqueológico de Nápoles.

También hay una copia en yeso en la colección de Reproducciones Artísticas del Museo de Escultura de Valladolid.

LISIPO. SIGLO IV A. C. (CANON DE 8 CABEZAS)

Praxíteles, Scopas y Lisipo son los grandes escultores griegos del siglo IV a.C.

Lisipo trata de nuevo los temas de atletas como Mirón y Policleto en el siglo V a.C., durante el periodo Clásico o época de Pericles.

El Apoxiomenos, su obra más significativa, representa a un joven quitándose la arena después de la competición. En él presentó un nuevo canon del cuerpo masculino, cuyas proporciones son más esbeltas (8 cabezas).

Frente al canon de Policleto (7 cabezas) propone una cabeza más pequeña y el torso y los miembros más esbeltos y largos.

No se conserva ningún original griego suyo, sólo han llegado hasta nosotros copias de época romana.

Fue elegido como el escultor de la corte de Alejandro Magno.

 

BOTTICELLI. VENUS Y MARTE. NATIONAL GALLERY, LONDRES

1483. 69 x 173,5 cm. Temple sobre tabla.

Sandro Botticelli representa a Venus y Marte (Afrodita y Ares) en uno de sus encuentros amorosos. 

Venus vigila el sueño de su amado, mientras unos pequeños faunos, genios campestres con cuernos y pezuñas de cabra, juegan con las armas del dios.

El tema se interpreta como una alegoría del amor vencido por la guerra.

 

BOTTICELLI. VENUS Y MARTE. NATIONAL GALLERY, LONDRES

 

El formato apaisado y la temática de esta tabla hacen pensar que estamos ante un panel para un arcón, uno de los regalos de boda más habituales entre las importantes familias florentinas.

Las avispas alrededor de Marte indican que podría tratarse de un regalo para la familia Vespucci, que había adoptado la avispa en su escudo de armas.

El tema de la tabla es el triunfo del amor sobre la guerra, consiguiendo Venus distraer a Marte y que los pequeños faunos utilicen sus armas como juguetes.

Uno de los faunos intenta despertarle soplando una concha en su oído, mientras otros dos juegan con la lanza del dios, mientras uno se prueba el casco y el cuarto gatea con la coraza del dios.

Las cintas doradas y un broche de perlas sobre el pecho adornan la blanca túnica de Venus. La armadura, el vestido, las joyas y el peinado están tomados de la moda quattrocentista florentina.

Detrás de la figura de Venus hay plantas de mirto, que se cultivan por sus flores y sus hojas aromáticas.

El mirto se consideraba símbolo del amor y la belleza y una de las plantas consagradas a la diosa Afrodita.

El mirto simbolizaba la fecundidad y la fidelidad.

Plinio el Viejo describe, en su Historia Natura ritos nupciales en los que los esposos iban coronados con mirto durante el banquete.

También se emplea como anticatarral y antiséptico.

El mirto estaba consagrado a Venus a causa de su olor suave, porque estaba siempre verde, o bien porque las hojas de mirto brotaban de dos en dos, igual que el amor que debe ser recíproco.

Otra historia del mundo clásico relaciona el mirto con significados funerarios: Dioniso bajando al Inframundo a rescatar a su madre, Sémele, muerta por los rayos de Zeus, tuvo que dejar allí un arbusto de mirto.

En el Renacimiento está ligada al matrimonio. Por su hoja perenne se asoció a la fidelidad y al amor eterno y se representó en las alegorías matrimoniales.

Es considerado un símbolo del amor romántico y se emplea en decoraciones de iglesias, salones de fiestas y ramos de novia o coronas.

Es astringente y antiséptico y se emplea como anticatarral y contra el asma.

El mirto ayuda en la caída del cabello y forma parte de muchos champús, jabones y perfumes.

 

Bibliografía

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

 

www.museodelprado.es

 

maitearte.wordpress.com

 

miriamgarciarestauracion.blogspot.com.es

 

Descarga el pdf aquí

CLIC AQUÍ PARA DESCARGAR


DEMÉTER (CERES ROMANA). DIOSA DE LA AGRICULTURA Y LA PROSPERIDAD

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

DEMÉTER (CERES ROMANA)

DIOSA DE LA AGRICULTURA Y LA PROSPERIDAD

Deméter es la segunda hija de Crono y Rea y hermana de Zeus, por lo tanto pertenece a la primera generación de dioses olímpicos.

Su personalidad, religiosa y mítica, es muy distinta de la de Gea, la Tierra, concebida como elemento cosmogónico.

Deméter es la diosa maternal de la tierra y de la agricultura, el trigo, la fertilidad y la abundancia. Su  principal atributo es la espiga.

Como diosa de la tierra cultivada, esencialmente el trigo, sus leyendas se han desarrollado en todas las regiones del mundo helénico donde prospera este cereal.

Sus lugares preferidos son Eleusis y Sicilia.

Deméter está estrechamente vinculada a su hija Perséfone (Proserpina).

Con frecuencia se las llama “Las Diosas” y sus aventuras constituyen el mito central de su leyenda, mito cuya profunda significación era revelada en la iniciación a los misterios de Eleusis.

Hades se enamoró de Perséfone, única hija de Deméter, y la raptó cuando la doncella se disponía a coger un narciso o un lirio en Sicilia.

La tierra se abrió y Hades se llevó a su amada a los Infiernos.

En el momento del rapto Perséfone lanzó un grito. Su madre lo oyó y le oprimió el corazón.

Deméter recorrió todo el mundo durante 9 días y 9 noches buscando a su hija. Sin tomar alimento, ni ataviarse anduvo errante por el mundo con una antorcha encendida en cada mano.

El décimo día encontró a Hécate, que también había oído el grito.

Únicamente el Sol, que todo lo ve, puede informarle de lo ocurrido.

Irritada, la diosa decidió abdicar de su función divina hasta que se le hubiese devuelto a su hija. Adoptó la figura de una anciana y se trasladó a Eleusis.

En este tiempo la diosa se convirtió en nodriza de Triptólemo, hijo de Metanira, y le encomendó a este niño la difusión por el mundo del cultivo del trigo.

El voluntario destierro de Deméter volvió la tierra estéril y alteró el orden del mundo, por lo que Zeus ordenó a Hades que devolviese a Perséfone. Pero esto no era posible porque la joven había roto el ayuno obligatorio del Infierno al comer un grano de granada.

Finalmente se llegó a un pacto. Deméter volvería a ocupar su puesto en el Olimpo y se encargaría de sus obligaciones, si Perséfone pasaba parte del año en el Infierno y la otra con su madre.

Cada primavera Perséfone sale de la mansión subterránea y las flores y frutos están en su plenitud, para volver en la época de la siembra, por eso el invierno es la estación triste y estéril.

Sus lugares favoritos son Sicilia, Creta y Eleusis. 

Eleusis está situado a unos 20 km. de Atenas. Era la tierra natal de Esquilo y tuvo un santuario dedicado a Deméter y Perséfone en el que se celebraban uno de los cultos más importantes de la antigua Grecia: los misterios de Eleusis, que posteriormente se mantuvieron en el Imperio romano.

Se la representa como una matrona que porta espigas de trigo, un lechón (cochinillo que todavía mama) o unas antorchas.

En Roma se le añade el simbolismo monetario y se la suele representar con la cornucopia, vinculándose su imagen a la prosperidad del Imperio.

En la Edad Moderna a menudo la acompañan los dioses Dioniso o Pan. Además algunos símbolos como la hoz, que la convierten en alegoría de la agricultura o del verano.

Pan es el dios de los pastores y los rebaños. Es mitad hombre y mitad animal. Posee 2 cuernos en la frente, tiene el cuerpo velludo y los miembros inferiores son de un macho cabrío con pies provistos de pezuñas.

SNYDERS, FRANS

(Amberes, 1579 – Amberes, 1657)

En 1593 Frans Snyders entró en el taller de Pieter Brueghel el Joven.

En 1602 ingresó como maestro en el Gremio de San Lucas y, poco después, realizó un viaje a Roma y a Milán, donde trabajó para el cardenal Federico Borromeo gracias a las recomendaciones de Jan Brueghel el Joven.

De regreso a Amberes, en 1610, se casó con Margarita de Vos, hermana del pintor Cornelis de Vos.

A su vuelta de Italia entró en contacto con Rubens, quien proporcionaría las figuras para algunas de sus obras, a la vez que diseñaría composiciones con gran desarrollo de bodegón con la intención de que Snyders los llevase a cabo.

A partir de 1620 sus cuadros son de mayor tamaño y los elementos dispuestos sobre la mesa aumentan de manera espectacular.

A partir de 1630 el colorido evoluciona a tonos más claros y más variados, aunque Rubens sigue realizando las figuras de sus composiciones.

La otra faceta en la que destacó Snyders fue la realización de cuadros de animales, que incluían cazas, fábulas y representaciones simbólicas, como son los conciertos de pájaros.

Al igual que en sus bodegones, para estas obras trabaja al lado de Rubens, quien pinta las figuras para los animales de Snyders y viceversa.

La evolución es paralela a sus bodegones, los tamaños crecen a lo largo de su carrera, tendiendo a hacerse más horizontales, contribuyendo a la vivacidad de las escenas.

El interés que despertó la obra de Snyders entre coleccionistas y príncipes de toda Europa tuvo en España un epílogo de notable calidad, con su participación en las decoraciones para la Torre de la Parada, para donde realizó varias escenas de caza y fábulas.

Por otra parte, los regalos de conocidos coleccionistas de pintura flamenca, como el marqués de Leganés, completaron la colección de Snyders que poseía Felipe IV y que se encontraba en el Alcázar de Madrid, lo que explica la abundante presencia de su pintura en el Prado.

(Pérez Preciado, J. J. en E.M.N.P., 2006, tomo VI, pp. 2019-2020).

Ceres y Pan. Snyders y Taller de Rubens. Museo del Prado

Hacia 1620. Óleo sobre lienzo, 178,5 x 280,5 cm.

La representación de la diosa de la agricultura y las estaciones Ceres junto al dios Pan viene descrita en las obras clásicas.

Ceres (Deméter) era hija de Saturno (Crono) y por lo tanto hermana de Júpiter (Zeus).

Pan está vinculado con la tierra y el inicio de todo. Los dos dioses están relacionados por la naturaleza.

La agricultura y la prosperidad se unen para mostrar la abundancia y la fecundidad.

Ceres sujeta la cornucopia, el cuerno de la abundancia, lleno de diferentes frutas y hortalizas, mientras que Pan se inclina hacia ella con un cesto repleto de frutas.

Se observan diferentes bodegones aislados por toda la composición, como en la esquina inferior derecha.

Al fondo el paisaje se abre para dar mayor profundidad a la escena y vemos figuras sentadas y una mujer con un canasto en la cabeza, reforzando aún más la simbología de la obra.

Ceres y Pan. Snyders y Taller de Rubens. Museo del Prado

Esta pintura es una colaboración entre Frans Snyders y el taller de Rubens. Estos dos artistas trabajaron juntos en numerosas obras, pintando el primero los elementos naturales y el segundo o su taller las figuras.

Esta pintura formaba parte de un conjunto llegado desde Flandes para decorar la Torre de la Reina del Alcázar de Madrid.

La primera referencia documental de este grupo de 26 obras aparece en el inventario del Alcázar de 1636, donde se mencionan 25 de ellas.

Desconocemos si fue la reina o el rey, quien encargó estas obras, o si la idea vino de Flandes de mano de la archiduquesa Isabel Clara Eugenia.

Lo que parece cierto es que no se trata de un encargo cerrado a un pintor, sino más bien un conjunto de obras de diferentes artistas flamencos enviados para decorar la mencionada Torre, después de las remodelaciones llevadas a cabo allí por Juan Gómez de Mora.

Información revisada y actualizada por el Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo Nacional del Prado (enero, 2015)

La Agricultura. Francisco de Goya. Museo del Prado.

1804 – 1806. Temple sobre lienzo

El tondo de esta alegoría de la Agricultura formó parte de la decoración de la gran escalera monumental del palacio de D. Manuel Godoy (1767-1851), Príncipe de la Paz y Primer Ministro de Carlos IV (1748-1819).

El Palacio de Manuel Godoy está ubicado en la Plaza de la Marina Española 9, muy cerca del Palacio Real y del Senado, conocido como palacio Grimaldi.

El edificio fue construido por Francisco Sabatini en estilo clásico barroco para albergar a personal del rey Carlos III.

clip_image004Vivieron en él también el conde de Floridablanca, el marqués de Grimaldi y durante el levantamiento de mayo de 1808 el mariscal Murat.

Hasta nuestros días ha sido utilizado por distintos estamentos oficiales como el Ministerio de la Marina o el Museo del Pueblo español. Actualmente alberga dependencias del Ministerio de la Presidencia.

Esta pintura fue encargada a Goya, entre 1801 y 1805, cuando Godoy acometió la restauración del edificio, pero no se conservan los documentos que hayan permitido conocer el año exacto de su creación.

Junto a las otras tres grandes composiciones del mismo formato circular, la de la Ciencia, perdida, y las otras dos, del Comercio y la Industria, conservadas también en el Museo del Prado, se expresaban los ideales de la Ilustración, así como las ideas de progreso de las Sociedades Económicas de Amigos del País, que Godoy favoreció.

Goya utilizó aquí la iconografía tradicional de la Agricultura, representada por la diosa clásica Ceres coronada de espigas, como símbolo de fecundidad.

Un repinte posterior cubrió, por decoro, el desnudo de la diosa, que sentada en un paisaje tiene a sus pies dos azadones y posiblemente una guadaña, como útiles específicos de los campesinos.

Sostiene en la mano izquierda un racimo de uvas y unas espigas, y en la derecha una granada, mientras un campesino arrodillado le ofrece una cesta de flores y frutas, bajo los signos zodiacales de Leo, Libra y Escorpio, que aparecen en el cielo, correspondientes a los meses más ricos de las cosechas, el verano y el otoño.

BIBLIOGRAFÍA

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

http://www.museodelprado.es

maitearte.wordpress.com

Descarga el pdf aquí

Pdf de Demeter



HESTIA (VESTA EN ROMA). ESPIRITUAL. DIOSA DEL HOGAR.

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

HESTIA (VESTA EN ROMA)

ESPIRITUAL

DIOSA DEL HOGAR

HESTIA (VESTA EN ROMA). ESPIRITUAL. DIOSA DEL HOGAR.

Hestia es la primera hija de Crono y Rea y hermana de Zeus, Hades, Poseidón, Hera y Deméter.

Hestia constituye el concepto de Hogar, es la diosa del Hogar.

Fue cortejada por Apolo y Poseidón, pero obtuvo de Zeus la gracia de guardar eternamente su virginidad.

Zeus le concedió el honor excepcional de ser objeto de culto en todas las casas de los hombres y en los templos de cualquier divinidad.

Mientras los demás dioses viajaban por el mundo, Hestia permaneció siempre en el Olimpo, por eso no desempeñó ningún papel en las leyendas divinas.

Hestia es el centro religioso de la mansión divina.

VESTA (ROMA)

Es una diosa romana muy arcaica que preside el fuego del hogar doméstico.

Pertenece como la Hestia helénica al grupo de las 12 grandes divinidades del Olimpo.

Su culto se halla bajo la dependencia directa del Gran Pontífice, asistido por las Vestales, sobre las que ejercía una autoridad paterna.

Su culto fue introducido en Roma por Rómulo.

Sus templos son circulares, como las cabañas del Lacio, y no se levantaban en el interior de la ciudad palatina, sino en el Foro  romano, fuera de la ciudad atribuida  Rómulo.

Su animal sagrado es el asno, animal mediterráneo por excelencia, en oposición al caballo que es indoeuropeo.

A mediados de junio se coronaba a los asnos con flores en el día de la Vestalia y no se les hacía trabajar.

Una leyenda tardía cuenta que Vesta fue protegida por un asno en una tentativa amorosa de Príapo.

 

Templo de Vesta o Templo de Hercules Vencedor

PRÍAPO, LA VIRILIDAD

Príapo, hijo de Afrodita y Dioniso, tenía como misión guardar las viñas y los jardines.

Los romanos colocaban estatuas de Príapo en sus jardines para garantizar sus cosechas.

Tenía la virtud de desviar “el mal de ojo” y anular el maleficio de los envidiosos que trataban de perjudicar las cosechas.

Según otras versiones es hijo de  Zeus y Afrodita.

El dios se enamoró de la bella Afrodita y se unió a ella. La celosa Hera, temerosa de que el niño sacara la belleza de su madre y el poder de su padre, tocó el vientre de Afrodita, de modo que el niño nació deforme.

Al nacer, Príapo tenía un miembro viril enorme y  desmesurado.

Afrodita temió las burlas y le abandonó en el monte. Allí le descubrieron unos pastores que le criaron y le rindieron culto a la virilidad, convirtiéndole en un dios rústico.

En los frescos de Pompeya encontramos una pintura de Príapo, subiéndose la túnica para exhibir su enorme miembro, símbolo de la fecundidad, que se dispone a pesar en una balanza.

Pablo Ruíz Picasso le dedicó una escultura a este personaje mitológico.

VIRGENES VESTALES

Una Vestal era una sacerdotisa de Roma, que estaba consagrada a Vesta, la diosa del hogar, y su misión fundamental era mantener el fuego sagrado.

Se las seleccionaba siendo niñas y debían permanecer vírgenes durante los 30 años obligatorios de permanencia al servicio de Vesta.

Las Vestales eran las únicas sacerdotisas de la religión romana, pues todos los demás eran hombres.

Exigir la virginidad de las vestales proviene de los primeros tiempos, cuando a las muchachas jóvenes y solteras se les encargaba la tarea de vigilar el fuego sagrado, ya que no tenían familia ni tareas hogareñas que atender.

En ese mismo concepto de no tener cargas familiares para desempeñar mejor su cargo, se basa el celibato de los sacerdotes católicos.

La importancia de las Vestales era enorme en Roma, por ello se creó la Casa de las Vestales en el foro, para que pudiesen disfrutar de todas las comodidades.

Inicialmente pudieron ser dos, en el siglo I d.C., en tiempos de Plutarco, eran cuatro y posteriormente su número ascendió a seis.

Plutarco debe su fama a su obra “Vidas paralelas”, una serie de 22 biografías de ilustres personajes griegos y romanos, agrupados en parejas para comparar entre figuras de una y de otra cultura con gran cantidad de detalles históricos. Esta obra sirvió de inspiración a grandes escritores como William Shakespeare.

Las Vestales eran seleccionadas por el Pontífice Máximo entre los seis y diez años y debían ser hermosas, vírgenes y de padre y madre reconocidos.

Se seleccionaba a las aspirantes y se introducían en una vasija unas tablillas con sus nombres. El Pontífice Máximo sacaba una tablilla con el nombre de la elegida por la diosa para ser Vestal.

Era un gran reconocimiento para la familia que su hija fuera elegida Vestal.

Una vez seleccionada, se la separaba de la familia y era llevada al templo, donde se producía la ceremonia de admisión como Vestal, que consistía en:

·         Independencia total de su familia.

·         Vestirla con un velo en la cabeza.

·         Entregarle una lámpara encendida.

En la Casa de las Vestales se iniciaba el aprendizaje:

·         Aprendían a leer.

·         Estudiaban a los dioses y sus potestades.

·         La realización de los ritos.

·         El protocolo en los actos públicos.

·         El mantenimiento del fuego sagrado.

El servicio como vestal duraba treinta años:

·         10 dedicados al aprendizaje,

·         10 al servicio como Vestal,

·         10 dedicados a la instrucción de las jóvenes vestales.

Transcurridos estos años podían casarse si lo deseaban, aunque casi siempre las vestales retiradas decidían permanecer célibes en el templo.

Su vestimenta reflejaba su elevado rango dentro de la sociedad romana:

·         Utilizaban túnicas de lino blanco adornadas con una orla de púrpura.

·         Llevaban un velo sobre la cabeza y los hombros.

·         Portaban una lámpara encendida entre las manos.

·         la vitta, banda que rodea la cabeza de lana con color blanco o púrpura, que servía para confinar el cabello e identificaba su condición virginal.

·         La palla era un sencillo manto. El broche y el manto se colgaron sobre el hombro izquierdo

La Vitta también era usada por las doncellas y las jóvenes en el día de la boda.

La vitta era lo primero que perdía una vestal cuando rompía su voto de virginidad o abandonaba el sacerdocio, transcurridos los 30 años de servicio a Vesta.

La vitta también era usada por los sacerdotes cuando realizaban la ofrenda de los sacrificios y por los profetas y poetas.

La mayor falta de una Vestal era perder la virginidad.

El castigo era la lapidación, posteriormente fue el enterramiento en vida.         Al varón se le condenaba a muerte por suplicio.

Las Vestales tenían privilegios y honores en todas partes, reservándoles lugares de privilegio en los actos públicos a los que tenían que asistir.

Las sacerdotisas viajaban en un carro de dos ruedas cubierto, que siempre tenía preferencia de paso.

La falta de compostura en los rituales sagrados y actos públicos era una falta.

Su gran responsabilidad era que no se apagase el fuego del templo. La vestal que había estado de guardia cuando la llama se había apagado era azotada.

Las vestales eran las únicas mujeres, que disponían de un status similar al de los hombres romanos y podían testar y disponer de sus bienes y herencia.

Custodiaban objetos sagrados y valiosos como los testamentos de Julio César y Marco Antonio.

La Leyenda sobre la orden de las vestales cuenta que fue creada por el héroe troyano Eneas, considerado padre del Imperio Romano, al ser el origen de los fundadores de Roma.

La leyenda cuenta que Rhea Silvia fue obligada por su tío a convertirse en vestal, para asegurarse de que no tuviese descendencia.

El dios Marte raptó a Rhea Silvia, quien posteriormente dio a luz a dos gemelos: Rómulo y Remo.

Rhea Silvia fue condenada a ser enterrada viva y los gemelos debían ser eliminados. Pero Marte protegió a sus hijos y los abandonó en las orillas del río Tíber.

Marte dejó a Rómulo y Remo al cuidado de una loba, que los amamantó y se casó con Rhea Silvia para salvarla del enterramiento en vida.

Pasado el tiempo, Rómulo y Remo fueron a Alba Longa, la ciudad fundada por Ascanio, hijo de Eneas, y devolvieron el trono a su abuelo, Numitor, padre de Rhea Silvia.

Tito Livio cuenta que se ordenó la matanza de Rómulo y Remo, pero el río Tíber había crecido y los soldados trataron de evitar el sacrifico de los gemelos, pensando que el agua y el fango les ahogarían.

La loba sería una leyenda y los gemelos fueron recogidos por una prostituta casada con un pastor, amamantándolos y cuidando a Rómulo y Remo.

La palabra lupa significa en latín loba, pero también significa prostituta.

El emperador Teodosio disolvió oficialmente las Casas de las Vestales,     al convertirse el Cristianismo en la religión oficial del Imperio.

En el año 313 d.C. el emperador Constantino proclamó el Edicto de Milán, que conllevaba la Libertad de cultos en el Imperio romano.

Teodosio (Coca, Segovia 346 – Milán, 395), convirtió el catolicismo en la religión oficial y dividió el Imperio entre Oriente y Occidente.

Promulgó el Edicto de Tesalónica en el 380 por el que declaró el cristianismo la religión oficial del Imperio Romano.

Teodosio I dejó el trono a sus dos hijos: Honorio y Arcadio.

A Arcadio le correspondió Oriente (con 17 años) y a Honorio (un niño de 11) Occidente. La división del imperio fue irreversible desde el 395.

Su hija Gala Placidia (392-450) fue esposa de Constancio III y madre/regente de Valentiniano III. También fue esposa de Ataulfo, rey visigodo.

BIBLIOGRAFÍA

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

https://maitearte.wordpress.com

http://www.vestal.es

http://www.roma.es

 

 

Descargar el pdf aquí

Pdf de Hestia



Hades (Plutón Latino) – Dios de los Infiernos y de los Muertos

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

HADES (PLUTÓN LATINO)

DIOS DE LOS INFIERNOS Y DE LOS MUERTOS

Hades es hijo de Crono y Rea y hermano de Zeus y Posidón y entre los tres se repartieron el Universo tras su victoria sobre los Titanes.

Hades es el dios de los muertos y de los Infiernos.

Hades era raramente mencionado por temor a su cólera.

Normalmente se le llamaba Plutón, el Rico, aludiendo a las riquezas inagotables de la tierra, tanto las de la tierra cultivada como las de las minas que encierra.

Esto explica que frecuentemente se le representara sosteniendo la cornucopia  (el cuerno de la abundancia: frutas, flores, monedas), símbolo de riqueza.

Los cíclopes le armaron con un casco que volvía invisible a quien lo llevaba.         

Siendo invisible consiguió desarmar a su padre, Crono, mientras Zeus le derribaba con su rayo.

El gran héroe Perseo utilizó su casco para vencer a Medusa.

El casco de Hades es similar al de Sigfrido en la mitología germánica.

Hades reinaba sobre los muertos y era despiadado, ya que no permitía volver a la tierra a nadie.

Es ayudado por Caronte, el barquero, y por el Can Cerbero.

En los Infiernos reina con Perséfone (Proserpina), su sobrina y esposa, a quien raptó  en Sicilia mientras cogía flores.

Los muertos eran juzgados en el reino de Hades. (Osiris y Juicio Final)

Según Virgilio los espíritus de los justos eran enviados a los Campos Elíseos, mientras que los malhechores moraban en el Tártaro.

 

Iconografía

La iconografía representa a Hades como un hombre barbado, sentado en su trono o subido en un carro de oro.

Sus atributos son el yelmo, el cetro, la granada y el cuerno de la abundancia, símbolo de la riqueza de los metales de la tierra.

Se diferencia de la iconografía de Zeus y Posidón por la presencia del Can Cerbero.

El rapto de Proserpina es el único tema que se plasma en el arte sobre Hades.

Cerbero, guardián de la puerta del Infierno

Cerbero, hijo de Tifón, es el perro de Hades, uno de los monstruos que guardaban el imperio de los muertos.

Vedaba la entrada en él a los vivos y, sobre todo, impedía su salida.

Su imagen presentaba 3 cabezas de perro y una cola formada por una serpiente.

Estaba encadenado ante la puerta del Infierno y atemorizaba a las almas cuando entraban.

Uno de los trabajos que Euristeo impuso a Heracles fue enviarlo a los Infiernos en busca de Cerbero, para devolverlo a la Tierra.

Hades le permitió llevarse a Cerbero a la Tierra con la condición de que lograse dominarle sin armas.

Heracles luchó con él, le sometió y le llevó ante Euristeo, quien se asustó tanto que ordenó devolverlo a su lugar.


Caronte, el barquero

Es ayudado por Caronte, el barquero.

Caronte es un genio del mundo infernal. Su misión es pasar las almas a través de los pantanos del Aqueronte, hasta la orilla opuesta del río de los muertos.

Estos deben pagarle un óbolo. De ahí la costumbre de introducir una moneda en la boca del cadáver en el momento de enterrarlo.

Su iconografía es la de un anciano feo y barbado, vestido con harapos y con un sombrero redondo.

Es tiránico y conduce la barca fúnebre, pero son las almas quienes reman.

Cuando Heracles descendió a los Infiernos, obligó a Caronte a pasarlo en su barca y como éste se negaba, el héroe se apoderó de la pala y le propinó una paliza hasta que Caronte no tuvo más remedio que obedecer.

Después Caronte estuvo encadenado durante un año, como castigo por haber permitido que un vivo entrase en el Reino de los Muertos.

En las tumbas etruscas Caronte aparece pintado como un demonio alado con la cabellera mezclada de serpientes y llevando un mazo en la mano.

El Caronte etrusco sería el genio de la muerte, el que acaba con el moribundo y le arrastra al mundo subterráneo.

 

EL RAPTO DE PROSERPINA, BERNINI. GALERÍA BORGHESE. ROMA

Mármol, 1621-1622.

EL RAPTO DE PROSERPINA, BERNINI. GALERÍA BORGHESE. ROMA

Hades (Plutón latino), el invisible, era llamado Plutón, el Rico, aludiendo a las riquezas inagotables de la tierra.

Las puertas de los Infiernos están custodiadas por el terrible can Cerbero.

El perro de Hades era el que impedía la entrada y, sobre todo, la salida del Infierno. Era un monstruo de tres cabezas que estaba encadenado ante la puerta del Infierno y aterrorizaba a las almas que entraban, plasmado magistralmente por Bernini.

Se diferencia de la iconografía de Zeus y Posidón por la presencia del can Cerbero.

EL RAPTO DE PROSERPINA, BERNINI. GALERÍA BORGHESE. ROMA

En sus territorios reinaba con Perséfone, hija de sus hermanos Zeus y Deméter.

Deméter es la diosa de la agricultura, el trigo, la fertilidad y la abundancia.

Deméter tuvo una relación amorosa con Zeus y de esta unión nació su única hija Perséfone (Proserpina en Roma), con la que está estrechamente vinculada. Con frecuencia se las llama “Las Diosas”.

Reinaba con Perséfone, hija de su hermana Deméter, a la que raptó mientras cogía flores con unas ninfas en Sicilia, ya que Zeus, su padre, no había permitido su matrimonio con Hades, porque no quería que la joven se pasara la vida encerrada en los Infiernos.

Hades, enamorado de la su joven sobrina, decidió llevar a cabo el famoso rapto de Perséfone (Proserpina).

La tierra se abrió y Hades se la llevó a reinar con él en los Infiernos.

Su madre la buscó por todas partes, olvidando el cuidado de frutas, flores y plantas.

En este tiempo la tierra se volvió estéril y se alteró el orden del mundo, por lo que Zeus ordenó a Hades que devolviese a Perséfone. Pero esto no era posible porque la joven había roto el ayuno obligatorio del Infierno al comer un grano de granada, lo que la vinculaba para siempre al Infierno.

Zeus, para mitigar la pena de Deméter, dispuso que Perséfone distribuyese su tiempo entre el mundo subterráneo y el terrestre, aunque la proporción varía, dependiendo de los autores, entre un tercio y la mitad del año.

Cada primavera Perséfone sale de la mansión subterránea y las flores y frutos están en su plenitud, para volver en la época de la siembra, por eso el invierno es la estación triste y estéril.

El tema más difundido en el arte es el rapto de Perséfone o Proserpina, del mundo de los vivos, como plasmó magistralmente Gian Lorenzo Bernini en el conjunto escultórico de la Galería Borghese de Roma.

 

BIBLIOGRAFÍA

Pierre Grimal. Diccionario de Mitología Griega y Romana. Paidos.

maitearte.wordpress.com

Descarga del archivo. Click aquí

 

 


Hera, Juno romana. Diosa del matrimonio

María Teresa García Pardo

Doctora en Historia del Arte

HERA (JUNO ROMANA). DIOSA DEL MATRIMONIO

Es la hermana y esposa de Zeus, igual que sucedía en Egipto con Isis y Osiris.Como hija mayor de Crono y Rea pertenece a la segunda generación de dioses olímpicos y es la reina del Olimpo, la más poderosa de las diosas.  Zeus tomó la apariencia de un cuclillo, ave menor que una tórtola, para seducirla y se unió a ella cuando ésta le colocó sobre su regazo para preservarlo de la lluvia.

JUNO, MUSEO DEL PRADO

1650 – 1700. Mármol, 46 x 34 cm.

clip_image002

Este busto representa a la diosa Juno, vestida con túnica anudada sobre ambos hombros y con el cabello recogido con una diadema.

En 1985 se incluyó esta pieza entre las falsificaciones de antigüedades hechas en Italia. Tanto el estilo como el modelo, los ropajes y la forma de acabar la parte inferior del busto con una línea recta horizontal, se repite en algunos de los bustos de la colección del marqués del Carpio, por lo que podría formar parte de una serie de encargos realizados por él a copistas romanos de la segunda mitad del siglo XVII.

La diosa Hera es la protectora de las mujeres casadas, de la maternidad y del matrimonio, a pesar de sufrir las innumerables infidelidades de su esposo Zeus.

En Roma Júpiter, Juno y Minerva formarán la Triada Capitolina.

Los cuatro hijos de Zeus y Hera fueron:

Hefesto (Vulcano), dios del Fuego.

Ares (Marte), dios de la Guerra

Ilitía, que preside los alumbramientos y trato de impedir el parto de Leto para ayudar a su madre.

Hebe, personificación de la juventud y esposa de Heracles en su apoteosis.

ICONOGRAFÍA

La iconografía más habitual de Hera es la de una majestuosa matrona con cetro y vara de oro o piedras preciosas, que porta sobre su cabeza una corona o diadema.

Sus atributos son el cuclillo, el león, la granada, símbolo de fertilidad y el pavo real que suele tirar de su carro.

JUNO RECIBE LA CABEZA DE ARGOS. JACOPO AMIGONI

1732. Óleo sobre lienzo. 108 × 72 cm. Moore Park, Hertfordshire, Reino Unido

Argos, el de los Cien Ojos, recibió de Hera el encargo de vigilar a la ternera Ío. La ató a un olivo que crecía en un bosque sagrado de Micenas y gracias a sus múltiples ojos podía vigilarla, porque siempre tenía igual número de ojos abiertos que cerrados.

Pero Hermes recibió de Zeus el encargo de liberar a su amante Ío. Según unas versiones Hermes mató a Argo de una pedrada disparada de lejos y según otras le adormeció en un sueño mágico con su flauta y después le mató.

Hermes mató a Argo o Argos y Hera para inmortalizar a su fiel servidor trasladó sus ojos al plumaje del ave que le estaba confiada: el pavo real.

Hera también dirigió su cólera contra Leto, intentando impedir que diera a luz a los gemelos Apolo y Artemisa, con ayuda de su hija Ilitía.

Leto era hija del Titán Ceo y de la Titánide Febe y hermana de Ortigia.

Hera logra que nadie la acoja para el parto y Leto anduvo errante hasta llegar a la estéril isla de Ortigia, que cambió de nombre a Delos, la Brillante, porque Apolo vió en su suelo la primera luz.

Los dolores del parto duraron 9 días y 9 noches.

Todas las diosas acudieron a asistirla, salvo Hera y su hija Ilitía, diosa de los alumbramientos y su ausencia impedía el nacimiento.

Finalmente las demás diosas, conmovidas por los terribles dolores de Leto, enviaron a Iris como mensajera, prometiendo a Ilitía un collar de oro y ámbar.

Con esta recompensa la diosa acudió y se produjo el nacimiento de los gemelos, Artemisa y Apolo, hijos de Zeus y Leto.


El nacimiento de la Vía Láctea. Rubens. Museo del Prado

1636 – 1638. Óleo sobre lienzo, 181 x 244 cm.

Hera también desató su ira contra Heracles, hijo de Zeus y Alcmena.

Zeus aprovechó la ausencia de Anfitrión, el esposo de Alcmena para tomar su aspecto y engañar a su esposa engendrando a Heracles en una larga noche, prolongada por orden suya.

La historia del nacimiento de la Vía Láctea se narra en diversas obras entre las cuales está Ovidio en el primer libro de sus Metamorfosis (168-171).

Sin embargo éste relato es bastante somero de tal forma que, en el caso del lienzo pintado por Rubens, la fuente es el Poeticon Astronomicon de Higinio.

Según éste podrían ser dos los niños a los que amamantaba Juno en el momento de la creación de la Vía Láctea.

La leche de Juno convertía a quienes la tomaban en inmortal, por lo que Júpiter colocó allí a Hércules, hijo del dios y de la mortal Alcmena.

Higinio narra como la fuerza del niño hizo despertarse a la diosa, quien, al lanzarle lejos, hizo que su leche se derramara hasta crear la Vía Láctea.

En el lienzo el bebé no es arrojado, sino que la leche sale disparada, lo que hace pensar en una reinterpretación de la narración por parte del artista.

Este lienzo fue ejecutado enteramente por Rubens el cual introdujo cambios en el lienzo final con respecto al boceto original, conservado hoy en los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica en Bruselas.

Alpers, autora del único estudio completo del encargo de Rubens para la Torre de la Parada, habla de la mano del maestro para esta y otras obras del pintor.

Se introduce a la figura de Zeus (Júpiter) como testigo del suceso, a cuyos pies aparece el águila con los rayos en las garras.

Los lienzos para la Torre de la Parada fueron realizados en torno a 1636 -1638, siguiendo la correspondencia entre el Cardenal Infante Don Fernando, gobernador de Flandes en el momento del encargo, y su hermano Felipe IV.

La decoración de la Torre de la Parada, en cuyo proyecto también participaron otros autores como Velázquez, fue el mayor encargo que Rubens recibió de Felipe IV. A partir de 1636 se enviaron desde Amberes a Madrid más de 60 obras para esta casa de recreo situada en los montes del Pardo.

La mayor parte de las escenas narraban los amores y pasiones de los dioses, según fueron descritas en las Metamorfosis del poeta romano Ovidio y otras fuentes clásicas.

Para llevar a cabo un proyecto tan amplio, Rubens realizó pequeños bocetos sobre tabla, donde capta la esencia moral de las historias y las actitudes de los personajes.

Estos bocetos sirvieron de base para la elaboración de los lienzos definitivos.

El Museo del Prado conserva diez de los bocetos de Rubens, nueve de ellos donados en 1889 por la duquesa de Pastrana, y uno adquirido en el año 2000.

El Prado también conserva la mayoría de los lienzos realizados a partir de los diseños de Rubens para la decoración de este lugar (muchos de los cuadros fueron pintados por otros artistas).

(Información revisada y actualizada por el Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo Nacional del Prado, 2014).

MATRIMONIO DE ZEUS Y HERA

Son poco frecuentes las representaciones del matrimonio sagrado de Zeus y Hera. Tenemos un ejemplo en la metopa del Templo de Selinonte, actualmente conservada en el Museo Arqueológico de Palermo. Foto in situ de 2008.

EL JUICIO DE PARIS. RUBENS. MUSEO DEL PRADO

1606 – 1608. Óleo sobre tabla, 89 x 114,5 cm.

Finalmente, Hera es representada, junto a Atenea y Afrodita, como contrincantes en el Juicio de Paris.

La historia del Juicio de Paris se remonta a las bodas de Tetis y Peleo, narrada en las Fabulas de Higinio.

En el banquete la diosa Discordia lanzó una manzana retando a que la más hermosa de las diosas la recogiera.

Ante la disputa entre Hera, Atenea y Afrodita, Zeus decidió darle la manzana a Hermes y que Paris actuase como juez.

El juicio aparece descrito en las Heroidas de Ovidio (XVI 65-88): “tú eres el árbitro de la belleza; termina con las aspiraciones de las diosas; pronuncia cuál de ellas merece derrotar a las otras dos a causa de su belleza”.

Hera le ofreció poder. Atenea victoria en la guerra y sabiduría. Afrodita sonrió: “Paris, no dejes que esos regalos te conmuevan, mi regalo será el amor y la belleza de Helena, la mujer más hermosa, que vendrá a tus brazos”.

Finalmente, Paris optó por Afrodita consiguiendo así a Helena, lo que desencadenó la guerra de Troya.

A partir de ese momento Afrodita será la diosa del Amor y de la Belleza.

El tema del Juicio de Paris fue utilizado por Rubens en multitud de ocasiones, permitiendo al autor deleitarse en el ideal de belleza femenino, y también considerar las consecuencias del amor.

Al igual que sucede en otras versiones del artista sobre este tema, la atención recae en el grupo de diosas que se encuentran en el centro de la composición, rodeadas de cupidos que tratan de quitarles la ropa.

Afrodita, en medio de las tres y con corona, se muestra más tranquila que las otras, que tienen problemas para desvestirse, mientras que a la izquierda, 2 personajes masculinos contemplan la escena.

Las armas y ropas de Atenea aparecen en el suelo en primer término, a la derecha de la composición.

Es una pintura temprana y la principal diferencia es la técnica, ejecutada en este caso con una pincelada menos suelta y con mayor importancia de la línea.

El desnudo es el tema de la composición, donde destaca el brillo de los cuerpos femeninos frente a los masculinos, que reciben menor luz.

A diferencia de sus otros Juicios de Paris, conservados dos de ellos en la National Gallery de Londres, uno fechado entre 1597-1599 y otro de 1632-1635, y uno conservado en la colección real española desde 1639, encargado por el propio rey Felipe IV y de mayor tamaño, éste data de sus años italianos.

Realizado hacia 1606 mientras estuvo en Italia, la obra muestra el contacto con la estatuaria clásica, pero también con el renacimiento y el manierismo.

Las diosas parecen inspirarse en Giulio Romano, Parmigianino y Bronzino.

Esta obra se relaciona con otra conservada en la Akademie de Viena, fechada por la misma época.

Esta obra, al igual que Diana y Calisto y El Jardín del Amor aparecen citadas en el inventario del Alcázar en 1666, en concreto en la Galería del Cierzo.

Sin embargo, a diferencia de otras piezas como Las Tres Gracias o las copias de Tiziano de Adán y Eva y El Rapto de Europa, adquiridas en la almoneda de sus bienes puestos en venta en 1640, ninguna de estas tres aparecen en la lista, ni de los vendidos ni de los comprados por Felipe IV.

Presumiblemente fueron adquiridas a la familia pero, o bien no se reflejaron en el inventario o bien se trató de otro tipo de transacción más directa.

El interés de Felipe IV por las obras de Rubens se manifestó en mayor medida entre 1630 -1640, no solo con los grandes y numerosos encargos al final de la vida del artista, sino también en la adquisición de obras suyas a su muerte.

Información revisada y actualizada por el Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo del Prado (marzo 2015).

Bibliografía

Pierre Grimal “Diccionario de Mitología Griega y romana. Paidos.

Mitología Clásica e Iconografía Cristiana. UNED.

Mi blog: maitearte.wordpress.com

www.museodelprado.es

Descarga en pdf. Click aquí

pdf


ZEUS (JÚPITER ROMANO). DIOS DEL CIELO

MARÍA TERESA GARCÍA PARDO, DOCTORA EN HISTORIA DEL ARTE

ZEUS (JÚPITER ROMANO). DIOS DEL CIELO

El Titán Crono engendró y devoró a sus hijos: Hestia, Hera, Deméter, Hades y Poseidón.

Cuando iba a nacer Zeus, Rea huyó a Creta y dio a luz en secreto. Después envolvió una piedra en pañales y se la entregó a su esposo, Crono.

Cuando Zeus creció, con la  ayuda de Metis, hija de Océano, hizo tomar una hierba a Crono con la que vomitó a sus hijos: Hera, Hestia, Hades, Deméter y Poseidón.

Zeus y sus hermanos se levantaron contra Crono y los Titanes en una guerra que duró 10 años, la Titanomaquia.

La Gigantomaquia simboliza en la cultura griega el triunfo de la civilización y el orden natural sobre la brutalidad, la ignorancia y el caos.

Finalmente, Zeus venció a Tifón con sus rayos y le aplastó con el Etna mientras huía.

 

LUCHA ENTRE ZEUS Y SUS HERMANOS POR EL PODER

Después de estas batallas, Zeus y sus hermanos comenzaron a luchar por el poder y forman la Primera Generación de Dioses Olímpicos.

Los dioses del género masculino se repartieron el mundo:

1.    Zeus se convertirá en el rey de todos los dioses del Olimpo, en el dios más poderoso, el dios del cielo.

2.    Poseidón será el dios de los mares.

3.    Hades el dios de los infiernos.

4.    Hera, esposa de Zeus, la protectora del matrimonio.

5.    Deméter es la diosa de la agricultura.

6.    Hestia es la diosa del fuego sagrado y del hogar.

Los griegos dotaron a sus dioses de lo que deseaban para si en grado sumo: inmortalidad, juventud, belleza y fuerza.

La Teogonía de Hesíodo nos ofrece el árbol genealógico de las divinidades del Olimpo.

 

ZEUS COMO PODER SUPREMO

Es el dios más poderoso del Panteón griego, el Padre de los dioses y de los hombres.

Es el dios del cielo, del rayo, del relámpago y el trueno.

Es el guardián del orden social. Es el árbitro y dirige el universo.

Zeus era hijo de Crono y Rea, pero su madre dio a luz en secreto en Creta para salvarle de ser devorado por su padre, Crono.

Dejó a Zeus al cuidado de las ninfas y según la tradición fue amamantado por la ninfa Amaltea, que colgó al niño de un árbol para que Crono no le encontrase ni en el cielo, ni en la tierra, ni en el mar.

Para los antiguos Amaltea es la cabra con la que se amamantó a Zeus y con cuya piel fabricará más tarde su escudo el dios.

Tuvo numerosos amores con otras divinidades y con mortales, lo que despertó la cólera de su hermana y esposa, Hera, (igual que en el matrimonio egipcio de los dioses Isis y Osiris) que perseguía a las amantes de su esposo y a sus hijos, ya que no se atrevía a oponerse a él, porque las mujeres eran simples posesiones en la antigua Grecia.

Sus incontables aventuras amorosas son las que han despertado la imaginación de los artistas, ya que Zeus se transformaba continuamente para conseguir sus amores:

Cisne blanco – Leda

Toro blanco –   Europa

Lluvia de oro – Dánae

Nube – Ío

Águila – Ganímedes


LEDA Y EL CISNE

Se transformó en cisne para seducir a Leda como plasmó Paul Cézanne, Filadelfia, Fundación Barnes.

La bella princesa Leda era hija del rey Testio de Etolia y hermana de Altea, madre de Meleagro.

Leda se casó con el rey Tindáreo de Esparta, pero Zeus se enamoró de ella y se convirtió en un hermoso cisne blanco para poseerla.

 

Leda y el cisne. Paul Cézanne. 1880-82

Leda y el cisne. Paul Cézanne. 1880-82

Barnes Foundation, Lincoln University, Philadelphia, USA

 


Eurípides cuenta que de esta unión Leda puso un huevo o dos de los que nacieron Cástor y Helena, hijos de Zeus, y Pólux y Clitemnestra, hijos de Tindáreo.

Aunque la versión más conocida es que sólo Clitemnestra, futura esposa de Agamenón, era hija de su esposo.

 

Leda. Salvador Dalí. Museo de Figueras

Leda. Salvador Dalí. Museo de Figueras

 


El óleo de Dalí data de 1949 y se encuentra en la Sala del Tesoro del Teatro-Museo Dalí de Figueras.

Salvador Dalí se inspiró en el mito griego para realizar esta obra.

Leda se representa de frente, sentada en un pedestal y con la mano izquierda rozando un cisne que se le ha acercado para besarla.

Se plasman diversos objetos: un libro, una escuadra y un huevo, fruto de la unión del cisne con Leda, del cual nacieron los gemelos.

Al fondo aparecen las rocas del Cabo Norfeu, situado entre Rosas y Cadaqués, como referente de su tierra.

Leda sigue la proporción aurea, que establece que lo menor es a lo mayor como lo grande es al todo.

La proporción aurea se encuentra en el arte, la composición musical, en las proporciones de nuestro cuerpo y en la Naturaleza. (Tarjetas)

Leda y el cisne se inscriben en un pentágono en cuyo interior se inserta una estrella de cinco puntas de la que Dalí realizó diversos estudios.

La armonía de las referencias ha sido calculada matemáticamente por el artista.   Las obras de arte son cálculo y armonía.

Gala, su esposa y musa, fue su modelo bella y espiritual. Es un amor intenso sin contacto físico, que él llama cledalismo.

En otras obras de Dalí como la Madona de Port Lligat (1952) la figura central también levita.

Dalí identifica a Gala con Helena de Troya, porque es su inspiración, su musa, contemplándola es capaz de crear obras sublimes.

Salvador Dalí, en uno de sus escritos dijo cuál era la finalidad de su obra: “Empecé a pintar la Leda Atómica que exalta a Gala, la diosa de mi metafísica y conseguí crear el ‘espacio-suspendido“.

 

EL RAPTO DE EUROPA, RUBENS

1628-1629. Óleo sobre lienzo, 182,5x 201,5 cm. Museo del Prado

Según se relata en Las Metamorfosis de Ovidio, Júpiter, enamorado de la princesa Europa, se convierte en un toro blanco con el fin de raptarla.

Se acercó a la playa donde ella jugaba con sus compañeras para atraerla y llevarla mar adentro hacia Creta.

Durante el segundo viaje de Rubens a España Pacheco cuenta como copió todas las obras de Tiziano que tiene el Rey.

La colección real española es una de las mejores en obras de Tiziano, tanto por el número como por la variedad temática.

Las obras de Tiziano colgaban por diferentes sitios reales y Rubens pudo contemplarlas durante su viaje a España, momento en el que haría copias de algunas obras.

De todas las obras realizadas por el maestro entre 1628-1629, este conjunto es el más personal del artista durante su estancia.

 

 

Rapto de Europa, Rubens. Museo del Prado

Rapto de Europa, Rubens. Museo del Prado

 

Rubens se llevó las copias a Amberes y posteriormente Felipe IV adquirió ésta en su almoneda, entre otras obras del artista.

De esta manera, Felipe IV tuvo al mismo tiempo las versiones de Tiziano y Rubens, si bien no llegaron a colgar juntas ya que la obra del flamenco aparece inventariada en 1674 en El Pardo.

La obra de Tiziano también fue copiada por Velázquez en el segundo plano de Las Hilanderas.

El original del italiano salió de España en época de Carlos II y se conserva en la actualidad en el Isabella Stewart Gardner Museum de Boston.

El tema está sacado de las Metamorfosis de Ovidio en el libro II.

La princesa Europa se sentó sobre el lomo de un hermoso toro blanco, sin saber que era Zeus transformado.

El toro raptó a la joven y se adentró en el mar y Europa asustada miró a la costa.     Con la mano izquierda agarró un cuerno,  mientras sus ropas se agitaban con el viento.

En esta pintura se plasma la playa donde aparecen las doncellas que acompañaban a Europa, que tumbada sobre el toro blanco agarrándose a uno de sus cuernos es trasladada mar adentro.

(Información revisada y actualizada por el Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo del Prado, Marzo 2015).

El Cupido sobre un delfín, alude a la impaciencia del Amor, mientras los dos putti que los acompañan con el arco y las flechas anuncian el éxito del dios en la seducción.

Rubens volvió a utilizar este tema en el encargo de 1636-1638 para la Torre de la Parada.

DÁNAE RECIBIENDO LA LLUVIA DE ORO

1560 – 1565. Óleo sobre lienzo, 129,8 x 181,2 cm. Museo del Prado

Las primeras poesías que recibió el príncipe Felipe fueron Dánae (1553, The Wellington Collection) y Venus y Adonis (1554, Museo del Prado), versiones de otras anteriores, pero revestidas del prestigio de su propietario, y que se convirtieron a su vez en modelos para múltiples réplicas como Dánae recibiendo la lluvia de oro (1560-65, Museo del Prado).

Tiziano pintó para Felipe II a una sensual Dánae, que recostada en su lecho espera ser poseída por Zeus en forma de lluvia de oro, fruto de cuya unión nacerá el gran héroe Perseo.

Se plasma el momento en que Júpiter la posee en forma de lluvia de oro.

Tiziano pintó la primera Dánae en Roma en 1544-45 para el cardenal Alessandro Farnese, que aludía a los amores del cardenal con una cortesana.

 

Dánae de Tiziano. Museo del Prado

Dánae de Tiziano. Museo del Prado

Esta Dánae fue modelo para la de Felipe II, donde Cupido fue sustituido por una anciana cuidadora, cuya inclusión brinda un sofisticado contraste: juventud frente a vejez; belleza frente a fealdad; figura desnuda frente a vestida.

Felipe II recibió la obra que ahora se conserva en la colección Wellington en 1553 y permaneció en la colección real española, primero en el Alcázar y después en el Buen Retiro, hasta que, tras la Guerra de la Independencia, Fernando VII se la regaló al duque de Wellington.

Su tamaño original era similar al de Venus y Adonis, pero a finales del siglo XVIII se eliminó el tercio superior por razones de conservación. Descripciones antiguas y una copia flamenca, revelan que en ese tercio superior se incluía el rostro de Júpiter y un águila con los rayos, atributos del dios.

En 1565, Tiziano pintó la Dánae que se conserva en el Prado con una factura más deshecha y una extraordinaria calidad.

El responsable de su llegada a España fue Velázquez, a quien en 1634 Jerónimo de Villanueva abonó mil ducados por dieciocho pinturas para el adorno del Buen Retiro, entre las que figuraba la Dánae de Tiziano.

La Dánae del Prado es de gran calidad y sugiere un encargo expreso del comitente y una relación directa entre éste y el pintor. Esta obra es muy superior a las otras réplicas conservadas en Viena y San Petersburgo.

Además presenta una marcada sensualidad, por la expresión de éxtasis del rostro, los labios abiertos y el gesto de la mano. Incluso la aparición del perro podría aludir en este contexto a la lujuria.

(Texto extractado de Falomir, M.; Joannides, P.: “Dánae y Venus y Adonis, las primeras poesías de Tiziano para Felipe II”, Boletín del Museo del Prado, 2014, pp. 7-51).

 

Dánae de Correggio (1489 - 1534) Galleria Borghese, Roma

Dánae de Correggio (1489 – 1534) Galleria Borghese, Roma

 


ÍO Y JÚPITER

Zeus se metamorfoseó en fenómeno atmosférico para envolver en forma de nube a la doncella Ío.

Ío era una doncella de Argos, sacerdotisa de Hera, que fue amada por Zeus.  Cuando Hera sospechó la aventura de su esposo, Zeus la transformó en una maravillosa ternera blanca y juró a Hera que jamás la había amado.

Hera exigió que se la ofreciera como presente y la confió a la custodia de Argo o Argos de los Cien Ojos.

 

Júpiter e Ío. Correggio. Museo de Viena

Júpiter e Ío. Correggio. Museo de Viena

 


EL RAPTO DE GANÍMEDES. RUBENS. MUSEO DEL PRADO

1636 – 1638. Óleo sobre lienzo, 181 x 87,3 cm.

El rapto de Ganímedes aparece en las Metamorfosis de Ovidio en el libro X, (155-160).

Zeus amó al joven Ganímedes, al que raptó transformado en águila y al que trasladó al Olimpo para que se convirtiera en copero de los dioses.

Según otras versiones le encarga esta misión a su ave favorita y la más poderosa, el águila real, emblema del Imperio Romano.

Ganímedes era un joven héroe perteneciente a la estirpe real de Troya.

El efebo más hermoso de los mortales y Zeus le raptó cuando guardaba los rebaños en las montañas que rodeaban  Troya.

En el Olimpo escanciaba el néctar en la copa de Zeus contra la voluntad de Hera (Juno).

Este mito es uno de los raptos representados en la Torre de la Parada que se completaría con otros como el de Europa, Proserpina, Hipodamia o Deyanira (actualmente desaparecidos).

Júpiter, transformado en águila rapta a Ganímedes y Rubens plasma el momento concreto del rapto.

El formato permite centrarse en las dos figuras, dando mayor dramatismo al episodio, como ocurre en muchas obras de la serie.

El rostro del joven, con los ojos enrojecidos y mirando al cielo, marca la tensión del momento, que se aprecia en la falta de movimiento del efebo, impedido por el águila.

Los lienzos para la Torre de la Parada fueron realizados en torno a 1636-1638, para esta casa de recreo situada en los montes del Pardo.

La documentación sobre las obras de arte de este edificio se obtienen de la correspondencia entre el Cardenal Infante Don Fernando, gobernador de Flandes en el momento del encargo, y su hermano el rey Felipe IV.

La decoración de la Torre de la Parada, en cuyo proyecto también participaron otros autores como Velázquez, fue el mayor encargo que Rubens recibió de Felipe IV. 

A partir de 1636 se enviaron desde Amberes a Madrid más de 6 obras para esta casa de recreo en los montes del Pardo.

La mayor parte de las escenas narraban las pasiones de los dioses, según fueron descritas en las Metamorfosis del poeta romano Ovidio y otras fuentes clásicas.

Para llevar a cabo un proyecto tan amplio, Rubens realizó pequeños bocetos sobre tabla, que sirvieron de base para la elaboración de los lienzos definitivos.

El Museo del Prado conserva diez de los bocetos de Rubens, nueve de ellos donados en 1889 por la duquesa de Pastrana y uno adquirido en el año 2000.

 

El Rapto de Ganímedes. Rubens. Museo del Prado

El Rapto de Ganímedes. Rubens. Museo del Prado

El Prado también conserva la mayoría de los lienzos realizados a partir de los diseños de Rubens para la decoración de este lugar (muchos de los cuadros fueron pintados por otros artistas).

(Información revisada y actualizada por el Departamento de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo Nacional del Prado, 2014).

 

ICONOGRAFÍA

 

Zeus. Bronce. Museo Arqueológico de Atenas

Zeus. Bronce. Museo Arqueológico de Atenas

 

La iconografía presenta a Zeus como un guerrero desnudo y barbado que lanza o porta el rayo.

Su segundo tipo iconográfico es el de Zeus entronizado, como garante de justicia y orden.  Zeus como juez y árbitro supremo.

 

Recreación del Zeus de Fidias en Olimpia

Recreación del Zeus de Fidias en Olimpia

 

La obra más famosa fue la escultura crisoelefantina (de oro y marfil) que hizo Fidias para el templo de Zeus en Olimpia, sólo conocida por la numismática en la actualidad.

Representa al rey de los dioses con el torso desnudo y un manto sobre las piernas.

En Grecia y Roma los templos albergaban las esculturas de los dioses, no tenían la finalidad de reunir a personas.

Sentado en su trono y sosteniendo en una mano el cetro, vara de oro o piedras preciosas, coronada por un águila.

El águila es el animal más poderoso del cielo, impera entre las aves, y fue el emblema del Imperio romano, del emperador Carlos V, etc.

En la otra mano sostiene una Niké o victoria alada, símbolo de triunfo.

 

 

 


NAPOLEÓN I EN EL TRONO IMPERIAL, 1806, INGRES.

ÓLEO SOBRE LIENZO. 260 X 163 CM. Museo del Ejército, París

 

Napoleón Bonaparte se convierte en emperador de los franceses el 18 de mayo de 1804.

La fastuosa ceremonia de coronación se organizó unos meses más tarde, el 2 de diciembre de 1804, en Nôtre-Dame de París.

Con ese traje, compuesto de un manto de terciopelo púrpura, decorado con abejas de oro, con el que el joven pintor Jean-Auguste-Dominique Ingres le representa en 1806.

Napoleón ostenta en su manto la abeja (siempre laboriosa), junto al poderoso águila, emblema tradicionalmente elegido para manifestar el poder del imperio.

La corona de laurel recuerda, junto al color púrpura, a los emperadores de la antigua Roma.

Hay objetos que ya habían sido llevados por los reyes de Francia: el cetro con una estatuilla de Carlomagno en la punta, la mano de Justicia (a la derecha) y la espada legendaria de Carlomagno.

Este retrato es uno de los más conocidos de Napoleón hoy en día, aunque fue mal valorado en su época que lo consideran “gótico” y “bárbaro“.

La originalidad de la composición, de frente, sentado, la cabeza sobresaliendo de un cuerpo perdido dentro de un imponente traje, se acerca aquí a Júpiter Olímpico o a un icono bizantino.

La escenificación de la tradición clásica fue una de las constantes en la producción neoclásica de Ingres.

Su interés por la literatura grecolatina desempeñó un papel esencial, porque le permitía aunar la vocación clasicista de su estética y el valor de los grandes argumentos de la Antigüedad.

 

Napoleón. Ingres. Los Inválidos, París

Napoleón. Ingres. Los Inválidos, París.

 


BIBLIOGRAFÍA:

 

Pierre Grimal “Diccionario de Mitología Griega y romana. Paidos.

Mitología Clásica e Iconografía Cristiana. UNED.

Mi blog: maitearte.wordpress.com

www.museodelprado.es


MITOS COSMOGÓNICOS Y TEOGÓNICOS

 

MARÍA TERESA GARCÍA PARDO, DOCTORA EN HISTORIA DEL ARTE

MITOS COSMOGÓNICOS Y TEOGÓNICOS

La cosmogonía hace referencia al nacimiento del orden del mundo.

Cosmos significa organización armónica, frente al Caos

  • 1. El Mito Pelasgo de la creación: La Diosa Universal.

Eurínome, la diosa que surgió desnuda del caos, fue fecundada por el viento del norte, Bóreas.

Tomó forma de paloma y puso el Huevo Universal del que procede todo lo que existe: el sol, la luna, la tierra, los seres vivos, etc.

En este sistema arcaico sólo existe la Diosa Universal.

Las mujeres son el elemento dominante por su capacidad de procrear.

  • 2. El Mito Homérico: Océano y Tetis.

Los dioses y todas las criaturas se originaron en la corriente del Océano y Tetis, que fue la madre de todos sus hijos, según el canto XVI de La Ilíada de Homero.

  • 3. El Mito Órfico: Eros, el Deseo.

Eros es el Deseo, una fuerza fundamental del mundo que asegura la continuidad de las especies.

Platón habla de él como un genio intermediario entre dioses y hombres.

EL MITO OLÍMPICO: GEA (TIERRA) Y URANO (CIELO)

La Madre Tierra, Gea, surgió del Caos y mientras dormía parió a su fecundo hijo Urano, el Cielo. (GEA-URANO)

Urano derramó lluvia fértil sobre la tierra y ésta produjo flores, árboles, animales, montañas, ríos, lagos y mares.

Los hijos de Gea, la Tierra, fueron:

  • 1- Los Hecatonquiros o Gigantes de Cien Manos.
  • 2- Los 3 Cíclopes, gigantes de un solo ojo.

Odiseo luchó contra uno de sus descendientes, Polifemo, en las cuevas del Etna en Sicilia.

  • 3- Los 6 Titanes que engendraron a las divinidades con las 6 Titánides, sus 6 hermanas.

Titanes es el nombre genérico de los 6 hijos varones de Gea y Urano, entre los que destacan Océano y Crono.

Entre las Titánides destacamos a Rea y Tetis.

PADRES: URANO (CIELO)-GEA (TIERRA)

PAREJAS DE TITANES Y TITÁNIDES

1- OCÉANO-TETIS

2- CRONO-REA

OCÉANO Y TETIS

Océano es el primogénito de los Titanes, hijo de Urano y Gea.

Forma pareja con su hermana Tetis, que representa la fecundidad femenina del mar.

El Océano es la personificación del agua que rodea el mundo de Este a Oeste y de Norte a Sur, según la concepción helenística.

Así se explica la topografía de la leyenda de Heracles y las Hespérides.

Como divinidad, el Océano es el padre de todos los ríos.

Con Tetis también engendró a igual número de hijas, las Oceánides, que personifican los arroyos y las fuentes.


FONTANA DI TREVI – NICOLA SALVI – S. XVIII

La Fontana di Trevi es la fuente más monumental de Roma y una de las más bellas del mundo.

La historia de esta fuente se remonta al emperador Augusto.

Según la leyenda, una doncella indicó al general Agripa el lugar donde estaba ubicado un manantial de agua purísima a las afueras de Roma.

Agripa se encargó de llevar el agua virgen a Roma a través de un acueducto en época del Emperador Augusto, que en honor de esta doncella se llamó Acqua Virgo.

La monumental fuente que hoy admiramos fue construida en el siglo XVIII por Nicola Salvi.

Los trabajos para su construcción se prolongaron durante 30 años y acabaron arruinando la escasa salud de Salvi, que murió sin poder acometer otros proyectos y sin ver terminada su hermosa Fontana.

Una de las características de la Fontana di Trevi es el contraste entre la monumentalidad de la fuente y la estrechez de la plaza en la que está ubicada, tan escondida entre callejuelas que cuesta trabajo encontrarla, suscitando una hermosa sorpresa.

En esta majestuosa fuente Océano preside la fachada desde la hornacina central.

Océano está montado en un carro triunfal tirado por dos hipocampos (caballos de mar).

Los caballos de mar están guiados por dos tritones.

Los tritones tienen torso de hombre y su parte inferior es de un pez.

Generalmente se les representa soplando caracolas para abrir paso al Señor de las aguas.


Plaza di Trevi, cruce de Tres Vías


Roma 2017 - Fontana di Trevi
La Fontana está ubicada en la Plaza di Trevi, que marca el punto final entre la unión de tres caminos que conducen el Acqua Vergine (Acqua Virgo), uno de los acueductos más importante de la Antigua Roma.

La Fontana di Trevi es la fuente más grande y hermosa de Roma, con una anchura de 22 metros y una altura de 26.

Esta fuente es también la fachada de un gran edificio.

La leyenda dice que quien tira una moneda en ella tiene asegurado su regreso a Roma. Estas monedas se utilizan para fines benéficos.

En la parte izquierda de la fuente encontramos una escultura que representa la Abundancia, quien sostiene la cornucopia o cuerno de la abundancia, llena de frutas.

En la parte superior de la escultura, un relieve muestra la imagen de Agripa explicando la construcción del acueducto.

A la derecha de la fuente se encuentra la estatua de la Salud con una corona de laurel.

El laurel es el símbolo de Apolo, el padre del dios de la medicina, Esculapio o Asclepio.

En la parte superior derecha, sobre la escultura de la Salud, está el relieve con la joven, explicando a los soldados por dónde brota el agua.

Se relata que los soldados de Agripa se encontraron con una joven que les mostró este manantial de agua purísima y que en honor a ella fue denominada “Acqua Virgen”.

En torno a la fuente hay esculpidas 30 especies de plantas, incluyendo robles, alcachofas, higueras silvestres, perales y uvas.

Las esculturas, los relieves y las grandes rocas provocan pequeñas cascadas y crean una impactante escenografía, eminentemente barroca.

Los detalles de la fuente se han podido apreciar de cerca en la restauración de los últimos años, en los que se colocó una pasarela y se podía pasar muy cerca de las esculturas.

En 2014 pude cruzar en varias ocasiones esa pasarela y tener la experiencia de contemplar los detalles de esta monumental fuente de cerca.

En 2017, la Fontana se presenta recién restaurada y majestuosa.

Para preservar tanta belleza, la policía se despliega a lo largo de la fuente para que nadie se siente en sus bordes.


EL TITÁN CRONO CASTRA A SU PADRE, URANO

Urano arrojó a los Hecatonquiros y a los Cíclopes (sus hijos rebeldes) al Tártaro, inframundo debajo del Infierno, para que no vieran la luz.

Gea, su madre, convenció al resto de sus hijos, los Titanes, para que castraran a su padre.

Crono, el menor de los Titanes, cortó los genitales de su padre Urano con una hoz y los arrojó al mar.

Giorgio Vasari. Crono castrando a su padre Urano

Giorgio Vasari. Crono castrando a su padre Urano.

S. XVI. Florencia Palazzo Vecchio


Los Titanes otorgaron la soberanía a Crono, que se casó con su hermana Rea.

Pero cuando se sintió seguro en el poder volvió a desterrar a los Cíclopes y a los Hecatonquiros al Tártaro.


CRONO – REA

Urano y Gea predijeron que Crono sería destronado por uno de sus hijos.

URANO – GEA = CRONO

Crono, que heredó de su padre Urano una mente retorcida, engendró y devoró a sus hijos:

Hestia, Hera, Deméter,Hades y Poseidón.

Cuando iba a nacer Zeus, Rea huyó a Creta y dio a luz en secreto. Después envolvió una piedra en pañales y se la entregó a su esposo, Crono.

ceramica griega.png relieve.jpg

Saturno devorando a su hijo.jpg

GOYA. SATURNO DEVORANDO A SU HIJO. 1820 – 1823. M. PRADO


Sus atributos son la guadaña o la hoz para castrar a Urano. Se le suele representar devorando a sus hijos.

Por confusión lingüística, Crono/Saturno (romano) se identificó con Cronos, el Tiempo.

La simbología indica que el tiempo lo devora todo.

Saturno devorando a su hijo-Rubens.jpg

RUBENS. SATURNO DEVORANDO A SU HIJO. 1636-1638. MUSEO DEL PRADO


ZEUS COMO PODER SUPREMO

Cuando Zeus creció, con la ayuda de Metis, hija de Océano, le hizo tomar una hierba a Crono con la que vomitó a sus hijos: Hera, Hestia, Hades, Deméter y Poseidón.

La Titanomaquia. Lucha contra los Titanes.

Zeus y sus hermanos, que se aliaron con los seres que su padre había arrojado al Tártaro, se levantaron contra Crono y los Titanes en una guerra que duró 10 años.

Los Cíclopes, en agradecimiento por ser liberados del Tártaro, regalaron a los dioses las armas que se convirtieron en sus atributos:

A Zeus los rayos y los truenos,

A Hades el yelmo, parte de la armadura que resguarda la cabeza y el rostro

A Poseidón el tridente.

Atlas o Atlante (el portador) era un joven Titán al que Zeus condenó a cargar sobre sus hombros con los pilares que mantenían la tierra separada de los cielos por apoyar a Crono.

Atlante en el Palacio Ducal - Venecia

Los Atlantes y las Cariátides se utilizan en arquitectura como elemento sustentante sustituyendo a las columnas, en lugares donde el peso no es muy fuerte.

Tras vencer a los Titanes, Zeus y sus hermanos tuvieron que luchar contra los Gigantes y con Tifón.


La Gigantomaquia. Lucha contra los Gigantes.

Los Gigantes son los hijos de la Tierra (Gea), nacidos de la sangre que manaba de la herida de su esposo Urano, cuando fue mutilado por su hijo el Titán Crono.

Fueron engendrados para vengar a los Titanes, encerrados por Zeus en el Tártaro.

Son seres enormes e invencibles, de aspecto terrorífico que poseen serpientes como piernas, una espesa cabellera y barba.

Los Gigantes sólo pueden morir por la acción conjunta de un dios y un mortal.

Por eso los dioses Olímpicos, encabezados por Zeus y Atenea, pidieron ayuda a Heracles.

Finalmente, los Gigantes fueron vencidos por los rayos de Zeus.

La Gigantomaquia simboliza en la cultura griega el triunfo de la civilización y el orden natural sobre la brutalidad, la ignorancia y el caos.

La Gigantomaquia es representada en la cerámica griega, en las metopas del Partenón y en el famoso Altar de Zeus y Atenea de Pérgamo, actualmente en Berlín.

En la famosísima isla de los museos de Berlín, la joya de la corona es el Museo de Pérgamo, que ha cerrado hasta 2020 para restaurar este monumento de 2200 años.

Durante un lustro se fortalecerá el monumento y se eliminará el moho de las esculturas de los frisos.

El Altar, de 35 metros de ancho por 33 de profundidad, es el gran atractivo de Berlín y fue comprado al Imperio Otomano por arqueólogos alemanes por 20.000 marcos.

Fue trasladado a Alemania en 1879, pero tuvo que esperar medio siglo hasta contar con un museo propio.

Desde el final de la II Guerra Mundial hasta 1958 estuvo en San Petersburgo, donde se lo llevaron los soviéticos.

Las obras en las que se ha embarcado el centro restaurarán el altar y el museo, alargándose hasta 2025.

En el Altar, en palabras del escritor ruso Iván Turguénev, se muestran músculos y torsos del gusto de Miguel Ángel.

En la época moderna el tema tiene un mensaje político.

Giulio Romano, en el Palacio del Té de Mantua, ofrece un fresco con la hegemonía del Emperador Carlos V sobre los herejes y enemigos, que caen aplastados por columnas.

Giulio Romano, discípulo de Rafael en el Vaticano, fue arquitecto en la Mantua de Federico II Gonzaga.

El Palacio del Té es una espaciosa villa con un patio cuadrado interior. Su aparejo rústico, utilizado antes por Bramante, le da aspecto militar.

La Sala de los Gigantes, pintada por Giulio Romano, ofrece la más dramática y convulsa hecatombe sísmica.


Victoria sobre Tifón.

Después de vencer a Titanes y Gigantes tuvieron que vencer a Tifón, el menor de los hijos de Gea.

Éste era un ser intermedio entre hombre y fiera. Mayor que todas las montañas y podía tocar el cielo con la cabeza.

Tenía el cuerpo alado y despedía llamas de los ojos, superando a todos los hijos de Gea en estatura y fuerza. De cintura para abajo estaba rodeado de víboras.

Tifón logró cortarle a Zeus los tendones de los brazos y de las piernas, dejándole indefenso encerrado en una caverna.

Hermes y Pan le robaron a Tifón los tendones y volvieron a colocarlos en el cuerpo de Zeus, que recuperó la fuerza y empezó a lanzar rayos contra el monstruo.

Finalmente, Zeus le fulminó con sus rayos y le aplastó con el Etna en Sicilia mientras huía.

Las llamas del volcán se decía que eran las que vomitó Tifón o bien los rayos con que Zeus le aniquiló.


ZEUS Y TIFÓN. HIDRIA ATENIENSE

Hidria-ateniense-Lucha-entre-Zeus-y-Tifón-Museo-Metropolitan-550-a.-C.

ZEUS Y TIFÓN. HIDRIA ATENIENSE


Lucha entre Zeus y sus hermanos por el poder.

Después de estas batallas, Zeus y sus hermanos comenzaron la lucha por el poder.

Los dioses del género masculino decidieron repartirse el mundo:

  • 1. Zeus se convertirá en el rey de todos los dioses del Olimpo, en el dios más poderoso, el dios del cielo.
  • 2. Poseidón será el dios de los mares.
  • 3. Hades el dios de los infiernos.
  • 4. Hera, esposa de Zeus, la protectora del matrimonio.
  • 5. Deméter es la diosa de la agricultura.
  • 6. Hestia es la diosa del fuego sagrado y del hogar.

El monte Olimpo es la montaña más alta de Grecia con casi 3000 metros de altitud.

Es reserva natural griega desde 1938 y patrimonio natural de la Unión Europea desde 1981.

Está situado al norte de Grecia entre Tesalia y Macedonia,

En la mitología griega, el Olimpo era el hogar de los dioses olímpicos, presididos por Zeus en el que bebían néctar y comían ambrosía.

Monte Olimpo

 

LAS EDADES DE ORO, PLATA, BRONCE Y HIERRO

Hesíodo nos cuenta que al principio hubo una Edad de Oro, cuando Crono reinaba en el cielo.

Los hombres vivían como dioses. Eran eternamente jóvenes y no pasaban penalidades ni miseria.

La tierra les daba frutos en abundancia y no tenían que trabajar. Se sumían en un plácido sueño para morir. (Es un concepto similar al Paraíso)

En la Edad de Plata los varones estaban sometidos a sus madres. Comían pan, eran ignorantes y belicosos, pero no hacían la guerra entre ellos.

En la Edad de Bronce comían carne, tenían armas y amaban la guerra.

Eran despiadados y la Muerte Negra se los llevó a todos.

En la Edad de Hierro los hombres eran degenerados, crueles, injustos y lujuriosos.

Eran los hombres contemporáneos a los que hace referencia Hesíodo en “Los Trabajos y los Días”.

La Teogonía de Hesíodo es la versión más antigua y completa de una cosmogonía griega.

En la cosmogonía de Hesíodo hay una organización horizontal del espacio:

El Cielo arriba, como un espacio sólido.

La Tierra en medio, sede de mortales e inmortales.

El Mundo subterráneo, Hades, reino de los muertos.

El Caos es el vacío primordial, anterior a la creación.

Eros, el Deseo, es la garantía de la reproducción.

El Tártaro en los poemas homéricos y en la Teogonía de Hesíodo aparece como la región más profunda del mundo, situada debajo de los Infiernos.

Hay la misma distancia entre el Hades (Infierno) y el Tártaro que entre el cielo y la tierra.

Las distintas generaciones divinas encerraron allí a sus enemigos. Era el lugar de castigo y tormento.

El Tártaro es lo contrario a los Campos Elíseos, morada de los bienaventurados.


LA CREACIÓN DEL SER HUMANO, PROMETEO

Prometeo es hijo del Titán Japeto y primo de Zeus, hijo del Titán Crono.

Según una leyenda su hermano Epimeteo es torpe por naturaleza, frente a él.

Prometeo modeló a los primeros hombres con arcilla, pero esta leyenda no aparece en la Teogonía, donde es el bienhechor de la Humanidad, no su creador.

PROMETEO Y ATENEA CREAN AL HOMBRE.jpg

PROMETEO Y ATENEA CREAN AL HOMBRE
TALLER ROMANO. MUSEO DEL PRADO


Por amor a los hombres engaño a Zeus en un sacrificio ritual, cuando hizo dos partes de un buey.

En un lado puso la carne y las entrañas, recubriéndolas con el vientre del animal, y en el otro puso los huesos cubriéndolos con grasa blanca.

Luego dijo a Zeus que eligiese su parte y el resto quedaría para los hombres.

Zeus escogió la parte en la que sólo había huesos y sintió un profundo rencor hacia Prometeo y los hombres, decidiendo no volver a enviarles el fuego.

Entonces Prometeo robó el fuego del carro de Helios o de la forja de Hefesto, según las versiones, para llevárselo a los hombres, pero Zeus decidió castigar a Prometeo y a los hombres.

A Prometeo le encadenó con cables de acero en el Cáucaso, y juró que jamás le desataría de la roca.

Prometeo de Jose de Ribera

PROMETEO. JOSE DE RIBERA. COL. PARTICULAR


PROMETEO Y EL FUEGO. RUBENS. MUSEO DEL PRADO.jpg

PROMETEO Y EL FUEGO. RUBENS. MUSEO DEL PRADO

Envió un águila, nacida de Tifón, que le devoraba el hígado, que se regeneraba constantemente, produciéndole terribles sufrimientos.

Cuando Heracles pasó por el Cáucaso atravesó con una flecha el águila y liberó a Prometeo.

Zeus aceptó este hecho porque aumentaba la gloria de su hijo Heracles y no protestó.

El centauro Quirón, herido por una flecha de Heracles y preso de terribles dolores deseaba morir. Como era inmortal tuvo que buscar a alguien que aceptase cambiarse por él y Prometeo le hizo ese favor, pasando a ser inmortal en el puesto de Quirón. (Inmortalidad como castigo)

Prometeo poseía un don profético. Indicó a Heracles que Atlante era el único que podía coger las manzanas de oro del jardín de las Hespérides.

Prometeo enseñó también a su hijo Decaulión el modo de salvarse del gran Diluvio, que Zeus proyectó para exterminar a la raza humana.

En Roma se representó a Prometeo encadenado y liberado en muchos sarcófagos. En la Edad Moderna, Tiziano, Rubens. Ribera, etc., utilizan el terrible padecimiento de Prometeo como una prefiguración de Cristo en la Cruz.

Cristo y Prometeo sufren una terrible tortura por salvar a los hombres.

En el cristianismo Dios creó a Adán con polvo o barro y le entregó a Eva para que no estuviese solo.

Pandora fue dotada de belleza, gracia y persuasión, pero también de curiosidad.

Eva y Pandora se representan en el arte por su belleza seductora, causante de las desgracias del género humano.

Epimeteo, hermano “torpe” de Prometeo, olvidando el consejo de éste de no aceptar ningún regalo de Zeus, y seducido por la belleza de Pandora, la hizo su esposa y fueron los padres de Pirra.

Zeus para castigar a los hombres les envió a la mujer, Pandora. Ella como Eva, trae la desgracia a la Humanidad.

A Pandora le entregaron una caja o jarra, según las versiones, pero la curiosidad hizo que Pandora la abriera y se esparcieron todos los males por el mundo, quedando en el fondo sólo la esperanza antes de que pudiera taparla.

EVA PRIMA PANDORA. 1550. MUSEO DEL LOUVRE

 

EVA PRIMA PANDORA. 1550. MUSEO DEL LOUVRE

image image

 

PANDORA Y EPIMETEO. EL GRECO. 1600-1610
ESCULTURAS EN MADERA. MUSEO DEL PRADO

TICIO

Hera, celosa del amor de Zeus y Leto, madre de los gemelos Apolo y Artemisa, desencadenó en Ticio, gigante hijo de Zeus, el deseo de violar a Leto.

Pero Ticio fue fulminado por Zeus y precipitado a los Infiernos. Allí dos serpientes o dos águilas, según las versiones, devoran su hígado que vuelve a renacer con las fases de la luna.

La iconográfica del martirio de Ticio nos recuerda al tormento que sufrió Prometeo.

En el Museo del Prado hay una pintura de Tiziano y otra de Ribera con el tema del padecimiento de Ticio.

TICIO. JOSÉ DE RIBERA. MUSEO DEL PRADO

 

TICIO. JOSÉ DE RIBERA. MUSEO DEL PRADO

TICIO. TIZIANO. 1565. MUSEO DEL PRADO

TICIO. TIZIANO. 1565. MUSEO DEL PRADO

DECAULIÓN Y PIRRA, EL DILUVIO

En la Edad de Bronce Zeus decidió enviar un Diluvio para destruir a los hombres por su maldad.

Es una historia paralela al relato bíblico del diluvio universal y el arca de Noé.

Sólo Decaulión, hijo de Prometeo, y su esposa Pirra, hija de Pandora y Epimeteo, merecían salvarse.

Prometeo les aconsejó que construyeran un arca con la que flotaron 9 días y 9 noches.

Al pedir Zeus a Decaulión que le solicitase un deseo, éste le rogó tener compañeros.

Zeus les ordenó que lanzasen los huesos de sus madres por encima del hombro. Decaulión comprendió que se refería a piedras, los huesos de la Tierra.

De las piedras que arrojó él nacieron los hombres y de las que lanzó Pirra las mujeres.

Estos procrearon y siguió la raza helénica.

DECAULIÓN Y PIRRA. RUBENS. MUSEO DEL PRADO

DECAULIÓN Y PIRRA. RUBENS. MUSEO DEL PRADO

Descarga el pdf aquí

Pdf de Mitos cosmogonicos